mover

mover

jueves, 27 de octubre de 2011

Bergman

Envejecer es como escalar una gran montaña: mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena - BERGMAN, Ingmar

¿Cuál es tu excusa?


Por: Octavio J Flores Montagne - Hace días que estoy por escribir esta, dedicada a mis compatriotas que aún creen en la trampa del comunismo, un sistema creado para beneficiar sólo a las elites del alto gobierno, pero a nadie más. Tal vez pueda convencer a algunos de Uds, pero no me hago ilusiones. Aún así, es mi deber llamar la atención a sus conciencias, por el bien del país. Me refiero a las lecciones que debemos aprender de la vida de Steve Jobs, recientemente fallecido co-fundador de Apple Inc., cuya carrera he seguido muy de cerca desde hace ya más de 20 años, y que por coincidencia era tan sólo un año más mayor que yo. He seguido sus presentaciones y leído sus citas, y pronto leeré su biografía, aunque no espero sorpresa alguna en su contenido. Steve Jobs, sin lugar a dudas, es la persona más valiosa de mi generación, y su influencia se sentirá en el mundo por décadas por venir. En sus propias palabras, son aquellos que son lo suficientemente locos como para creer que pueden cambiar el mundo, son los que lo hacen (http://tinyurl.com/6l67qg5). Por supuesto que cambiar el mundo es un objetivo gigantesco para cualquier ser humano, y ¿quién puede predecir si es para bien o para mal? Jobs lo logró, a mi modo de ver, por dos razones primordiales: primero, su deseo era hacerlo a través de la excelencia y segundo, lo logró a través de la perseverancia. Entre otras cosas, Jobs, junto con Steve Wozniak, inventaron el computador personal (PC), la Macintosh con su interfaz gráfica de usuario (GUI, en inglés), revolucionó la forma como escuchamos música y nos comunicamos por internet y teléfonos, y esto sin contar sus logros en Pixar animation studios. El más reciente de sus logros, el iPad, también ha revolucionado la manera en que hacemos todo. Veremos sus resultados pronto. Recordemos que Jobs fue adoptado, y dejó la universidad para dedicarse a su pasión, y fundó con Wozniak Apple Computer con tan sólo $1,200 en el garaje de la casa de sus padres adoptivos. A la edad de 24, ya era multimillonario, pero aún así, confiesa, el dinero tenía muy poca importancia para él. Decía que pasó de una fase en la que no le importaba el dinero, por no tenerlo, a una fase de no importarle el dinero, por tener más de lo que podría gastar. No se puede decir que su motivación era enriquecerse, o como dijo una vez “ser el hombre más rico en el cementerio”. En lugar de esto, lo único que le interesaba era dejas su marca en el mundo, facilitando la vida de los seres humanos que han sido influenciados por sus logros. Si Steve Consiguió todo esto sin tener privilegio o facilidad alguna, ¿cuál es tu escusa? ¿Porqué no aprovechas tu propia vida, por precaria que sea tu situación, para cambiar el mundo para bien? Sin duda decir que el sistema capitalista es opresor y que “el patrón hace años que muerde al obrero”, no es una excusa válida porque Jobs, dejó sus trabajos bien remunerados en Atari y Hewllet-Packard para crear su propia compañía sin más que unos cuantos dólares. No puedes decir que es imposible enfrentarse al sistema y vencer, porque Jobs enfrentó primero a IBM, el gigante de los 60 y 70’s, y después a Microsoft, el gigante de los 90’s. En ambos casos, venció, pero con perseverancia, y dedicándose a crear, y no ha destruir. Una vez más, el secreto es: Excelencia y Perseverancia. Jobs una vez dijo que el secreto para obtener el éxito es el amor por la labor que se desempeña, pues sin ese amor habría que estar loco para hacer el trabajo necesario para conseguir el éxito, es ese amor por el trabajo lo que nos lleva a perseverar, aún cuando todo parece perdido. Bajo estos conceptos, ¿Creen Uds. que realmente vale la pena echarle la culpa a “la oligarquía”, o “los burgueses”, o “el imperio”, o tantos otros chivos expiatorios por nuestro propio fracaso en la vida? No tiene más sentido buscar qué es lo que nos llena de pasión y dedicar nuestras vidas a un objetivo loable que beneficie al mayor número de personas en el mundo? Observemos por contraste, los mismos 20 años en la vida de Hugo Chávez, que tiene muchos paralelos con la vida de Steve Jobs, naciendo sin privilegios pero por lo menos con su padre y su madre. Nunca tuvo trabajo alguno, a no ser por el de militar, pagado por los impuestos que tú y yo pagamos con nuestro esfuerzo, entró en la carrera militar con una gran mentira como supuesto objetivo: “defender la soberanía del país”. Defraudó a la Nación, al poner en riesgo la vida de miles de venezolanos con el deseo de violar la institucionalidad democrática por su codicia enfermiza de poder, por el poder mismo. Como culebra seductora, convenció al país que no tenía en mente ningún plan comunista, y que estaba dispuesto a ser un demócrata. Nos convenció de que su objetivo era cambiar al mundo para bien. Hasta hoy, sólo vemos que repite los errores de Castro y de la Unión Soviética, y se ha asociado con los más perversos dictadores del mundo, incluyendo Fujimori, Gadaffi y Hussein. ¿Es que acaso estos individuos han logrado algo bueno para los ciudadanos de sus Pueblos? ¿Podemos citar un solo ejemplo en que la vida de los seres humanos bajo su responsabilidad se haya mejorado? El capitalismo es realmente el mejor sistema económico porque cada individuo por sencillo que sea, puede cambiar el mundo para bien, como lo hizo Steve Jobs, donde quiera que ese individuo esté. Siempre que siga los principios de excelencia y perseverancia. Sí es cierto que hay muchos casos en que el capitalismo ha arrojado resultados negativos, pero al final de cuentas, tarde o temprano, aquellos que abusan el sistema perecen, y aquellos con liderazgo como el de Steve Jobs toman su lugar. En el socialismo de Chávez, que es el mismo de Castro y de tantos otros, sólo unos pocos en las élites del gobierno opresor y paternalista, se enriquecen a costas del trabajo de todos los ciudadanos. Resulta en la mayor perversión de todo sistema económico, el monopolio de todo. Steve Jobs tenía un rival durante todos estos años, Bill Gates de Microsoft. En combinación estos dos titanes produjeron más riqueza y trabajo que comunista alguno en la historia del mundo haya podido crear. Excelencia y perseverancia es la ruta al éxito, y Venezuela tiene mucho potencial para colocarse entre los más grandes países en vías de progreso. Para lograrlo debe combatir la seducción del comunismo, y concentrarse más bien en la igualdad de oportunidades, en lugar de la igualdad impuesta desde las élites del alto gobierno. Steve Jobs es el ejemplo de lo que muchos ciudadanos con poco o ningún privilegio puede lograr. ¿Porqué no en Venezuela? ¿Cuál es tu excusa?