mover

mover

martes, 8 de mayo de 2012

Franklin

Quienes son capaces de renunciar a la libertad esencial a cambio de una pequeña seguridad transitoria, no son merecedores ni de la libertad ni de la seguridad - FRANKLIN, Benjamin

Responso por nuestra Ciencia










Por: Jaime Requena - conciencia.talcual@gmail.com
- Un reciente reportaje de Tal Cual señaló que en nuestro país las ciencias se están muriendo. Los síntomas de la enfermedad que aqueja a los creadores de conocimientos e innovadores venezolanos son más que evidentes; poquísimas vocaciones, mínimos recursos, escasos estímulos, ausencia de facilidades y ningún reconocimiento.

Para quienes, desde los mesones de los laboratorios de investigación científica o desarrollo tecnológico, estuvimos o estamos tratando de sobrevivir el despelote de la Quinta República, el reportaje sobre la agonía de su objeto de vida no es sino otra crónica más. El desenlace era más que predecible y, por lo demás, inevitable dado las políticas adoptadas por la burócratas chavistas.

El pretender que los recintos académicos de estudios superiores son sólo un refugio de enemigos o de apátridas por el simple hecho de disentir en el modo de pensar; el considerar que cultivar el talento es elitesco; el presumir que la búsqueda del conocimiento es fútil ante las necesidades materiales de los congéneres; el asumir que todo aquel que se dedique a la producción es un malévolo maleante que no se le debe permitir utilizar los recursos fruto de su esfuerzo y trabajo para mejorar los bienes y servicios que pone a disposición de los demás y asumir que la opinión de otros es irrelevante y carente de valor, como postulados ­hace años­ se convirtieron en las guías de una política en ciencia, tecnología e innovación que ­inconsultamente­ abrazó al anacrónico postmodernismo.

Revertir este estado de cosas no va a ser sencillo. Es una tarea impostergable en un mundo en el que el conocimiento ha pasado a ser el bien más valioso y codiciado. Sociedades sin mayores recursos naturales, hoy en día prosperan con base en la preparación e iniciativa de sus talentos. Cerebros los hay en todos los rincones del planeta y educarlos es parte de la tarea de cualquier gobierno. Hacerlo bien es la virtud de las administraciones con visión de futuro. Dotar a esos emprendedores de condiciones para que puedan desarrollar su inventiva, es el privilegio de sociedades que comprenden su trascendencia y se dedican a favorecer a todos y cada uno de sus miembros.

El caso venezolano es patético. Ni siquiera figuramos dentro de los indicadores de desempeño de ciencia y tecnología en los niveles regionales. Mientras que años atrás llegamos a constituirnos en un ejemplo a seguir entre las naciones emergentes cuando alcanzamos niveles de actividad de investigación y desarrollo satisfactorios, hoy en día nadie quiere referirse a nuestro caso. Construir de la nada y en menos de cincuenta años un aparato de ciencia competitivo como lo hizo la democracia venezolana durante la segunda mitad del siglo pasado, fue la gran proeza para relatar. Hoy a nadie le interesa saber como hicimos para en menos de una década destruir algo tan valioso.

Cómo Ganar las Elecciones Presidenciales en Venezuela










Por: Virginia Contreras -
Es innegable el interés que han despertado en la comunidad internacional las elecciones presidenciales del próximo 7 de octubre en Venezuela. La influencia que este país ha querido ejercer en la región, y ahora el estado de salud del mandatario venezolano, han producido infinidad de especulaciones en torno al presente proceso electoral, dignas de las mejores películas de suspenso.

Comencemos por reconocer que el actual proceso electoral ha estado plagado de contradicciones desde sus inicios. Después de innumerables tentativas para llegar a un acuerdo respecto a quién, o quiénes, serían los candidatos presidenciales que se enfrentarían al actual presidente de la Republica, los sectores opositores, reunidos en lo que se ha denominado Mesa de la Unidad Democrática-MUD- optaron por la realización de elecciones primarias a fin de que la población escogiera a un candidato único que los representara.

Distintas motivaciones fueron presentadas para imponer a toda costa el mandato de la unidad en la candidatura de la oposición, pero todas hicieron alusión al peligro que representaba para el país el permitir el avance de la “revolución bolivariana”, lo cual redundaría en la destrucción de la democracia, el cercenamiento de las libertades, y la sustitución de una economía libre de mercado propia del sistema capitalista, por una basada en la ideología marxista.

Partiendo entonces de esta amenaza, y tomando en cuenta que efectivamente la oposición no solo escogió a un candidato único, Henrique Capriles Radonski, sino que lo hizo en un clima de total armonía y bajo resultados numéricos mucho más amplios que los esperados, la segunda etapa a desarrollar vendría dirigida al establecimiento de una estrategia electoral que le demostrara al país entero -y no ya únicamente a los 3 millones de opositores que votaron en las elecciones primarias- los lineamientos respecto a cómo el recién electo candidato salvaría la democracia en peligro y restablecería el orden jurídico, social y moral lesionado. Ninguna otra razón habría para haber insistido en la tan mencionada unidad, la cual castigaba de plano con el ostracismo político a cualquier otro ciudadano que se hubiera atrevido a presentar una opción distinta para la contienda electoral que se avecina.

Asumiendo el inmenso reto al cual ha tenido que enfrentarse el candidato opositor, y entendiendo las grandes limitaciones a las cuales se encuentra sometida su participación electoral, esa estrategia debía lograr el máximo de eficacia a fin de transmitir, de la manera más directa posible, ese vigoroso mensaje de esperanza, capaz de demostrar no solo la capacidad de Capriles para dirigir al país por los próximos seis años, sino el abismo existente entre su política y la que ha venido ejecutando el actual régimen. Todo esto, bajo el horizonte de una nueva Patria que incluya a todos los venezolanos, con ofertas novedosas, con programas concretos y con la firmeza de espíritu propia de quien pretende sustituir al liderazgo que durante casi catorce años ha venido ejerciendo el presidente Hugo Chávez. Cuesta reconocerlo, pero la realidad ha sido otra.

Distintas teorías han sido desarrolladas a lo largo de la historia democrática de los pueblos, a fin de explicar la conducta del electorado. El objeto de estos estudios ha sido el de lograr el establecimiento de una estrategia efectiva, que de acuerdo a las características de los votantes y a las circunstancias del momento, dirija al candidato al cumplimiento de su objetivo: ganar la elección.

En el caso de Venezuela es bueno recordar que no estamos hablando de circunstancias políticas normales, sino de la amenaza real -según afirmaciones de los actores políticos opositores- al régimen de libertades y a la existencia misma de la Nación. De allí que indistintamente de la escogencia de la orientación teórica en materia de estrategia por parte de los asesores del candidato Capriles, esta debía considerar dicha situación. Si las razones por las cuales se llegó a la determinación del candidato único obedecieron a la existencia de una crisis política de inmensas proporciones, es obvio que el electorado debe conocer cuáles son esos nuevos fundamentos políticos que neutralizarán los cambios ya iniciados por la revolución bolivariana, y garantizarán la reconducción del país.

Muy por el contrario, con la intención de presentar una imagen conciliadora, capaz de atraer a los afectos al chavismo y a quienes sin pertenecer a este sector no han sido ganados al mensaje opositor, el planteamiento político del candidato Capriles prácticamente se ha circunscrito a ofrecer la continuidad de la política pública más emblemática que ha desarrollado el gobierno bolivariano en toda su historia, como son las llamadas “misiones”, cuyo fundamento radica en la ejecución de programas sociales de distinta naturaleza en beneficio de los mas desposeídos, los cuales representan el grueso de la población. Por si esto fuera poco, la oferta electoral no solo se ha basado en mantener esta política, sino en garantizar su permanencia eterna bajo la figura de una Ley que las ampare.

En otras palabras, que mientras los venezolanos se han mantenido en alerta frente a la posibilidad de destrucción de su democracia, y han decidido renunciar a cualquier otra posibilidad electoral con miras a concentrar su energía en un solo candidato; este, en vez de enfrentar la situación con propuestas concretas que eviten la hecatombe del país, ofrece como panacea precisamente el mantenimiento de estos programas, que durante todos estos años han sido criticados por la misma oposición por obedecer a “respuestas puntuales”, que en nada propiciaban el desarrollo del país.

Pero las circunstancias van más allá de la oferta electoral. Es innegable que a pesar de las peculiaridades de la personalidad del candidato-presidente, el gobernante ha logrado mantener un liderazgo solido durante el tiempo de su mandato. Es posible que no se comulgue con sus ideas, pero lo que resulta improbable es que los venezolanos no sepan quién es Hugo Chávez, y qué representa en el contexto político venezolano. De allí, que sin necesidad de transitar por el mismo terreno del candidato oficialista, el otro elemento fundamental para convencer a los votantes sobre la necesidad de un “cambio de timón”, obedece a demostrar aquellas características del candidato opositor, capaces de garantizar la existencia de una firme personalidad, en base a su experiencia, logros, y cualidades y en donde no haya lugar a dudas que bajo su mandato no se perdería la Republica. No olvidemos que la imagen que se tiene de la personalidad del candidato es un elemento fundamental a la hora de la decisión del voto.

El candidato Capriles es un joven profesional con interesantes experiencias en el mundo político. Tuvo en su haber el ser presidente de la cámara de diputados y vicepresidente del antiguo Congreso de la Republica, ha sido alcalde y ahora gobernador, tiene estudios en distintos países del mundo, como los Estados Unidos, los Países Bajos e Italia. Sin embargo nada se dice sobre esto, y sobre muchas otras cualidades adicionales que seguramente posee. En su defecto se le presenta como un candidato neutro, capaz de mimetizarse con cualquier cosa que a juicio de sus asesores lo identifique con los votantes. De allí que regularmente sea presentado al público, llevando alguna gorra, tipo beisbolista sobre su cabeza, o portando un collar similar a los que regularmente usan quienes se dedican a ritos vinculados con la santería.

Los asesores del candidato deberían tener en claro que tales circunstancias podrían producir un efecto totalmente contrario al deseado, siendo que en vez de lograr identificarlo con el electorado chavista, podría perder su autenticidad. Si a esto le agregamos la repetición de las llamadas “frases cohete” tan utilizadas por los políticos del pasado para definir cualquier cosa, así como sus publicitadas visitas, “casa por casa” en los barrios marginales del país, (mecanismo usado hace más de treinta años por el entonces candidato presidencial del partico “COPEI”, Eduardo Fernández), los resultados podrían no ser alentadores.

En lo que respecta específicamente al tipo de estrategia utilizada, si bien ésta no ha sido definida textualmente, de las declaraciones facilitadas por el jefe de campaña opositor, puede inferirse que la estrategia no es otra que las ideas contenidas en el llamado “TEOREMA DEL VOTANTE MEDIANO”, cuya creación se le atribuye a Duncan Black. En 1948 Black estableció que en las elecciones de voto por mayoría, la política pública ganadora seria “el punto ideal del votante que tiene un número igual de conciudadanos a su izquierda y a su derecha.” Esta idea sería desarrollada diez años después por Anthony Downs, quien en su “Teoría Económica de la Democracia” concluía que los partidos políticos cuyo sistema electoral corresponda al de mayoría relativa (tal y como sucede en Venezuela), tendrán mucho más éxito si trasladan sus “plataformas” hacia el punto del votante medio.

En el caso particular de las elecciones venezolanas, ese “termino medio” al cual quiere dirigirse el candidato se ve reflejado en la presentación de ofertas como la antes señalada, de continuidad de las misiones. Con esto pretende atraer al extremo más liviano dentro del chavismo (por aquello que no vale la pena perder el tiempo con el “voto duro”), así como al extremo opuesto a este, el cual todavía no se ha definido. De allí que, transitando en un campo minado, Capriles se mantenga sin una definición concreta, más allá de estas ofertas, a fin de no provocar una reacción negativa de ambos lados.

Esta estrategia podría ser efectiva en Venezuela si pudiéramos hablar de la existencia de dos extremos ideológicos totalmente definidos; de donde pudiera identificarse a la izquierda con el chavismo, y a la derecha con la oposición. Pero la realidad nos demuestra, por lo menos hasta el presente, que no existe ningún fundamento, objetivamente comprobado, para atribuir la existencia de alguna ideología en particular, ni al apoyo al presidente Chávez, ni a su rechazo.

Muy por el contrario, si damos por verdaderos los análisis que periódicamente presentan las distintas encuestadoras del país, concluiremos, que en el caso de los seguidores del candidato Chávez, el elemento de enlace entre su persona y el electorado obedece a aspectos de carácter espiritual, del modelo “religioso”, como lo define una de esas organizaciones de análisis. Proviniendo ese apoyo al candidato-presidente de los sectores populares del país, estos ni siquiera conocen los fundamentos de ideología alguna que por sí sola los hiciera movilizar.

En el caso del sector denominado “NI-NI”, (Ni apoyan al gobierno, ni apoyan a la oposición) el cual se ha intentado satanizar desde hace algunos años, la situación es aún peor. Si bien existe un rechazo natural por parte de estos electores potenciales frente al candidato-presidente, estos tampoco se sienten atraídos hacia elementos políticos de la oposición a quienes identifican con el pasado, representado por los partidos políticos Acción Democrática y COPEI, actualmente miembros de la Mesa de la Unidad Democrática. Tal y como sucede con el chavismo, hasta ahora no ha podido identificarse a este importante número de votantes (equivalente al 30 % del electorado) con ideología alguna.

De allí que al proponérsele al candidato opositor el mantenerse en una posición tal, capaz de atraer al votante medio de supuestos dos sectores de la población electoral, (o por lo menos evitar al máximo su rechazo), no solo se corre temerariamente el riesgo de parecer “neutral” en momentos en que se requiere todo lo contrario, sino que se le cercena a este la gran oportunidad de reflejar lo que a su juicio sería la verdadera situación del país y la manera de resolverla, hecho que le permitiría en el peor de los casos, mantener un liderazgo irrefutable para mejores oportunidades.

El último aspecto que vale la pena destacar, pero no menos importante, se refiere a la utilización de ciertos temas como parte del mensaje de campaña; entre ellos la enfermedad que padece el presidente Chávez. Es indudable que la enfermedad del candidato-presidente, indistintamente del interés periodístico, y de la obvia curiosidad de los espectadores, ha venido siendo utilizada como parte de la estrategia electoral, tanto por parte del oficialismo, como del lado de la oposición. Del lado del oficialismo la estrategia ha venido desarrollándose creándose total hermetismo respecto a la salud presidencial. Con esto se ha logrado mantener en zozobra a un importante sector de la población, e incluso de la comunidad internacional, facilitando con su silencio toda serie de rumores, para luego, en un lapso prudencial presentar públicamente la imagen del presidente Chávez, realizando alguna actividad que en principio estaría contraindicada si el jefe de Estado estuviera en verdaderas condiciones críticas.

De parte del sector opositor hemos visto infinidad de partes médicos, atribuidos a fuentes cercanas al mandatario, los cuales hacen ver la existencia de una enfermedad terminal, con escasos meses de vida, lo cual supuestamente estaría promoviendo un estado de “caos” entre sus seguidores.

Verdad o mentira de ambas posiciones, el hecho es que la utilización de la salud presidencial como estrategia electoral no necesariamente produce los mismos resultados para ambas tendencias.

Si bien existen algunas discrepancias de cifras entre las distintas empresas encuestadoras venezolanas, todas coinciden en atribuirle al presidente-candidato un aumento en su popularidad a raíz de conocerse la grave enfermedad que padece. Hasta el presente nada indica que el candidato Capriles haya aumentado su popularidad como consecuencia directa de la enfermedad que sufre el jefe de Estado. No obstante, pueden apreciarse los términos en que esta situación ha venido siendo manejada por el sector opositor, en el sentido de tratar de identificar al candidato Capriles, como una persona sana y en capacidad de dirigir el futuro del país, en contraposición con el candidato Chávez, quien además de enfermo, se ha mantenido alejado del territorio para seguir tratamiento médico en la isla de Cuba.

Reiterando que hasta ahora no existe certeza alguna respecto al verdadero estado de salud del presidente Chávez, el caso es que estas especulaciones han traído como consecuencia otras especulaciones más, las cuales han venido superando al sentido de la realidad y de toda lógica jurídica. Así tenemos que lideres de diversos sectores de la sociedad han venido advirtiendo sobre la posibilidad de que el candidato Chávez se viera obligado, por su enfermedad, a designar a un sustituto, negándose aquellos tajantemente a admitir la idea de tener que cambiarse el calendario electoral con miras a otorgar las condiciones necesarias, no solo al candidato sustituto, sino a “los electores” para ejercer su derecho a elegir y ser elegido.

Quienes así opinan no solo desconocen que el mandato constitucional únicamente establece el lapso para la asunción al poder del candidato electo, y en ningún caso impone como condición una fecha determinada para la realización de las elecciones. Olvidan incluso que fue el Consejo Nacional Electoral el pasado año, que de manera arbitraria modifico el calendario electoral que por costumbre había impuesto las elecciones presidenciales para diciembre, adelantándolas para el mes de octubre, sin que la oposición hubiera manifestado algún tipo de rechazo ante tal decisión. Más allá de la necesidad para ambas partes de mantener la sindéresis en momentos de tensión política, la asunción de actitudes de esta naturaleza podrían resultar contrarias incluso a los intereses del sector opositor, toda vez que de la misma forma en que por causa de fuerza mayor pudiera impedirse la participación del candidato Chávez en las elecciones presidenciales, igualmente en un futuro podría existir alguna circunstancia en la cual se viera imposibilitado el candidato opositor de participar. De allí que muy posiblemente las mismas objeciones presentadas hoy en día por los seguidores de este para negar la posibilidad de un cambio en el cronograma electoral, podrían ser aducidas por los simpatizantes de aquel para impedir el ejercicio de un derecho inmanente a todos los ciudadanos.

De igual forma, como parte de las especulaciones de rigor, existen aspectos de la vida nacional que se han venido incluyendo dentro del tema electoral, y que de continuar así terminarán desviando totalmente la atención del electorado de los verdaderos temas de interés. Aspectos que van desde la aparición ante los medios de comunicación de un ex Magistrado del Máximo Tribunal del país denunciando hechos de corrupción, la amenaza del Jefe de Estado respecto a la posibilidad de excluir al país de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la reciente promulgación de la Ley Orgánica del Trabajo, o la designación por parte del mandatario de los miembros del Consejo de Estado, son ejemplos de lo que a simple vista representa los llamados “trapos rojos” hacia donde los sectores políticos opositores están siendo conminados a distraer su atención, mientras la actividad electoral oficialista camina de manera paralela y sin pausa.

Estos, grosso modo, son algunos de los muchos elementos que pueden apreciarse de esta contienda electoral, que paradójicamente oficialmente no ha sido declarada, pero que evidentemente empezó hace años. El próximo mes de octubre los venezolanos tendrán la oportunidad de decidir su destino político. La rapidez, o la lentitud con que estos cinco meses que nos separan de las elecciones presidenciales transcurran, estarán determinadas por los logros puntuales que obtengan cada una de las partes. Del exacto conocimiento que estas tengan de la realidad, así como de la estrategia desarrollada por aquellas dependerá el triunfo, o una estrepitosa derrota. Suele decirse que nunca es tarde para rectificar, pero ojala que ese nunca no sea demasiado tarde. Virginia Contreras

El poder de los introvertidos










Fuente: Recibido en Red de Correos.

Cuando tenía nueve años fui por primera vez a un campamento de verano y mi madre me empacó una maleta llena de libros, lo que me pareció lo más natural del mundo porque en mi familia leer era la actividad grupal principal. Esto puede sonarles antisocial pero para nosotros sólo era una forma distinta de ser sociable. Tenías el calor corporal de tu familia, sentada junto a ti, pero al mismo tiempo eras libre de vagar por la tierra de la aventura dentro de tu propia mente. Tenía esta idea de que el campamento iba a ser algo parecido a esto, pero mucho mejor. Imaginaba a 10 chicas sentadas en el interior de una cabaña leyendo libros cómodamente todas con camisones idénticos.

El campamento parecía una fiesta pero sin alcohol El primer día nuestra consejera nos reunió a todas y nos comunicó con alegría lo que íbamos a hacer cada día del resto del verano para así motivar el espíritu del campamento. Decía algo así: "R-U-D-O-S-O, así es como deletreamos ruidoso. Ruidosas, seamos ruidosas." ¡Sí! No sabía en base a mi vida por qué teníamos que ser tan ruidosas o por qué había que deletrear la palabra incorrectamente. Pero mostré regocijo. Lo mostré junto a las demás. Lo hice lo mejor que pude y sólo esperaba el momento para ir a leer mis libros.

Pero al sacar por primera vez el libro de la maleta, la chica más popular del dormitorio se me acercó y me preguntó "¿por qué eres tan sosegada?" siendo "sosegada" lo opuestoa R-U-D-O-S-A. La segunda vez que lo intenté la consejera se me acercó con expresión de preocupación y repitió cosas sobre el espíritu del campamento y dijo que todas deberíamos trabajar mucho para ser extrovertidas.

Y así puse mis libros, de vuelta en la maleta que puse debajo de la cama, donde permaneció hasta acabar el verano. Me sentí un poco culpable. Sentía como si los libros me necesitaran, como si me estuvieran llamando y yo los hubiera abandonado. Pero los olvidé y no volví a abrir esa maleta otra vez hasta haber regresado a casa con mi familiaal final del verano.

Les cuento esta historia sobre el campamento de verano. Podría contarles otras 50 historias parecidas, sobre todas la veces que recibí la consigna de que mi forma de ser calmada e introvertida no era necesariamente la indicada, de que debería intentar ser mucho mas extrovertida. Siempre sentí en lo profundo que eso era un error y que los introvertidos eran excelentes tal cual. Pero durante años negué esta intuición, y así, de entre todas las cosas, me convertí en una abogada de Wall Street en lugar de la escritora que siempre quise ser, en parte, porque necesitaba probarme a mí misma que podía ser atrevida y asertiva también. Y siempre iba a bares abarrotados de personas cuando en realidad habría preferido cenar agradablemente con amigos. Y tomé estas decisiones que me negaban tan reflexivamente que no era consciente de que las estaba tomando.

Esto es lo que muchos introvertidos hacen y sin duda es una pérdida para nosotros, y también es una pérdida para nuestros colegas y para nuestras comunidades. Y aunque suene presuntuosa, es la pérdida más grande del mundo. Porque cuando se trata de creatividad y liderazgo, necesitamos de los introvertidos haciendo lo que hacen mejor.De un tercio a la mitad de la población es introvertida, De un tercio a la mitad. Eso es, una de cada dos o tres personas que conocen. Así que incluso si algunos de Uds. son extrovertidos, hablo de sus compañeros de trabajo y de sus parejas y de sus hijos y de la persona que se sienta justo a su lado. Todos ellos están sujetos a este prejuicio que está muy arraigado y muy presente en nuestra sociedad. Todos lo interiorizamos desde edad muy temprana sin tener un lenguaje para lo que hacemos.

Ahora, para ver este prejuicio con claridad se necesita entender lo que es introversión.Es diferente a ser tímido. La timidez es sobre el miedo al juicio social. La introversión está más relacionada con cómo se responde a la estimulación, incluyendo la estimulación social. Así que la extroversión ansía estimulación mientras que los introvertidos se sienten más vivos, más activos y capaces cuando están en ambientes mas tranquilos con menos estimulación. No todo el tiempo, estas cosas no son absolutas, pero sí durante mucho tiempo. Así que la clave para maximizar nuestros talentos es colocarnos en la zona de estimulación más adecuada para cada uno.

Pero aquí es donde llega el prejuicio. Nuestras instituciones mas importantes, nuestras escuelas y nuestros lugares de trabajo, están diseñados principalmente para los extrovertidos y sus grandes necesidades de estimulación Y actualmente también tenemos este sistema de creencias, que llamo el nuevo grupo de pensamiento, que sostiene que toda creatividad y toda productividad proviene de un lugar extrañamente sociable.

Imagínense una típica aula escolar actual. Cuando yo iba a la escuela, nos sentábamos en filas. Nos sentábamos en filas de escritorios, y hacíamos la mayor parte de nuestro trabajo de forma autónoma. Pero en la actualidad, la típica aula tiene un montón de escritorios, con cuatro, cinco, seis o siete niños mirándose entre sí participando en incontables tareas de grupo. Incluso en materias como matemáticas y escritura creativa, las que podrían considerarse dependientes de vuelos de pensamientos solitarios, ahora se espera que los niños actúen como miembros de un comité. Y para los niños que prefieren ir a su aire o trabajar solos, a menudo son vistos como atípicos o en un caso peor, como un problema. La mayoría de los maestros piensan que el estudiante ideal es uno extrovertido en contraposición a uno introvertido, incluso aunque estos últimos en realidad sacan mejores calificaciones. y tienen más conocimientos según las investigaciones. 

Lo mismo es cierto en nuestros lugares de trabajo. La mayoría de nosotros trabajamos en oficinas abiertas, sin paredes, donde estamos sujetos al ruido y la mirada constante de los compañeros. Y cuando se trata de liderazgo, se excluyen habitualmente a los introvertidos de los puestos de liderazgo, a pesar de que éstos tienden a ser mas prudentes, y mucho menos propensos a tomar riesgos excesivos, algo que todos podríamos apoyar. Una investigación interesante de Adam Grant, del Colegio Wharton, ha constatado que los líderes introvertidos a menudo arrojan mejores resultados que los extrovertidos, debido a que cuando tratan con empleados proactivos son mas propensos a dejar a esos empleados ejecutar sus ideas, mientras que alguien extrovertido puede, involuntariamente, emocionarse tanto con las cosas como para poner su propia huella en ellas haciendo que las ideas de las otras personas no afloren con facilidad.

De hecho, algunos de nuestros líderes transformacionales en la historia eran introvertidos. Les daré algunos ejemplos: Eleanor Roosevelt, Rosa Park, Gandhi... Todas estas personas se autodescribieron como tranquilos, de tono suave e incluso tímidos. Y todos ellos fueron el centro de atención incluso cuando cada hueso de su cuerpo les decía no hacerlo. Y esto en sí parece tener un poder especial, porque se podría pensar que estos líderes estaban al mando no porque les gustara dirigir y no por el placer de ser el centro de atención; hicieron eso porque no tenían opción, porque se vieron obligados a hacer lo que pensaban que era correcto.

En este punto pienso que para mí es importante decir que en verdad me encantan los extrovertidos. Me gusta decir que algunos de mis mejores amigos son extrovertidos,incluido mi amado esposo. Y que por supuesto todos nos ubicamos en distintos puntosa lo largo del espectro introvertido/extrovertido. Incluso Carl Jung, el primer psicólogo en popularizar estos términos, dijo que no existe un introvertido puro o un extrovertido puro.Dijo que ese tipo de persona debería estar en un manicomio, si existiera. Algunas personas están justo en el medio del espectro introvertido/extrovertido, Y las llamamos "ambivertidas". A menudo pienso que tienen lo mejor de dos mundos. Pero muchos de nosotros nos reconocemos en un tipo u otro.

Y lo que digo es que culturalmente necesitamos un mayor equilibrio. Necesitamos una suerte de ying - yang entre estos dos tipos. Esto es especialmente importante en cuanto a lo que se refiere a creatividad y productividad, porque cuando los psicólogos estudianlas vidas de las personas más creativas, lo que observan son personas muy buenas intercambiando y desarrollando ideas, pero que tienen también una profunda introversión.

Y esto es así porque la soledad a menudo es un ingrediente crucial de la creatividad.Pensemos en Darwin, él daba largas caminatas por el bosque y rechazaba enfáticamente invitaciones a fiestas. Theodor Geisel, mejor conocido como Dr. Seusssoñaba con muchas de sus creaciones en un oficina solitaria en un campanario, en la parte trasera de su casa en la Jolla, California. Y en realidad él tenía miedo de conocer a los niños que leían sus libros por miedo a que esperaran que él fuera una especia de personaje alegre como Santa Claus y que se decepcionaran ante su personalidad reservada. Steve Wozniak inventó la primera computadora Apple sentado solo en su cubículo en Hewlett-Packard donde trabajaba entonces. Y dice que jamás se habría convertido en un experto de no haber sido tan introvertido para salir de casa cuando era pequeño.

Por supuesto, esto no significa que debamos detener toda colaboración. Un ejemplo, Steve Wozniak es famoso por colaborar con Steve Jobs en montar Apple Computer, pero sí significa que la soledad importa y que para algunas personas es el aire que respiran.De hecho, hemos sabido durante siglos del poder transcendente de la soledad. Es sólo que extrañamente empezamos a olvidarlo. En la mayoría de las religiones del mundo,encontraran "buscadores" -- Moisés, Jesús, Buda, Mahoma, buscadores que se van solos al desierto, donde tienen profundas epifanías y revelaciones que brindan al resto de la comunidad. Así que sin desierto no hay revelaciones.

Esto no es una sorpresa si se considera el pensamiento de la psicología contemporánea. resulta que no podemos ni estar en un grupo de personas sin de manera instintiva imitar sus opiniones. Incluso cosas personales y viscerales, como las que te atraen, empezarás a imitar las creencias de la gente de tu alrededor sin darte cuenta de que eso es lo que estás haciendo.

Y los grupos siguen las opiniones de la persona más carismática o dominante en el lugar, incluso aunque exista una correlación nula entre ser el mejor orador y tener las mejores ideas. Y quiero decir cero. Así... Podrías estar siguiendo a la persona con las mejores ideas, pero podrías no hacerlo. ¿Y realmente quieres dejarlo al azar? Sería mucho mejor para todos ir por libre, generar las ideas propias liberados de la distorsión de la dinámica de grupo y posteriormente reunirse como grupo para hablar en un ambiente bien manejado y partir de ahí.

Ahora, si todo esto es cierto, ¿por qué lo hacemos tan mal? ¿Por qué adecuamos así las escuelas y espacios de trabajo? ¿Y por qué hacemos sentir tan culpables a los introvertidos por querer ir por libre en algún momento? Una respuesta reside en nuestra historia cultural. Las sociedades occidentales, y en particular los EEUU, han favorecido siempre a la persona de acción por encima de la persona contemplativa, y la persona contemplativa. Pero en los principios de EEUU vivíamos en lo que los historiadores llaman una cultura de carácter, donde, en ese punto, aún valorábamos a las personaspor su ser interno y su rectitud moral. Y si miran los libros de autoayuda de esa época,todos tienen títulos como "Caracter, lo más grande del mundo" Y presentan modelos a seguir como el de Abraham Lincoln alabado por ser modesto. Ralph Waldo Emerson lo llamó "Un hombre que no se ofende ante la superioridad"

Y entonces en el siglo XX entramos en una nueva cultura que los historiadores llaman la cultura de la personalidad. Lo que sucede es que hemos evolucionado de una economía agrícola a un mundo de grandes negocios. Y así repentinamente las personas migran de los pueblos a las ciudades. Y en lugar de trabajar al lado de personas que conocen de toda su vida, ahora tienen que probarse a sí mismos en una multitud de extraños. Así que indudablemente cualidades como el magnetismo y el carisma de repente llegan a parecer muy importantes. y seguro que los libros de autoayuda cambian para satisfacer estas nuevas necesidades y comienzan a tener nombres como "Cómo ganar amigos e influir en las personas." Y utilizan como modelo a seguir a grandes vendedores. Ese es el mundo en el que vivimos hoy. Esa es nuestra herencia cultural.

Nada de esto quiere decir que las habilidades sociales no sean importantes, tampoco estoy haciendo un llamado para la abolición total del trabajo en equipo. Las mismas religiones que enviaron a sus sabios a las solitarias cimas de las montañas también nos enseñaron amor y confianza. Y los problemas que estamos enfrentado hoy en campos como la ciencia y la economía son tan vastos y complejos que vamos a necesitar ejércitos de personas trabajando juntas para resolverlos. Lo que digo es que si damos mayor libertad a los introvertidos de ser ellos mismos, será más probable que tengan una solución única a estos problemas.

Así que ahora me gustaría compartir con Uds. lo que traigo en mi maleta hoy. ¿Adivinan qué? Libros. Tengo una maleta llena de libros. Aquí está "Ojo de gato" de Margaret Atwood, Aquí una novela de Milan Kundera. Y aquí la "Guía de Perplejos" de Maimonides.Pero estos no son exactamente mis libros. Traje estos libros conmigo porque fueron escritos por los autores favoritos de mi abuelo.

Mi abuelo era rabino y viudo que vivía solo en un pequeño apartamento en Brooklyn, mi lugar favorito cuando era niña, en parte porque estaba lleno de su presencia tan gentil y en parte porque estaba lleno de libros. Literalmente cada mesa, cada silla de este apartamento había cambiado su función original para servir como superficie para colocar pilas de libros. Al igual que el resto de mi familia, Lo preferido para mi abuelo era leer.

Pero él también amaba a su congregación, y se podía sentir ese amor en los sermones que daba cada semana durante los 62 años que fue rabino. Tomaba los frutos de la lectura de cada semana y tejía estos intrincados tapices de pensamiento antiguo y humanista. Y las personas venían de todas partes para oírlo hablar.

Pero he aquí lo especial de mi abuelo. tras ese papel ceremonial, en realidad era modesto e introvertido, tanto que cuando daba estos sermones, tenía problemas para hacer contacto visual con la propia congregación a la que le había estado hablando durante 62 años. E incluso lejos del podio, cuando le llamabas para decirle hola, a menudo terminaba la conversación prematuramente por temor a que te estuviera robando tiempo. Pero al ,morir a los 94 años, la policía tuvo que cerrar las calles de su vecindario para acomodar a la masa de personas que fueron a llorarle. Y así estos días intento aprender del ejemplo de mi abuelo a mi manera.

Así que acabo de publicar un libro sobre la introversión, y me tomó 7 años escribirlo. Y para mí, esos 7 años han sido como una bendición total, porque estaba leyendo, estaba escribiendo, estaba pensando, estaba investigando. Fue mi versión de las horas que pasó mi abuelo solo en su biblioteca. Ahora, de repente, mi trabajo es muy distinto, y consiste es estar aquí hablando sobre ello, hablando sobre introversión. Y esos es mucho más difícil para mí, porque a pesar de sentirme tan honrada de estar aquí y ahora con todos Uds., este no es mi medio natural.

Así que me preparé para momentos como este lo mejor que pude. Estuve el año pasado practicando hablar en público en toda oportunidad que tenía. Y llamo a esto mi "año de hablar peligrosamente". Y eso en realidad me ayudó mucho. Pero les diré que lo que me ayuda más es mi sentido, mi creencia, mi esperanza de que cuando se trata de nuestras actitudes hacia la introversión y a la calma y a la soledad, estamos en verdad al borde de un cambio drástico. En serio, lo estamos. Y así los dejo ahora con tres llamados a la acción para aquellos que comparten esta visión.

Número 1: Detengan la locura del constante trabajo en grupo. Sólo deténganla. Y quiero ser clara sobre lo que estoy diciendo, porque en el fondo pienso que nuestras oficinas deberían animar las interacciones del tipo de charla informal de café, ya saben, del tipo donde las personas se reúnen y de manera espontánea intercambian ideas. Eso es grandioso. Es genial para introvertidos y para extrovertidos. Pero necesitamos mucha más privacidad y libertad y mucha más autonomía en el trabajo. En la escuela lo mismo. Debemos enseñar a los niños a trabajar juntos, por supuesto, pero también debemos enseñarles cómo trabajar por su cuenta. También es especialmente importante para los niños extrovertidos. Necesitan trabajar a su aire porque de ahí provienen en parte los pensamientos profundos.

Número dos: vayan al desierto. Sean como Buda, tengan sus propias revelaciones. No digo que todos debamos irnos y construir cabañas propias en los bosques y no volver a hablar con alguien, lo que digo es que todos deberíamos poder desconectarnos y meternos dentro de nuestras propias cabezas un poco más a menudo.

Número tres: Den una buena mirada a lo que hay dentro de su propia maleta y por qué lo pusieron ahí. Así que extrovertidos, quizá sus maletas están también llenas de libros. O quizá están llenas de copas de champán o de un equipo de buceo. Lo que sea, espero que las saquen en cada oportunidad que tengan y nos bendigan con su gracia y su alegría. Pero introvertidos, siendo quienes son, probablemente tengan el impulso de guardar cuidadosamente lo que está dentro de su maleta. Y eso está bien. Pero ocasionalmente, sólo ocasionalmente, espero que abran su maleta para que otras personas la vean, porque el mundo los necesita y necesita las cosas que llevan.

Así que les deseo el mejor de todos los viajes posibles y el valor para hablar con sosiego.

Compartiendo Comentarios






Magda Mascioli G. -
Agradezco a todas las personas que tienen a bien visitar mi Blog. Valoro en gran medida todos y cada uno de los comentarios que han dejado. Voy a abrir una nueva Pestaña titulada: Lectores: compartiendo comentarios. Al día de hoy quiero compartir el escrito de Miguel Angel, el que, creo, es muy pertinente para nosotros los venezolanos en estos momentos Saludos y gracias. 


Miguel Ángel ha dejado un nuevo comentario en la entrada "El visionario pintor Guayasamin": 

Debemos tener presente que toda acción genera una consecuencia. Esperar algo bueno o malo, premio o castigo; lo podemos concluir con el simple hecho de observar las huellas que dejamos, las bases que formamos, las enseñanzas que brindamos, los caminos que andamos, las decisiones que tomamos. Por sobre todas las situaciones que se presenten, la vida es lo que tiene que prevalecer.

Muchos han buscado formulas para hacer que la vida sea como quieren, tan solo que los resultados que han ofrecido sus formulas han dejado mucho o poco descontento, mucha o poca satisfacción.

Por aceptar la vida estamos compartiendo, por aceptar Vivir hay que mejorar como seres humanos.

El análisis de las acciones de otras personas parece sencillo, y a raíz de muchas observaciones reconozco que vivir tiene un amplio significado, algunos lo han notado más que otros; y si es así, solo hay que demostrarlo no solo con palabras o con escritos, también agreguémosles las acciones.

Opino que de esa forma la conciencia individual toma mayor importancia y por ende brinda mayor importancia a la conciencia colectiva.

Y a mayor conciencia mayor importancia toma cada ser humano para cada ser humano.
Saludos.
Miguel Angel.