mover

mover

miércoles, 16 de septiembre de 2015

¡Lea y ANALICE!

Condicione su voto" por Jesús Petit Da Costa

Le están pidiendo su voto unos individuos con estos antecedentes:

1) En 2004 aseguraron que se ganaría el referéndum revocatorio, porque así lo pronosticaban las encuestas. Cometido el fraude por la tiranía, lo convalidaron quedándose la denuncia únicamente en palabras.

2) En 2005 el pueblo se rebeló con una abstención subversiva (85%), que deslegitimaba totalmente a Chávez. 
En lugar de llamar estos supuestos líderes al pueblo a la calle para darle el golpe de gracia, le hicieron el favor de satanizar la subversión espontánea, la mayor demostración de desobediencia civil que haya habido.

3) En 2006 hicieron esta promesa: “ganamos y cobramos”, para convencer al pueblo de que no reincidiera en la desobediencia civil y fuera a votar. 
¿Qué hicieron? Se declararon perdedores antes de que terminara el escrutinio.

4) En 2010 aseguraron: “esta vez sí vamos a ganar.” 
Pero convalidaron el fraude diciendo: “de todos modos tenemos suficientes diputados en la Asamblea para impedir que la tiranía haga lo que le venga en gana.” Y, desde entonces, la tiranía ha hecho lo que le viene en gana.

5) En 2013 le volvieron a prometer: ganamos y cobramos. 
Ganaron la elección presidencial, según ellos mismos. Pero no cobraron. Convalidaron el fraude. Se excusaron diciendo: “no podemos causar derramamiento de sangre.” Y después ha habido una mortandad mientras mantienen al pueblo desmovilizado.

6) En 2013 se descubrió que Maduro ocultaba su partida de nacimiento y el acta de defunción de Chávez, lo que hace presumir su ilegitimidad (por la nacionalidad y por los vicios de la sucesión presidencial). 
Y los que ahora le piden su voto, dijeron que eso era irrelevante, absteniéndose de demandar la exhibición de ambos documentos. Si es irrelevante tampoco los exigirán si ganan.

7) En 2014 tres disidentes (López, Ledezma y Machado) exclamaron: “la salida está en la calle.” Y los jóvenes se echaron a la calle, exponiendo su vida y su libertad. Es el sacrificio que siempre ha dado la juventud por la patria desde 1814.  
Fueron traicionados por los mismos políticos que le están pidiendo que vuelvan a votar por ellos.

8) Ahora en 2015 repiten: “triunfo seguro, porque las encuestas muestran que llevamos una ventaja de 25% por lo menos”. Y le prometen a usted que todo cambiará el 6 de diciembre por arte de magia. Será otra Venezuela. 
Pero como la mentira tiene piernas cortas, el líder máximo del partido más colaboracionista cometió esta indiscreción ante la prensa: “una nueva mayoría en el Parlamento no implicará la salida inmediata de Maduro, pero sí conducirá a la estabilización del país”.

Traducido al lenguaje llano: si ganan las elecciones no exigirán la salida de Maduro, quien seguirá en la presidencia con la ayuda de los diputados que usted elegirá, los cuales colaborarán con él para estabilizar el país y al gobierno títere de Cuba (no lo digo yo; soy el primer sorprendido de esta indiscreción: usted votará para que saquen a Maduro y ellos, en lugar de hacerlo, van a colaborar con él para que llegue al final de su mandato ilegítimo. ¿No lo cree? Búsquelo en internet).

Con los antecedentes penales por estafa política que ya tienen estos señores y su confeso propósito de reincidencia (no van a sacar a Maduro sino a colaborar con él en estabilizar el país para que su gobierno no corra peligro de ser derrocado) nadie en su sano juicio les daría su voto porque pasaría por pendejo. 

Pero como usted está obsesionado en votar sin mirar a los lados, le recomiendo, para no pasar por pendejo, condicionar su voto. 

Exija un compromiso público y solemne, firmado por todos los candidatos a diputados que se dicen de oposición, de convocar al pueblo a permanecer en la calle hasta la renuncia de Maduro, tanto si se pierde (porque, si es tanta la ventaja en las encuestas, sólo puede se puede perder por un fraude masivo), como si se gana porque el resultado favorable debe interpretarse como un mandato imperativo: la orden de salir de Maduro.  

Sólo si los candidatos asumen este compromiso solemne y público déle su voto, que si lo pierde porque no cumplen la promesa, por lo menos no pasa usted por pendejo y ya ajustará cuentas con ellos. 

Pero si el candidato de su circuito no firma, no vote por él por colaboracionista. Ni un solo voto para un colaboracionista. No le quedará a usted el peso de conciencia de haber ayudado indirectamente a Maduro a seguir en la presidencia, porque se dejó engañar una vez más habiéndosele advertido.

El declive de la educación en Venezuela



Desde la primera etapa de su Gobierno, Hugo Chávez, se planteó como un reto la creación de un hombre nuevo. Ese hombre que le era indispensable al Socialismo del siglo XXI para echar raíces en Venezuela.

Para tal reto, ideó misiones educativas a todos los niveles, en especial a nivel preescolar, primario y secundario. Una de las más emblemáticas fue la Misión Robinson, creada en julio de 2003 para erradicar el analfabetismo, que según cifras no verificadas del Gobierno, alcanzaban para ese año 1,5 millones de venezolanos, 300.000 más que los 1,2 millones que había arrojado el Censo Nacional de 2001.

Las tempranas maquinaciones de las estadísticas del Gobierno, más una aceitada maquinaria publicitaria, hicieron que parecieran creíbles los ¨logros¨ que anunciaban en la Misión Robinson. Tan creíbles que en octubre de 2005, la Unesco declaró al país libre de analfabetismo afirmando que Venezuela estaba dando “su más relevante contribución en la marcha común hacia la educación para todos”.

Pero, como nada está oculto bajo el sol, cuando en 2011 se realizó el Censo Nacional, la verdad salió a la luz, cuando el propio Instituto Nacional de Estadística (INE) tuvo que informar que 4,9% de la población era analfabeta (es decir de una población de 28.946.101 habitantes, de 1,4 millones venezolanos no sabían leer ni escribir). Un pobrísimo resultado: Desde 2003 a 2011, es decir en ocho años, la revolución tan solo había logrado alfabetizar menos de 100.000 venezolanos, del 1,5 millón que estimaron; pero en ese lapso se sumaron unos 200.000 más analfabetos de los que existían en 2001.

La realidad es que la Misión Robinson es otra promesa fallida, de las tantas que acumula la revolución bolivariana, que apenas muestra la punta del iceberg del gran fracaso que registra en materia educativa.
En el afán de ideologizar y adoctrinar a los niños y adolescentes, el Gobierno ha dejado de lado, por ejemplo:
1) El contenido de la instrucción. Ha eliminado del contenido curricular materias básicas como matemáticas, física, química y biología, así como también las materias sobre moral y cívica. Además ha distorsionado la historia, para justificar la desinstitucionalización democrática y la imposición del Plan de la Patria.

2) La calidad de la instrucción. Esta vez está cada vez más golpeada por la creciente escasez y falta de preparación de los docentes. Una profesión que está muy mal pagada, que no ofrece atractivo ni recompensa a quienes la escogen como ruta de vida. Hoy un docente apenas devenga Bs.9.301,37, Bs.2.000 por encima del salario mínimo, y menos de un tercio de la canasta alimentaria familiar que para julio se ubicaba en Bs.28.363,22, según el Cenda- Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores.

3) La infraestructura de los centros educativos. En general, los planteles de educación públicos muestran grave deterioro, y muchos adolecen de insalubridad. Según informa la prensa de este lunes, el 40% de los 22.543 planteles, que este año acogerán a unos 7,5 millones de estudiantes (uno de cada cuatro venezolanos), presentan importantes fallas en su infraestructura. La promesa de construir 14.000 centros educativos quedó en el aire. La desvergüenza es que esta semana el Ministerio de Educación informó en su cuenta twitter que inaugurará 183 planteles y para diciembre completará los 200. El detalle es que, según fuentes, en su mayoría las ¨nuevas¨ escuelas son centros remodelados, es decir la planta escolar no se incrementa.

4) El cumplimiento del cronograma escolar. Que se recuerde desde hace más de una década no se cumple en su totalidad el calendario escolar de 180 días. El Gobierno privilegia aspectos políticos sobre la disciplina escolar. Por cualquier evento inventado para lisonjear los valores o ídolos de la revolución se le resta días al cronograma escolar, tal como sucede en cada aniversario de la muerte del caudillo Chávez o procesos electorales. Este año lectivo comienza, por ejemplo dos días después del fijado por el Ministerio de Educación, sin que este explique el porqué.

En consecuencia, el hombre nuevo socialista está muy lejos de acercarse a los estándares de capacitación e instrucción internacionales. Un lamentable retroceso educativo con respecto a los niveles de excelencia alcanzados en la segunda mitad del siglo XX, que condenan a Venezuela al atraso en su desarrollo industrial, tecnológico y social.

Confusión mental en la tercera edad

 





Arnaldo Liechtenstein (46), médico, es clínico-general del Hospital de Las Clínicas y profesor colaborador del Departamento de Clínica Médica de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo (USP).

Principal causa de la confusión mental en la tercera edad:
Por: Arnaldo Liechtenstein, médico.

Siempre que doy clases de clínica médica a estudiantes del cuarto año de Medicina, hago la siguiente pregunta:


¿Cuáles son las causas que más hacen QUE LAS PERSONAS DE LA TERCERA EDAD tengan confusión mental?

 

Algunos dicxen: "Tumor en la cabeza".
Yo les respondo: ¡No!

 

Otros apuestan: "Síntomas iniciales de Alzheimer".
Respondo, nuevamente: ¡No!

 

A cada negativa la concurrencia se espanta. Y queda aún más boquiabierta cuando enumero las tres causas responsables más comunes:
 
- Diabetes descontrolada;
- Infección urinaria;
- Deshidratación

 

Parece broma, pero no es. Constantemente las personas mayores de 60 años dejan de sentir sed y dejan de tomar líquidos.
 

Cuando no hay nadie en casa para recordarles tomar líquidos, se deshidratan con rapidez. La deshidratación es grave y afecta a todo el organismo. Puede causar confusión mental abrupta, caída de presión arterial, aumento de las palpitaciones cardíacas, angina (dolor en el pecho), coma y hasta muerte.
 

Insisto: ¡No es broma!
 

En el mejor de los casos este olvido de tomar líquidos comienza a los 60 años de edad, cuando tenemos poco más del 50% de agua que deberíamos tener en el cuerpo. Esto forma parte del proceso natural de envejecimiento.

Por lo tanto, las personas mayores de 60 años tienen una menor reserva hídrica.

Pero hay más complicaciones: aún deshidratados, ellos no sienten ganas de tomar agua, pues sus mecanismos de equilibrio interno no funcionan  muy bien.

Conclusión:
 

Las personas mayores de 60 años se deshidratan fácilmente no sólo porque poseen una reserva hídrica más pequeña, sino también porque no sienten la falta de agua en su cuerpo.

Aunque las personas mayores de 60 años se vean saludables, queda perjudicado el desempeño de las reacciones químicas y funciones de todo su organismo.

Por eso, aquí van dos alertas:

La primera: es que hagan voluntario el hábito de beber líquidos. Por líquido entiéndase el agua, jugos, tés, agua de coco, leche, sopas, gelatina y frutas ricas en agua, como sandía, melón, melocotones, piña, la naranja y mandarina, también funcionan. Lo importante es, cada dos horas, tomar algún líquido. ¡Recuérdense de eso!

La segunda: mi segunda alerta es para los familiares: Ofrézcanle constantemente líquidos a las personas mayores de 60 años. A la vez, sean atentos con ellos. Al percibir que están rechazando líquidos y, de un día para el otro, están confusos, irritados, les faltara el aire, muestran falta de atención. Es casi seguro que sean síntomas recurrentes de deshidratación.

¡Divúlgalo!