mover

mover

lunes, 10 de septiembre de 2012

Lo traicionó el subconsciente


Este es Hugo Chavez Frías ¡ESTE Y NO OTRO!












Magda Mascioli G.

Este es el verdadero y real Hugo Chavez Frías. El mismo que dice AMAAAAR a Venezuela; el mismo que se llama corazón de la patria; el mismo que dice AMAAAAR a los venezolanos. 

El que dice AMAAAAAR pero que AMENAZA A DIARIO con una guerra civil a todos los venezolanos si lo deponemos del poder ¡A VOTO LIMPIO EL 7 DE OCTUBRE! 

Y una guerra civil que él pasará ¿donde?
¿Escondido en La Planicie donde mismo se escondió cuando caían los soldados en el GOLPE DE ESTADO del que formó parte?

¿Escondido bajo las faldas de los cubanos aquí o en Cuba?

La amenaza de guerra civil es PARA TODOS los que vivimos en Venezuela. Que no se engañe NADIE. 

Aquí les dejo entonces al FLAMANTE ADORADOR DE VENEZUELA que provocará una guerra civil sangrienta si no puede eternizarse en el poder como lo está su miserable mentor cubano.

¡AQUÍ LO TIENEN!

El presidente venezolano, Hugo Chávez, pidió a los votantes ricos apoyarlo o enfrentar una “guerra civil”

Chávez, que a lo largo de su carrera política ha culpado a los ricos de todos los males de Venezuela y del mundo, se dirigió a los más pudientes de la nación el domingo en la tarde durante un acto de campaña y aseguró que deberían respaldarlo en las urnas si querían estabilidad.
Hasta los ricos, yo creo que les conviene que gane Chávez. Piénsenlo bien, señores”, sostuvo el mandatario izquierdista.
“¿A ellos les conviene una guerra civil? No le conviene a nadie. Hasta los ricachones, hasta las familias ricas que les gusta la tranquilidad, les interesa que gane Chávez y les invito que voten por Chávez el 7 de octubre. Chávez les garantiza paz, estabilidad, crecimiento económico”, añadió.

Premio Nobel para Jacinto Convit

Amuay: una quemadura de 3er grado en la conciencia ciudadana.

Amuay. Foto cortesía de Gil Montaño @gilmfoto

La  madrugada del 25 de agosto (2012) una explosión sin precedentes en la industria petrolera venezolana convirtió el cielo de Paraguaná en un escenario rojizo y humeante, “tal vez los primeros símbolos del Apocalipsis”, al menos ese fue el paraje de la Biblia que una de las madres de Amuay leyó al azar, para tratar de darle fe a su familia en un momento de oración. ¡Vaya azar!. 

Quisiera poder decir por qué sucedió esto, pero creo que no lo sabremos nunca, nos quedaremos con la oralidad del pueblo y una que otra suposición política; ahora que la Asamblea Nacional se niega a conversar del tema, sólo puedo concluir que la tragedia de Amuay será como en muchos otros casos una historia plagada de incertidumbres.  Las cifras oficiales dicen que se perdieron cuarenta y dos vidas, yo con toda la responsabilidad del caso, siento que no es cierto. Haber recorrido la zona del desastre, ver como quedó arrasado por el fuego “Los Campitos” y haciendo una deducción lógica de la hora en que fue el suceso, esa cifra no cuadra.

No cuadra nada, sobre todo la indiferencia que ante mis ojos caminaba vestida de bragas nuevas de PDVSA y chemises con bordados de consignas socialistas.  Yo puedo entender que se trate ocultar lo que pasó, y lo entiendo porque básicamente en esta jornada de proximidad electoral, a Hugo Chávez no le interesa que la verdad empañe su campaña, así actúa el poder que no está al servicio del pueblo sino de sus intereses en perpetuarse. Lo que no puedo entender es que a la propia gente de Paraguaná y por supuesto marco una generalidad, no se sienta conmovida por el desastre. La cosa no es llorar lo que pasó, sino hacer algo por lo que queda; no hablo de la ruinas de las casas, hablo de la gente.

La semana pasada recibí un mensaje de Cristal Palacios, que decía “me voy a Amuay”.  Lo vi un segundo y respondí “yo voy”. Ella es psicólogo, lleva adelante un proyecto de sanación terapéutica que se llama Psiquearte, pero además de este breve curricular, es mi amiga, mi hermana. Si ella se iba, yo con ella. Descubrí en mi viaje que la gente común tiene cierto temor por los periodistas, sentí la fragilidad de nuestro gremio, y razones hay de sobra; en los últimos años lo mediático depende en algunos casos de intereses, así que como San Pedro negué mi título. Abrí mi corazón.

Teníamos un plan previo al salir de Caracas, Cristal había realizado algunos contactos institucionales para poder trabajar con los niños de algún refugio, pero Dios se ríe cuando se hacen planes, Él tenía otro. La persona de Paraguaná no le importó mucho que fuésemos, dijo algo así como “a las tres las llamo”. Nosotras no fuimos a perder ni un minuto de nuestro tiempo. Salimos algo desorientadas de Judibana donde está la familia anfitriona de AFS, rumbo a buscar a Nayareth, otra alma voluntaria, psicóloga que viajó desde Maracaibo, sin conocernos, pero dispuesta hacer la labor.

Tratando de encontrar la autopista vimos de frente los tanques quemados, y la vía libre para acercarnos, nos detuvimos a tomar fotos con todo el riesgo que implicaba, pero yo había negado mi título de periodista, no el instinto.  Cristal me indicó donde estaba Puramin, una empresa que estaba al lado de los tanques, y hoy no queda nada; en ese camino había una alcabala de guardias, le dije que pasáramos con naturalidad.
El escalofrío que tuve debe ser lo más cercano al sentimiento de la muerte, una energía que solo puedo describir como macabra, anida entre los escombros. Al final en una curva divisamos un grupo de gente, yo vi muchas mujeres; le dije a Cris que seguro allí había niños. Me bajé del carro y me encontré con el recinto Alí Primera y un oleaje de gente vestida de rojo. Hablé con la encargada de centro de acopio, le expliqué que veníamos desde Caracas, cargadas de material que mucha gente donó para hacer arte terapia con los niños, hice lo único que podía, verla a  los ojos, hablarle con ternura.

La alegría de esa señora fue mi mayor sorpresa, me decía que no tenía nada para hacer con los niños que llegaban; entonces supe que habernos perdido era encontrar el camino. Allí empezó nuestra jornada de amor. Una vez que las tres, Cristal, Nayareth y yo estábamos acopladas, empezamos. Mis diez años de dirigir niños scouts, esa mañana, más que nunca tuvieron su razón de ser. Inicié la jornada jugando y luego se los entregué a ellas para que iniciaran el proceso de arte terapia. Todo fluía, todo era justo el plan, el de ÉL.

Las madres estaban sentadas debajo de algunos árboles. En algunos mesones gente del gobierno recopilaba datos para la supuesta asignación de viviendas. Mucha gente haciendo nada, mucha gente haciendo todo lo que podía, como la chica de la misión Ribas, que con dulzura me regaló su gorra porque me veía ya quemada. En un mismo patio vi, que un color no unifica el alma, mucho menos la revolución. Gente que llegaba recién bañada, con porte de oficina y miraban de reojo a las madres. Gente que estaba deshidratada y desfallecida de andar de aquí para allá. Todo en un mismo patio.

Atendimos aproximadamente cincuenta niños y adolescentes, en edades comprendidas entre un año hasta los diez y seis. Yo me quedé con los chiquiticos, Nayareth con los grandecitos y Cristal con los adolescentes; no fue que nos dividimos el trabajo, las cosas simplemente fluyeron así. Repartimos un desayuno que consistía en media cachapa, de esas de mentira, con una lonja de queso y un jugo. Era igual para todos sin distingo de edad, tamaño, sin importar las necesidades nutricionales, lo insólito es que el mismo menú fue el almuerzo.

Un señor que era del lote de los que no hacían nada; se me acercó a decirme que uno de los bebés estaba lleno de mocos y que lo limpiara, porque seguro por allí había cámaras ocultas y no quería que nadie de la oposición viera el niño así.  Miserable. Fue justo a estas cosas las que esquivamos; como las mujeres que llegaron cerca del medio día y trataron de interrumpir el trabajo de arte terapia, diciéndoles a los niños que “pintaran cosas bonitas”. Cosa que no lograron, o la cámara de TVES que hizo tomas de nuestra labor y seguro dicen que es obra de la revolución y el amor de los niños de la patria.

Un señor de ojeras ennegrecidas, piel sudorosa,  se me acercó para preguntarme si veníamos del gobierno y le dije que no, que éramos voluntarias, entonces me pidió que fuéramos a una comunidad cercana donde había un grupo de niños que no podía traer hasta Alí Primera. Fui a inspeccionar el lugar con uno de sus hijos y allí la fuerza que tenía se volvió polvo al ver lo que pasó en las casas. En el sector Jairo Radas los niños estaban durmiendo en chinchorro debajo de un cují, muchos amorochados, porque ya no tenían vivienda. Ese era justo el lugar donde debíamos trabajar, en la comunidad natural. Hice algunas fotos cuando el pulso me dejaba. Hablé con las mamás que me recibieron con temor pero sin preguntarme mayor cosa. Después de almuerzo, nos fuimos con ellos.

Una cosa es atender a los niños en un patio que sirve de albergue, guardería en el día; otra cosa es caminar entre escombros de cabillas, asbesto, basura y restos de muebles para escuchar a niños que han sobrevivido a la tragedia; son dos escenarios totalmente distintos. Pero lo hicimos, y además estamos dispuestas a volver.

En Jairo Radas es necesario atender con urgencia ciertas patologías propias de estos escenarios; problemas respiratorios, mal nutrición y hongos en la piel; porque ya están presentes en los niños. ¿Dónde están las cuadrillas de médicos revolucionarios? Esos que el Presidentes se jacta que están metidos en las comunidades. Hasta ese momento ninguno había examinado a los niños de esa zona. Vi la misma comunidad organizarse para recolectar cosas, cuidar enseres y apoyarse entre ellos, porque nadie lo haría.

Tengo una rabia cargada de humo, tengo la rabia esparcida en mi piel como quemadura, porque no es  sólo falta de Gobierno, es falta de AMOR; si no somos capaces de cuidarnos los unos a los otros, entender que somos venezolanos, hermanos; no podremos hallar ningún camino. Vi gente en el Sambil de Paraguaná con sus bolsas de zapatos y electrodomésticos, mientras a quince minutos hay familias sin platos donde servirse una sopa comunitaria.

Algo es cierto no estaba preparada para esto, sobrepasó mis límites naturales de solidaridad, en algunos momentos no entendía que estaba haciendo Cristal, y eso me doblegó; hoy sé que debo aprender mucho más sobre cómo ayudar a otros, hoy sé que la vida corporativa de las dinámicas de grupo, incluso que mi vivencia scout, es poco para lo mucho que hay que hacer, pero estoy dispuesta a aprender y sé que al lado de ella y Nayareth podré.

Al terminar de escribir esto tengo quebrada la paz, mi sueño nocturno transita en pesadillas que tratan de arrancarme el miedo que vi en los ojos de esos niños; esa noche en twitter le escribí a @chavezCandanga que mis palabras lapidarán su alma; y no tengo temor en ello. De frente a esto sentimientos también tengo la alegría, de esas que dan fortaleza y además una razón para seguir haciendo cosas por ellos, por quien lo necesite; y esa sensación está ganando la batalla a la rabia, yo lo llamo esperanza.

Tengo clara mi base democrática, tengo tatuada la escena en la que mi mamá atendió cientos de soldados en el Hospital Militar de Caracas, cuando el golpe de Estado del 92, muchachos que fueron llamados traidores y de eso hoy tampoco se sabe nada. Se ha hecho costumbre el silencio en las tragedias, se viven a puertas cerradas o a muros destruidos, como en Paraguaná. No podemos seguir callando.

Amuay es una quemadura de tercer grado en la conciencia ciudadana.

Usted después de leerme simplemente decida. Haga, y haga a tiempo, en su comunidad, en donde quiera, pero haga; y ojalá no toque de nuevo sentir el grito caliente de la muerte.
—–

Tomado de: http://claristrig.wordpress.com/2012/09/06/mi-laberinto-amuay-quema/

Una pregunta para Chavez. Una pregunta para Capriles

 
Magda Mascioli G. 

CHAVEZ:
Si Ud. dice que Capriles y los que están al frente de la oposición no son políticos y que los verdaderos políticos de la derecha están excluidos, tal como lo repitiera una y mil veces habiendo sido la última ayer Domingo 09 en Charallave...

LE PREGUNTO CHAVEZ:
Si eso es así como Ud. lo afirma y reafirma ¿Cómo encaja Capriles en eso entónces? Porque si él no es político y los verdaderos politicos de la derecha estan excluidos...


CAPRILES:
Ayer tenía Ud. una actividad en La Pastora ¿cierto? Despues pudimos ver al Briquet encadenado al mejor estilo chavista, dando multiplicidad de explicaciones y justificaciones, amén de la habladera de gamelote adicional, del por qué Ud, Capriles, no asistió al evento. 
Luego pudimos constatar como la ciudadanía, que VIVE allí, se movilizó por las calles (SIN CANDIDATO) y como la gente COLGÓ de sus balcones, puertas y ventanas, los afiches con su cara.

LE PREGUNTO CAPRILES
Si la gente que VIVE ALLI tuvo LOS PANTALONES para colgar y dejar colgados en sus ventanas, puertas y balcones los afiches con su rostro Capriles ¿Cómo explica Ud. que a USTED le faltaron PANTALONES para presentarse en La Pastora a ACOMPAÑAR a quienes están dispuestos a DAR LA CARA ante el régimen, a quienes SALIERON A LA CALLE a pesar de todo, a quienes COLGARON LA PROPAGANDA EN SUS CASAS, a pesar de todo? ¡Y VIVEN ALLI!

Es decir Capriles, le hago otra pregunta:

Nosotros los ciudadanos lo acompañamos a Ud, le daremos el voto y enfrentamos a los del régimen ¿Y USTED NO? ¿ASI ES LA COSA?

¡OK!