mover

mover

sábado, 17 de diciembre de 2016

Para qué sirven las Techas F de tu teclado







La computadora hoy en día es una de nuestras mejores amigas. Puedes buscar prácticamente de todo con solo presionar unas teclas. Pero si hay algo que tienen las computadoras es su inseparable teclado y la barra de teclas de función “F” que tiene. Antes ni te atreverías a tocarlas por miedo a dañar en tu PC. Pues veamos para que sirven realmente:

F1

Sirve para abrir la ventana de ayuda de la aplicación que estamos utilizando.

F2

Pulsando esta tecla cuando tenemos seleccionado un archivo, nos da la posibilidad de cambiar su nombre.

F3

Abre el menú de búsqueda de un buen número de programas.

F4

Si la combinas con la tecla “Alt” cierra la ventana que tengas activa.

F5

Es muy útil cuando navegas, ya que te permite actualizar la página activa.

F6

Sirve para moverte con el teclado entre los diversos menús de un programa.

F7

Muy útil para acceder rápidamente a la revisión ortográfica y gramatical en programas como Word.

F8

Se utiliza para ingresar al menú de inicio de Windows al iniciar la computadora.

F9

Actualiza un documento en Word y sirve para enviar y recibir mails en Outlook.

F10

Activa la barra de menú de una aplicación abierta. Shift + F10 es lo mismo que hacer click derecho.

F11

Entra y sale del modo pantalla completa cómodamente en los navegadores.

F12

Con este tienes que tener un poco de cuidado. Abre el documento HTML en una ventana aparte. Si no sabes de programación es mejor que la cierres para evitar errores.

Embajador, carajeóme


Fotografía:
Casa Amarilla de Caracas, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela, foto de presentación.

El telegrama más famoso de la Cancillería Venezolana                                                                                                                    
Por: Hugo Álvarez Pifano

En la década de los años 60 -fecha en la que nos iniciamos muchos jóvenes en el Servicio Exterior de Venezuela, con la aspiración de ser diplomáticos- la Cancillería utilizaba el telegrama como el medio de comunicación por excelencia, era el más rápido y efectivo para tener correspondencia con las embajadas, consulados, delegaciones ante los organismos internacionales y otras dependencias como los puestos fronterizos. El valor de un telegrama se determinaba por el número de palabras, que si la memoria no me es infiel -como dicen los políticos de pueblo- para esa época, era de 15 palabras por  un bolívar. Entonces, las instrucciones del Despacho indicaban de economizar el mayor número posible de palabras, lo cual se traducía en un ahorro sustancial de dinero.

Ahora bien, este objetivo se lograba de dos modos: el primero, mediante convencionalismos, por ejemplo: Embajada de Venezuela en Roma (5 palabras) se decía, Embavenezroma (1 palabra), lo que representaba un ahorro de dinero de 4 palabras. Otro ejemplo: Consulado General de Venezuela en Miami (6 palabras), Consulvenemiami (1 palabra); Delegación Permanente de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas (11 palabras), Delevenezonu (1 palabra), nada más y nada menos que el ahorro de 10 palabras; Puesto Fronterizo en la Piedra del Cocuy (7 palabras), Pufrozococuy (1 palabra).

El otro medio de ahorro, era el enlace y retruécano de las palabras, esto es, al dirigirse un diplomático al Canciller, se usaba en las notas de estilo la forma protocolar: “Tengo a honra hacer del conocimiento de Vuestra Excelencia” (9 palabras), en el telegrama debía decirse, Cúmpleme (1 palabra); igualmente, otra fórmula protocolar “me permito hacer notar a su cortés atención” (8 palabras) en el telegrama debía decirse, Signifícole; finalmente, al despedirse en las comunicaciones: “Hago propicia la ocasión para reiterar a Vuestra Excelencia las seguridades de mi más alta y distinguida consideración” (18 palabras), en este caso se utilizaba la expresión, Válgome.

Entonces, los jóvenes diplomáticos eran entrenados en el manejo de esta “jeringonza” y quién redactaba un telegrama, debía pasar por fuerza ante el censor del Despacho: José Luis Martínez, un maracucho de talante taciturno, quien durante unos 45 años bailó con dulzura, gracia y destreza de la Pavlova sobre la cuerda flojo-tensa de todos los regímenes políticos de medio siglo de historia. Jamás salió al exterior a desempeñar cargo alguno. No tenía estudios universitarios. 

Admirado por su memoria de elefante y sus frases acertadas a la hora de agradar a sus superiores: siempre les hacía escuchar lo que ellos amaban oír. Un maestro impecable del malabarismo en el arte de economizar una palabra a favor del fisco venezolano y un cínico sutil, para rozar con la urticante levedad de un pistilo de ortiga, la confianza personal y la estima profesional de quienes no manejaban con soltura ese difícil arte de ahorrar palabras. Tomaba muy en serio la economía de los vocablos. Se le registra en la historia de la diplomacia venezolana como el primer funcionario que alcanzó el rango de embajador sin ser un político o un militar, tampoco un doctor, antes de él la carrera diplomática llegaba para los funcionarios hasta Ministro Consejero. A él corresponde el mérito de haber roto esa infranqueable barrera. 

Querido por todos: un verdadero genio, artífice de la diplomacia venezolana, concebida como el arte de jalar mecate, en un mundo de adulación a los políticos de turno.

Nuestra historia toma como punto de partida a Vasilicio, Primer Secretario de la Embajada de Venezuela en Río de Janeiro (capital de Brasil para la época), se decía que provenía de una familia acomodada durante el gobierno de Juan Vicente Gómez, su padre tachirense como el benemérito, fue oficial de la policía del régimen –con el apodo de El Indio- después miembro del ejército y finalmente Cónsul en Georgetown, Guyana. Tuvo el acierto de  mandar a estudiar a sus tres hijos a Europa, de este modo el muchacho logró un doctorado en Italia, en el mejor instituto para los estudios de diplomacia: La Facultad de Ciencias Políticas Cesare Alfieri, adscrita a la Universidad de Florencia. Se inició como tercer secretario en Roma, segundo en Bruselas y para dicha personal casó con una bellísima heredera de la zona centro occidental de Venezuela. Su carrera diplomática marchaba viento en popa a toda vela, como decía Espronceda del famoso bergantín. Río de Janeiro era uno de los destinos más apetecibles en el servicio exterior venezolano. 

Hay que recordar que Brasil fue un imperio, con una aristocracia, de modales finos y gusto refinado. Vasilicio tenía cultura, hablaba tres idiomas, poseía glamour, don de gentes y disfrutaba de una situación de cuentos de hadas. En el mundo diplomático se movía con la satisfacción de un zorro en un corral de gallinas. Pero, como la dicha no es completa, había dos problemas que él afrontaba a diario: el embajador, uno de los diplomáticos más emperifollados de Venezuela, un viejo retrógrado muy próximo a cumplir 80 años, amigo entrañable del presidente, con un sobrino llamado Rómulo en honor al jefe de estado, hijo de un hermano con rango de general, uno de los jefes de la Casa Militar. Este anciano decimonónico se sentía disminuido ante un diplomático joven, brillante y de éxito social. Algo que muchos embajadores no pueden soportar de los diplomáticos de carrera, por esa razón trataban de quitarlos de en medio, una piedra en el zapato.

Pero, como si todo esto fuera poco, afincó su situación de incomodidad por el lado del racismo. Como hemos dicho, Vasilicio venía de una familia de los Andes venezolanos del Táchira, con algunos rasgos indígenas, lo que lo hacía muy venezolano y con un aire exótico de hombre atractivo para las mujeres europeas, de hecho en Florencia siempre tuvo éxito con las chicas toscanas, mujeres muy exigentes.

Muchos años después de todo esto, presté servicios en Brasil durante cuatro años, como Ministro Consejero de la embajada de Venezuela, encontré a dos funcionarios afro-brasileños: Waldir Azeredo dos Santos y José Roque da Costa, me contaron que en la residencia del embajador no entraban los negros -o persona alguna de color- ni siquiera a lavar la piscina. Más aún, que el embajador siempre se sentía a disgusto porque Vasilicio no era un catire. 

Como consecuencia de este estado de cosas, el joven diplomático solicitó su traslado. Sus allegados en la Cancillería le sugirieron paciencia, una conducción del asunto con calma y cordura. Le indicaron, que ese embajador era un viejo, muy entrado en años, que pasaría a retiro muy pronto, por lo tanto debía tener paciencia. El consejo fue: “Mantén la compostura y si algo pasa en los próximos días, informa”.

A los dos días se recibió un telegrama: Embajador carajeóme, espero instrucciones. Todos en la Cancillería se miraron las caras ¿Será una clave secreta? ¿Tendrá esto algún significado criptográfico? 

Rápidamente fue llamado Chiquitín Ettedgui, jefe del servicio de criptografía, para descifrar este extraño mensaje. El experto en descifrar lo indescifrable. No señor, no había nada secreto y mucho menos encriptado. Era el bueno de Vasilicio, tratando de ahorrarle más de 50 palabras al Despacho de Relaciones Exteriores, pues lo que el primer secretario trataba de decir en lenguaje explícito, no exento de humor, era: “El Embajador me mandó bien largo al carajo. Espero la nota de cese de mis funciones y la orden de regreso al país, asímismo, pasajes de vuelta para mí y mi familia, viáticos, y el pago de los gastos que ocasiona el traslado de mis bienes y menaje de casa”.

¡Que disciplina, economía de recursos y esperanza de seguir formando parte de un cuerpo social! Ser un diplomático de carrera en Venezuela. Un anhelo constante para miles de venezolanos y un orgullo para centenares de otros tantos. Todo desapareció como un puñado de sal disuelto en el agua, primero en la era de Miguel Ángel Burelli, un vano y necio canciller, bueno para nada, destructor de la carrera diplomática en Venezuela. Después, en los tiempos en que Venezuela alcanzó gran relevancia internacional como desmedido país populista, de la mano del actual gobierno, éste lamentablemente privilegió la fidelidad política a la revolución bolivariana, antes que a la preparación académica, la vocación de servicio y la honradez y experiencia, para un oficio de toda una vida como es la carrera diplomática. 

Pasarán muchos años, antes de que Venezuela vuelva a tener una carrera diplomática que responda a sus intereses como nación y a su visión geopolítica de un gran país latinoamericano, como está llamado a ser en un el futuro.


Miguel Angel Landa



Lo confieso: no tengo idea en donde estoy ni para donde voy. Las que fueron mis referencias para ubicarme en Venezuela han desaparecido. Es como volar en la niebla sin radio y sin instrumentos. 

Nací y crecí en Caracas pero ya no soy caraqueño: no me encuentro a mí mismo en este lugar convertido hoy en relleno sanitario y manicomio, poblado por sujetos extraños, impredecibles, sin taxonomía. 

A lo largo de mi vida recorrí casi todo el país, lo sentí, lo incorporé a mí ser, me hice parte de él. Hoy no lo reconozco, no lo encuentro. El extranjero soy yo.

Ocho generaciones de antepasados venezolanos no me ayudan a sentirme en casa. Nos cambiaron la comida, los olores de nuestra tierra, los recuerdos, los sonidos, las costumbres sociales, los nombres de las cosas, los horarios, nuestras palabras, nuestras caras y expresiones, nuestros chistes, nuestra forma de vivir el amor, los negocios, la parranda, o la amistad.

Forzosamente nuestro cerebro y nuestro metabolismo se fueron al carajo, ese ignoto lugar carente de coordenadas. Hoy somos zombis, ajenos a todo, letras sin libros, biografías de nadie. Nos quedamos sin identidad y sin pertenencia. Una forma muy ocurrente de expatriarte: en lugar de botarte a ti del país, botaron al país y te dejaron a ti.

Hoy Venezuela agoniza en algún exilio, pero no en un exilio geográfico. No, Venezuela se extingue aceleradamente en un exilio de antimateria, sin tiempo ni espacio.

Cualquiera sea el intersticio cuántico en donde se desvanece Venezuela, no podremos llegar a él. El país desapareció de la memoria de las cosas universales; no existen unidades o instrumentos capaces de medir su extraña ausencia.

No hay un cadáver que sepultar, ni sombra, huella, o testamento que atestigüen una muerte. Todo se perdió en un críptico agujero negro.

Más que una muerte esto ha sido una dislocación en el espacio-tiempo. Pronto se dirá: “¿Venezuela? Venezuela nunca existió Vamos a buscarlo JUNTOS….Tengo extraviado a mi país desde hace unos años y se llama VENEZUELA. Era un país donde tú encontrabas solidaridad, paz, amor, unión. 

Donde todos nos veíamos como hermanos de la espuma, de las garzas, de las rosas y del sol a pesar de ser hijos de diferentes padres. 

Donde salía a rumbear a las 9:00 p.m. y regresaba a mi casa a las 3:00 a.m. y no me pasaba nada. Donde estaba en una parada esperando un transporte público a cualquier hora del día y me sentía tranquilo y seguro. 

Donde iba al supermercado y no sabía cuál mayonesa, margarina, mantequilla, aceites, harinas, atunes, sardinas, detergentes, leche, azúcar, entre otros, escoger por la cantidad que habían y de distintas marcas. 

Donde iba a la escuela o liceo y respetaban al maestro o profesor. 

Donde en diciembre compartía las hallacas con los vecinos y con todos los amigos que llegaban a nuestras casas terminaba jugando domino. 

Donde el venezolano viajaba orgullosamente a otro país y cuando preguntaban de dónde vienes, rápidamente respondía de VENEZUELA.

Donde iba a comprar unos zapatos, un pantalón, etc. y aún quedaba dinero. 

Donde para él “esta barato dame dos” no había que pedir permiso. 

Donde cada domingo en familia se desayunaba arepa con queso guayanés, reina pepeada, perico o caraotas y carne mechada sin hacer colas.

VENEZUELA es un lugar donde entre sus playas quedo mi niñez, tendido al viento y al sol. Tiene muchísimas cosas maravillosas ese país, tu país, mi país.

HOY LES PIDO CON MI CORAZÓN ROTO DE TANTO EXTRAÑARLO, que si ustedes lo ven, le digan que llevo su luz y su aroma en mi piel y el cuatro en el corazón. Que amo, lloro, canto, sueño con volverlo a ver.

CÓMO TE EXTRAÑO MI VENEZUELA QUERIDA.-

Pasen este mensaje que con dolor hoy escribí para ver si alguien me da alguna pista de mi país.. Porque después de esta vida no hay otra oportunidad… 

TE AMO VENEZUELA….

La Ventana Indiscreta de Delcy

Por: Milos Alcalay








Las actuaciones escandalosas de la Canciller Delcy Rodriguez al anunciar que entraría  por la ventana para asistir por la fuerza a la reunión de MERCOSUR, evento al que  expresamente  estaba excluida como consecuencia de la decisión adoptada por los cuatro miembros originarios de cesar a Venezuela de sus derechos como miembro pleno a partir del 2 de Diciembre,  aleja y aísla aun mas al Gobierno del Presidente Maduro del escenario internacional.  Hasta el Ministro de Relaciones Exteriores del Uruguay   Rodolfo Nin Novoa afirmó “Entrar a la fuerza en la Cancillería de Argentina me parece un acto grave desde el punto de vista diplomático bilateral”
Ciertamente es grave utilizar la “diplomacia espectáculo”  en la que nuestra máxima representante diplomática aparece violando todas las normas diplomáticas y de cortesía internacional. Pero más grave aún son  los argumentos que dio la Canciller Venezolana en ese momento de comportamiento patotero, al continuar insultando a los Presidentes de los países miembros calificando a uno de los Jefes de Estado como golpista, a otro como  fascista, y al tercero como narcotraficante. “Todos ellos –según informó-  unidos en una Triple Alianza Golpista contra Venezuela”.  Si ello es así, por que la insistencia de formar parte de un organismo intergubernamental en el que no cree y que insulta a sus Gobernantes de manera primitiva?
Igualmente graves son sus declaraciones frente a la Cancillería al anunciar  que rechaza la política neo-liberal de MERCOSUR, lo que confirma que la razón de no haber incorporado en la legislación normas fundamentales como el de la creación de la zona de libre comercio, nos excluye de la razón de ser el Tratado. Ello  no es un inconveniente temporal, sino que refleja que no cree en los principios de construir un Mercado Común del Sur. Su actitud es grave porque no quiere entender la diplomacia bolivariana  que los cambios políticos ocurridos en la región, han retornado a convalidar  los principios originarios del organismo subregional y ello implica exigir el cumplimiento de compromisos comerciales, arancelarios y de libre comercio. Y eso es lo que rechaza expresamente Delcy Rodriguez. ¿Por qué entonces insiste en entrar a un Club en el que desconoce su patrimonio normativo e histórico? Es cierto que sus aliados del pasado Lula, Dilma, Kirschner, Lugo, Mujica - con quienes Chávez logró transformar el ALCA en ALBA- tenían coincidencias ideológicas que anteponían estrategias políticas a las comerciales. A lo mejor esta es la razón por la que la Canciller se reunió durante su confrontación con los piqueteros que la apoyaron en su manifestación anti-diplomática. O  la torpeza de la reunión Cumbre Maduro-Castro para aplaudir los 15 años del ALBA y en la que Cuba condena a MERCOSUR. Si ello es así, por que no sale de MERCOSUR como salió de la CAN para integrarse a una disminuida ALBA? Tampoco se entiende la presencia permanente del Canciller Boliviano, país quien no es miembro pleno de MERCOSUR, y que es incondicional ideológico. Y finalmente está latente la exigencia de la clausula democrática
El show Porteño  es un grave precedente que  no intenta cumplir la normativa de MERCOSUR  sino destruirla, como han hecho con las instituciones en Venezuela. Y ello no lo lograra en la región