mover

mover

miércoles, 27 de junio de 2012

Usted decide


El Dr. Paulo Ubiratan es el director médico del Hospital de Porto Alegre, en Brasil. Éste es el extracto de una entrevista en la TV local, donde se le preguntaba sobre temas de alimentación y deporte...
 
Pregunta: Los ejercicios cardiovasculares prolongan la vida. ¿Es cierto?
Respuesta: Su corazón fue hecho para latir una cantidad determinada de veces y listo... No desperdicie esos latidos en ejercicios. Eventualmente, todo se gasta. Acelerar su corazón no lo hará vivir más: eso es como decir que Ud. puede prolongar la vida de su auto conduciendo más rápido. ¿Quiere vivir más? Duerma una siesta.
 
P: ¿Debo dejar de comer carne roja y comer más frutas y vegetales?
R: Ud. necesita entender la logística de la eficiencia. ¿Qué come la vaca? Pasto, forraje y leguminosas. ¿Qué son esas cosas? ¡Vegetales! Entonces un churrasco o un asado no es más que un mecanismo eficaz de colocar vegetales en su sistema. ¿Necesita granos? ¡Coma pollo!

P: ¿Debo reducir el consumo de alcohol?
R: De ninguna manera. El vino está hecho de fruta. El brandy es un vino destilado, lo que significa que ellos sacan el agua de la fruta, así uno la aprovecha mejor. La cerveza también es hecha de granos. ¡Emborráchese tranquilo!
 
P: ¿Cuáles son las ventajas de un programa regular de ejercicios?
R: Mi filosofía es: si no te duele nada, estás bien y no tienes que hacer nada.

P: ¿Las frituras son perjudiciales?
R: ¡¡USTED NO ME ESTÁ ESCUCHANDO!! Hoy en día la comida se fríe en aceite vegetal. Esas comidas quedan, literalmente, impregnadas de aceite vegetal. ¿Cómo puede más vegetal ser perjudicial para su salud?
 
P: ¿Las flexiones ayudan a reducir la gordura?
R: ¡Absolutamente no! Ejercitar un músculo sólo hace que éste aumente de tamaño.
 
P: ¿El chocolate hace mal?
R: ¿Está loco? ¡¡Cacao, otro vegetal!! Es una comida buena para quedar contento.
 
Y recuerde: La vida no debe ser un viaje a la tumba, con la intención de llegar allá sano y a salvo, con un cuerpo atractivo y bien preservado. Es mejor excederse: cerveza en una mano, aperitivo en la otra, buena comida, mucho amor, y un cuerpo totalmente gastado, completamente usado y gritando: ¡¡Valió la pena!! ¡QUÉ VIAJE!
 
Si caminar fuera saludable, el cartero sería inmortal.
 
- La ballena nada todo el día, solo come pescado, solo toma agua ¡¡y es gorda!!
 
- El conejo corre, salta y vive solamente 15 años. La tortuga no corre, no hace nada ¡y vive 450 años!

¿Qué le pasa a mi mascota?


BERLÍN (dpa) -  Una pregunta a la que se enfrentan los dueños muchas veces sin respuesta. Aunque no puedan hablarlo con su perro, su pájaro o su pez, a menudo un movimiento de cabeza, de una pata o un bufido permiten intuir lo que sienten.
Para interpretar el comportamiento de los animales hace falta práctica, señala Thomas Riepe, presidente de la Asociación de Psicólogos Caninos de Anröchte, en el estado federado alemán de Renania del Norte Westfalia.
“Quien tiene por primera vez un perro suele sacar las conclusiones equivocadas”,según Riepe. Por ejemplo, mover la cola suele asociarse a la alegría, pero “en general lo que significa es que el animal está agitado y puede ser que esté nervioso”.
En cambio, cuando la cola cuelga sobre el suelo, el perro está tranquilo. Riepe contradice también el dicho de “perro que ladra no muerde”. “Si el perro que ladra muestra los dientes, levanta la cola y fija su atención, está furioso y busca confrontación.En ese caso no hay que azuzarlo”.
Si el perro está nervioso y por ejemplo no quiere que lo acaricien, gira la cabeza. Si en cambio quiere que le hagan caso, levanta las patas. Los perros tristes o asustados aúllan, pliegan la cola bajo la panza y doblan las patas.
Si un perro está bajo estrés se ve en la forma de dormir. Si la cabeza se apoya a un lado, se siente bien, pero si sólo la barbilla toca el suelo, el animal está tenso.
También los gatos manifiestan sus emociones de forma no siempre clara para los humanos. Mostrarle a alguien el trasero no es sinónimo de aprecio entre los humanos, pero es la forma en que los gatos expresan que alguien les cae muy bien. “Muestran así sus glándulas odoríferas, lo que significa mucha confianza y que se sienten bien”, señala Katja Rüssel, psicóloga de gatos en Múnich.
Si el gato resopla, arquea el lomo y abre mucho los ojos, tiene miedo. “También las orejas inclinadas hacia un lado son un signo de que no están del todo bien”, indica Rüssel. Si se lo quiere acariciar pero el animal mueve la cola de un lado a otro es mejor no insistir, porque está nervioso.Otras formas de manifestar que están felices son ronronear, maullar alegremente, una cola erguida y las orejas hacia adelante.
Cuando quiere llamar la atención de su dueño se frota contra sus piernas. Un motivo de preocupación es cuando el gato se limpia sólo rara vez. “O bien está muy alterado o tiene una enfermedad”, alerta la especialista.
Los conejos que no están bien también emiten un sonido agudo y abren mucho los ojos, afirma la psicóloga de animales Gabriela Zuske. Si están contentos no paran de roer o ruedan de un lado a otro en el suelo.
Cuando un conejo toca al dueño con la nariz suele ser un signo positivo, pero “si está en brazos y lo golpea con fuerza, puede querer decir que desea que lo dejen en paz”.
Si se siente amenazado golpea con la pata y levanta la cola. Si lame el dedo del dueño, es que le tiene mucha confianza, pero si lame con intensidad y tiene mucho apego,puede querer decir que necesita un compañero.
Con los pájaros es muy difícil reconocer las emociones, señala Sonja Kling, veterinaria especializada en aves. “Son animales muy estoicos”.
Para la tristeza hay ciertos indicios. “Comen menos y dejan de cantar”. “Cuando los papagayos dejan de hablar o los pájaros se arrancan plumas, también es una mala señal”, según Kling. O bien están en duelo por la pérdida del compañero o traumatizados por otros sucesos.
Cuando están contentos cantan alto y mordisquean juguetones a sus dueños. Cuando abren el pico como si bostezaran y alargan las alas no es que tengan sueño, sino calor. “De esa manera regulan la temperatura”.
En el caso de los peces, es casi imposible interpretar sus emociones, señala la veterinaria Zuske. No por nada el ambiente de un acuario transmite tranquilidad, porque lo normal es que los peces estén nadando en silencio.