mover

mover

martes, 2 de septiembre de 2014

¡Franklin Brito acusa!


Por: Agustín Blanco Muñoz

El profundo, comprometido y valiente grito de alarma de Franklin Brito, un hombre del común, de familia, de vida humilde y convicciones ético-morales, propias de su condición de adelantado de la humanidad, pega cada día más  en la conciencia de quienes permanecimos materialmente indiferentes a lo que tenía que verse, no como un llamado a la defensa del pedazo de tierra del que lo despojaba el régimen, sino a lo que en realidad nos esperaba en el futuro inmediato: el hundimiento aún mayor de lo que ya había sido convertido en un expaís.

La pregunta es dura y terrible: ¿Quién asesinó a Franklin Brito? Lo fácil y cómodo es limitarnos a señalar como único culpable, la maquinaria de perseguidores, torturadores y criminales encargados de aniquilarlo. Nada nuevo para el momento ni extraño para el día de hoy cuando un alto vocero de la revolución, José Vicente Rangel, pide (TLVN, 24/08/14) el cese de la tortura hoy, como en los peores tiempos de la llamada cuarta república.
¿Pero qué hicimos a nivel de colectivo, partidos políticos opositores, gremios, ONG y personalidades con la denuncia, alarma y hasta clamor de Franklin Brito? ¿Hubo o no el cómplice y cobarde silencio? ¿Permitimos o no, con mínimas excepciones, junto con los medios, que el régimen hiciese lo que  quisiera con este trabajador que defendía sus derechos? ¿Cómo negar que todos formamos parte  de este horror?
El 29/05/10 Franklin Brito es llevado a la fuerza desde  la OEA donde hacía su huelga de hambre, a la Unidad de Psiquiatría del Hospital Militar donde queda materialmente secuestrado. Continuó su huelga de hambre que era su forma de lucha contra lo que estaba pasando y pasa en este expaís y a lo cual él, como tantas veces dijo, no se resignaría ni acostumbraría por respeto a su dignidad.
Los médicos en papel de guardianes sabían lo que era obvio, lo expresaba el propio Franklin Brito, que en cuestión de semanas no tendría fuerzas-vida. Y se supone que este informe llegó a nivel presidencial,  y se le dejó morir.
Se hizo realidad lo dicho el 05/06/10 por un alto funcionario: “Franklin Brito huele a formol. No al chantaje.” El socialismo no  transige a la exigencia de Franklin Brito de respeto a su propiedad. Su liquidación culmina hace hoy cuatro años. 

La Fiscal anuncia el 02/09/10, que se investigará la familia de FB por presunta inducción al suicidio. 

Sancho, ¿y quién asume hoy la acusación y defensa de la lucha de Franklin Brito?
Agustin Blanco Muñoz
abm333@gmail.com
@ablancomunoz

Tomado de:  www.elrepublicanoliberal.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su Comentario