lunes, 23 de enero de 2012

Ciudadano Venezolano: LEA y ANALICE


El candidado por la Mesa de la Unidad, Diego Arria, emitió este lunes una publicación en la que informa sus motivos apra no suscribir el documento "Lineamientos para el Programa de Gobierno de Unidad Nacional".

A continuación la misiva completa:

Dr. Ramón Guillermo Aveledo
Secretario Ejecutivo
Mesa de la Unidad Democrática
Presente.-
Estimado Doctor Aveledo:

Me complace reiterarle mi irrestricto e incondicional apoyo al “Compromiso e Invitación por un Gobierno de Unidad Nacional” que firmé el 26 de septiembre de 2011, en el cual se proponía como meta primordial “La refundación del estado democrático y social de derecho y de justicia”. Quiero ahora exponerle mis impresiones sobre “Lineamientos para el Programa de Gobierno de Unidad Nacional”:

El Programa que firmarán el 23 de enero, en lugar de establecer las bases necesarias para propiciar la transición del actual sistema de gobierno, autoritario y militarista, hacia un Estado auténtico y efectivamente democrático y de derecho, plantea por el contrario la simple alternabilidad presidencial, objetivo que no se corresponde en absoluto con la meta señalada en el Compromiso, mucho menos aún con las exigencias que le impone la realidad nacional a los venezolanos. Asimismo, el Programa plantea “rescatar la institucionalidad democrática”, sin decir cómo, aunado a que esto sería imposible de lograr con el ordenamiento jurídico vigente.

Como usted recuerda, en comunicación del 21 de septiembre de 2011, le hice saber algunas consideraciones fundamentales que, en mi criterio, debía contener el Programa. Entre ellas, le destaco las siguientes:

• Sólo si la Unidad le habla de manera clara al país de cuán grave es su situación actual, de cuán difícil son las perspectivas políticas, económicas y sociales de Venezuela, de los altos riesgos de convertirnos en un Estado fallido de seguir como vamos, y aún más grave, de cuán alto es el riesgo de caer en la disolución de la vida civil, podremos esperar que para las críticas elecciones de 2012 la ciudadanía entienda de manera cabal lo que está en juego en esas elecciones y ejerza su derecho al voto de manera bien informada y consciente.

• Reflejar de manera mucho más enfática y precisa un compromiso de la Unidad para desmantelar el modelo político y económico propiciado por el régimen.

• Un Compromiso con la Unidad Nacional que no evidencie estos graves retos con fuerza, claridad y transparencia absoluta no tendría el impacto deseado, aún cuando haya sido redactado con la mejor buena fe.

• Igualmente, transmitir la certeza de que atenderlo será su prioridad y de que no podrán establecerse con éxito el diálogo ni identificarse soluciones de consenso y estables a los múltiples problemas del país en tanto no se restablezca el estado de derecho definido en la Constitución.

• Asumir públicamente el compromiso de actuar para restablecer plenamente la confiabilidad del proceso y metodología electoral, empeñándose a fondo y de inmediato para garantizar la transparencia, confiabilidad y credibilidad del mismo en todas sus etapas; utilizando a ESDATA y a SUMATE para estos fines.

• El compromiso por propiciar la paz mediante el diálogo, la concertación y la justicia, con especial énfasis en no tolerar la impunidad ante la corrupción y el enriquecimiento ilícito que han envilecido la República en tiempos recientes como nunca antes en su historia;

• El compromiso con poner de inmediato en libertad a los presos políticos del régimen y en diseñar programas para incentivar el regreso a la Patria de los cientos de miles de conciudadanos que han emigrado o que se han visto obligados al destierro.

• No subestimar la inteligencia de nuestros compatriotas para hacerles ver la magnitud de los obstáculos que enfrentamos, no para que se resignen o se rindan, sino por lo contrario para que se prepararen para superarlos como confío sea el caso de proceder con total claridad.

Estas consideraciones no fueron atendidas, por lo que en el Programa que se firmará el 23 de enero no se contempla el reto principal que enfrentamos, que es desmontar el modelo político y económico vigente, ni se menciona el problema de fondo que afecta a Venezuela, que es la gobernabilidad. Estos aspectos eran y siguen siendo esenciales para que el Programa sea consistente con el “Compromiso por la Unidad Nacional”.

Por otra parte, el Programa plantea la convivencia con el ordenamiento jurídico imperante, sin tener en cuenta que precisamente debido a éste es posible la sistemática violación del estado de derecho. También señala inexplicablemente que “la introducción de modificaciones en la Constitución no ha de ser asumida como el reto primero y principal del nuevo gobierno”, lo cual equivale a postergar o descartar la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente, sin la cual, estoy convencido, no será viable la recuperación de nuestras libertades. En este aspecto crucial del futuro venezolano, el Programa reduce la solución al problema de la gobernabilidad a medidas inspiradas en argumentos no políticos-jurídicos, tales como:

• “acuerdos o simples entendimientos con sectores o individualidades, hoy partidarios del actual gobierno”, lo cual, a su vez, deja el futuro del país en hipotéticos “saltos de talanquera” de diputados, magistrados y otros jerarcas civiles y militares del régimen;

• “reformas reglamentarias y administrativas que permitan reconducir a la Constitución, tanto como sea posible”evidentemente insuficientes para obtener el fin deseado;

• “Las leyes o decretos-leyes inconstitucionales deben ser impugnados judicialmente, si aún no lo han sido”. Semejante aseveración pasa por alto el hecho evidente que el poder judicial que decidirá esas impugnaciones está totalmente subordinado al régimen.

Tampoco señala el Programa en ningún momento acciones posibles, ni manifiesta el compromiso de formularlas, para enfrentar la amenaza real que pesa sobre nuestros derechos electorales, encarnada en la oficina de asuntos electorales de Hugo Chávez, llamada CNE. No se refiere a la necesidad de luchar contra la impunidad como paso previo e imprescindible para propiciar la paz entre los ciudadanos. Peor aún, en el Programa se ignora el imperativo de poner inmediatamente en libertad a los presos políticos, sino que de forma ambigua sólo expresa el compromiso de “promover una amnistía de detenidos y exiliados por razones políticas”.

Estimado Doctor Aveledo, debemos entender que no basta cambiar de presidente para solucionar los problemas del ciudadano, sino que resulta indispensable un cambio de régimen. No me cabe la menor duda que si no convocamos una Asamblea Nacional Constituyente para refundar el Estado y relegitimar los poderes públicos ningún gobierno será viable. Podremos ganar las elecciones, pero seguiríamos secuestrados por los poderes públicos y el poder comunal, ambos subordinados a la voluntad política del régimen, y aliados en la perversa tarea de hacer colapsar al nuevo gobierno unitario lo antes posible. ¿Acaso no basta la cruda declaración del nuevo Presidente de la Asamblea Nacional de que no negociará “ni un tantico así” con la oposición, para que al fin entendamos que no es posible seguir pensando hacer depender el futuro de la República en esos ilusorios “saltos de talanquera”?

Estoy convencido de que si el país no pasa de la confrontación a la reunificación, no tendremos un futuro estable en paz y progreso. Mi experiencia me ha demostrado que la reconciliación de una nación dividida sólo es posible si se fundamenta en el imperio de la ley y la justicia. La “convivencia” que se sostenga sobre la impunidad sólo acrecienta la inestabilidad. Querer forzar la cohabitación sobre el olvido así como en el borrón y cuenta nueva, no nos asegura el futuro. Por lo contrario lo pone en peligro. Desde ningún punto de vista la aplicación de justicia puede ser considerada una acción radical. La justicia es, sencillamente justicia.

Estimado Doctor Aveledo, créame que deploro profundamente no poder suscribir el “Programa de Gobierno de Unidad Nacional” porque no lo encuentro consistente con el “Compromiso por un Gobierno de Unidad Nacional”. Hacerlo significaría renunciar a las propuestas fundamentales de la lucha que he venido sosteniendo desde hace años y que avalaron 203.000 personas al respaldar mi candidatura: desmontar este régimen para refundar la república, enfrentar al “ministerio de elecciones” de Chávez y propiciar la reconciliación nacional sobre la base de la justicia y no de la impunidad. Estaría renunciando a mis principios y a mi candidatura.

Puede usted tener la seguridad de que esta decisión no me aparta ni un ápice del “Compromiso de Unidad Nacional” que tuve el honor de suscribir en el momento de presentar mi precandidatura presidencial, y que por supuesto estaré presente en el acto del 23 enero.

Con especial deferencia y cordialidad,

Diego Arria S.

¿Cuál es el mejor ejemplo a seguir?


Preguntaron a Dov Ber de Mezritch : ¿Cuál es el mejor ejemplo a seguir? ¿El de los hombres piadosos que dedican su vida a Dios sin preguntar por qué, o el de los hombres cultos, que procuran entender la voluntad del Altísimo?

El mejor ejemplo es el del niño, respondió. Posee cuatro cualidades que nunca deberíamos olvidar.

  • Está siempre alegre sin razón.
  • Está siempre ocupado.
  • Cuando desea algo, sabe exigirlo con insistencia y determinación.
  • Finalmente, consigue parar de llorar con rapidez.

Entrevista con Diego Arria


Caracas, 22 de enero de 2012 - http://www.6topoder.com - Cruzo la calle, llevó una frase suya en la cabeza “soy el candidato del partido más grande de Venezuela, el de los independientes”. Veo gente que va y viene, cada uno va pensando seguramente en la jornada que recién empieza, en una Venezuela siempre agitada. Con este personaje, el asunto no es fácil, está acostumbrado al juego del poder, a las respuestas pensadas y a sacar provecho a las frases cortas y lacerantes.

El día lo hemos empezado en su oficina, recibidos por una jefe de prensa lo suficientemente simpática para relajar al más envalentonado. Este hombre transmite una vitalidad enorme y un optimismo increíble. Parece lo suficientemente consciente de todo lo que sobre su nombre se vierte, bueno y malo. Su oficina está llena de pendones que lo reproducen de pie a cabeza, sonriendo. Ha estado cerca de Nelson Mandela, y de otros personajes, ángeles y demonios de la real política, incluso de aquellos lo suficientemente sanguinarios para permitirse hoy calificar al Presidente Hugo Chávez de dictador.

Es caraqueño, economista y diplomático de 73 años. Junto con verme, saluda con afecto, y sonríe cuando le advierto que la entrevista no será fácil. Responde con facilidad, pero pone un freno cuando se quiere hurgar en su vida privada “Mira Leocenis, la gente dice,- o algunos -que yo ingresé en política porque me quitaron la finca, eso no es así, a mi me arrebataron mi hacienda como consecuencia de mi posición política”.

Este es Diego Arria, quien sin esguinces asegura que Hugo Chávez ha transformado a Venezuela en un “narcoestado emergente” con la “benevolencia” de funcionarios y militares de alto rango. Este hombre que aspira ser Presidente de la Venezuela post Chávez, llegó a ejercer la Presidencia del Consejo de Seguridad de la ONU en 1993, mientras era embajador de Venezuela ante el organismo mundial durante el segundo Gobierno de Carlos Andrés Pérez (1989-1993). Fue ministro de Información y Turismo en la primera gestión de Pérez (1974-1978), ocupó su primer cargo público en 1969, como responsable de la Corporación Nacional de Hotelería y Turismo por nombramiento del entonces presidente Rafael Caldera.

-Bienvenido candidato.

Gracias a ti.

-Con qué se come eso de los independientes. Por un lado se dice que usted es un candidato preparado, pero las encuestas dicen otra cosa. Igual se habla del desmoronamiento de los partidos políticos, pero cuando se llega a la hora de la chiquita, seguimos viendo que aparentemente los partidos conservan su gran peso.

Cuando yo hablo de independientes, incluyo a todos aquellos a quienes están en los partidos pero que tienen una menara independiente de pensar: que no están amarrados o dominados por una disciplina. Ese es un fenómeno creciente en Venezuela. Ya la época aquella donde el voto blanco era blanco, pasó. Yo h visto a lo largo del país que por ejemplo, hay gente de Acción Democrática que dice: “voy a votar por ti”. Las maquinarias de los partidos siguen pensando que existen como eran antes, eso es falso, ya no existen. Como tampoco existe que los militantes de un partido sigan ciegamente sus lineamientos. Eso ya no existe, por ello, los independientes para mí son todos los que tienen autonomía y toman decisiones; no importan en qué partidos estén. Ahora con tu pregunta haces referencia a una cosa curiosa: si todos los que dicen que yo estoy en mejores condiciones de presidir lo que yo llamo una transición de tres años, votaran por mí, arrasaríamos. Por otro lado yo creo Leocenis que hacer encuestas sobre las primarias es un ejercicio muy especulativo, porque en el fondo en las primarias van a votar sólo aquellos que realmente estén en contra del régimen y aquí se van a presentar, y es la primera vez que lo voy a decir, dos visiones de país. Una es que tenemos al frente una alterabilidad democrática porque hay una Constitución, quienes tienen esa visión interpretan que habrá un cambio democrático de un gobierno constitucional a otro, que aquí todo va a quedar más o menos igual, que habrá un cambio de Presidente.

-Usted ha dicho, palabras más palabras menos, que es el candidato mejor preparado para afrontar lo que se le avecina a Venezuela a parir de una transición. ¿Qué lo lleva a afirmar eso?

Yo no dije eso, eso fue algo que difundió Globovisión en una nota y es absolutamente incierto. Yo dije que he acumulado una experiencia que me ha dado un instrumental y una manera de ver las cosas que era muy importante para el momento que vive Venezuela. Eso lo dije en Aló Ciudadano.

También dije que el hecho de ser independiente y no depender de ningún grupo económico que está trayendo profundas consecuencias de lo que significa este arreglo institucional que se está buscando en la unidad, me presentaba a mí como una opción muy importante, no sólo porque soy el venezolano que tiene más experiencia en negociación internacional, sino que he trabajado en situaciones aún mucho más conflictivas. Te agradezco la pregunta para aclarar que yo nunca dije que era el mejor candidato, parece ofensivo.

Yo lo púnico que dije que conocía el tema, segundo que había vivido este tipo de problemas en otras lugares y tercero que yo dije que la transición no debe ser partidizada, no se trata de un paso de gobierno normal a otro, sino de una transición de un sistema oprobioso como éste a un rescate de las libertades. Sin embargo la MUD se niega ver esto como una transición.

-Cuando leo sobre esto que se ha llamado Fórmula Arria o el Efecto Arria parece que estuviese escuchando que usted le está hablando a un país que no se presenta a un proceso electoral, sino que está en un estallido. Hay quienes piensan que como usted tiene experiencia diplomática usted sabe que Chávez no sale por la vía electoral y Diego está dando las soluciones para cuando se presente un estallido.

La Fórmula Arria es una modalidad que usa el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que lleva mi nombre a mí y eso me llena de satisfacción y es la única fórmula que tiene un nombre en el sistema mundial de las Naciones Unidas. Es la apertura democrática del Consejo de Seguridad que me permitió a mí, siendo presidente del Consejo recibir a Mandela para que fuera Presidente, el Efecto Arria es otra cosa de lo que empezaron a hablar algunos a partir del primer debate que se efectuó en la UCAB, y en el cual el país observó que había una persona que tenía una visión distinta, un perfil diferente y que no tenía un discurso sustentado en ofertas electorales, que los problemas no son las autopistas, que pueden ser construidas por gobiernos competentes, sino que el problema radica en cómo desmontar este sistema, esta maquinaria montada para aplastar y acabar con la libertad del venezolano. Que ve claramente que octubre representa la pérdida o la recuperación Venezuela. Que reconstruir a las Fuerzas Armadas no va a ser un ejercicio sencillo, que desvincular a las mafias de las drogas incrustadas en las Fuerzas Armadas y organismos de seguridad han convertido a Venezuela en el santuario más complicado de América Latina de la existencia de estas mafias hay que tener conocimiento que no se aprende en las ciudades. Yo fui Gobernador de Caracas y en ese cargo hice más escuelas y hospitales que todos los que están participando juntos. Eso no lo exhibo, porque eso no s lo que está planteando. Lo importante es realizar un ejercicio de arqueología económica para cuál es la profundidad de los compromisos económicos del país, de los compromisos internacionales. Hay que limpiar el camino, y hay que trazar el rumbo para que los siguientes, que no han tenido esta experiencia puedan transitar con mayor seguridad.

-¿Por qué hay que realizar una nueva Constituyente?

Es necesario hacer una Constituyente para realizar unos cambios precisos: rescatar los poderes públicos, relegitimarlos. Si eso no se hace no hay posibilidad de salir adelante. Recientemente fue nombrado al presidente de la Asamblea Nacional, quien declaró que no daría nada a la oposición, con esas declaraciones, me pregunto cuál es la Asamblea que vamos a tener cuando ganemos las elecciones. En qué mundo vive quien piensa que sin cambiar este sistema se puede mejorar al país. El segundo detalle radica en la fe que se ha puesto en el Consejo Nacional Electoral .Yo dije que si me hacen candidato de la Unidad yo movilizaré a los venezolanos para que no caigan por inocentes el 7 de octubre, como está planeado que suceda. El otro aspecto sobre ese mismo tema cuando yo suscribí la carta de acuerdo nacional, paralelamente le entregué a la Mesa de la Unidad un documento con las observaciones para saber cuáles eran las modalidades a aplicar para el proceso de un nuevo gobierno. Segundo que quede absolutamente claro de que hay que desmontar un gobierno militarista, autoritario y corrupto. Eso no está en los acuerdos de la Mesa, al igual que el tema de la impunidad. Yo he dicho que no se trata de hacer retaliaciones, pero que la única manera que haya un cambio estable es con justicia. No debe haber acomodos, cuando hay impunidad, se arriesga el futuro, es condenar el país. Hay que estar muy claro no se tiene una visión de cohabitar, acomodar y aceptar. O por el contrario hay que desmontar al gobierno del señor Chávez.

-¿Su pasión por el tema político fue a raíz de la intervención de su hacienda? Se dice por ahí que todo esto le habría traído problemas familiares. Se habla de divorcio inclusive, que usted se está divorciando. Su estado conyugal si llegara a ser Presidente les interesa a los venezolanos.

Yo aprendí hace mucho rato que la vida privada es la vida privada. Yo hablo de mi lo que quieras… Por cierto quiero aclarar que no me metí en política, porque me robaron la hacienda. No. El robo de mi hacienda es la consecuencia de estar en la política. Tengo 12 años alertando sobre lo que iba a suceder en Venezuela.

-Así como nos señaló que hay que respetar su vida privada, ¿usted piensa que hay que respetar la vida privada del Presidente? ¿Que no estaría obligado a hablar sobre su salud?

Él es el Presidente de la República. Él está violando la ley cuando no habla claro sobre su enfermedad, porque su obligación como funcionario es informar, ya que su estado de salud tiene consecuencias en los venezolanos. Otros aspectos de su vida son sus problemas.

Se dice que quien se enfrente a Chávez debe ser un candidato joven.

Bueno yo soy el único que ha hablado en todas las universidades del país. Yo quería ver cómo era el problema de la comunicación con los jóvenes y me he dado cuenta que me comunico mejor con los jóvenes, porque ellos no tiene prejuicios ni complejos y saben que la excelencia es una condición fundamental para interactuar para el futuro. Durante mis giras por las universidades ningún joven me ha dicho que le dé paso a los otros, resulta que quienes me dicen eso son los de mi generación, que en el fono siente que no pudieron estar a la altura de su tiempo. Yo siempre digo que el hombre moderno es el que está a la altura de su tiempo. Y pertenezco a la generación de las nuevas ideas. Yo dije en estos días que tenía las ideas más joviales y juveniles de todos, yo quiero cambiar a Venezuela completamente, yo no pienso que esto hay que hacerlo progresivamente, yo creo que hay cambiarlo todo, refundar a Venezuela. Yo me atrevo a pensar así. Ellos (los otros candidatos) no e atreven. Tampoco uso autobuses que era lo que se usaba en el pasado siguen utilizando la fórmula del pasado. Los oigo hablar, su estilo, la oratoria, la movilización de masas, es todo muy antig’uo. ¡Yo soy un tipo moderno!

¿No será que usted sabe que no va a ganar y que sólo compite para que lo nombren Vicepresidente o Canciller?

Yo no tengo ninguna aspiración por un cargo, mi única aspiración es poder conducir un periodo de transición de tres años. No tengo necesidad, desde ningún punto de vista de estar empleado por el gobierno.

-Usted viene del mundo diplomático y sabe que las negociaciones son necesarias. Su candidatura. Pareciera sólo contra el mundo, usted se está enfrentando a acuerdos dentro de la Mesa, a los partidos, y está confrontando fuertemente a los otros candidatos.

Se habla mucho de la unidad, pero yo estoy en la integración que es superior a la unidad. Yo siento lo de ciento de miles de venezolanos que en 202 marcharon diciendo “Chávez vete ya”. Si en ese año tenían que haber salido de Chávez, yo no puedo creer que ahora piensen que eso ha cambiado, por el contrario eso se ha acentuado. Pero la modalidad política sobre no confrontar, que yo la viví en la campaña de Manuel Rosales, la política de calificar cualquier agresión del gobierno como un trapo rojo, ha hecho que dirigentes políticos impidan acciones más contundentes de los venezolanos, y eso es lo que ha venido hundiendo y mermando nuestras posibilidades de salir este régimen. La oposición se ha integrado al régimen, al ir aceptando sus desmanes. Piden permiso para protestar, la única sociedad que pide permiso a sus opresores es ésta. Yo no vi eso en Ucrania, en Yugoslavia, en ningún lugar del mundo, la gente cuando protesta, protesta. En el muro de Berlín no le pidieron permiso al señor Honecker para pasar al otro lado, lo pasaron y ya. En ese acondicionamiento entre psicológico y complaciente han venido apagando el entusiasmo de la gente que realmente quiere salir del sistema. A eso se le ha unido intereses comerciales. Yo noto la influencia de intereses comerciales en muchos de los aspectos políticos que veo a mí alrededor. Hay hombres de negocios que dicen que “Chávez va a ganar” y que “Diego nos está agitando al país, nos va a aguar la fiesta”. Que les voy a arruinar a oportunidades de seguir haciendo negocios con el Estado.

-¿Grupos económicos que apoyan a sectores de la oposición?

Los que tiene poder. Hay grupos económicos viejos, otros nuevos… hay muchos intereses que se están moviendo alrededor del proceso político. Cuando se mezclan intereses comerciales subalternos en la formulación de planes políticos, quienes sufren son los venezolanos. Por eso mi mayor valor es ser independiente. Cuando yo digo que soy independiente lo digo porque no tengo limitaciones para decir exactamente lo que yo creo es conveniente a los interesantes nacionales, es verdad estoy enfrentado a un grupo poderoso.

-¿Pero cómo se llega al poder sin el apoyo de un grupo económico? Incluso Chávez llegó apoyado por muchos de los que hoy lo adversan.

Muchos grupos económicos tienen interés nacional, y otros que sólo tienen le interés de su cartera. Yo no tendría ningún problema en que me respaldara los grandes grupos económicos tradicionales del país, que son gente que tiene el mayor prestigio. Tengo problemas con quienes se están aprovechando del patrimonio nacional en combinación con jerarcas del gobierno, a eso son a quienes hago referencia. No me refiero a las grandes empresas venezolanas que están siendo liquidadas. Afortunadamente ellos son parte de la gran reserva moral que tiene el país, hay banqueros honestos como Oscar García Mendoza. También está el grupo Mendoza que es un orgullo para Venezuela.

-En el debate de Venevisión, el candidato Capriles Radonski dijo que el asunto de un enjuiciamiento al Presidente de la República, no le correspondía a él ¿Qué opina?

En Internet monté un debate con la respuesta de Capriles Radonski y la mía. Él dijo ‘no me corresponde como jefe de Estado es un problema de ministro de Justicia’. Esa pregunta me hicieron a mí en Globovisión y digo que quien cometería el delito de impunidad sería el jefe de Estado porque este delito se le asigna al jefe Estado que sea complaciente o que evita que se han procesado los delitos de lesa humanidad. Lo segundo es que esto está en una corte internacional, fuera de la jurisdicción de un jefe de Estado, pero aún así puede tener una opinión cuando se cometió un delito que afectó a 4 millones y medios de venezolanos. Es como si un jefe de Estado no opinara en su época del genocidio judío porque estaba en una corte.

-Usted dice que es más importante que el tema de la institucionalidad, pero hay un sector de la población que sí le interesa saber de las viviendas, el desempleo, la inseguridad, Pdvsa ¿Qué les dice?

Quiero decir que todos los venezolanos somos parte de un equipo y esto no es un ejercicio de humildad, es un ejercicio de realismo. Nunca se ha vivido una situación tan difícil como la que estamos viviendo. Yo no puedo decir yo sé todo, sería mentira. En realidad he pensado que debería haber una junta de gobierno. Yo sí tengo una posición del tema petrolero, de una apertura petrolera distinta. En Colombia la segunda empresa petrolera es Pacific Rubiale, que es de venezolanos, venezolanos que fueron votados por el pito del señor Chávez. Hoy esa empresa cuesta 8.000 millones de dólares en la bolsa de Canadá. Yo quiero esa empresa en Venezuela. La apertura al mundo. No podemos estar asociados con los iraníes para esas cosas.

-¿Usted plantea una empresa mixta pero con capital venezolano?

No, abiertas. Creo que Petróleo de Venezuela es irrecuperable. Hay que traer algo paralelo o quitar la responsabilidad de todas las cosas que se le suman. Pdvsa es el tesoro de Alí Baba. Yo fui alto funcionario del Banco Interamericano de Desarrollo, y ahí teníamos programas de viviendas, de agricultura, de sistema de agua potable, de electricidad en toda América Latina y yo dirigí esos proyectos ¿qué hice yo en Caracas? Ningún gobernador ha hecho más viviendas que las que yo hice. El Teatro Teresa Carreño, Parque Central, yo estuve asociado a todas esas obras. Hasta la primera sede de la Orquesta Sinfónica Juvenil. No hay ninguna obra importante, de esos años, que yo no estuviera vinculado o asociado. Yo conozco los nuevos sistemas para construir viviendas e hice un barrio llamado Los Manolos en La Florida, que obtuvo un premio de las Naciones Unidas por su desarrollo. Tumbábamos 10 viviendas hacíamos una plaza y reubicábamos todo ¿Resultado? Bajo la criminalidad. Yo sé cómo hacerlo. Puedo hablar de todo eso, pero no quiero que los venezolanos olviden el tema fundamental: si nosotros no salimos de este régimen nada de eso se puede hacer. La MUD hizo un documento excepcional, donde la parte técnica, la hago mía en su totalidad. Soy el único de los candidatos que lo ha dicho. Hago mío el plan de las academias nacionales, hago mío el Proyecto Bicentenario de la Universidad de Carabobo.

-Hablemos con franqueza. Usted los llama ‘los narcogenerales’ o los ‘militares corrompidos’. Es una realidad que Chávez tiene una gran ascendencia en la Fuerza Armada ¿Usted no asusta a la gente que está acusada por la DEA con sus palabras? Está el caso de Henry Carvajal o Cliver Alcalá. Esta gente se radicaliza más con el gobierno si en la oposición se les enseña el cuchillo ¿No hay posibilidad de decirles que hay un acuerdo -aunque usted no es un hombre de acuerdos- pero es mucho poder el poder militar y mucho el dinero donde hay mafias. No es algo que se desmontan de un día para otro con la buena intención o posición firme. Es la Fuerza Armada con la convivirá si es Presidente.

He dicho muchas veces que lo que me falta es ponerme un casco azul de cuerpo de paz, porque lo que he hecho es reconstruir la paz, apagar conflictos. Soy un hombre definitivamente de paz. Lo que he aprendido es que si tú pretendes montar la paz sobre la impunidad y sobre las barbaridades, lo que se hace es posponer el problema para otros. En el caso de los militares, he sido muy cuidadoso de no señalar con el dedo a la Fuerza Armada. Señalo a esto señores, Rangel Silva o Silva Rangel, Cliver Cordones o Cordones Cliver, el orden de los factores no altera a esos productos. Ellos están indiciados nada menos que por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos y ninguno ha salido a defenderse. Yo sy asesor del Grupo Internacional de Crisis, que dice en su informe del año pasado que encuentran muy difícil que el jefe de Estado venezolano no haya estado consciente de las relaciones que han mantenido generales con elementos de la mafia internacional radicadas en Venezuela.

EN CONTRA DEL CNE

-¿Qué garantías hay de que el CNE dé los resultados reales en las primarias?

He dicho tres cosas acerca de eso.

1. Que nunca hemos debido de entregarle nuestra independencia política al CNE.

2. Al hacer eso con las máquinas introducimos un elemento, un elemento de desestimulo para que la gente vaya a votar.

3. Por parte es la seguridad que yo dé porque la otra vía es no votar. Ya tenemos al gobierno encima asustando a los funcionarios públicos de que no vaya a votar porque si estás en una cola para votar estás contra el gobierno y los que vayan a votar quiere salir de este sistema, entonces eres un enemigo.

No podemos dar suficientes garantías a la gente y yo he dicho que lo peor es que con este acto estamos anticipando la legitimidad del 7 de octubre, donde harán todo lo posible por trampear, burlar, todo lo que nosotros podamos hacer.

Si seguimos así ¿cómo nosotros le decimos al mundo el 8 de octubre que esas máquinas tienen una relación bilateral, o que estaban los milicianos asustando a la gente, o que el Plan República estaba conspirando?

El planteamiento es la otra cosa ¿qué mensaje le damos nosotros a Venezuela para contarnos? Necesitamos el régimen nos ayude. ¿Cómo le dices al 23 de Enero que vamos hacer otro país, que le vamos a hacer carreteras, casas si no somos capaces de hacer primarias ¿Cómo?

Lo que sí creo que al gobierno no le conviene que nosotros tengamos primarias porque los seguidores de Chávez verán que del otro lado hay libertad y no hay una dictadura donde él se postula y hará lo posible para que fracasemos.

DIEGO HABLA CLARO

-¿Quién lo financia a usted?

Hasta ahora yo mismo.

-¿Ya repuso el dinero de la inscripción de las primarias?

Cuando me inscribí ya no había tiempo para recolectar el dinero y yo lo puse de mi bolsillo y les dije a mis colaboradores vendamos la bendita rifa esa y apúrense a recoger rápido para no tener problemas en mi casa.

Yo no tengo ni una cuña, ni en radio ni en T.V. Los únicos planchados en esto somos Pablo Medina y yo. En TV uno ve afiches, una cuña al mes vale 250 mil dólares, y uno ve tres cuñas afiches autobuses, yo no tengo nada de eso y hemos llegado hasta acá en base principios, por haber conversado con mucha gente. Uso las redes sociales para conversar con la gente en todo el país. ¡Ojalá que esta conversación tuya conmigo me ayude a recoger dinero! Pero al mismo tiempo yo duermo muy bien, la mejor almohada es la conciencia, no tengo que consultar lo que voy a decir. Te anticipo que voy a enfrentar este problema de arreglar el país y repito que hay dos visiones: una que es la cohabitación, la coexistencia y el borrón y cuenta nueva; y la otra es acabar con e problema.


-¿Qué pasa si el 12 de febrero el país vota por lo que usted define como la cohabitación, la negociación y lo tengamos que ver a usted a las 7 de la noche en la Mesa de la Unidad, ¿qué le va a decir al país?

Temía que me peguntaras eso, porque precisamente yo mismo me he hecho esa pregunta varias veces, si yo quiero ser honesto que es lo que he venido diciendo públicamente. Te voy a hacer un confesión, no he encontrado una respuesta adecuada, consistente, y coherente.

-El día del triunfo de Chávez, el ex presidente Pérez fue al CSE ese día y declaró que los venezolanos habían tomado el camino del totalitarismo. Con todo lo que usted viene diciendo lo ubico más o menos en esa posición

Si yo vivo diciendo que la impunidad no puede ser la plataforma de un nuevo gobierno, que dejar este sistema entronizado no puede ser la plataforma del nuevo gobierno, que no puede borrón y cuenta nueva. Los únicos que pueden decir aquí borrón y cuenta nueva son las víctimas. ¿Quiénes son las víctimas? Los cuatro millones y medio de venezolanos de la lista Maisanta, los comisarios, los policías, la jueza Affiuni, Leocenis García, as mujeres de Los Semerucos, los 20 mil petroleros, los médicos, la viuda de Franklin Brito… Como algunos políticos no han vivido lo que han vivido quienes te acabo de nombrar piensan que pueden pasar la página. Yo no podré ser jamás parte de un gobierno que decida creer en eso.

-Porque hay un acuerdo, hay un pacto firmado para que quien no resulte electo apoye al candidato triunfador

Sí, pero te vuelvo a repetir. Yo firmé ese acuerdo pero con dos páginas, más pidiendo explicaciones adicionales sobre los lineamientos generales del plan que se ofrecerá en enero de 2012. Allí solicité conocer con precisión cuáles son los alcances políticos, porque ningún acuerdo puede estar fundamentado sobre la impunidad. Si ustedes creen que el Consejo Nacional Electoral es transparente y confían en él, salgan públicamente y asuman esa responsabilidad. Se sientan todos en una mesa y que digan ‘estamos blindados’. Yo quiero que ellos digan que garanticen a los venezolanos que es una elección trasparente.