mover

mover

lunes, 9 de abril de 2012

Variaciones al Cumpleaños Feliz


Por: Zubin Mehta

Aplica para todo el mundo


Por: Pedro González Munné - Director de www.lanacioncubana. Abajo el que suba - Si hay algo que me ha enseñado este oficio de picar piedra del periodismo, es que no hay izquierdas ni derechas, sino tribus.

En nuestras dolorosas repúblicas como las llamó el poeta, impone la bizarría de la imagen y la percepción del poder, del maniquí apocalíptico con fondo de tambores, diestro y sagaz para arrebatarnos del caos, ese, nuestro cotidiano amanecer de resaca, buscando sustento y sentido a la existencia.

Ayer un joven colega vasco preguntaba sobre la tendencia de nuestro manso periódico o la pertenencia, como si fuera del simple flujo del tránsito, ya sea hacia la siniestra o la diestra. En verdad nuestra respuesta debió ser: siempre a la contraria, por aquello de abajo el que suba.
Hoy en día en Miami y en la comunidad cubana en el exterior de la isla no existen en política axiomas de dirección vehicular, sino más bien confusiones sobre el destino manifiesto que, como de costumbre, pretenden imponer los poderosos sobre la mayoría, teniendo a mi modesto entender mucho más de lo que debían tener.

En definitiva quienes disfrutan del privilegio de la libertad de seleccionar el contenido de su paella, están aquí, todos y cada uno de ellos, porque así, no quieren estar allá.
Nunca existieron, ni han existido grupos coherentes con la libertad de Cuba en mente, sino más bien de los dineros federales, estatales, condales, de las ciudades y de los ilusos contribuyentes, los cuales de conjunto han concebido a 2,000 millonarios cubano americanos y elevado este pantano con semáforos a complejo habitacional en desarrollo.

Sumemos, a un promedio de $100 millones de dólares anuales para páginas Internet, programas de radio y televisión, analistas, agentones, combatientes, ayuda y formación de periodistas y bibliotecarios independientes, disidentes, familiares de presos políticos, convenciones, reuniones, revistas, tabloides, boletines, newsletters, pasquines, desayunos, almuerzos y cenas, sin desdorar los cortaditos, en 46 años vamos por $4.6 billones de dólares y algo de menudo.

Es el negocio de la crisis, ilustrado y reforzado, y no quiero meterme con quienes en el otro lado se benefician de esto, pues con amigos como los que me gasto, ya no necesito enemigos.
La realidad es que, encaramados en el cajón del poder y megáfono en mano, no se dan de cuenta estos próceres de la miseria del cubano del cambio de clima: la gente está hastiada de fábulas y ficciones y de costear sus delirios o cortinas para la codicia.

No hay que esperar al sepelio ilustre o alumbramiento ocasional para alcanzar el porvenir.

No existen trillos o atajos hacia el futuro: están en el respeto sin maldades, en la asamblea abierta entre cubanos, sin traductores, rencores o trastiendas, ni temores a la masa, a los orígenes del surco, al oscuro manantial de la sangre tras la camisa de faena, a la bayoneta pulida del combatiente, a los olores finales.

Mirando al norte, despreciando nuestros colores, poniendo rencor y codicia por delante de la esperanza, no veremos la solución que no tengo yo, ni tú, ni aquel que vocifera, está en la familia, la armonía y el bienestar engendrado por el trabajo. Viene de la tierra, del sudor y del fruto de la cosecha.

Vendrá de cada uno y todos de nosotros, cuando en vez de rabia, sembremos fe.

Demonización y lástima



El discurso del odio y la descalificación, ¿cómo se puede conjugar con la prédica de la lástima por estar enfermo y pedir amor y sanación personal mientras que para los adversarios se solicita la pulverización?

La campaña mediática del gobierno se centra en dos temas fundamentales, por un lado, aún en Semana Santa, han arreciado en la descalificación de todos aquellos que no se someten al proceso revolucionario siendo uno de los principales blancos la Iglesia Católica y en particular el Cardenal Urosa, mientras que al mismo tiempo el candidato del PSUV implora ante el Nazareno, en un ceremonia católica, que le dé larga vida para hacer lo que hasta ahora no ha hecho.

El discurso del odio y la descalificación, ¿cómo se puede conjugar con la prédica de la lástima por estar enfermo y pedir amor y sanación personal mientras que para los adversarios se solicita la pulverización?. Si algo ha tenido importancia en la historia de la humanidad ha sido el mensaje de paz y de amor que han transmitido las principales religiones y que minimiza el cinismo de seguir creyendo como Hobbes que «El hombre es un lobo para el hombre.»

No se puede servir a dos señores al mismo tiempo. El odio, la venganza, la destrucción del otro no es compatible con el amor, la empatía y la tolerancia al que piense o viva de manera distinta a uno.

La elección del 7-O será el enfrentamiento entre dos hombres y dos sistemas políticos que van en dirección contraria, uno predica que sólo hay amor para aquellos que lo siguen sin chistar, mientras que el otro cree que los valores cristianos de la inclusión y la tolerancia son el camino para la salvación.

Envíe sus comentarios a editor@analitica.com
Ver más en: www.analitica.com

Diagnostiqueando



Por: David Trueba - La transmisión por Twitter del tratamiento y pronóstico del cáncer del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, tiene algo de pornografía política. El aire de los tiempos transporta las deleznables inclinaciones humanas aplicando las tecnologías contemporáneas a los vicios clásicos. Desde Estados Unidos, un doctor en el exilio, disidente y en apariencia muy bien informado, va transmitiendo al mundo confidencias médicas sobre el tratamiento. Se ha atrevido incluso a ponerle fecha de fallecimiento para goce de los morbosos. Según él, en el mejor de los casos, en abril del año que viene tendremos entierro de estado.

Los medios no pueden permanecer al margen de filtraciones así, que se asegura que provienen del entorno íntimo del presidente y de su gabinete médico cubano, prestigioso en lo profesional pero dudoso en su confidencialidad, como manda el tópico isleño. Pero ha habido un festejo que no creo que hubiera sido tan rapiñesco si el personaje hubiera sido alguien más querido y respetado. Se aplica la tradicional diferente vara de medir a los liderazgos incómodos, en un mundo que, reconozcámoslo, cada vez tiene más antisistema sentados en las butacas presidenciales. No solo los que aparentan actitudes más chocantes, también respetados cerebros de la ingeniería política europea como Sarkozy nos ha brindado esta semana declaraciones de campaña electoral que bordean la bellaquería.

Pero la actitud, con esta celebración de la muerte y la enfermedad ajena, tendrían que incomodarnos más. Hay algo de novela de espías rebajada al género del cotilleo. De Le Carré reescrito en titulares del Cuore. La credibilidad aumenta por nuestra fe eterna en que las malas noticias, el peor pronóstico, siempre tienen más de cierto que cualquier diagnóstico prudente. Pasó con Castro, muerto y enterrado en su proceso médico ya varias veces. Puede que los excesos de Chávez, que los fomenta y los celebra para rubor de quienes gustarían de una política menos sobreactuada, se hayan contagiado a los opuestos, que deberían dar ejemplo si aspiran a desacreditar a un político por sus formas, y no abrazar las peores maneras con alegría. Con este episodio, intuimos también que pronto, en era de recortes, los médicos nos mandarán el resultado de las biopsias por Twitter con un mensajito corto sobre los meses de vida que nos quedan.

Tomado de:
http://cultura.elpais.com/cultura/2012/04/08/television/1333899083_204228.html