mover

mover

martes, 4 de septiembre de 2012

Votaré con esta tarjeta por una sencilla razón






























Magda Mascioli G. - Porque no haremos ABSOLUTAMENTE NADA con poner a Capriles como Presidente y seguir conservando a individuos como Ramos Allup, Rosales, Ledezma, Salas, etc., etc. etc. y Cia.

O hacemos el cambio absoluto o seguiremos en las mismas de antes.

Yo ME NIEGO a regresar a un pasado que dio este presente como resultado. ¡ME NIEGO!

No quiero NI a Chavez NI lo de antes que dio a Chavez como consecuencia.

¿SE ENTIENDE LO QUE ES UN NI-NI?

¿NO LO ENTIENDE AUN?


Entonces le sugiero a los que todavía siguen hablando gamelote de nosotros los NI-NI, que salgan a la calles y NOS VERÁ... vistiendo franelas de todos colores... ¡INCLUIDAS ROJAS!

Usted ¡TIENE QUE ELEGIR!






Siro

Dios mira las manos limpias, no las llenas. SIRO, Publio

Una masacre saca a la luz la 'maldición' yanomami











Imagen de un 'shabobo', casa comunitaria yanomami, en Brasil. | Survival
·         Unas 80 personas fueron masacradas presuntamente por mineros ilegales
·         Las organizaciones denuncian problemas con los buscadores de oro
·         El Gobierno envía a la zona de los hechos una comisión de investigación
Yasmina Jiménez |
En el mayor territorio indígena selvático del mundo, entre el norte de Brasil y el sur de Venezuela, vive el pueblo de los yanomami. Casi 20 millones de hectáreas de selva y montañas dan cobijo a esta tribu que se alimenta de la caza, la pesca y la recolección. El yanomami, como explica uno de sus chamanes, es "medio ambiente". Ellos saben que "sin tierra ni naturaleza no podemos vivir y el mundo no puede funcionar". Pero fuera de la selva las prioridades son otras bien distintas y son éstas las que alimentan la maldición del yanomami: vivir en una tierra plagada de oro.
Desde hace décadas, el metal precioso ha atraído al territorio de estos aborígenes a buscadores de oro. En los años 80, la llegada de 40.000 mineros ilegales brasileños, conocidos como 'garimpeiros', acabó con una quinta parte de estos indígenas, que murieron de la gripe común o la malaria que les contagiaron los foráneos. Una campaña de la organización Survival Internacional consiguió frenar su desaparición y que Brasil demarcara un territorio yanomami, equivalente a dos veces el tamaño de Suiza. Sin embargo, el asedio continuó hasta el punto de que en 1993, 16 indígenas fueron asesinados después de que los buscadores de oro atacaran la comunidad de Haximu en Brasil.
El Obispo de Amazonas, José Ángel Divasson, que trabaja con las comunidades indígenas de la región, explica a ELMUNDO.es que "durante los primeros contactos entre el 'garimpeiro' y el indígena se puede establecer algún tipo de convivencia, más o menos tensa, basada en los intereses de cada uno, hasta que el minero se hace más fuerte y ya no necesita al yanomami". Es entonces cuando comienzan los conflictos y los enfrentamientos.
"Los 'garimpeiros' utilizan al indígena para explotar la mina y 'usan' a sus mujeres". Organización yanomami.
Organizaciones yanomami, como Horonami, llevan años denunciando abusos contra su pueblo por parte de los mineros. "Los 'garimpeiros' utilizan al indígena para explotar la mina y 'usan' a sus mujeres, lo que ha provocado enfrentamientos desiguales entre ambas partes", aseguran fuentes de Horonami.
El precio que pagan los aborígenes por el oro de sus tierras es cada vez más alto. Desde 2009, varias organizaciones informan a las autoridades venezolanas de la mayor presencia de mineros en la zona. El Gobierno no ha hecho nada, según las ONG, hasta que esto ha acabado en una matanza. El pasado mes de julio la comunidad de Irotatheri, ubicada en la cabecera del río Ocamo en el municipio de Alto Orinoco, fue arrasada presuntamente por 'garimpeiros'. Tres personas sobrevivieron; el resto de la comunidad, formada por aproximadamente 80 aborígenes, fue exterminada.
Cómo fue el ataque
Los yanomami viven en grandes casas comunales de forma circular llamadas 'shabonos'. Survival Internacional afirma que hay algunas de estas viviendas que pueden llegar a alojar a 400 personas. La zona central del 'shabono' se utiliza para rituales, fiestas y juegos, pero el resto del espacio está divido de forma que cada familia pueda encender su propia hoguera para cocinar su comida. El día del ataque a la comunidad de Irotatheri, la mayoría de los yanomamis estaban en la casa comunal donde más tarde, según han relatado los testigos que visitaron el lugar tras la matanza, se encontraron "cuerpos carbonizados y los restos del 'shabono' quemados".
Sólo tres yanomami sobrevivieron aquel día. Habían ido a cazar, actividad que proporciona un 10% de la comida de este pueblo, cuando escucharon los disparos y trataron de llegar al poblado. Los mineros ilegales presuntamente atacaron desde un helicóptero. Dispararon contra los indígenas y después lanzaron explosivos contra la casa comunitaria que quedó completamente calcinada.
"El ataque se produjo en el mes de julio, pero es ahora cuando las noticias sobre el suceso están saliendo a la luz. Debido a lo remoto del lugar donde se encuentra la comunidad –está a cinco horas en helicóptero de Puerto Ayacucho (capital de Amazonas) y a 15 días a pie-, los indígenas que descubrieron los cuerpos tardaron varios días en caminar hasta el asentamiento más cercano para informar acerca de la tragedia", según ha declarado Survival.
"Hay instituciones que quieren que esto pase por debajo de la mesa". Obispo de Amazonas.
Las visitas entre comunidades son bastantes frecuentes entre los yanomami. Eso explicaría por qué algunos de ellos se dirigían hacia el lugar de los hechos sin saber lo que había ocurrido y pudieron contar después la tragedia que se encontraron.
Uno de los supervivientes, que consiguió llegar a través de la selva hasta la comunidad yanomami brasileña de Onkiola, confirmó lo que ocurrió aquel día, según ha asegurado la organización Horonami a ELMUNDO.es. Los otros dos, permanecen escondidos en la selva.
Horonami ha puesto dos denuncias, una ante la Defensoría del Pueblo y otra, ante el Ministerio Público. Todas las organizaciones indígenas del estado Amazonas agrupadas en la COIAM han pedido la actuación del Gobierno venezolano, que se ha visto obligado a enviar una comisión de investigación al lugar de los hechos.
"Hay instituciones que quieren que esto pase por debajo de la mesa", ha declarado el obispo Divasson. El motivo o los intereses, él asegura desconocerlos. Pero sí tiene claro que los indígenas "son pueblos muy indefensos a los que hay que apoyar".
La reacción gubernamental
Desde la matanza contra los yanomamis en 1993, el Gobierno tiene la obligación de controlar la entrada de buscadores de oro en el país. Sin embargo, la escasez de personal para controlar la zona, la inaccesibilidad y la transformación del 'modus operandi' de los mineros han hecho prácticamente imposible ejercer algún tipo de control sobre la minería ilegal en la zona. "El minero ya no desforesta, trabaja bajo los árboles. Lo que hace muy difícil divisarlo de forma aérea", según explica Divasson.
La imposibilidad de las autoridades de cumplir con su responsabilidad o la inconveniencia de un suceso así en pleno año electoral han llevado al Gobierno a responder tarde al problema de los yanomamis. Hasta hace dos días, la ministra venezolana para Asuntos Indígenas, Nicia Maldonado, se limitaba a asegurar que carecía de información que confirmara la matanza y ha sido finalmente la Fiscalía General la que ordenó crear el pasado jueves una comisión de investigación.
Aunque el estudio del caso está empezando, el ministro del Interior, Tareck el Aissami, ya ha dicho a Efe que la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) se puso este viernes en contacto con siete de las nueve comunidades yanomami que habitan en la zona y, según los propios indígenas, ninguna de ellas sufría "una situación de violencia". Sin embargo, dejó claro que aún quedan dos comunidades más alejadas por verificar.
Lo que no ha confirmado el ministro es si esos dos poblados que faltan por visitar son los pertenecientes a las comunidades de Momio y Hokomawe ('vecinos' de la desaparecida Irotatheri), que llevan denunciando desde hace más de tres años, y sin respuesta alguna por parte del Gobierno, ser "víctimas de violencia física, amenazas, uso de mujeres y contaminación del agua por mercurio con saldo de varios yanomami muertos".
Pese al sufrimiento de este pueblo, desde la matanza de 1993 algo ha cambiado para los yanomami. "Aquella vez tuvieron que ser otros los que hablaran por ellos, pero desde entonces se ha avanzado muchísimo. Son los yanomami los que están denunciando y dando visibilidad a sus problemas. Nosotros sólo estamos aquí para ayudar", dice monseñor Divasson.
Ellos mismos se han visto obligados a salir a la luz y recordarle al mundo lo que desean y lo que no, como ha dicho en varias ocasiones Davi Kopenawa, chamán de este pueblo: "No es que los yanomami no quieran el progreso u otras cosas que tienen los blancos. Lo que quieren es poder elegir y que el cambio no les venga impuesto. [...] Lo que no queremos son empresas mineras que traen enfermedades, pistolas, alcohol y prostitución, y destruyen la naturaleza a su paso. Para nosotros, esto no es progreso. Queremos un progreso sin destrucción".
Tomado de:

Una embajadora de la UNESCO mantiene que sí hubo matanza contra los yanomami















Imagen de un indígena yanomami. | Claudia Andújar (Survival)
Daniel Lozano | Caracas
Misterio y polémica. Sólo habían transcurrido tres horas desde un nuevo desmentido oficial en Caracas cuando Patricia Velásquez, embajadora de la Unesco, resquebrajó la argumentación del Gobierno de Chávez: "Sí hubomatanza de yanomami" en Irotatheri, poblado indígena del Alto Orinoco venezolano.
Velázquez, actriz y modelo, es además defensora de los derechos indígenas y representante de la etnia wayuú y sostuvo con firmeza que pudo confirmar la tragedia, provocada por un grupo de garimpeiros brasileños, en fuentes confiables. "Lo menos que debo hacer es creer a quienes comparten raíces ancestrales", añadió Velásquez. "Los yanomami no hablan de sus muertos, los queman y los toman. Para ellos sólo existen los números uno y dos, y muchos", lo que va a dificultar reconstruir lo sucedido en el 'shabono' (casa comunitaria). La choza indígena central fue atacada con explosivos y tiroteada por los mineros ilegales, según la denuncia de tres supervivientes. En ese poblado vivían 80 yanomamis.
Velásquez quiso evitar la polémica política suscitada tras conocerse la noticia, algo impensable en la Venezuela preelectoral. De hecho, Tareck El Aissami, ministro de Interior, precedió a la defensora indígena con una acusación contundente: "Desde hace 24 horas nos hemos cansado de declarar que es mentira y los medios no han titulado absolutamente nada respecto a eso".
Llegar al fondo del asunto
Pero la actriz añadió que para llegar al poblado son necesarios cinco días caminando, por lo que la Guardia Nacional no podría haber comprobado la veracidad de la denuncia. "Lo más importante es hacer una investigación y llegar al fondo del asunto", enfatizó Velásquez, que recordó que los gobiernos de Caracas y Brasilia suscribieron un convenio para defender a los yanomamis, que son Patrimonio de la Humanidad, tras varios ataques registrados desde 2009.
La Policía Federal de Brasil emitió un comunicado para dejar claro que el suceso tuvo lugar en territorio venezolano y recordar que actualmente efectúa una operación contra los garimpeiros, con 26 detenidos hasta el momento.
En Venezuela, la reacción gubernamental fue más allá de las palabras del ministro. Según denunció Liborio Guarulla, gobernador del estado Amazonas, "Luis Chatiwe, la primera persona que habló públicamente, fue llevado a la guarnición (de la 52 Brigada del Ejército) y se le impide hablar públicamente. Él no cometió ningún delito", protestó.

Weil


Edo


Bozzone


Y ¿Cómo se califica a un VENDEPATRIA Hugo Chavez?

Cirugía Ortopédica Reconstructíva


Breve Historia de la Cirugía Ortopédica Reconstructíva y la Influencia del Dr. Miguel Ángel Galbán García - http://ortopediareconstructiva.com/


La Ortopedia y Traumatología como especialidad, figura en la historia, al diferenciarse de la Cirugía General con la aparición en 1919 de la revista "The Journal of Bone and Joint Surgery". El nacimiento de la Ortopedia Pediátrica se consolidó en 1981 con la aparición del "Journal of Pediatric Orthopaedic". Al mismo tiempo han existido personas y grupos que se han dedicado al estudio de regiones del aparato locomotor y han creado sub-especialidades, no por la edad de los pacientes, sino por la sección del cuerpo afectada.

La CIRUGÍA ORTOPÉDICA RECONSTRUCTIVA como especialidad es relativamente nueva y está creciendo con apoyo de grandes especialistas en todo el mundo. Esta se ha diferenciado y afianzado en el mundo de la cirugía ortopédica tratando de entender el funcionamiento y diseño de las extremidades, tanto en niños como en adultos, tomando como principio fundamental la planificación, para lo cual ha tenido que enfrentar muy arraigados paradigmas.

Los conceptos y filosofía de Gavriil Ilizarov hoy agrupados en la A.S.A.M.I. (Asociación para el Estudio y Aplicación del Método de Ilizarov, por sus siglas en inglés) han presentado al mundo una visión distinta de la Ortopedia. En el mundo occidental esta visión fue liderizada por Maurizio Catagni, en Lecco, Italia. El Dr. Dror Paley fundador del Maryland Center for Limb Lengthening & Reconstruction (Centro de Alargamiento y Reconstrucción de Miembros de Maryland) en Baltimore, EE.UU., ha sido el principal apóstol de la especialidad y ha fortalecido las bases y fundamentos a través de sus cursos, artículos y publicaciones, la más importante de todas ha sido el libro "Principles of Deformity Correction". Hoy en día el Dr. Paley ha fundado el "Paley Advanced Limb Lengthening Institute" en West Palm Beach, Florida, desde donde ejerce y sigue su labor docente.

En nuestro país, la historia comienza a mediados del año 1995 cuando el Dr. Miguel Galbán, quien para esa época pertenecía al cuerpo médico del hospital ortopédico infantil de Caracas, caracterizado por su inagotable curiosidad en la búsqueda del conocimiento de la mecánica, encuentra publicaciones novedosas sobre los fundamentos de la alineación y orientación de las extremidades, resaltando entre ellas, la Clínica de Norte America editada por el Dr. Paley en el año 1994. A partir de este momento el Dr. Galbán identifica la piedra angular de la Cirugía Ortopédica Reconstructiva, al obtener un lenguaje universal para describir y analizar las deformidades óseas. Con esta nueva herramienta, logra intercambiar experiencias con otros especialistas mientras cursaba su "research fellow" en Ortopedia Infantil en el Hospital DuPont en EEUU; país al cual regresaría en varias oportunidades a partir del año 1999, llegando a ser parte activa del Curso de Alineación y Alargamiento Óseo, coordinado por el Dr. Paley en Baltimore EEUU.

Para inicios del milenio el Dr. Galbán ya contaba con una sólida experiencia en ortopedia infantil y corrección de deformidades basada en la filosofía y equipos utilizados por Gavriil Ilizarov.

El Dr. Miguel A. Galbán desde entonces ha sido líder de esta especialidad en Venezuela, fundó y formó parte de la Clínica de Miembros Inferiores del Hospital Ortopédico Infantil, desde 1995 hasta mayo de 2010. Durante ese tiempo introdujo en ese centro los principios de Alineación y Orientación de Miembros Inferiores y su aplicación para la corrección de deformidades congénitas y adquiridas, el uso de fijación externa multiplanar, así como los principios mecánicos y biológicos de Gavril Ilizarov.

Es pionero en el tratamiento y corrección de deformidades tanto adquiridas como congénitas, de raras displasias óseas (como la osteogénesis imperfecta), pseudoartrosis congénitas, síndromes hipo-plásicos y síndromes metabólicos con afectación ósea.

Ha implementado y desarrollado técnicas operatorias de reconstrucción de malformaciones osteo-muscular, así como también de alargamientos óseos y modulación del crecimiento.

Es considerado una autoridad mas allá de nuestras fronteras debido a su amplia experiencia en el tratamiento quirúrgico de las exigentes deformidades de la osteogénesis imperfecta con fijación intra-medular, así como de su tratamiento médico.

Bajo su coordinación y tutoría se han formado 13 especialistas en Ortopedia Reconstructiva de Venezuela y 4 de República Dominicana, muchos de ellos son hoy, lideres en sus respectivas regiones.

El Dr. Miguel A. Galbán labora actualmente en la Clínica Leopoldo Aguerreve de Caracas, donde lideriza proyectos en Ortopedia Reconstructiva y continúa su labor docente. Dentro de estos proyectos sobresalen las enfermedades con afectación del sistema músculo esquelético en niños, como la osteoporosis infantil y sus diversas causas.

DIRECCIÓN OFICINA: Centro Clínico Profesional Caracas, PH-4 Caracas, Venezuela. Teléfono: 58-212-5760062, 58-414-3282504 y 58-416-6253385

Hugo: aqui te dejo esto otro de ñapa

ok Hugo Aqui los tienes todos juntos