mover

mover

lunes, 14 de marzo de 2016

Una lástima...














VenEconomía: Justo Antes del Amanecer 

Por los Editores de VenEconomía

VenEconomía comenzó esta ventana de Opinión diaria desde los albores de la llegada de Hugo Chávez al poder.

La cotidianidad de la sala editorial de esta casa editora fue analizar los hechos más relevantes del día y hacer unas líneas para dibujarles a sus lectores y oyentes lo que acontecía en el país.
Lamentablemente, casi en su totalidad en estos más de tres lustros, las noticias que se desarrollaban eran todas agoreras. Solo en contados momentos se veía asomar una pequeña luz de esperanza, que no tardaba de ser apagada por algún zarpazo de los autores del Socialismo del Siglo XXI.

Durante los años que Hugo Chávez estuvo en el poder sobraban las evidencias de que sus políticas conducían a Venezuela por el mar de la amargura. Que se vulneraban cada vez más las libertades civiles, políticas y económicas. Que el Estado de Derecho se esfumaba de manos un gobierno con vocación claramente dictatorial. Un Gobierno cuyo objetivo era destruir el modelo de país que imperaba en Venezuela, en aras de construir el Socialismo del siglo XXI.

Primero fue por las tierras agropecuarias, luego por las industrias y empresas, seguido por las tierras rurales y urbanas, hasta volver añicos la propiedad privada. Mientras surgían evidencias que indicaban que la corrupción impune crecía a pasos agigantados, que la economía no tardaría en caer en pedazos y que las reservas internacionales se irían al garete, tras aquella maniobra que hizo Chávez para comenzar a sacarle los “millarditos” al Banco Central de Venezuela, que terminó vaciando las arcas públicas en un fondo sin control. Y que apuntaban a que el sistema de controles generaría graves presiones inflacionarias, lo que unido al ataque al sector productivo privado no iba a tardar en generar escasez y miseria para la población.

Cada política anunciada traía a cuestas malas noticias para el país. Malas nuevas que Chávez supo lidiar con mucha eficiencia y eficacia, gracias a su carisma comunicacional y una abultada chequera que era alimentada por los precios altos del petróleo.

Pero, Chávez murió. Maduro lo sucedió y sustentó su poderío de mando en las políticas nefastas de su mentor, con varios hándicap: cero carisma, menor preparación y mano izquierda, precario apoyo político y, sobre todo, precios petroleros en caída libre que encontraron a Venezuela con las arcas vacías, y con una industria petrolera ineficiente y un sector productivo que ahorcado por el gobierno, está impedido de responder a la emergencia.

Hoy se percibe que Venezuela está en el momento más oscuro de los últimos dos siglos. El caos económico, político y social es generalizado e inaguantable.

Pero, ese mismo caos puede llevar al renacimiento de una sociedad democrática y encaminar hacia una nueva economía dinámica y orientada al mercado, pues el momento más oscuro es justo antes del amanecer.

Desde el 5 enero de 2016, una nueva esperanza se despertó en Venezuela con el arribo de una contundente mayoría parlamentaria democrática, ganada a pulso con el voto popular.

Una Asamblea Nacional que tiene hoy la oportunidad de imponer con firmeza, y con el apoyo de la población, el cambio que requiere Venezuela para dar un giro drástico a la ruta dictatorial que hoy transita y llevar al país a reconstruir su sistema democrático, a restablecer las libertades y la independencia de sus poderes públicos y todos los medios de comunicación y para imponer el Estado de Derecho y Justicia.

Pero, justo antes de este amanecer, la crisis económica que ha obligado a miles de empresas a bajar sus santamarías, cierra esta ventana de opinión así como las del resto de las publicaciones de este grupo editorial que se inició hace ya 34 años.


¡Gracias a todos nuestros lectores y oyentes y a todos los que hicieron este sueño editorial posible!

VenEconomía, empresa dedicada desde 1982 al estudio y análisis del acontecer nacional, es hoy día la principal casa editora de publicaciones especializadas en el ámbito de los negocios en Venezuela.

Cómo bajar la presión arterial naturalmente













 
 
La presión alta puede acarrear muchísimos problemas de salud; poco a poco podría ir deteriorando tu cuerpo y hasta podría manifestarse en un paro cardíaco, enfermedad de los riñones o hasta complicaciones de la vista. La presión alta hará que tu cuerpo trabaje más para mover la sangre y alimentar tus órganos y músculos, así que te sentirás cansada todos los días.

- Perder peso: Una de las formas más naturales de bajar la presión arterial es bajando de peso. Es una respuesta obvia para esta pregunta, pero simplemente es la mejor solución para la mayoría de tus problemas. Numerosos estudios han determinado que si la masa muscular es más alta que 30, es muy posible que tengas presión alta.
- Ejercicio: Incluso un poco de ejercicio puede hacer una gran diferencia entre una presión alta y una normal. Ésta puede bajar 7 puntos con tan sólo tomar un paseo corto todos los días. Idealmente debería durar 30 minutos, pero con que hagas ejercicio 5 veces a la semana, lograrás increíbles resultados.

- Sal: Sé muy egoísta con tu consumo de sal. El principal culpable del exceso son las comidas procesadas como el pan, cereales azucarados y la chatarra. Este tipo de alimentos contienen hasta un 80% de la sal que consumes, así que cuidado.

- Infusión de flor de hibisco: Si te gusta tomarte una taza de té en la mañana, te recomendamos buscar la de flor de hibisco. Recientes estudios han demostrado que 3 tazas de este té pueden bajar la presión arterial hasta 7 puntos, lo cual podría asemejarse al efecto de diferentes medicinas.

- Aumenta el consumo de potasio: Este mineral ataca el impacto del sodio, lo cual podría ayudarte a controlar tu presión arterial. Si quieres incrementar tu consumo de potasio, agrégale a tu dieta un poco más de papa dulce, plátano y hongos.

- Respira bien: Aunque la respiración parezca una acción instintiva y simple, la verdad es que tiene su maña. Toma un par de clases de yoga o tai chi, para que tu cuerpo elimine el estrés y se enfoque en una buena respiración todas las mañanas y en las noches.

- Jugo de remolacha: El jugo de remolacha se ha adueñado de una milagrosa reputación para bajar la presión arterial de manera natural. Un estudio reciente conducido por la Universidad de Londres descubrió que tomar 250 ml de jugo de remolacha puede disminuir la presión alta considerablemente hasta por 24 horas.

Relacionada: Desintoxícate con remolacha
Relacionada: Cómo sobrevivir a un infarto si estás solo

Por Andrea Bouchot
Imagen: iStock