mover

mover

sábado, 20 de julio de 2013

10 claves para un sistema digestivo siempre joven


Tomado de: http://www.cofatuc.org.ar/ap_digestivo.php

Con los años nuestro sistema digestivo puede empezar a sufrir molestias en las que antes no reparábamos. Para cuidarlo y prolongar su juventud, te proponemos 10 consejos que te harán sentir más joven.

1. Consume aceite de oliva

El Aceite de oliva es un aliado de tu salud digestiva.
El ácido oleico que se encuentra fundamentalmente en el aceite de oliva, mejora la función pancreática y aumenta la absorción de minerales.
Incluido en la dieta de forma habitual, reduce la acidez del estómago, retrasa su vaciamiento y parece tener efectos antiinflamatorios.
Dos cucharadas de aceite de oliva contienen el 60% de la vitamina E diaria recomendada, con los beneficios antienvejecimiento que ésta aporta.
Además tomar dos cucharadas de aceite de oliva crudo en ayunas actúa como laxante.

2. Toma fibra

La fibra vegetal, sobre todo la insoluble, retiene agua en el la porción final intestino grueso. Esto hace que las heces tengan una consistencia más blanda lo cual facilita la defecación. La cantidad recomendada es de unos 30 g al día. El exceso de fibra favorece el estreñimiento y la flatulencia.

3. Consume cada día cinco porciones de frutas y verduras

Aportan agua, fibra y vitaminas y minerales. Además la pectina (manzana), mucílagos (higos, borrajas) y almidón (arroz, patata, pan) de estos alimentos protegen la mucosa intestinal.
Las frutas y vegetales son la mayor fuente de antioxidantes y son uno de los pilares de la dieta mediterránea.

4. No abandones la leche

Leche. La alternativa no es dejar de tomar leche, sino optar por una leche baja en lactosa.
Algunas personas no toleran bien la leche porque con la edad disminuye la producción de la enzima llamada lactasa, que ayuda en la digestión de la lactosa (o azúcar de la leche).
Si se deja de consumir leche, con el tiempo se deja de producir la enzima lactasa. Esto además repercutirá negativamente en nuestra salud ósea porque nos estaremos privando de una de las mayores fuentes de calcio de nuestra alimentación.
Lo ideal en estos casos no es dejar de tomar leche, sino tomar una leche adaptada baja en lactosa, con lo que tu sistema digestivo se sentirá como cuando eras joven.

5. Modera la ingesta de alimentos grasos

Se consideran alimentos grasos aquellos que contienen una elevada proporción de grasa, como la mantequilla, margarina, tocino, manteca, y carnes grasas, embutidos, vísceras, natas, huevos y quesos curados. Cocina con aceites vegetales (oliva y girasol) y evita las mantecas, mantequillas y margarinas.
Reduciendo la ingesta de grasas se aligeran las digestiones y se evita un exceso calórico.

6. Bebe suficiente agua

Es necesario tomar de 1,5 a dos litros de agua al día. El agua es vital para nuestro organismo, pero además facilita le digestión y previene el estreñimiento.

7. Prepara los alimentos de manera sencilla

Preparar los alimentos de manera sencilla es una manera de proteger nuestro sistema digestivo. Lo mejor es preparar los alimentos hervidos, a la plancha, al horno, al vapor.
Evita los condimentos fuertes, especias, picantes y alimentos demasiado quemados. Limita el consumo de platos preparados de manera industrial ya que suelen tener exceso de grasas y sal.

8. Controla los gases

Para ello hay que vigilar como se come y lo que se come.
Mastica despacio los alimentos y traga con cuidado para evitar una ingesta excesiva de aire.
Masticar chicle y beber con pajita favorece la deglución de aire. La dentadura postiza mal adaptada también puede ser motivo de una masticación y deglución inadecuadas.
Evita las bebidas gaseosas o carbonatadas que neutralizan la secreción gástrica pero producen un efecto rebote, de modo que después la secreción ácida es mayor. Además aumentan la distensión abdominal. Reduce el consumo de dulces ya que también favorecen la producción de gas.
Modera la ingesta de los alimentos con mucha fécula como la col, la coliflor, las habichuelas, el brécol, etc.

Siguiendo estos hábitos se reducirán significativamente los gases intestinales y las molestias que estos ocasionan.

Si dedicas unos minutos a masticar conscientemente cada bocado sin exagerar, te sorprenderás al recuperar el sabor de cada comida y con el tiempo, conseguirás identificar cada ingrediente utilizado.

Recuperar el placer del gusto tiene la ventaja de que mejora la digestión, evita los problemas de gases y úlceras, disminuye la ansiedad y favorece la línea, porque el estómago tiene tiempo de enviar al cerebro señales de saciedad: se evita comer demasiada cantidad, acabar con el estómago lleno y sufrir una digestión pesada.

9. Evita las comidas abundantes

Lo ideal es distribuir la ingesta de alimentos del día en cinco tomas: desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena. Esto evita la sobrecarga del sistema digestivo, la producción elevada de insulina y aporta energía de modo continuado a lo largo del día.

10. Muévete

El ejercicio moderado colabora en el mantenimiento de nuestra salud en general y también en nuestra salud digestiva. El simple hecho de caminar favorece la movilidad intestinal y el movimiento del producto de la digestión favoreciendo su eliminación.