mover

mover

domingo, 21 de mayo de 2017

El pueblo jamás perdonará

Fanny Peluffo

El pueblo jamás perdonará a quienes aferrados al poder entregaron las ciudades a delincuentes y mal llamados "colectivos", que impusieron sus códigos del terror sobre los ciudadanos honestos a través del hurto, robo, secuestros y asesinatos.

El pueblo jamás perdonará a quienes aferrados al poder no les importó explanar sus armas de guerra sobre estudiantes y trabajadores cuyo único delito fue luchar por un país distinto apartado de la pobreza, la miseria, el hambre y la delincuencia.

El pueblo jamás perdonará a quienes aferrados al poder han demostrado toda su soberbia, intolerancia y crueldad para reprimir, herir y hasta asesinar a aquellos cuyo pensamiento estaba centrado en la lucha por la libertad y los valores democráticos.

El pueblo jamás perdonará a quienes aferrados al poder encarcelaron a civiles a través de tribunales militares para amedrentar al pueblo y, someterlo bajo preceptos totalitarios cuya desembocadura política se convirtió en lo peor del fascismo, el nazismo y el estalinismo.

El pueblo jamás perdonará a quienes aferrados al poder se convirtieron en huestes putrefactas, cuando callaron ante la permanente violación de derechos humanos, que unos pocos desplegaron en contra de quienes soñaban construir un futuro distinto, apartado de mezquindades, retaliaciones y podredumbre humana.


El pueblo jamás perdonará a quienes aferrados al poder, ordenaron a policías y militares que ejercieran el máximo de sus prácticas inhumanas de "orden público", lo cual terminó por invadir la indignación ciudadana al ver correr por las calles sangre de víctimas inocentes, la sangre de nuestros hijos, la sangre de nuestros padres, la sangre de nuestros hermanos, la sangre de nuestros jóvenes, la sangre de nuestros hombres y mujeres, la sangre de nuestro pueblo.

¡El pueblo jamás te perdonará! Y jamás te perdonará porque te convertiste en un ser quien acabó con el sueño de millones de venezolanos, que ahora sólo esperan que abandones el palacio presidencial para intentar nuevamente reconstruir lo que una vez fue Venezuela.