mover

mover

jueves, 11 de julio de 2013

Quebrando el imperio












Por: José Ramón Briceño - @jbdiwancomeback

La burocracia es un mal instaurado en el cerebro de los dirigentes del gobierno, hay un control de cambio que está ahogando al país en la más profunda recesión económica y ni así se permiten pensar en la liberación de la divisa para que TODOS tengan acceso a ella y con eso se mejore la situación económica del país, unos dirán que eso del dólar les importa un cuerno pues ellos solo compran venezolano y en bolívares, yo les digo que no sean ilusos pues el gobierno mató la industria nacional y TODO se importa, desde las caraotas hasta los repuestos automotrices pasando por los insumos médicos, calzado, ropa, celulares, aparatos electrodomésticos, computadores, herramientas de construcción, artículos de oficina, textos escolares y universitarios, en fin casi todo lo que usamos en la vida diaria y un poquito más es importado , en el exterior no aceptan Bolívares, solamente Dólares o Euros. 

Para algunas cosas hay dólares del mercado legal, pero para otras no hay más que recurrir al mercado negro para obtener las divisas necesarias para su importación, por tanto tenemos un mercado inflado con cosas compradas a Dólar de 32 Bolívares y las menos a Dólar de 6.3, una diferencia abismal y creciente. Lo peor es que a los pequeños y grandes  empresarios se los acusa de traidores a la patria por vender con dólar inflado, pero, ¿se imaginan que ni eso se consiguiese, que la gente acatase callada la boca y con “civismo” la prohibición del fulano Dólar paralelo?, sería peor la escases de cosas importantes para el desenvolvimiento de la sociedad, no existiría la mínima posibilidad de adquirir computadores que no produzca el estado, vehículos que no produzca el estado, ellos serían felices obligando a la gente a adquirir solo lo de ellos, como para igualar hacia abajo la población, los infelices seriamos todos pues encima de presos del sistema también seriamos los miserables del continente.

Son tan “ingenuos” que ayer una ministra quien perdió la vergüenza hace rato pues se ocupa del asunto penitenciario y ahora pues las cárceles ya parecen sitios de esparcimiento en vez de sitios de reclusión, no es que ahora parezcan un monasterio zen, lo cual no sería malo, es que ahora hasta discotecas y jefes con más poder hay en ellas. El asunto con la señora es que ella arengó a sus corifeos a cerrar sus cuentas de Facebook para entre otras cosas quebrar al imperio, desde acá le digo a esa ministra que está meando fuera del perol, pues al ser Facebook gratuito no hay tanta perdida, ¿Qué pierden por que en Venezuela no ven su publicidad? 

 Gran vaina, nadie en su sano juicio se va a gastar la miseria que le permiten usar para compras por internet en lo que anuncia el sitio, además, son tan pocos los que poseen tarjeta de crédito con cupo de dólares que tampoco es que hacen gran peso en la economía de ese gigante comunicacional. Así no van a quebrar a nadie, por cierto con la diáspora criolla sitios como Facebook son indispensables para quien tiene seres queridos dando vueltas por el mundo, por allí se comparten fotos, videos, momentos de la vida que de otra son más complicados de compartir.
¿Quebrar el Imperio? , complicada la vaina, esos son cuentos que se comen solamente los corifeos imbéciles, el resto (que no son muchos por cierto) de todas maneras van comprando los dólares por el monto que sea y los tienen bajo el colchón, ahorrar en Bolívares es mal negocio pues la inflación se come los ahorros en cuestión de horas, no de meses pues entre las devaluaciones y los controles cambiarios nuestra moneda que por cierto deberían cambiarle el nombre pues eso de Bolívar maxi recontra devaluado es una ofensa para el pobre espíritu del libertador, no sé, deberían ponerle Guaire a nuestra moneda , igual vale lo que contiene el rio, Heces.

Por ahí suena que el gobierno ha creado una versión del mismo Facebook, pero ahora tengo una pregunta ¿si la excusa es el espionaje, no le hacemos el trabajo más sencillo a los espías agrupando a los usuarios en una sola red? Esos espías van a ser de que nacionalidad, ¿criollos o foráneos?  , usted señor(a) lector(a) ¿en verdad cree que nadie va a revisar sus conversaciones ni sus fotos en estos tiempos de paranoia colectiva? ¿Usted señor(a) socialista cree que sus paranoicos lideres no les van a supervisar lo que dicen, hacen y hasta piensan? Allí les dejo ese par de preguntas para ver si hay alguna respuesta negativa, que de paso sé que no me la darán pues ni de vaina se atreven a llevarle la contraria a sus líderes por si las moscas se enteran por algún servicio de inteligencia, cuya consecuencia será la pérdida del empleo o del cambur, según se mire.

Lo más gracioso es que en este país (Venezuela) al parecer los curas son los dueños del burdel, esos que en misa de cinco hablan pestes de la perdición del imperio y las maldades del capitalismo, pero son los primeros capitalistas en el país, no niego que los tipos entregan sus vidas a sus amos y señores jefes de Miraflores y que esa fidelidad perruna (perdón a los pobres animalitos ellos si son decentes) tiene como premio la ceguera administrativa de sus jefes además de la tradicional ausencia de contraloría estatal, los fondos que se les otorgan son dados a perdida y de paso se les da carta blanca para tener ahorros, propiedades y hasta inversiones en el extranjero sin que esto haga mella en su fidelidad revolucionaria, sin embargo de los dientes para afuera hay insultos, amenazas, denuncias, marchas, contramarchas, grafitis, artículos de prensa y cualquier artimaña para “desenmascarar” a los que adversan al sacrosanto estado.

Mientras, en las ciudades y pueblos, no hay medicinas en las farmacias, los hospitales siguen en estado de guerra, las calles son trincheras donde en cualquier momento una bala te puede encontrar, la gente tiene redes dentro de las redes para avisar cuando en algún supermercado hay tal o cual producto, los servicios privados con la amenaza de desaparecer pues el estado los regula en vez de competir con ellos con unos servicios tan buenos o mejores, los cierran para que todos se jodan, acá los únicos con derecho a progresar son los jerarcas revolucionarios, los demás que se vayan del país si quieren hacer cosas interesantes. Sí, es verdad, las clínicas son carísimas, pero  piensen por un momento en todos los costos operativos de mantener la infraestructura de personal y servicios de una clínica, si a eso le sumamos la devaluación constante, no hay más salida que, elevar los precios para contrarrestar la devaluación, aso sin contar que muchos de los insumos se compran a dólar paralelo para asegurar el suministro constante de insumos, entonces no hay razón para su cierre, si los tipos del gobierno fuesen gente inteligente, dotarían los hospitales hasta hacerlos parecer un hotel de 5 estrellas y no la zona de desastre permanente que perecen, así las clínicas no tendrían razón de existir, cuando menos no en masa como ahora y los precios tendrían que bajar para captar pacientes, pero el estado en su eterna fijación de ser estúpidos con cargo oficial no lo ven así. 

Por ahí dicen que el hombre no es ni bueno ni malo, eso dependerá del cristal con que se mire, sin embargo, las políticas estatales de estos tiempos parecieran demostrar que efectivamente el ser humano no es ni bue o ni malo, es estúpido, por lo menos para llegar a ministro antes había que estudiar, ahora pues solo jalas mucho, te callas siempre, escribe tu guion según lo expresado por el jefe y ni en privado te salgas de él, procura hacer plata, encochinate pero también encochina al jefe y seguramente después de años de servilismo continuado serás un importante jerarca con plata en el excterior y si la cagas muy evidentemente, te sale como “castigo” una embajada para no hacer nada y ser feliz un rato, ganando en Euros y con todas las cuentas pagas por el estado.

Tomado de:
http:www.opinionesdesdeestaesquinadeltercermun.blogspot.com

...y mientras dejan morir a Simonovis "protegen" al gringo...


De Angel Valles...


(a Magda Mascioli G.)

Magda
habrá que caer
muchas otras veces
y permitir que los muertos
tropiecen
resbalen hasta el fondo
de su infierno
y regresen con los ojos abiertos
a mirar la no-luz
de estos días
sin temor
sin cansancio
sin sentido.


Tomado de:
https://739cartaspequenitas.wordpress.com

San Agustín


La sabiduría no es otra cosa que la medida del espíritu, es decir, la que nivela al espíritu para que no se extralimite ni se estreche.

¿Russel alguna vez vivió en Venezuela? Digo ¿no?

Los científicos se esfuerzan por hacer posible lo imposible. Los políticos por hacer lo posible imposible.
RUSSELL, Bertrand Arthur William

Si... me agrada este Papa













(Ciudad del Vaticano, 11 de julio. EFE).-
El Papa firmó este jueves un decreto que endurece las sanciones penales contra los abusos a menores en la Santa Sede y en la curia (el gobierno del Vaticano), por lo tanto contra los delitos de pederastia y la prostitución de menores.

Este texto, que introduce asimismo en las leyes vaticanas el delito de tortura, incluye "el conjunto de la categoría de los delitos contra los menores: la venta, prostitución, alistamiento y violencia sexual contra ellos, la pedopornografía, la posesión de material pedopornográfico y los actos sexuales con menores".

En abril pasado, el papa Francisco pidió que se actúe "con determinación" contra los abusos sexuales cometidos por el clero. Era la primera vez que el Papa argentino se expresaba públicamente y directamente sobre los abusos sufridos durante décadas por decenas de miles de niños. La nueva legislación vaticana también prevé la posibilidad de que los tribunales de la Santa Sede juzguen "delitos cometidos contra la seguridad, los intereses fundamentales y el patrimonio de la Santa Sede".

También se incluye en la legislación vaticana las cuatro convenciones de Ginebra contra los crímenes de guerra, la convención internacional sobre la eliminación de cualquier forma de discriminación racial, la convención contra la tortura y los tratos inhumanos y degradantes y la convención de 1989 sobre los derechos del niño.

El 'motu proprio' (decreto) del Papa prevé asimismo "la adopción de medidas de cooperación adaptadas a las convenciones internacionales más recientes" en materia de cooperación judicial entre el Vaticano y los otros Estados. "En nuestra época, el bien común está cada vez más amenazado por la criminalidad transnacional y organizada, el uso inapropiado del mercado y de la economía y del terrorismo", subraya el papa en preámbulo de su decreto. Además el sumo pontífice deroga la pena de cadena perpetua, que será sustituida por la reclusión a 30 o a 35 años.

Todas estas normas entrarán en vigor a partir del 1 de septiembre.

El Papa firmó este jueves un decreto que endurece las sanciones penales contra los abusos a menores en la Santa Sede y en la curia (el gobierno del Vaticano), por lo tanto contra los delitos de pederastia y la prostitución de menores.

¿El huevo o la gallina?

Por: Jean Maninat - @jeanmaninat

Cada vez que se aproxima una elección en el país surgen las dudas -de muy buena y de menos buena fe- acerca del modo cómo la oposición debería asumir su participación en los comicios electorales. 

Atrás, y aislados, han quedado quienes en algún momento pontificaron acerca de las bondades de la abstención como única posición “digna” para confrontar las evidentes tropelías electorales cometidas por el régimen a través de los órganos públicos bajo su mando. Pero sus ecos aún susurran naderías. Es mucha el agua que ha caído desde la noche triste del 07 de octubre de 2012 cuando la distancia en votos con el candidato oficialista a las presidenciales, el entonces presidente Hugo Chávez, fue tajante; y no menos tupida la que arreció el 16 de diciembre de ese mismo año en la debacle de las elecciones regionales. A pesar de los logros -que los hubo- los resultados pesaron en el ánimo de los opositores como un Peñón de Gibraltar amarrado al cuello.

La muerte avisada, de tanto ser camuflada, del líder del socialismo del siglo XXI, abrió un escenario diferente para todos –pero muy especialmente para sus seguidores.

Más allá de la incidencia del más allá en nuestra vida pública, hubo un hecho determinante, una quebradura en la marcha de las cosas, que cambió sustantivamente la correlación de fuerzas en el país: la decisión de Capriles y de los partidos congregados en la MUD de participar en unas elecciones presidenciales abruptamente convocadas; y realizadas bajo el signo imperante del duelo por el líder desaparecido, y el abuso desembozado del poder por parte del régimen y su candidato: Nicolás Maduro.

Los contundentes resultados logrados por la oposición en esa contienda, bajo las mismas condiciones injustas tantas veces denunciadas, demostró, una vez más, que no hay otra alternativa que participar electoralmente para así poder desmontar al régimen en toda su iniquidad. Lo contrario no habría sido poner la carreta delante de lo bueyes, sino permitir que ambos se fueran al campo de elecciones sabáticas.
Fue, precisamente, la decisión de participar la que permitió -tras una campaña admirable de Capriles- obtener el suficiente apoyo popular en votos para poder reclamar empujones, trompicones, entradas sucias, posiciones adelantadas permanentes, y manos de todo tipo menos invisibles, ante un árbitro ostentosamente parcializado.

¿Qué ha cambiado? La consolidación de un líder democrático y una oposición unida, la emergencia de un pueblo opositor repotenciado, y la evidencia de que el chavismo sin Chávez es una reina pepeada sin arepa, sin pollo, sin aguacate y sin mayonesa. Ineficiencia y carestía pura y dura. Un fiasco.

También ha cambiado, es justo decirlo, la tesitura del discurso opositor. Es más incisivo, más frontal, y ha dado resultados. Tiene la ventaja de que hoy todos claman por la paternidad de los éxitos obtenidos. Es un plato colectivo donde cada quien reclama a su haber la pizca de más o menos sal y pimienta requerida para hacerlo efectivo. Quienes huimos de las sobredosis radicales en la sazón, estamos satisfechos. Se alcanzó el justo término medio para cada paladar.

Todavía pastan los ansiosos, los insatisfechos de siempre. ¿Cómo podemos ir a votar con el mismo CNE que denunciamos? Preguntan altisonantes. ¡Estamos entregando la lucha! Vocean rimbombantes. Se la pasan discerniendo cuál tiene primacía, resistir o votar, como si fueran hechos antagónicos y no las dos caras de una misma moneda. Sin darse cuenta, pretenden resolver el antiguo dilema del huevo o la gallina, uno de los pasatiempos más sonsos que haya inventado la humanidad.

En cada elección se juega el destino de los países. ¡Vaya perogrullada! Pero los municipios son el eslabón más cercano a la vida cotidiana de las comunidades. Es allí donde se bate el cobre del día a día de los ciudadanos y el lugar donde los enviones de cambio anclan mejor sus posibilidades.

Tiene poco sentido devanarse el seso averiguando quién fue primero: el huevo o la gallina. Simplemente hay que salir a votar, una vez más, contra viento y marea oficialista, para así seguir  resistiendo.

Tomado:
http://dossier33.com/2013/06/jean-maninat-el-huevo-o-la-gallina/#sthash.K94ksikq.dpuf

Jean Maninat: ¿El huevo o la gallina?

 2  5  0
Cada vez que se aproxima una elección en el país surgen las dudas -de muy buena y de menos buena fe- acerca del modo cómo la oposición debería asumir su participación en los comicios electorales.
Atrás, y aislados, han quedado quienes en algún momento pontificaron acerca de las bondades de la abstención como única posición “digna” para confrontar las evidentes tropelías electorales cometidas por el régimen a través de los órganos públicos bajo su mando. Pero sus ecos aún susurran naderías. Es mucha el agua que ha caído desde la noche triste del 07 de octubre de 2012 cuando la distancia en votos con el candidato oficialista a las presidenciales, el entonces presidente Hugo Chávez, fue tajante; y no menos tupida la que arreció el 16 de diciembre de ese mismo año en la debacle de las elecciones regionales. A pesar de los logros -que los hubo- los resultados pesaron en el ánimo de los opositores como un Peñón de Gibraltar amarrado al cuello.
La muerte avisada, de tanto ser camuflada, del líder del socialismo del siglo XXI, abrió un escenario diferente para todos –pero muy especialmente para sus seguidores.
Más allá de la incidencia del más allá en nuestra vida pública, hubo un hecho determinante, una quebradura en la marcha de las cosas, que cambió sustantivamente la correlación de fuerzas en el país: la decisión de Capriles y de los partidos congregados en la MUD de participar en unas elecciones presidenciales abruptamente convocadas; y realizadas bajo el signo imperante del duelo por el líder desaparecido, y el abuso desembozado del poder por parte del régimen y su candidato: Nicolás Maduro.
Los contundentes resultados logrados por la oposición en esa contienda, bajo las mismas condiciones injustas tantas veces denunciadas, demostró, una vez más, que no hay otra alternativa que participar electoralmente para así poder desmontar al régimen en toda su iniquidad. Lo contrario no habría sido poner la carreta delante de lo bueyes, sino permitir que ambos se fueran al campo de elecciones sabáticas.
Fue, precisamente, la decisión de participar la que permitió -tras una campaña admirable de Capriles- obtener el suficiente apoyo popular en votos para poder reclamar empujones, trompicones, entradas sucias, posiciones adelantadas permanentes, y manos de todo tipo menos invisibles, ante un árbitro ostentosamente parcializado.
¿Qué ha cambiado? La consolidación de un líder democrático y una oposición unida, la emergencia de un pueblo opositor repotenciado, y la evidencia de que el chavismo sin Chávez es una reina pepeada sin arepa, sin pollo, sin aguacate y sin mayonesa. Ineficiencia y carestía pura y dura. Un fiasco.
También ha cambiado, es justo decirlo, la tesitura del discurso opositor. Es más incisivo, más frontal, y ha dado resultados. Tiene la ventaja de que hoy todos claman por la paternidad de los éxitos obtenidos. Es un plato colectivo donde cada quien reclama a su haber la pizca de más o menos sal y pimienta requerida para hacerlo efectivo. Quienes huimos de las sobredosis radicales en la sazón, estamos satisfechos. Se alcanzó el justo término medio para cada paladar.
Todavía pastan los ansiosos, los insatisfechos de siempre. ¿Cómo podemos ir a votar con el mismo CNE que denunciamos? Preguntan altisonantes. ¡Estamos entregando la lucha! Vocean rimbombantes. Se la pasan discerniendo cuál tiene primacía, resistir o votar, como si fueran hechos antagónicos y no las dos caras de una misma moneda. Sin darse cuenta, pretenden resolver el antiguo dilema del huevo o la gallina, uno de los pasatiempos más sonsos que haya inventado la humanidad.
En cada elección se juega el destino de los países. ¡Vaya perogrullada! Pero los municipios son el eslabón más cercano a la vida cotidiana de las comunidades. Es allí donde se bate el cobre del día a día de los ciudadanos y el lugar donde los enviones de cambio anclan mejor sus posibilidades.
Tiene poco sentido devanarse el seso averiguando quién fue primero: el huevo o la gallina. Simplemente hay que salir a votar, una vez más, contra viento y marea oficialista, para así seguir  resistiendo.
@jeanmaninat
- See more at: http://dossier33.com/2013/06/jean-maninat-el-huevo-o-la-gallina/#sthash.K94ksikq.dpuf