mover

mover

viernes, 7 de junio de 2013

Por: Mariana Zambrano/ Noticias24
Correr proporciona ventajas maravillosas para el organismo y permite que estemos en forma. Asimismo brinda la oportunidad de conocer un paisaje o ambiente más relajado. 

Por tal motivo, te brindaremos cinco razones que hacen que este ejercicio sea magnífico para generar bienestar.

Proporciona relajación: Tras correr varios kilómetros el cuerpo se relaja, alivia las tensiones de los músculos, reduce el estrés y al finalizar la práctica el cuerpo se siente fortalecido.

Permite quemar calorías: Los especialistas recomiendan esta actividad para bajar de peso ya que es un ejercicio eficaz para quemar calorías. Solo se necesita calentar el organismo antes de hacerlo con ejercicios de estiramiento y luego correr en un ritmo moderado, hacerlo regularmente permite obtener resultados rápidos.

Genera bienestar físico y mejora la salud: Ello se produce después de realizar una rutina, porque a largo plazo se consigue que el apetito aumente, se liberen tensiones alojadas en la cabeza y cuello logrando armonía consigo mismo.

Fortalece los huesos y tonifica los músculos: Al correr se vigorizan los músculos y tendones, así como los huesos. Algunos médicos y entrenadores señalan que una buena postura es primordial ya que trabaja el área de la espalda, el abdomen y las piernas. 

Desintoxica el organismo: Este ejercicio estimula las defensas del sistema inmunológico porque con una respiración adecuada se consigue limpiar las arterias de impurezas y aumenta la capacidad pulmonar. 

Es probable que a partir de ahora consideres correr como un entrenamiento esencial en tu semana y es importante hacerlo suavemente, sin lesionarte. Tenga presente que la salud es vital para estar y sentirse mejor.

El ratón y la rana



Un ratón de tierra se hizo amigo de una rana, para desgracia suya. 

La rana, obedeciendo a desviadas intenciones de burla, ató la pata del ratón a su propia pata. 

Marcharon entonces primero por tierra para comer trigo, luego se acercaron a la orilla del pantano. 

La rana, dando un salto arrastró hasta el fondo al ratón, mientras que retozaba en el agua lanzando sus conocidos gritos. El desdichado ratón, hinchado de agua, se ahogó, quedando a flote atado a la pata de la rana. 

Los vio un milano que por ahí volaba y apresó al ratón con sus garras, arrastrando con él a la rana encadenada, quien también sirvió de cena al milano.
  
Toda acción que se hace con intenciones de maldad, siempre termina en contra del mismo que la comete.