miércoles, 21 de septiembre de 2011

Habla el corazón



Por: Carlos Fernández y Sonia Perilla - No soy yo el que se emociona, dice el corazón. El corazón habla de los cuidados que necesita. En entrevista habla de su función vital y de sus dolencias. Pide más cuidados y no solo poemas. No hay ruptura amorosa, dicha o rabia que no cruce por el corazón. Al menos eso cree y ha creído siempre, la humanidad. Sus poetas, escritores y compositores han gastado ríos de tinta ensalzándolo, si sobran motivos para estar felices, o culpándolo por el vicio impenitente de enamorarse de quien no debe. "La verdad es que solo soy un obrero más en el organismo... Uno muy importante, pero obrero al fin y al cabo. Y aun así me achacan atributos que no tengo, como determinar el grado de bondad, tacañez, maldad, valentía, tesón o altruismo de una persona. Aclaro: nada tengo que ver con eso", dice el corazón. Y afirma que si tuviera que compararse con algo, sería con una bomba: "La encargada de manejar la hidráulica del cuerpo". ¿Cómo es eso de que usted es una bomba? - En realidad soy dos bombas hechas de músculo en una: la derecha, que recibe sangre sin oxigenar del cuerpo y la manda a los pulmones, y la izquierda, que recibe la sangre ya oxigenada de los pulmones y la manda a todo el cuerpo. Ese es mi trabajo. ¿Cómo lo hace? - Como soy un músculo, mis células se contraen y estiran al mismo tiempo. Imagine una bomba de caucho que al estirarse permite la entrada de sangre; en cierto punto esta se encoge y la expulsa. ¿Entendió? ¿Y qué hace que sus células de músculo funcionen al mismo tiempo? -Todas están ligadas a una especie de director de orquesta que las pone a bailar al mismo ritmo. Es una especie de nodo o interruptor que está conectado con el sistema nervioso. ¿Y entonces qué tiene usted que ver con las emociones? - No produzco emociones, reacciono ante ellas. Cuando usted se angustia o se preocupa, me acelero; si está calmado, yo también. ¿Y por qué lo relacionan con el amor? - Obvio: si su pareja le produce emociones fuertes, me acelero, y usted siente que palpito por ella. Pero también me acelero cuando el cuerpo pierde sangre, necesita oxígeno, tiene fiebre o está afectado por enfermedades. Sus enfermedades son las que más matan gente en el mundo. ¿Siente culpa? - Mire, hago lo que puedo, pero las personas no me ayudan. Cuando fuman, me ponen a latir más rápido; si tienen la tensión alta, tengo que hacer más fuerza; si no hacen ejercicio, no trabajo en forma eficiente (soy un músculo y necesito entrenamiento), y si comen mal, pues tapan mis ductos... Calcule. ¿Esos son los infartos? No exactamente. Para funcionar necesito oxígeno y nutrientes que me llegan con la sangre a través de dos arterias, que son las coronarias. Cuando trabajo más, cuando tengo que hacer más fuerza o cuando estos ductos se tapan, me llega muy poco de ese alimento. Eso mata mis células. Eso es un infarto. ¿Por qué es tan grave? ¿Le parece poco? ¡Lo que se murió se murió! Cuando son muchas las células afectadas, no puedo bombear la sangre al organismo, y usted bien sabe que los tejidos se mueren en minutos cuando esta no les llega. ¿De qué más se enferma? - De muchas cosas. Por ejemplo, me inflamo por infecciones (endocarditis); me estiro tanto que, como los cauchos, pierdo la fuerza para encogerme (insuficiencia cardíaca); a veces mis puertas de entrada y salida (válvulas) se vuelven muy anchas o muy estrechas, o mis células pierden el ritmo (arritmias). De qué se queja, si hay de todo en cirugía; es más, hasta pueden reemplazarlo. Por pensar así es que estamos como estamos. Todo sería más fácil si en lugar de escribirme poemas empezaran a cuidarme, y entre más temprano, mejor. Tres formas de cuidarlo - Actividad física: como el corazón es un músculo, necesita entrenarse; se puede mejorar su resistencia con media hora al día de ejercicio aeróbico: bailar, correr, patinar, nadar y caminar vigorosamente. Buena dieta: evite las grasas saturadas (o de origen animal) y prefiera las mono y poliinsaturadas; disminuya el consumo de carnes rojas y procesadas. Incluya de cuatro a cinco porciones diarias de frutas y verduras frescas. No fume: el cigarrillo es uno de los peores enemigos del corazón. Ni siquiera se exponga al humo de segunda mano de los demás.
Tomado de: http://www.gentiuno.com

Diego Arria S. teme estalle violencia en Venezuela


Por: Antonio María Delgado - El ex presidente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Diego Arria, sostiene que los 13 años de gobierno del presidente Hugo Chávez han sido una tragedia para Venezuela. El país ha retrocedido décadas pese a que el mandatario ha recibido más de un $1 billón en renta petrolera y el deterioro es tan marcado que si un paracaidista aterrizara en el territorio nacional, sin importar donde lo hiciese, lo primero que notaría es “el colapso de la infraestructura, la pobreza, el abandono del campo y la suciedad de las ciudades”, afirmó el diplomático en una entrevista. Pero esto no es lo que más le inquieta al ex embajador venezolano ante la ONU. Más preocupante aún es el clima de odio que Chávez ha instaurado entre los venezolanos que arrea a la población cada vez más cerca de una guerra civil, advirtió. “El lenguaje crudo, grosero, y ofensivo que utiliza el jefe del Estado, y que sus seguidores masifican con los medios de comunicación, ha creado una división entre los venezolanos que jamás hemos tenido en nuestra historia”, señaló Arria, quien durante su paso por la ONU pudo ver de cerca las condiciones que generaron la implosión social de Bosnia y Ruanda. “El odio significa que Chávez ha logrado emponzoñar y envenenar el espíritu de los venezolanos […] En cualquier diagnóstico que se haga de un escenario de conflicto, en Venezuela está clarísimo que están dadas las condiciones de todas esas circunstancias”, comentó. Arria pudo constatar recientemente el grado de conflictividad que padece Venezuela. Se encontraba de gira en el país el mes pasado cuando él junto a sus acompañantes fueron interceptados y luego golpeados por un grupo de personas vinculadas al oficialismo, cerca de San Carlos, capital del estado Cojedes. "Yo no había visto miradas de odio tan fuertes en mi país”, comentó el diplomático. “Me recordó lo que vi en Yugoslavia, entre los serbios y los musulmanes, o lo que vimos en Ruanda”, donde cerca de 800,000 personas fueron asesinadas en tres meses de violencia étnica. El odio es compartido por igual entre los seguidores y los opositores del presidente Chávez, pero existe una gran diferencia entre los dos grupos: los partidarios de Chávez reciben armamento de guerra y son entrenados para usarlo con el propósito de defender la “revolución”. Son varios grupos los que son armados por el gobierno, siendo algunos de ellos más violentos que otros. También varían en tamaño. El mayor de ellos es el cuerpo de milicianos, con una fuerza de 125,000 hombres y mujeres que el gobierno aspira incrementar a 300,000. Según Arria, todos estos grupos armados constituyen para las fuerzas democráticas del país un riesgo incluso mayor que lo que podrían representar los elementos leales a Chávez dentro de las Fuerzas Armadas a la hora de un conflicto. “No puedo concebir que las Fuerzas Armadas saquen estos tanques rusos que compró el señor Chávez para atacar a la población, o estos aviones Sukoi para bombardear las ciudades de Venezuela. Eso no lo harán jamás la Fuerzas Armadas venezolanas, pero yo sí creo que estos grupos paramilitares civiles peligrosos si son capaces de cualquier cosa”, sostuvo. A este peligroso escenario hay que sumarle la presencia de bandas de narcotraficantes que operan con impunidad en el país bajo la protección de altos funcionarios del gobierno. Según Arria, Venezuela se ha convertido en el gran botín del crimen organizado. En el país sudamericano operan carteles de la droga mexicanos, europeos, norteamericanos e inclusive elementos de las mafias rusa, bielorrusa, china y japonesa, señaló. Al explosivo cóctel también hay que añadirle los vínculos con organizaciones declaradas como terroristas por Washington como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Hezbolá y la organización separatista vasca ETA. Otro elemento de preocupación son los 70,000 cubanos que se encuentran en país, miles de ellos pertenecientes a los organismos de seguridad del país caribeño que están infiltrados en los cuerpos de seguridad de Venezuela. Todas estas organizaciones tienen intereses en preservar el régimen de Chávez, lo que eleva el riesgo de violencia en el país, dijo Arria. Este escenario dificulta los prospectos de una transición pacífica en el país, y el potencial de violencia es tal que un eventual nuevo gobierno podría verse obligado a buscar ayuda internacional para salvar vidas. El nuevo gobierno también tendría que purgar de inmediato a las Fuerzas Armadas y los organismos de seguridad para instaurar oficiales y funcionarios que sean leales al Estado y no a los intereses de la revolución bolivariana. “Venezuela tiene un régimen casi absolutamente militarizado, y militarizado con los oficiales de menor calidad dentro de las Fuerzas Armadas, si nosotros no comenzamos por ese primer paso de desmontar el aparato militar que ha tomado posesión del estado venezolano no podremos salir adelante”, comentó Arria. “Hoy en día se calcula que hay más de 2,000 oficiales de rango medio y alto en posiciones ejecutivas que tradicionalmente han sido para los civiles. O sea, cómo desmontar el aparataje militar, yo diría la bota militar, va a ser de una alta complejidad”, añadió. Un nuevo gobierno también debería emprender un “inevitable” proceso de reunificación y de tratar las injusticias cometidas en el país a lo largo del mandato de Chávez sin que esto se convierta en una cacería de brujas. Es decir, la justicia debe prevalecer sobre la venganza en este proceso. Asimismo, el país debe recuperar las instituciones democráticas desmanteladas por Chávez, quien ha centrados sus esfuerzos en destruir la separación de poderes para aplastar a todo mecanismo institucional que pueda fiscalizar su gestión. Según Arria el, país requiere de una profunda transformación que deje de lado el sistema militarista creado por Chávez y no sólo cambiar el actual gobierno con un nuevo jefe. La transformación podría incluir una reforma presidencial para reducir el período presidencial a tres años en vez de los actuales seis, en vista del doloroso período de transición que se viene en ciernes sobre Venezuela para poder estabilizar el deterioro del país. “Las medidas son tan fuertes, las que hay que aplicar, que el nuevo gobierno podría no sobrevivir más de tres años. El próximo presidente debe estar totalmente entregado al servicio de una verdadera unidad nacional, de un rescate nacional, y ese es un ejercicio muy desgastador, pero es un servicio fundamental”, añadió.

Por Edo

Historia de Venezuela en caricaturas

por edoilustrado

Estos son unos cuadros de gran formato que me encargaron (1 metro x 60 cm promedio) donde trato de plasmar en clave de humor y caricaturas la historia de nuestro país. Son 14 en total. Aquí coloco 11 listos. Es un trabajo árduo que requiere mucha investigación y documentación para poder reflejar nuestro pasado y presente. Faltan Medina Angarita, Rómulo Gallegos, la Junta de Gobierno y, por supuesto, Chávez.




Este cuadro corresponde al presidente Cipriano Castro, el bloqueo del que fue objeto por las distintas potencias extranjeras, su frase célebre “La Planta insolente del extranjero, así como el golpe de Estado que le dió su “compadre” Juan Vicente Gómez y que dio paso la dictaduras más larga de nuestro país. Coincidió el período de gómez con la aparición de la Generación del 28. Gómez también persiguió a todo aquel que se le opusiera con la cárcel y las torturas. Uno de nuestros más grandes humoristas, Leoncio martínez fue víctima de la crueldad del dictador.




Este cuadro corresponde al período de Marcos Pérez Jiménez, otro Dictador que nos gobernó desde 1952 hasta 1958. Hechos notorios reflejados: El asesinato de Carlos Delgado Chalbaud, La censura, la tortura. También fue el período donde se construyeron obras de gran envergadura (La Ciudad Uniersitaria, el Hotel Humboldt, Las Torres del Silencio, El Teleférico, entre otras)




Esta obra refleja el gobierno de Rómulo Betancourt. Hechos notorios: Pacto de Punto Fijo, la visita de Fidel Castro a Venezuela, Los intentos de golpe (Porteñazo, Carupanazo, Barcelonazo) El asalto al tren del Encanto y la inauguración del Puente sobre el Lago de Maracaibo. Hay un guiño en la mano de Betancourt que plasma el atentado que sufrió en ese período.




Toca el turno a Raúl Leoni. Acontecimientos: Muerte de Fabricio Ojeda. La guerrilla se hace presente (MIR, FALN, PCV) Teodoro y Pompeyo escapan del Cuartel San Carlos, Se divide AD y Prieto Figeroa forma el MEP. El fenómeno de El Derecho de Nacer capta la atención de todos los venezolanos. se inaugura la Represa del Guri




Esta obra pertenece al primer período de Rafael Caldera. Pacificación de la Guerrilla, cierre de la UCV, nacimiento del MAS y del PCV, el Gabo gana el Rómulo Gallegos por 100 años de soledad.




Este otro corresponde al primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, (años 70) Bonanza petrolera, ta’ barato dame dos, El caso del Sierra Nevada, La muerte de Renny Ottolina y el posterior endeudamiento que a la larga, íbamos a pagar (y todavía estamos pagando) muy caro.




Este trabajo plasma el gobierno de Luis Herrera Campins. Irene gana el Miss Universo, el tristemente célebre “Viernes Negro” con el “Búfalo” a la cabeza, Vinicio pega la Carrera y huye. El veto de la TV a Luis Herrera. Fue una época de inauguración de grandes obras (El metro, El Teresa Carreño, La Virgen de La Paz, Los juegos Panamericanos. Un guiño: El Toronto en su mano.




obra que refleja el período de Jaime Lusinchi. La visita del papa Juan Pablo II, el incidente con la corbeta Caldas (El que está montado es el presidente colombiano Virgilio Barco), Recadi, Blanca Ibañez, a mi no me j…




Comienza el segundo período de CAP. La “Coronación” , El Caracazo, Golpe del 4 F, La novela “Por estas Calles”, destitución y prisión del “Gocho”




Aquí plasmo el período breve del presidente Ramón J. Velásquez, responsable de la transición entre el último Gobierno de CAP 2 y el de Rafael Caldera. Eran los años 93 y 94. Quiebra e intervención del Banco Latino, el indulto a Larry Tovar Acuña y la final, después de muchos años, entre los eternos rivales del beisbol: Caracas- Magallanes.




Termino el período de la “cuarta” con el segundo gobierno de Caldera. El chiripero, la Crisis Bancaria, indulto a Hugo Chávez, Teodoro Ministro, la apertura petrolera y la visita del “chévere” Clinton.