mover

mover

viernes, 25 de julio de 2014

Plutarco

Hay maridos tan injustos que exigen de sus mujeres una fidelidad que ellos mismos violan, se parecen a los generales que huyen cobardemente del enemigo, quienes sin embargo, quieren que sus soldados sostengan el puesto con valor. Plutarco

Indulgencia con escapulario ajeno

 







Por: Adolfo R. Taylhardat

Definitivamente nuestras relaciones internacionales están en manos de incompetentes. Cuando no es el propio ilegítimo quien asume iniciativas improvisadas y toma decisiones sin medir las consecuencias ni su viabilidad, es el simulacro de canciller quien, todavía más ignorante, acoge propuestas que le ofrecen sus igualmente ineptos colaboradores.

Días atrás me referí a una iniciativa anunciada con bombos y platillos según la cual el ilegitimo presentaría en la cumbre del G-77 + China una propuesta para la creación de un instituto para combatir el colonialismo. Al parecer, quienes urdieron esa idea desconocen que la mayoría de los países que integran el G-77 alcanzaron su independencia gracias al proceso de descolonización que llevaron a cabo las Naciones Unidas en el cual, por cierto, nuestro país jugó un papel muy importante por la posición abiertamente anticolonial que mantuvo en todo momento la Venezuela democrática. Al parecer nuestra cancillería está descubriendo la pólvora y pretende presentar al ilegítimo como adalid del anticolonialismo. En esa ocasión dije que si esa iniciativa perseguía librar a Venezuela de la dependencia colonial con Cuba a la cual la ha sometido el chavismo, habría que saludar la idea, pero que eso estaba descartado a priori porque fue el mandatario fallecido quien colocó a nuestro país bajo la dominación colonial cubana continuada con más ahínco por su pupilo sucesor. Como era de esperar esa propuesta no pasó de ser una simple elucubración.

Ahora los ineptos del MRE promovieron una iniciativa que no es otra cosa que un intento de presentar como propia una gestión que ya estaba en marcha. La semana pasada el MRE emitió un comunicado oficial anunciando que el ilegítimo había dado instrucciones al representante venezolano en Ginebra para que solicite la convocatoria de una sesión especial del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDHNU) con la finalidad de “tratar la grave, masiva y sistemática violación de los derechos humanos de la población palestina en Gaza por parte del Estado de Israel” y la adopción de “las medidas necesarias para detener dichas violaciones”

Lo cierto es que esa sesión de urgencia ya había sido solicitada por Egipto en nombre del Grupo árabe, por Pakistán en nombre de la Organización de Cooperación Islámica y por Palestina.

Cabe peguntar ¿Qué hace el régimen que fraudulentamente tiene en sus manos los destinos del país en el principal órgano internacional de tutela de los derechos humanos cuando de conformidad con el Estatuto del CDHNU en la elección de sus miembros se deberá tomar en consideración la contribución de su gobierno en la promoción y la defensa de los derechos humanos?

Pero ¿qué se puede esperar si Cuba, amén de otros países igualmente violadores de los derechos humanos, también son miembros del Consejo? Estas son las situaciones que inevitablemente desprestigian a las organizaciones internacionales.

En el comunicado del MRE el gobierno venezolano (será el régimen chavista) reitera “su solidaridad con el pueblo palestino” y formula “su más rotunda condena al criminal Estado de Israel” que ha entrado en una “fase superior de su política genocida y de exterminio con la invasión terrestre del territorio palestino, acabando con la vida de hombres, mujeres, niñas y niños inocentes”.

Independientemente de la naturaleza cruel y deplorable que sin duda reviste el enfrentamiento entre judíos y palestinos, no se pueden olvidar las circunstancias que están en el origen de la confrontación y tampoco los hechos que sirvieron como detonantes del conflicto actual.

Lo que resulta cínico y odioso es que, apropiándose de una gestión ajena, se pretenda reparar la deteriorada imagen internacional del país y del ilegitimo cuando en todo el mundo se sabe que en Venezuela sus gobernantes y sus órganos de seguridad cometen atroces agresiones, persecuciones, detenciones ilegales, torturas y todo tipo de violaciones de los derechos humanos y que las víctimas son principalmente estudiantes y jóvenes que luchan por la libertad y la democracia.