mover

mover

miércoles, 11 de enero de 2012

El número 13


Por: Guillermo A. Zurga - A pro­pó­sito del ejer­ci­cio en nume­ro­lo­gía pro­pa­gan­dís­tica que uti­liza el gobierno vene­zo­lano por tele­vi­sión, para des­ta­car even­tos intras­cen­den­tes cali­fi­ca­dos como éxitos en deter­mi­na­dos temas, me voy a per­mi­tir simu­lar un ejer­ci­cio en esa misma línea, con el mis­te­rioso número trece, con­si­de­rado por los estu­dio­sos de la caba­lís­tica, de mala suerte para algu­nos y de buena suerte para otros. Ya en la época de Cristo, la leyenda urbana más difun­dida dice que en la Última Cena, se reúnen trece comen­sa­les, Jesús y sus doce após­to­les. Luego de esta cena, Judas, uno de los após­to­les, trai­ciona a Jesús. De esta reunión surge la supers­ti­ción de que 13 comen­sa­les no se sien­ten a la mesa, ya que es un lla­mado a la desgracia. El cor­tejo de Zeus, el dios supremo del Olimpo, estaba inte­grado por 12 dio­ses, más él, suma­ban 13. Por otra parte Uli­ses, según la mito­lo­gía griega, era el Dios número 13, y pudo sal­varse de ser devo­rado por un cíclope. En la actua­li­dad, si el calen­da­rio nos indica que es mar­tes 13, se supone que la des­gra­cia está garan­ti­zada, por ese número y por su rela­ción con Marte, el Dios de la guerra. En la creen­cia anglo­sa­jona, es el vier­nes 13 donde puede ocu­rrir la des­gra­cia, es decir es el día crí­tico. Se dice tam­bién que durante esta jor­nada los espí­ri­tus nega­ti­vos apro­ve­chan para ron­dar y dañar a los vivos. Para las creen­cias japo­ne­sas, si el día 13 cae en vier­nes, puede ser un día mara­vi­lloso, es pro­pi­cio para los jue­gos de azar y para que se cum­plan todos los sueños. Por otro lado, se uti­liza este número para alcan­zar la tras­cen­den­cia, en muchos cul­tos de oriente. Los anti­guos egip­cios, esta­ble­cían que la muerte era la deci­mo­ter­cera fase del ciclo de la vida, por lo que con­si­de­ra­ban que el número trece repre­sen­taba la nueva exis­ten­cia, era el camino hacia la morada de los dio­ses, un viaje al más allá. En los estu­dios de Pitá­go­ras, de la dis­ci­plina nume­ro­lo­gía, el número 13 pasa a ser el número de la evo­lu­ción y del cre­ci­miento. Tam­bién este número sirve para que el bus­ca­dor de lo mís­tico, usán­dolo ade­cua­da­mente, pueda abrir las puer­tas del conocimiento. El número 13 en magia, sim­bo­liza el velo de los maes­tros, que podrá ser levan­tado una vez que el ini­ciado haya alcan­zado la ilu­mi­na­ción per­fecta, una vez que el cuerpo, la mente y el espí­ritu se hayan purificado. En los ritua­les egip­cios, se debían rea­li­zar en el tem­plo de ini­cia­ción, trece pasos. Seis pasos, repre­sen­ta­ban la auda­cia, la cer­teza, la volun­tad, los obje­ti­vos, el deseo y el coraje, estos se debían rea­li­zar hacia delante y para repre­sen­tar que cada paso rea­li­zado hacia delante estaba medi­tado, se rea­li­za­ban seis pasos hacia atrás. Por último, el paso número 13, ser­vía para cru­zar, de modo sim­bó­lico, la puerta que los con­du­ci­ría a la nueva vida, a la nueva existencia. Otro caso par­ti­cu­lar es el del Apolo XIII, que des­pegó el 11 de abril de 1970, a las 13 horas en punto y no habían alcan­zado a pasar 13 minu­tos… En Esta­dos Uni­dos, los dise­ña­do­res de los avio­nes de gue­rra, nunca han pro­yec­tado un caza con la nomi­na­ción F-13, ya que cono­cen que sus pilo­tos son suma­mente supers­ti­cio­sos. Otra creen­cia popu­lar y hoga­reña, es nunca jun­tar en un reci­piente 13 cabe­zas de ajos. Se ha com­pro­bado, que el uni­verso entero, hoy tiene trece mil millo­nes de años.

Trece es la cifra de las cons­te­la­cio­nes zodia­ca­les (aun­que sig­nos, sólo haya doce).
Trece es el número ató­mico del cuasi per­fec­ta­mente prác­tico metal aluminio.
Trece es La posi­ción en el catá­logo astro­nó­mico de nues­tra vecina y famosa gala­xia Andrómeda.
Trece es la can­ti­dad de letras en el nom­bre de Edgar Allan Poe, padre del cuento moderno.
Trece es la legión con la que César cruzó el Rubi­cón para aca­bar con la Repú­blica Romana.
Trece es El siglo en que Temüü­jin, mejor cono­cido como Genghis Khan, fundó el impe­rio más grande de la his­to­ria humana.
Trece es el mismo siglo en que Nic­coló, Maf­fio y Marco Polo lle­ga­ron a China y en el que en Europa se fun­da­ron las pri­me­ras universidades.
El tre­ceavo dios nór­dico, Loki, apro­ve­chó para matar a Bal­dur (dios de la inocen­cia) con una fle­cha enve­ne­nada con muérdago.
Los ciclos de crea­ción y des­truc­ción en la his­to­ria Maya, mens­trua­les al año en la mayo­ría de las muje­res y meses en los calen­da­rios luna­res. Cada dos años y medio, es la can­ti­dad de lunas lle­nas, doce y la famosa “blue moon”.
¿Sabía usted, que Sura­mé­rica tiene 13 paí­ses?, A SABER: 1) Argen­tina, 2) Boli­via, 3) Bra­sil, 4) Chile, 5) Colom­bia, 6) Ecua­dor, 7) Perú, 8) Para­guay, 9) Uru­guay, 10) Suri­nam, 11) Guyana inglesa, 12) Guyana fran­cesa y 13) Venezuela.

Trece son los años que en Vene­zuela tene­mos a un gobierno inefi­ciente y desas­troso que está aca­bando con: la eco­no­mía del país, con la demo­cra­cia, con los valo­res mora­les, espi­ri­tua­les y reli­gio­sos, con la sen­sa­tez, con la dig­ni­dad; y tiene divi­di­das a las familias.

Cuando la supers­ti­ción o creen­cia por la nega­ti­vi­dad del número 13 es des­me­su­rada, se con­vierte en una pato­lo­gía, la cual se deno­mina tris­ca­de­ca­fo­bia, y puede pre­sen­tar desde nau­seas, dolo­res de cabeza o mareos, hasta des­arre­glos emo­cio­na­les que pue­den pro­vo­car fuer­tes esta­dos de ansie­dad. Estas per­so­nas no salen los días 13, sea mar­tes o vier­nes, no suben al piso 13 o no eli­gen sen­tarse en la fila o asiento que tenga este número, e incluso no pue­den ver el número 13, ni per­mi­ten que le hablen de él.

Salu­dos, amigo lec­tor. ¡Mucha salud y feliz y vic­to­rioso año 2012, para un exi­toso año 2013!

Elogio de la responsabilidad…


Por: Rafael Muci-Mendoza - rafael@muci.com Todas nuestras acciones y omisiones, nuestras palabras y silencios, decisiones y elecciones tienen efectos. Siempre, sin excepción. La responsabilidad nos hace conscientes de ellos y nos permite crear una vida responsable, una vida trascendente y con sentido. La talidomida, droga elaborada en 1947 y vendida hasta 1960 como tratamiento seguro del insomnio, la ansiedad y los vómitos matutinos del embarazo se recetó por primera vez en la década ´50. En Venezuela, la droga fue presentada a registro en 1959; debido a sospechas sobre trastornos metabólicos en animales de experimentación, la Junta Revisora de Especialidades Farmacéuticas (JREF), un equipo estelar que hubiera sido odiado por Chávez, constituido entre otros por los doctores por Marcel Granier-Doyeux, Alfredo Planchart y los esposos Siegbert y Elly Holz, recomendó solicitar estudios adicionales y el producto se mantuvo en retenido durante dos años y medio. En vista de no encontrarse nuevos datos desfavorables sobre la seguridad de la droga, fue aprobada en agosto de 1961. Dos meses después se supo de un estudio donde se describían malformaciones congénitas, especialmente focomelia –ausencia o malformación de extremidades que da al niño el aspecto de una foca-. De inmediato, se prohibió la importación y comercialización del producto y se canceló el registro correspondiente. Debido al profesionalismo y la responsabilidad de esa Junta, la talidomida nunca se consumió en el país y no se vieron niños focomélicos. Creciente pánico ha surgido entre las poseedoras de prótesis mamarias francesas PIP. La ministra de salud, en forma irresponsable ha hecho un mezquino ofrecimiento, retirarlas gratuitamente y condenar a las poseedoras a someterse por su cuenta y de propio peculio a una segunda intervención para reemplazarlas. Se regalan 10 millones de dólares a un hospital uruguayo y no hay dinero para afrontar la responsabilidad total de las sufrientes. Achacan a las comercializadoras la culpa. Me pregunto, ¿Es que el Estado venezolano no debe, primariamente, garantizar la seguridad de todo aquello concerniente a registros sanitarios? Desde 2000, la FDA de EE.UU. había denunciado el peligro de las PIP. ¿Dónde estaban los rojitos responsables? Es bien sabido que las vacunas que proceden de Cuba no son confiables ni aceptadas por la OMS, y que las medicinas con que tratan a nuestros pacientes en un CDI no dicen de qué laboratorio farmacéutico provienen, no tienen registro sanitario ni tienen fecha de vencimiento. Se habla de prótesis chimbas, yo creo que debe más bien hablarse de indiferencia e irresponsabilidad de la chimborria que nos gobierna…

La hermana pobre de la fe


Por: Alfredo Yánez Mondragón - @incisos - Los venezolanos, ganados siempre a las palabras de consuelo mutuo, de solidaridad discursiva, de aliento reservado, tenemos en la esperanza a nuestra arma secreta para enfrentar los vaivenes de la vida; las vicisitudes y hasta las promesas incumplidas; convertidas ahora... en reencuentro entre la verdad y una mentira... la esperanza sigue el sueño; confía de nuevo, se permite el olvido y se otorga el deseo de volver a intentarlo... En el país reina la esperanza. Está en boca de miles, de millones. La esperanza es un aliciente en medio de tanta pobreza -material y espiritual-, es una ayuda inmensa a la hora de pensar qué es lo que viene, hacia dónde vamos, qué queremos ser, cuál país queremos habitar, construir y disfrutar... Que en adelante ya más nunca nadie se burle de la esperanza de un pueblo, que en adelante sepamos enfrentar con verdadera esperanza el futuro que nos viene, no por los designios de la incertudumbre, sino por la consecuencia coherente entre lo que hemos hecho y los resultados esperados... Ella es la esperanza... la hermana pobre de la fe

Sufre, padece y llora; aunque se alienta a sí misma. La ilusión es su compañera; procura no perderse nunca; aunque siempre viva entre la resignación y la llegada de un cambio que luce inminente; siempre inminente, nunca concreto. Angustia y lamento; suspiro por una solución posible, que muchos advierten utópica; abrazo a la posibilidad de un milagro, sea por aferrarse a un culto, sea por resistirse a las verdades ciertas que la ciencia dicta. La esperanza está como consuelo; pese a que su hermana mayor, la que tiene abundancia de certezas, la reprenda porque nunca sentencia en afirmativo, porque nunca da muestras de creer realmente lo que piensa. Los venezolanos, ganados siempre a las palabras de consuelo mutuo, de solidaridad discursiva, de aliento reservado, tenemos en la esperanza a nuestra arma secreta para enfrentar los vaivenes de la vida; las vicisitudes y hasta las promesas incumplidas; convertidas ahora, en nueva posibilidad; en mano extendida; en beso reconciliador, en reencuentro entre la verdad y una mentira contada en forma de futuro, para la burla que se recicla. Quizá porque es la hermana pobre de la fe; con la fuerza de la genética, pero también con la vulnerabilidad de su condición humilde; la esperanza sigue el sueño; confía de nuevo, se permite el olvido y se otorga el deseo de volver a intentarlo. No es bueno ni es malo; simplemente es. Una característica propia de quienes vivimos en una especie de ambigüedad de criterio; por más decididos que parezcamos en cuanto a nuestra vida propia y cercana; individual y colectiva; familiar y nacional es asirnos de la esperanza; sin que ello repercuta en acciones reales y concretas, sin que ello signifique convicción; sin que ello se materialice en hechos que demuestren que esa esperanza al cielo ruega; pero también da. Un poco de cautela - ¿Blasfemo contra la esperanza? No. Creo en ella, al fin y al cabo, riega el ánimo, permite una sonrisa e impulsa a ver a su hermana mayor; la fe; esa que hace posible -como dice san Agustín- creer en quien no se ve, por la fuerza de lo que sí se ve. Pero por ser la esperanza la pobre; los bandidos se burlan de ella, se mofan, se recrean en las debilidades de una actitud cándida; quizá ingenua; y la emprenden contra esa sumisión bondadosa que siempre consigue elementos para justificar, para bendecir, para desconfiar de las posibles malas intenciones de aquellos que a todas luces actúan ondeando una bandera de "esperanza" para más adelante valerse de ello y confundir toda la ilusión depositada, todo el ímpetu de acompañamiento, toda la voluntad por la construcción de un futuro de progreso y con ello destruir eso; que quienes juegan con el dolor ajeno, con el miedo, con la angustia, dicen que es lo último que se pierde. Esa frase, hecha refrán, es quizá la puerta de entrada para que los malhadados se aprovechen de quienes tenemos fe en la esperanza. La esperanza no se puede perder; pero tampoco puede ser elemento flaco para ofrecer ventajas a quien ha decidido actuar en contraparte, en desmedro nuestro, en escalinata con nosotros como peldaños, en maledicencia, en actitud despótica, en cambio solo para que todo siga igual. Conceptos renovados - Toca entonces; como suele suceder por estos días, redimensionar, reflexionar acerca de la esperanza y descubrirla como una posibilidad cierta de ánimo y vanguardia; sin mayores debilidades que el simple hecho de saberla presente; pero con criterios, de saberla activa, pero con visión cierta; sin cegueras autoimpuestas; que más que esperanza, develan resignación a lo que venga, sea lo que sea. La esperanza es certeza en la espera. No se trata de un acto mágico que tuerce el rumbo de una verdad escrita sobre piedra, se trata de la concreción de hechos, de la materialización de un esfuerzo sostenido. En definitiva es esperar; y si algo tiene de mística esa espera, si algo tiene de valor religioso, de fundamento misterioso y alto valor espiritual, es precisamente el inseparable apego a aquella hermana mayor; que sin ambigüedades y sin medias tintas actúa, aquella hermana a la que no le importa la pobreza, porque en los temas de la decisión, de la lucha a brazo partido, del acento en lo sustantivo, poco importan los recursos materiales; valen más los de la convicción, con la fortaleza de espíritu, los de la inspiración motivadora, los de la ilusión sustentada en verdades posibles. Fuera la resignación - En el país reina la esperanza. Está en boca de miles, de millones. La esperanza es un aliciente en medio de tanta pobreza -material y espiritual-, es una ayuda inmensa a la hora de pensar qué es lo que viene, hacia dónde vamos, qué queremos ser, cuál país queremos habitar, construir y disfrutar. Sin embargo, en el país, la esperanza se sustenta en las promesas, en las ventas de mercaderes que se valen de una demanda constante, satisfecha -creen algunos- únicamente por la prédica de vándalos ilusionistas. Es tiempo entonces de recuperar el valor de la esperanza, de deslastrarle el juego macabro de su uso para sustentar imposibles, para convertirla en resignación sistemática, para hacer de ella una excusa frente a la mediocridad y la desidia, para someterla, en sus convicciones, a más paciencia en la espera, a más dilación en el cumplimiento de las promesas. Urge validar el concepto de la esperanza, teñirlo de nuevos bríos, de endilgarle una fuerza reivindicativa existente; porque al final, la esperanza es un premio a la constancia, es una recompensa a la fuerza que imprime la fe. En estos tiempos, cuando más veces la palabra esperanza sale de nuestras bocas; hagamos un alto para entenderla, para internalizar su significado, para reencontrarle su valor y comenzar, de nuevo -con verdadera esperanza- a redoblar los esfuerzos para que esta espera cierta por un país justo, creíble, posible, factible, se concrete y no se pierda jamás. Un abrazo a la esperanza - La esperanza, con la frente en alto, entonces tiene motivos para existir y para convertirse en una fuente de inspiración inagotable para la conquista de los sueños; no porque una varita mágica actúe, sino porque pudimos ubicarla, más allá de la pobreza en la que se encuentra hoy, en un sitial de honor; en un pedestal de justicia. Que en adelante ya más nunca nadie se burle de la esperanza de un pueblo, que en adelante sepamos enfrentar con verdadera esperanza el futuro que nos viene, no por los designios de la incertudumbre, sino por la consecuencia coherente entre lo que hemos hecho y los resultados esperados. Bien vale aferrarse a la esperanza cuando ella se erige en bastión de una fortaleza de espíritu que no se sienta a ver pasar los acontecimientos, cuando ella se convierte en estandarte para liderar un futuro que se construye desde hoy en la certeza de que la esperanza es parte motora de cuanto hace falta, porque no es distante ni lejana, porque no es vieja ni nueva. Sí, la esperanza es la hermana pobre de la fe. Quizá por ello, en ese aspecto que parece vulnerable, es tan noble que permite estas disertaciones sin perderse, sin ofenderse, sin sentirse menos, sin mirar de reojo. Por el contrario, la esperanza, en medio de su nobleza y su humildad; asume estos conceptos para ampliarse en su presencia, para seguir andando al lado de la ilusión, para seguir dándose y dándonos aliento.
EL UNIVERSAL 5 de enero de 2012

Google rinde homenajes


Google suele recurrir a modificar a modificar su logotipo con un doodle para conmemorar algún aniversario sonado. Nicolás Steno, el padre de la geología, ha motivado el segundo 'doodle' de Google de la semana. Google ha vuelto a recordar a un personaje histórico este miércoles. Hace dos días, el gigante de internet sorprendía a los internautas con otro de sus originales 'doodle' en memoria del escritor y jesuita Luis Coloma y particularmente en honor a su personaje más popular: el Ratoncito Pérez. El que habría sido el 65 cumpleaños de Freddie Mercury tuvo una celebración que dejó a todos boquiabiertos. El buscador sustituyó su cabecera por un vídeo de dibujos animados que repasaba la carrera del fallecido vocalista de Queen. Un doodle conmemoró también los 112 años del nacimiento del escritor Jorge Luis Borges, presentándolo observando un paisaje futurista y onírico, el75 aniversario del nacimiento de Jim Henson, creador de 'Los Teleñecos', el cumpleaños del pionero del 'stop motion' Art Clokey, el 118º aniversario de Albert Szent-Gyorgyi, descubridor de la vitamina C, el centenario del nacimiento de Mary Blair o la llegada al mundo de Marie Curie.
Sin duda, el aniversario es la excusa más recurrida para sorprender a los usuarios con un doodle. La lista es muy larga. Google ha conmemorado ya los 410 años del nacimiento del matemático Pierre de Fermat; el 144 cumpleaños del pianista y compositor Enrique Granados; los 133 años del nacimiento del escultor Alexander Calder; el 189 cumpleaños del padre de la genética, Gregor Mendel; los 96 años del nacimiento del guitarrista Lester William Polsfuss, Les Paul, un doodle en el que el usuario podía tocar la guitarra; los 117 años del nacimiento de la bailarina Martha Graham; el 200º aniversario de la llegada al mundo del químico Robert Bunsen; los 164 años del nacimiento de Thomas Edison; el 183º aniversario de Julio Verne; los 235 años del nacimiento de la novelista Jane Austen, el 112º aniversario de Charles Chaplin, que se celebró con un corto de cine en lugar del logo de Google; el 137º cumpleaños de Harry Houdini; los 172 años del nacimiento del pintor Paul Cézanne; el 120º aniversario de la escritora Agatha Christie; los 115 años del nacimiento del murciano Juan de la Cierva o los 76 años del nacimiento del dibujante Roger Hargreaves.
No sólo las personas cumplen años. Un doodle conmemoró también los 450 años del inicio de la construcción de la Catedral de San Basilio en Moscú; el medio siglo de la llegada del hombre al espacio; el 65º cumpleaños de Pipi Calzaslargas; el medio siglo desde que Hanna-Barbera crease a Los Picapiedra; los 115 años del descubrimiento de los Rayos X o el propio aniversario de Google, que suele ser celebrado con un 'doodle tarta'. Google también conmemoró con un lazo negro a las víctimas del 11-M.

Luis Coloma y el Ratoncito Pérez en un colorido 'doodle' de Google
Robert Noyce, recordado por Google con un 'doodle'
Art Clokey tira de 'stop motion' para animar un doodle de plastilina
Pierre de Fermat, una incógnita en el doodle de Google
Marie Curie recibe un 'doodle' de Google por su 144 aniversario
Una vez más, Google ha sorprendido a propios y extraños sustituyendo su logo por un doodle desde primeras horas del miércoles. En este caso, el buscador celebra los 189 años que cumpliría hoy Gregor Mendel, el monje agustino considerado padre de la genética.
Tomado de: www.laverdad.es

Nicolas Steno


Il doodle di oggi sulla homepage di Google è dedicato a Niccolò Stenone, nome italianizzato di Nicolas Steno, in occasione dei 374 anni dalla nascita. Danese di nascita, fu vescovo, ma è soprattutto ricordato come il padre della geologia e della stratigrafia.

Il doodle di Google è dedicato oggi a Niccolò, o Nicola, Stenone, nome originale Niels Stensen, ma il nome è noto anche in latino come Nicolaus Steno; in lingua inglese è Nicolas Steno.

Era un luterano, danese di nascita, infatti nacque a Copenaghen l'11 Gennaio del 1638 (per lungo tempo Wikipedia Italia ha riportato il giorno di nascita 1° gennaio, data evidentemente errata), poi si convertì al cattolicesimo, divenne in seguito vescovo, ma non abbandonò mai la sua passione per le scienze naturali. Ma era anche un apprezzato anatomista, fu lui a scoprire che il cuore è un muscolo.

Ma la figura di Niccolò Stenone, che fu anche definito Beato da Giovanni Paolo II nel 1988, è legata agli studi di paleontologia, geologia e sratigrafia. Stenone si pose in un modo sostanzialmente nuovo il problema della classificazione dei fossili, e della ricostruzione della storia geologica in base al modo in cui questi, e altre rocce, sono contenuti all'interno di rocce più grandi. Ecco il perché il doodle di oggi si presenta a strati e all'interno di essi vengono raffigurati proprio dei fossili.

Stenone si può dire che deve le sue scoperte al suo soggiorno in Toscana, ospite di Ferdinando II de' Medici appassionato scienziato anche lui. E fu proprio in Toscana che venne ribattezzato Niccolò Stenone. A lui il Granduca consentì di viaggiare per il Granducato e di proseguire i suoi studi. E dalle sue osservazioni sui reperti geologici e sulla struttura del paesaggio toscano, soprattutto della zona di Volterra, nacque il trattato 'De solido', pietra miliare della geologia moderna, contenente intuizioni fondamentali per la paleontologia e la cristallografia.

Per approfondire, potete leggere la pagina a lui dedicata su Wikipedia.

La sua vita venne stroncata in una cittadina tedesca sul finire del 1686 da una malattia renale. Il granduca Cosimo III ne rivolle la salma a Firenze, e Nicolò Stenone riposa ora in un sarcofago romano nella cripta della basilica di S. Lorenzo.

Homenaje a los Libros


Magda Mascioli G. - Quienes tuvimos la bendición de haber tenido quien nos enseñara a leer, muchas veces no sabemos valorar en justa medida esa gracia que nos acompaña, y ni pensamos en quienes no la tienen por circunstancias de la vida. ¿Se le ha ocurrido que Ud. pudiera enseñar a leer a una persona, en especial si es adulto? Piénselo. Es una acción que le llenará de alegría su corazón y será su mejor manera de agradecer el saber leer. Aquí les dejo un link que publicara @libreros (a quien recomiendo seguir) que representa un bello homenaje a unos compañeros excelentes: los Libros. Tomado de: www.desequilibrios.blogspot.com