.

.

viernes, 15 de febrero de 2013

Artículo de Abril 2011

 

 

 

Por: Julio César Jiménez Gédler

Se esparce el Odio en Venezuela. Consecuencias políticas…

Tengo mucho tiempo viendo en twitter y en las famosas cadenas de BlackBerry informaciones que captan mi atención lo cual me hizo reflexionar nuevamente sobre el desarrollo y expansión del odio, el sectarismo y el segregacionismo en la sociedad venezolana. Ante esto no dudo en asegurar que la cultura del odio se esparce en Venezuela, y el chavismo lo cultiva porque le rinde frutos políticos y electorales; pero en la oposición (Muchos de sus dirigentes y gran cantidad de ciudadanos opositores) lo compran y ya lo están instituyendo como fórmula válida para las “relaciones sociales” en nuestra sociedad. Vemos como para el gobierno y sus acólitos hay venezolanos y venezolanas de primera y segunda categoría, ese criterio se viene enraizando en el seno de los dirigentes de las oposiciones y en sus bases mismas; es decir, ya nos hemos incorporado al sistema chavista de relacionarnos políticamente y en su forma de tratar al adversario político y a quien nos es diferente.

Creo que quienes piensan, deciden, actúan y ejecutan en la cosa política y de la vida social deberían reflexionar acerca de a quien beneficia políticamente el odio, sus causas y sus consecuencias.

¿Por qué? Porque ya la brecha económica en nuestra sociedad es lo suficientemente abierta y ahora la brecha se está transformando en animadversión y rechazo. Sin tomar en cuenta que si los de clase media alta odian a los de clase media hacia abajo y viceversa, los de abajo son mayoría respecto a los de arriba; mientras tanto el populismo pseudo revolucionario chavista incita, cultiva y cosecha el odio de los de abajo para mantener un piso político-electoral que le brinda estabilidad en el poder, todo por una razón matemática y sociológica muy sencilla: Porque los de abajo son más que los de arriba, más manipulables, más susceptibles, más dependientes del hecho gubernamental y a sus presiones. Si los de abajo en su rutina diaria sienten, perciben y sufren de primera mano el odio de los “Opositores” cierran más su vínculo con Chávez y su régimen, no olvidemos la capacidad del carisma de Chávez para manipular estos asuntos y traducirlos en votos y violencia política.

Son muchas las personas que creen ingenuamente que sus frases, críticas, chalequeos, expresiones, etc. no tienen impacto. Se equivocan, con cada gesto excluyente se excluye a alguien y ese alguien percibe la segregación; esto, siendo un hecho de masas, trae consecuencias sociológicas y políticas; muchas de ellas previsibles y otras no tanto.

Me preocupa que para muchos venezolanos y venezolanas en el fondo de su ser crean que la condición humana de cualquiera (De la gente) dependa de sus prejuicios y que el derecho a la vida de los demás dependa de su preferencia política o subcultura. Me preocupa que para muchos venezolanos y venezolanas en el fondo de su ser la “Libertad” sea excusa para el odio, para tomar decisiones y acciones por odio; al punto de que incluso la visión y el análisis político se construyen bajo ese criterio. Porque si la razón fundamental de la lucha por la “Libertad” es con el objetivo de poder odiar “libremente” entonces esa lucha no tiene sentido; y de paso es una lucha perdida porque en este escenario sale beneficiado el sistema imperante en Venezuela.

Si la razón fundamental para dar lucha por la “Democracia” es con el objetivo de poder aplastar al distinto o al contrario entonces esa lucha tampoco tiene sentido; esa es la concepción democrática del régimen chavista, lo cual nos obliga a reflexionar sobre la razón fundamental de la lucha por la salida de Hugo Chávez de la Presidencia de la República, si la hacemos con el objetivo de poder oprimir legalmente esa lucha no tiene sentido; y al igual que la anterior está perdida; porque en una lucha por la sustitución de unos opresores por otros opresores gana quien oprimas más y mejor; en esto Chávez nos ha dado cátedra.

Me es inconcebible que alguien me pida que respete su “Libertad” de odiar, segregar, insultar, y hasta de desear la muerte o alegrarse de la muerte de alguien porque tienen el “Derecho” de hacerlo. Cuando fueron la opresión, la segregación, la exclusión y el odio en un sistema político lo que llevó a Chávez al poder y ahora se sostiene gracias a eso. Apuntalar la opresión, la segregación, la exclusión y el odio; sea cual sea el motivo, ignorancia, ingenuidad, chanza, etc. Lo cierto es que esto consolida al chavismo como sector dominante y depaupera más las condiciones culturales de nuestra sociedad. Por este camino estaremos construyendo una derrota electoral desde las bases, aún con los errores que comete y pudiera cometer la MUD y su candidato presidencial la responsabilidad será social, la respopnsabilidad será colectiva, la responsabilidad será de un buen sector del conglomerado opositor que le facilita el juego sociológico y en la psicología de masas a la Sala Situacional de Miraflores. Si usted insulta, segrega, oprime y discrimina al distinto a usted; es más, si usted se cree que es perfecto, que es más arrecho que los demás, que es dueño de la verdad, que los demás son ignorantes; le informo que usted trabaja para consolidar el poder del régimen chavista. No se queje si Chávez nos gana en octubre de 2012. No será culpa del candidato, es culpa suya al boicotear el trabajo de desenmascarar la farsa chavista ante sus bases al cimentar y validar en la práctica social el discurso chavista de la exclusión, la segregación y el odio entre los sectores sociales en nuestro país.

Importante esta reflexión que nos dejó hace tiempo el amigo @Kenbei vía twitter:

“La libertad es un derecho que viene con muchos deberes, pero hay quienes creen que se trata de una licencia para desatar sus impulsos”.

Antes de luchar por la Libertad y la Democracia reflexione sobre el concepto que tiene de estos términos y si los practica en su vida diariamente. Yo por mi parte soy esclavo de mi propio concepto de Libertad y vivo bajo la dictadura de mi concepto de Democracia.
Julio César Jiménez Gédler

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Su Comentario