martes, 10 de noviembre de 2015

Seis formas de conciliar el sueño

En ocasiones no importa cuánto intentemos quedarnos dormidos, nuestro cuerpo simplemente quiere seguir en movimiento. Sabemos que descansar de manera adecuada es fundamental para la salud y para estar llenas de energía al día siguiente pero, ¿qué hacemos si no se puede?
Realizando algunas actividades antes de ir a la cama, podemos acelerar ese proceso además de relajarnos hasta llegar a un punto de tranquilidad perfecto para conciliar el sueño. Estas son algunas de ellas:

1. Ventila la mente

Una hora antes de tu hora de dormir, desconéctate de todas las cosas que te rodean y te mantienen estresada o preocupada. Sal a caminar, mira tu película favorita o lee un libro. Estas actividades te ayudarán a tranquilizarte y dejar atrás los problemas que tuviste durante el día.

2. Mejora tu temperatura corporal

La temperatura de nuestro cuerpo tiene mucho que ver al momento de dormir. Tomar una ducha tibia antes de acostarse hace que la temperatura corporal caiga haciendo que los procesos corporales sean más lentos, haciéndonos sentir sueño. Otro consejo es usar medias, pues dilatan los vasos sanguíneos al mantenernos calientes y mejoran la circulación de la sangre.

3. Prueba con ejercicios de relajación

Saber respirar correctamente puede ser de mucha ayuda para conciliar el sueño pues tranquiliza tanto tu mente como tu cuerpo. Respira por la nariz, reten el aire unos segundos y bótalo por la boca para poder disminuir tu ritmo cardiaco y tu presión arterial. También puedes intentar con otras técnicas como audios especiales.

4. No fuerces el sueño

Hay personas que creen que echarse en la cama es la mejor manera de atraer el sueño. La verdad es que, si tu cuerpo no está cansado, no te dormirás sin importar qué tanto lo intentes. Lo mismo pasa cuando empiezas a pensar que es hora de dormir pero no puedes, lo cual te preocupa y aleja del sueño. Si te sientes así, párate de la cama y quédate en otro cuarto hasta que te sientas más relajada.

5. Deja de mirar el reloj

Ver pasar los minutos sin que puedas dormir es una forma de estresarte pensando que se hace tarde y al día siguiente tendrás sueño. Si bien es necesario tener un despertador o la alarma programada del celular, lo mejor es colocarlo fuera de tu alcance para evitar la tentación de estar mirándolo.

6. Escribe

Si tienes demasiadas ideas y pensamientos rondando tu mente antes de dormir, intenta escribirlas en un diario. Tomarte el tiempo para plasmar todo en un papel te ayudará a relajarte y sentir que te quitas un peso de encima, además te ayudará a reflexionar y organizarte mejor para cumplir con todas esas cosas que tienes que hacer.

Tomado de: http://ve.emedemujer.com