mover

mover

lunes, 8 de septiembre de 2014

Consejos de un papá a su hija




Tom Attwater tiene cáncer y le queda muy poco tiempo de vida, al saber que no podrá ver crecer a su hija decidió dejarle una carta con los consejos que quisiera que ella recuerde. Sabe que le queda poco tiempo y que no podrá disfrutar con Kelli, de 5 años, los momentos más importantes de su vida. La pequeña también sufre de cáncer pero sus esperanzas de sobrevivir son enormes. Por eso decidió legarle a su hija el mayor tesoro que pudo, una carta donde le escribe todos los consejos que va necesitar a lo largo de su vida.
“Querida Kelli,”
“Lo siento porque no voy a poder verte crecer aunque es lo que más quiero. Por favor, no culpes a la gente o el mundo de esto. A veces la vida es sólo suerte, aunque la mía se está acabando.”
“Me gustaría tener las palabras necesarias para poder hacerte sentir mejor. Me gustaría no tener cáncer y que tú no tengas que verme sufrir de dolor como a menudo lo haces ahora. Deseo que tantas cosas sean diferentes, pero no lo son.”
“La mayoría de los papás y las hijas tienen décadas para charlar alrededor de la mesa de la cocina, con las manos calentadose por tazas de café. Nosotros no tenemos ese tiempo. No voy a ser capaz de dejarte en tu primer día en la escuela, no voy a poderte recoger después de tu primera cita, abrazarte cuando tu corazón te duela o aplaudirte cuando te gradúes.”
“Pero mientras todavía está aquí pensé en darte buenos consejos para que los apliques en tus diferentes etapas en la vida. Espero que te de un poco de consuelo. Espero que el cáncer no regrese para que tu vida sea larga, plena y feliz.”
Escuela
“Todo el mundo dirá que es vital trabajar duro en la escuela. Espero que siempre te esfuerces por hacer las cosas lo mejor posible, a mi me fue bien en la escuela pero realmente eso fue determinante para mi vida? En realidad no. El trabajo escolar es importante, pero asegúrate de tener diversión también.”
Niños
“En este momento no haces mucha distinción entre chicas y chicos y ves a todos como amigos. Eso es típico de tu carácter dulce. Pero Kel, ten por seguro que esto cambiará cuando empieces a crecer. Es posible que sientas que de pronto estos niños empiezan a ser molestos con los años, pero, probablemente cuando estés en secundaria te des cuenta que en realidad son amables.”
“Vas a tener novios cuando tengas más edad y no voy a estar aquí para interrogarlos sobre sus intenciones. Así que aquí hay algunos consejos de tu padre. Es muy difícil describir lo que se siente estar realmente enamorado. Puede que nos recuerdes a mí y a tu madre riendo en el sofá. Al principio las flores y los corazones volarán en todas direcciones, cuando esto se desvanecen es cuando el verdadero amor se aparece.”
“Elige siempre a los niños con valores. Que sean caballeros, educados y que sepan respetar. Imagínatelo con nosotros tomando el té y charlando en familia en torno a nuestra mesa, si piensas que él puede encajar, entonces sabrás que encontraste a un joven decente.”
“Lamentablemnte, en algún momento te van a romper el corazón. Y sí, duele como si estuvieras en el infierno y se siente como si fuera el fin del mundo. Pero vas a superarlo. E incluso si un romance no funciona, trata de ser amable. Los hombres también tienen sentimientos. Por último, tienes un amigo especial que siempre está a tu lado cuando los novios vienen y van, no lo pases por alto. Puede que realmente esté interesando en ti.”
Matrimonio
“A menudo soñaba con el día de tu boda y me imaginé a como me llenaría de lágrimas mientras caminaba junto a ti por el pasillo antes de entregarte. No voy a ser capaz de hacer eso Kelli. Lo siento mucho cariño. Pero voy a estar ahí contigo viéndote ese día, orgulloso y feliz porque encontraste a alguien especial para amarte y cuidarte.”
“Me pregunto si bailarás la canción a la que ahora llamas “la canción de la familia” ( I’ll Be There de The Jackson 5). Significa mucho para mí y se que también para ti.”
Mami
“Tú y tu madre se pelearán a veces, especialmente cuando seas una adolescente. Por favor, recuerda que ella te adora y quiere lo mejor para ti. Dale a mami un abrazo cuando se sienta triste y ayúdense mutuamente para poder superar cualquier momento horrible cuando me haya ido. Cuando seas adolescente llegarán momentos en los que pensarás que tus amigos están en lo correcto y tu madre se equivoca. Pero ella tiene que tomar decisiones difíciles para ti y más que cualquier amigo que jamás tendrás, tiene sus intereses en el corazón. Trátala bien.”
Sé feliz
“Nunca se ríe al 50%: siempre se ríe al 100%. Tu risa es altamente contagiosa, espero que usted nunca pierdas eso. No hay motivo para estar triste, quiero pedirte que no lo estés cuando yo no esté. Sé que va doler princesa y me gustaría estar ahí para envolver en mis brazos y acurrucarte hasta que vuelvas a sonreír.”
“Recuerda que el peluche Eeyore te lo compré en una tienda de caridad. Dijiste que lo mantendría a salvo, abrázalo cuando me extrañes. Cuando te sientas triste utilízalo como una fuerza impulsora.”
Recuerda tu lema de vida
“Siempre seguir intentándolo. Puede que recuerdes que yo te enseñé a decir “rendirse es para los perdedores”. Fallé un número de veces en mi vida, pero nunca me rendí. Kelli, nunca te rindas.”
Cree en ti, mucha gente va a decir que no puedes hacer las cosas.
“Los grandes desafíos implican riesgos, así como tomar decisiones inteligentes. Si quieres algo, da lo mejor de ti. Sé que vas a hacer que me sienta orgulloso de ti.”
“Y finalmente … ¡Gracias por ser como eres, Kelli. Gracias por pagarme con el mayor cumplido de todos los tiempos, por llamarme papá. Tenerte como mi hija es el mayor honor de mi vida. Gracias por enseñarme más sobre el amor y la felicidad.”
“Disfruta tu vida, no te apresures. Yo te voy a estar esperando aquí.”
“Con todo mi amor para la princesa y para mami.”
“Papá.”

Artículo de Gustavo Tovar Arroyo









Por: Gustavo Tovar Arroyo - @tovarr 

El peor amigo del Hombre
A través de la historia, los tiempos y las eras, el peor enemigo del Hombre ha sido el hombre, sobre todo aquél que desde el poder se ha dedicado a perseguir y exterminar a los de su misma raza por causas -¿delirios?- políticas, étnicas, religiosas o ideológicas.


No ha habido catástrofe natural, terremoto o sequía que haya causado tanta mortandad y exterminio como las que se han causado los hombres entre sí.

Las pestes, la inmoralidad contagiosa, los accidentes, la represión, pero sobre todo las guerras han sido las causas de mayores lutos y sangre derramada en la humanidad, y todas han sido causadas por seres humanos, o mejor dicho, por quienes en su delirio de poder han dejado de serlo.


Para mí el chavismo, ese delirio, esa demencia que no cesa, nació con una guerra asesina el 4 de febrero de 1992, devino una inmoralidad contagiosa cuya pandemia de corrupción y cinismo se convirtió en una peste -la lepra chavista- y terminó siendo un delirante y represivo accidente histórico que ha causado mucha mortandad en Venezuela.


El chavismo es un enemigo del Hombre (venezolano). 
En estos días, invadiendo peligrosos terrenos teológicos, una loca chavista -sin una camisa de fuerza que la contenga- convirtió al sátrapa en su Dios, le oró y pidió a los feligreses que oren con ella.
Yo me persigno.


En nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo
Chávez Cristo o Anticristo ha traído hambre, enfermedad, accidentes y muerte, mucha muerte a Venezuela. Unos le oran porque necesitan de su dinero y de sus prebendas; otros lo repudiamos porque aspiramos cívicamente un país más consciente, más libre pensador, menos feligrés y más crítico.


El repudio no sólo es político, es moral e histórico, no repudiar esta locura otorga pérfidas concesiones al daño que el delirio chavista le ha causado y le sigue causando a Venezuela.

Habemos quienes no estamos dispuestos a callar, mucho menos a secundar esta peste por infames causas electoreras (más aún con tan pecaminoso Consejo Nacional Electoral). Nos negamos a ser feligreses de la idiotez.


Así seamos dos venezolanos los que alzamos la voz y repudiamos públicamente esta enfermiza farsa, sin demagogia ni oportunismo electorero, yo siempre seré uno de ellos. No me la calo y espero que tú tampoco.


En el nombre del Padre, de su Hijo que vino al mundo a mostrarnos que no somos esclavos de ningún Rey en la tierra, ni hambrientos cuerpos de carne y hueso sino seres espirituales, y en nombre del Espíritu Santo de Venezuela, coño, por lo que más quieras, mandemos para el carajo a estos locos, sin tapujos.
Que nuestra conciencia y fuerza moral nos libere de la demencia chavista y sus delirios de poder. Esta locura puede traer mucha más sangre.


El futuro depende de nosotros, seamos más de dos, seamos millones.


Epidemia de demencia
Un país con una dictadura tan estrambótica como la nuestra es difícil de encontrar. Nada es normal en la tierra de Simón Bolívar. Nada. Ni la religión, ni la política, ni los dioses, ni los santos, ni las plegarias, nada.


A la epidemia de ceguera política y corrupción se suma una singular epidemia de demencia teológica. El delirio chavista comienza a llevarnos a territorios insospechados no sólo de desabastecimiento, criminalidad, hambruna y muerte, sino de oscurantismo religioso.

Como las políticas públicas, la represión y la persecución han completado un escenario desolador de desastre y muerte, los oficiantes -sumos sacerdotes- del chavismo intentan arteramente convertir su chiste ideológico en una religión.


Su remedio es la oscuridad: “con hambre y desempleo con Chávez me resteo”. Son oscuros, muy oscuros.


Pero la sustitución religiosa no es sólo chavista, también encontramos al inmaculado Capriles que en vez de luchar como político por condiciones electorales justas o reivindicar la victoria popular que le hizo presidente invoca el tiempo perfecto de Dios para que salve a la política en Venezuela; pero ese es otro cuento, relevante para entender el despelote en el que andamos, pero otro cuento.

¿Por qué no dejarán a Dios tranquilo? ¿Por qué no se dedican a hacer lo que se espera de ellos como políticos?


Sencillo: porque no tienen idea de cómo hacerlo, hay mucha demencia y cobardía. Estamos ante una epidemia.


El Chávez Nuestro que nos pudre cada día
Los chavistas se autoproclaman revolucionarios, dicen incluso que son marxistas-leninistas, maoístas y hasta estalinistas, pero hacen de su comedia histórica un incesante opio para el pueblo.


¿Qué habría dicho Marx, Lenin o el Che Guevara de toda esta inclemente cursilería? 
En su oscuridad espiritual, el chavismo ahora propone una carcajada teológica donde Chávez es Dios y su amado Maduro la bestia del Apocalipsis, su jinete.


Son la burla de las burlas, la peor de las vergüenzas. Su alma padece la lepra del delirio, son una llaga andante de cinismo. 

Mientras tanto, entre oración y supersticiosa letanía, entre el Chávez Nuestro de los dementes y la espera del tiempo perfecto de Dios de los inmaculados, Venezuela se pudre y nos pudrimos todos con ella cada día.
Ya basta. Es hora del sacrilegio y la rebeldía civil, es tu hora. Dejemos a Dios tranquilo.

El mejor amigo del Hombre
Así como el peor amigo del Hombre ha sido el hombre, también podemos señalar que éste ha sido su mejor amigo.


La lista de excepcionales amigos que ha tenido la humanidad es larga e incluye a un ejemplar hombre como Jesucristo, quien no empleó las armas ni causó mortandad como Hitler, Fidel o Chávez para imponer su Verdad.


En Venezuela hemos contado también con grandes amigos de la igualdad, de la fraternidad y de la libertad, es decir, de la república. Fueron luces rebeldes de su tiempo -Bolívar, Bello, Vargas, Gallegos o Betancourt, entre otros- y simbolizaron la poca o mucha cordura civilizatoria que hemos conquistado en nuestros mejores momentos. Para ellos el civismo republicano era la mejor vía de la justicia social y su única garantía.

En el fondo cada quien elige qué camino sigue: la imposición de un delirio esclavizador (el peor amigo) o la conciencia liberadora de los pueblos (el mejor amigo).


En el fondo uno elige ser amigo o enemigo del Hombre frente a la historia.


Estamos ante una encrucijada política no religiosa entre el delirante y medieval “Chávez Nuestro” que nos pudre o el renacimiento humanista de Venezuela.


Todas las vías políticas son válidas: la rebelión civil, la constituyente, incluso las parlamentarias. Pero la rebelión y la constituyente curan de raíz la epidemia, las parlamentarias sin condiciones electorales justas la empeoran y alargan.

Tú eliges qué tipo de amigo aspiras ser de Venezuela. Yo ya lo hice, ¿somos dos? Te aseguro que somos millones.


La rebelión humanista -y constituyente- nos libera.


Yo Acuso a Nicaragua












Por: Milos Alcalay
He tenido el privilegio de participar hace más de una década en las reuniones que todos los años organiza la Liga Mundial para la Libertad y la Democracia, institución cuyo objetivo es promover los valores de la libertad en el Mundo.


Con esta finalidad hemos tenido encuentros en países latinoamericanos como México y Costa Rica, o países de Asia como Corea del Sur o Taiwán; en Europa o en el lejano Continente Australiano. En todos ellos, las autoridades -estuvieran o no de acuerdo con los alcances del organismo- han recibido con cortesía a los representantes de un centenar de países miembros cuya sede es Taiwán. La reunión en Nicaragua no solo fue aceptada por el Gobierno -quien mantiene relaciones diplomáticas con Taipei- sino que representantes oficiales participaron en el acto inaugural, o sea, no se trataba de ningún encuentro “clandestino” sino público y autorizado.


Baje del avión en Managua confiado en que la cortesía internacional me permitiría cumplir con el programa. En el mismo vuelo llegaron conmigo el ex Vicepresidente de Paraguay, Senador Luis Alberto Castiglione y el ex Magistrado Mexicano Cesar Jauregui, ambos invitados a participar en el mismo evento al que ya habían llegado parlamentarios de Argentina, Chile, Uruguay y otros países. Me separaron del resto de delegados alegando que me llevarían a una sala especial para completar protocolos de rigor pero me condujeron sin justificación al primer avión con destino a Panamá. Ello lo consideré como una clara discriminación contra los opositores democráticos venezolanos al repetir situaciones parecidas que tuvieron que enfrentar parlamentarios como Henrique Salas Feo, o Carlos Berrisbeitia, a quienes les aplicaron procedimientos arbitrarios similares en el pasado a su llegada al aeropuerto de Managua por el simple hecho de ser opositores en Venezuela.



El dirigente socialcristiano Nicaragüense Agustín Jarquin Anaya –quien estuvo preso en diversas oportunidades en la época de la dictadura de Somoza, reaccionó ante esta medida afirmando a la prensa de su país: “Es lamentable la acción totalitaria del FSLN al expulsar a Milos Alcalay. Estos abusos como en el pasado, reflejan el temor a la libertad y a la libre discusión de ideas y violan los compromisos para restablecer la democracia, las libertades públicas y la justicia social que fueron convenidas en los Acuerdos de Esquipulas I y II”
.

 
Estas declaraciones nos recuerdan todo el apoyo que Presidentes como Carlos Andrés Pérez y Luis Herrera Campins brindaron a los Sandinistas y a todos los partidos políticos de Nicaragua a través del Grupo Contadora para lograr la paz en la región centroamericana y propiciar la democratización de la región que luego opero en todo el Continente a través del Grupo de Rio. Es por eso que en las diferentes reacciones de solidaridad que recibí en Venezuela se condena este tipo de procedimiento discriminatorio que además representa una clara violación a los derechos humanos.


Recordaba que como joven diplomático acompañé al entonces Canciller Arístides Calvani en su viaje a Centroamérica en 1969 quien en Nicaragua le exigió al Presidente Somoza entrevistarse con los dirigentes de oposición y en especial con los social cristianos en clandestinidad y perseguidos por la dictadura. La diferencia es que Somoza a regañadientes aceptó esta exigencia y nos pudimos reunir con los disidentes. Eso pareciera que no sucede en estas nuevas democracias del Siglo XXI.

Fray Luis de León

La fe es el término medio entre la ligereza con que alguno precipitadamente cree y la pertinacia en no creer sino en lo que antes se demuestra por la razón.
LEÓN, Fray Luis de