mover

mover

lunes, 28 de noviembre de 2011

¡Revuelo aéreo!


Por: Claudio Nazoa - Lo que van a leer es absolutamente cierto, ocurrió en un vuelo Caracas Miami, el 17 de noviembre. Este artículo no es contra los empleados de Santa Bárbara Air Lines, ni contra la tripulación, ni contra INDEPABIS que, según mi opinión, fueron diligentes intentando resolver los inexplicables contratiempos de este vuelo surrealista.
6:00 am: Salgo ilusionado de mi casa.

6:50 am: Llego al aeropuerto. Hay una cola de pasajeros como de 2 cuadras. Algunos desde el día anterior. Me apiado de ellos sin darme cuenta de que esa era mi cola y que yo soy el último.

8:00 am: Voy al mostrador. Creen que me voy a colear y me insultan. Aclaro que voy a preguntar. Una empleada con rostro cansado y atormentado, dice que no hay aviones porque están malos. Le pregunto que qué hago, me contesta que no sabe. Regreso a la cola.

10:30 am: Mi vuelo era a las 11:00 am, pero primero deben partir los del día anterior. Llega Laureano Márquez. Una mujer da un discurso, dice que los hombres no tenemos bolas, yo respondo: bolas hay pero aviones no. Llega un avión. La cola avanza. Informan que ese vuelo es para los pasajeros de las 6:00 am del día anterior, con suerte saldremos después de las 6 pm en aviones de un misterioso país llamado Iceland, que, al parecer, viven de alquilar 2 aviones que tienen.

12:00 m: Nombramos un comité de vuelo presidido por un maracucho que lleva horas protestando: "En esta verga tienen que registrarnos, porque si no...". Otros pasajeros impugnan la elección y eligen a una señora gorda, también maracucha, que amenaza con quemar maletas en la puerta del aeropuerto.

1:00 pm: Laureano descubre en Google que Iceland es un micro país cerca del Polo Norte a 3 horas de Inglaterra.

1:05 pm: Protesta contra Iceland. Se oyen cosas absurdas como: "Fuera Iceland de Venezuela".

1:45 pm: Llegó un avión de Islandair, pero tuvieron que devolverlo porque venía malo.

2:10 pm: Cumbre con los líderes: INDEPABIS, Santa Bárbara y el aeropuerto.

2:40 pm: INDEPABIS multa a la línea aérea. Prometen 650 Bsf. y bono alimenticio. Alguien pregunta: "¿Y cuándo salimos?". El líder responde: "Preguntáme algo más fácil". Pitas y gritos contra el líder. Lo acusan de vendido.

6:30 pm: Chequean a los pasajeros del vuelo de las 11:00 am. Laureano se queda porque él es de las 4 pm. Los del vuelo de las 11 nos despedimos abrazando a los de las 4: "ánimo, ustedes también podrán lograrlo".

8:30 pm: Cenamos con el bono. Nos enteramos que los de las 6 am andaban todavía por allí. Compramos café molido en las tiendas, no para llevarlo a Miami, sino para traerlo de nuevo a Venezuela.

9:30 pm: ¡Increíble!, subiremos al avión, pero nadie sabe dónde están los pilotos. Parecemos zombis. Protestas a todo gañote.

10:00 pm: Llegan 2 pilotos entre abucheos y groserías. El capitán anuncia que él es inocente y que está haciendo un favor, ya que los pilotos asignados se encuentran atrapados en un hueco en la autopista Francisco Fajardo de Caracas y que si lo seguían insultando, se devolvía. Pedí aplausos para el capitán. Me llamaron jala bola.

10:40 pm: Ya, dentro del avión, el capitán pregunta: "¿quién es fulano de tal?... ¿quién es?... si no aparece no despego". Tímidamente, alguien levanta la mano. Venga acá - dijo el capitán- este señor por twitter le faltó el respeto a mi madre y dijo otras vulgaridades: ¡discúlpese públicamente! Los pasajeros, desesperados, gritábamos: "Discúlpate..., discúlpate". Bueno...yo... -dijo fulano- ofrezco disculpas por las obscenidades que le dije al capitán. ¡Bravo! ¡Bravo! -gritamos todos. El avión despegó. Ya nadie sabía ni nos importaba hacia dónde íbamos.

2:00 am: Llegamos a Miami (Laureano llegó a las 6:00 am). Ahora entiendo por qué los cubanos se lanzan al mar: porque la otra opción es Santa Bárbara.
¿Quién es el culpable?