mover

mover

miércoles, 6 de noviembre de 2013

"Un tumor cambia la vida, No su valor"


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es el lema de la campaña lanzada por la Fundación Ant para concienciar a los italianos sobre el cambio que el cáncer provoca en las vidas de las personas que lo sufren. 

El organismo ha utilizado, para ello, una imagen tremendamente impactante: la de la Mona Lisa, totalmente calva. 

"El objetivo de la campaña es resaltar el valor de la dignidad de la vida, que tiene que ser preservada hasta el último momento", declaró Margarita Tasttini, portavoz de la Fundación. 

Tasttini explicó que la campaña se mantendrá al menos hasta el 2014 y tendrá como medios de transmisión principales Internet, incluidas las redes sociales, y algunos de los diarios italianos más importantes.

¡Cuidado!


El cuerpo no tiene capacidad de mentir

Algunas veces tenemos síntomas, enfermedades o variaciones de carácter, entre otras cosas y en lugar de activar nuestra escucha , intentamos sencillamente acallarlos o buscar una solución momentánea sin cualidad de enseñarnos nada. 


Esto supone no hacer caso al cuerpo cuando te pide ayuda y te pide un cambio, hacerte sordo a su pequeña llamada significa que cada vez va a utilizar “medios de comunicación” más alarmantes para que escuches esa Verdad que te quiere contar.

Lo que él busca es, al mismo tiempo, que prestes atención.


En resumen: entendamos el cuerpo como vehículo de nosotros mismos, de todo lo que somos, como comunicador de quiénes somos y como algo que es siempre se afecta por todo lo que somos, por cada parte en la cual puedes dividirte en cualquiera de tus parámetros de estudio.

Es fantástico lo que supone empezar esta relación nueva a partir de este entendimiento.

Todos tenemos un cuerpo que nos sirve para decirnos si en “lo total” hay armonía o si hay algo que revisar y reequilibrar.

El yoga como terapia y en realidad como práctica natural, supone una delicada escucha de tu cuerpo, que te relaciona con tu propia intimidad integral.

Observa todo lo que te ocurre y todo lo que supone (tanto en un estado de salud preventiva como en un estado donde se manifiesta) para pedirte un cambio o reequilibrio (enfermedad). Cuál es el mensaje en particular y cuál es la zona afectada.

Conocer lo que somos nos hace reconocer nuestros límites y nuestras posibilidades. Esto va a suponer una nueva realidad, un nuevo paradigma y un nuevo contento.

Si lo primero que hay que entender es que el cuerpo no miente, que a través de él nuestro ser integral se manifiesta, lo segundo sería aceptar que hay un mensaje que es imperativo, expresa un orden, ruego o deseo desde tu ser (como uno, integral, total). 

Esto supone ver que nuestra visión de la enfermedad o el síntoma debe cambiar de ‘enemigo’ a ‘mensajero’, entender que el conocimiento que ha de llegarte viene de ti mismo. No eres tú y una dolencia a la cual señalar, culpar o hacer protagonista de tu vida.

En este segundo paso ya has de estar dispuesto a ver tus errores, tus peleas internas, confrontar tus dificultades y ser capaz de mirar tus pautas repetitivas que impiden aflorar otras partes de ti que han sido negadas.

Supone escuchar el mensaje.

Ante cualquier alarma nosotros decidimos cómo actuar, apagarla rápidamente o dejarla sonando son la misma cosa y equivalen a salir corriendo de un incendio en el que tú eres lo incendiado, vamos… que no va a terminar muy bien.

La otra opción es colaborar con nuestro proceso de autocuración.


Como decía Nietszche: Amarse a uno mismo es la más fina, la más sutil, la última y más paciente de todas las artes.

El yoga tiene una manera poética y concienzuda de tratar los desequilibrios del cuerpo y sus órganos. Es un medio de prevención continua. Nuestra actitud en la vida (y hablo de la acción o de la inacción por igual) tiene consecuencias tanto en nuestro mundo exterior como en el interior.

Cada asana, kriya, mudra, pranayama tiene un efecto que podemos trabajar no sólo a nivel físico, sino también a nivel postural interno que se proyecta hacia lo que sirve. Aunque recibamos nuestro mensaje hay que ver qué hacemos con él. Saber que poseemos un patrón que nos daña no supone dejar de padecerlo. Lo que sí nos ofrece es una oportunidad de cuestionarnos nuestra vida, nuestra gestión, nuestras creencias. Una vez en este espacio, hay que hilar fino.

Desde el yoga puedes acceder a ese “estar atento” y si lo mantienes de manera continuada disolverá lo que sobra y te recolocará en tu centro vital. Cuando estás en meditación, presta atención no sólo al objeto de tu atención sino al hecho de queestás prestando atención. Te darás cuenta de lo que permanece inmutable y de lo que tiene capacidad de cambio, que empezará a modificarse sólo por ser observado.

Todo lo que te afecta a nivel emocional y afecta tus pautas de pensamiento, que te crean un cierto malestar, tiene conexión con tu cuerpo. Si tomas conciencia de ello, encontrarás esa conexión y empezarás a liberar a través de ese espacio físico. A partir de ese momento podrás hacer una llamada a la valentía que supone asumir tu propia Verdad.

Te invito a que en tu práctica de yoga incluyas tus órganos, sistemas, dolores, enfermedades, síntomas y patrones de comportamiento. Son fuente de riqueza para el arte que es amarte a ti mismo. Te invito a que aceptes esta tierra mágica de tu cuerpo como templo de verdades profundas a las que puedes asomarte.

La Paz puede llegar a todas nuestras relaciones

Sófocles

Noble cosa es, aún para un anciano, el aprender.
SÓFOCLES

Debe ser por eso que estoy hastiada de estos politiqueros

"El aire triste no es de buen gusto, es el aire aburrido el que se necesita. El hastío nace de la posesión, en cambio si esta triste, es que echa en falta algo que no ha conseguido". Stendhal, Rojo y negro

En el día de tu cumpleaños Mamá