mover

mover

jueves, 22 de enero de 2015

Carta Abierta a Capriles






Doctor                                                                    
Henrique Capriles  Radonski
Su  atención

Me  estoy  dirigiendo  a usted en forma pública en razón de  la  actual  avalancha  de  declaraciones que  ha venido formulando  en estos días  llamando insistentemente  a   que la población salga  a manifestar, porque  según  su “sabio  entendimiento”  ahora  si  llegó la ocasión de hacerlo, déjeme  decirle doctor Capriles que  quizás  es usted  el personaje  menos  indicado  para  hacer este llamamiento debido  a las  demostraciones  que ha estado ofreciendo en un pasado reciente y que los  venezolanos  conscientes no olvidamos a pesar  de  su aparente intención  de  pensar  que  somos  tan desmemoriados o imbéciles, su  sola  convocatoria ya  dice  lo  que  se propone,  en ningún momento ha manifestado “VAMOS  A SALIR  A MANIFESTAR, YO  EL PRIMERO  EN TODO MOMENTO CONTRA  ESTA  DICTADURA CASTRO COMUNISTA, HAMBREADORA Y DE TRAIDORES  A LA PATRIA”, esto me lleva a refrescarle  la memoria tanto  a usted  como a todas las personas  que en forma ingenua, aún pueden  creer  en sus vacías  y falsas palabras.

Se le olvida  a usted que  cuando  las  elecciones  presidenciales  del 7 de octubre  del 2012, no tuvo  la  delicadeza ni la inteligencia  de  esperar a que  se terminara  el escrutinio para  por  su cuenta  declarar            ganador  (a pesar del gigantesco fraude)   al hoy fallecido  golpista  asesino y demostró públicamente  mucha  alegría porque Chávez  lo había llamado  para felicitarlo por  su  comportamiento, para mi  cobardía.

Recuerde  usted que  a nosotros  no se nos olvida  su gran acto  de  cobardía y entrega cuando  la  segunda elección presidencial  el 14 de abril  del 2013 ante  el monstruoso fraude declaró  esa  misma  noche textualmente “ que no  reconocía  los resultados  dado  por  el CNE  y  convocaba  al pueblo  a una gran  concentración  el martes  16 al CNE”, para  luego  el día 15  ante  las  manifestaciones  de protestas  en especial  las  que  se realizaban  en Barquisimeto, se  acobardó, marcó  distancia con los  que protestaban y  declaró  que no  estaba  de acuerdo  con ello, dejando  solo al pueblo  que  estaba  protestando y alegando  la canallada  que  lo hacía  para evitar males  mayores. Una  forma  muy  elegante  para no  contradecir  las  instrucciones  del Secretario  Ejecutivo  de  la MUD Ramón Guillermo  Aveledo  y de  su  segundo José Ramón Medina, ya  anteriormente  el  señor  Aveledo  había  declarado  cuando  se le  preguntó  sobre  el problema  de la nacionalidad  de Maduro, que  eso  era intranscendente y usted  ante  este barbarismo  mantuvo  un  silencio cómplice.

Se  negó  usted conjuntamente  con  los  directivos  de la MUD a darle  apoyo  a  ese valiente grupo  de damas “Mujeres  de negro” cuando  se  declararon en huelga  de hambre  solicitando la libertad  de los presos    políticos,   de igual  manera  encontrándose  en Mérida  desde esa  ciudad  condenó  enfáticamente  el  hecho de  que los profesores  universitarios   se hubieran   declarado  en un paro, no  solo por  razones  salariales  sino  también en procura  de  un mejor  presupuesto  para las universidades  y el respeto  a la autonomía universitaria,  entre otras  cosas los tildó  de radicales, intransigentes  y desconsiderados.

Una  de  sus  últimas  hazañas  para  estar  bien  con  el régimen ha  sido  el  hecho  que  conjuntamente  con Aveledo  y los   directivos  de los partidos políticos  que  hacen vida  en  la MUD, no  solo no  apoyaron  a los  estudiantes  en esa magna  lucha  que tan valientemente emprendieron  el 12  de  febrero al  enfrentarse   a todo  el poder  del régimen  totalitario  comunista, sino  todos  los  calificativos  que usaron  contra  ellos,  volviste  a usar  las palabritas  de  “radicales  e intransigentes”, agregándole  lo  de bochincheros e inconscientes,  mintiendo  descaradamente  cuando  afirmabas  que  el 90 por  ciento de la población no  apoyaba  a los revoltosos de esa  lucha   a la  que  ustedes le  dieron ignominiosamente  la espalda y de la cual resultaron:
50  muertos, 800 heridos  de balas, 300  sometidos  a viles torturas y escarnio, 3.000 detenidos  que  están  actualmente  sometidos al ilegal e infamante régimen  de presentación, lo  que  significa  que  en cualquier momento  pueden ser privados  de libertad,  quedando  aún  varios  detenidos  sin juicio, no  solo  los  abandonaron e injuriaron y  condenaron sino  que  atacaron miserablemente a  la gente  del Foro Penal Venezolano, en especial  a la persona  de  su  coordinador   Doctor  Alfredo Romero, por  la   defensa  que día  y noche  hacían y  siguen haciendo  de  esos  estudiantes. Si hay  alguien  en este país  a  quien en su debido tiempo habrá  que  hacerle  un gran homenaje  es precisamente  al Doctor  Alfredo Romero y a la gente  del Foro Penal Venezolano.

Creo  sinceramente  doctor Capriles  que  en usted hay muy poco  de  demócrata, lo ha  demostrado  con  su total  egocentrismo, frescas  están algunas  situaciones  al respecto,  apartó  de  su lado  a un  compañero  de lucha  de todo tiempo  como  el caso  de Juan Carlos Caldera, sin oírlo  se lo  entregó  amarrado  a los  tigres  hambrientos  del PSUV para  que  lo  crucificaran después  de la  trampa  que  le tendieron,  marcó  distancia   de Leopoldo López, quien  generosamente   renunció  a  su candidatura  para  apoyarte  e incluso  fue  tu  jefe  de campaña, demostrando  una  total  eficiencia  organizativa, pero  como  te  hacía   sombra lo  apartaste ¿Podrás  decir  si  alguna vez  lo has  visitado  en Ramo Verde o declarado  en su favor?, igual  hiciste   con María Corina Machado, era  demasiada   sombra  para  ti y tu  postura  de  creerte  un  súper líder carismático.

Doctor  Capriles  debe usted  entender  que  su tiempo  se  acabó, se terminó, tuvo  grandes  oportunidades y dos  veces rehuyó  asumir  el compromiso que  se le puso  en las  manos, cuando  una persona  se lanza  a  estas lides,  debe tener   presente  que no puede titubear, que  no es  con actos  cobardes sino  demostrando entereza y valentía  para  asumir las  responsabilidades, después  de todo esto ¿Cómo  pretende  usted  que  esa juventud que  usted miserablemente le dio la espalda lo puede  apoyar?, recuerde  que  esos  muchachos  tienen padres, hermanos, tíos  otros  familiares y amigos.

Las  disculpas  sobran cuando  el daño  está  hecho, no es bueno ir por la vida lastimando gente para  luego  arrepentirse. Antes  de hacerlo  hay  que pensarlo  dos veces, una cosa son  sus  ambiciones y  su  deseo  de  figurar y otra  es la patria, ella  está  por  encima  de todo y a ella  le  ofrendamos  nuestras  vidas.

Atentamente
Humberto Marcano Rodríguez
hjmrodriguez@gmail.com  

16 de  enero 2015.