mover

mover

martes, 6 de septiembre de 2011

Corpus Iuris Despelotorum


Por: Mauricio Perez-Badell - Durante los últimos trece años Venezuela ha estado sometida a un tsunami jurídico. Este deslave donde ya casi alcanzamos a los 9.000 decretos, la mayoría inconstitucionales, al igual que los Decretos-Leyes, han sumido al país en un caos, donde normas contradictorias, de interpretación ambigua, con potestades arbitrarias, compiten entre sí en un mare magnum donde las leyes se reforman mediante reimpresiones “por errores en el original”, sometiendo al país a un limbo jurídico donde nadie sabe a ciencia cierta cuál es la norma vigente y cual la derogada. Hay que publicar en un volumen, por materia, todas las leyes vigentes con sus respectivos reglamentos, publicadas a partir del 2 de febrero de 1999. Este “Código Napoleónico” permitiría cumplirlas. Durante estos trece años de neo comunismo, se han creado animales raros que vuelan, andan por tierra y nadan en el mar, mamíferos con pezuñas y pico, y hasta hermafroditas. Son las llamadas empresas Endógenas, Unidades de Producción Socialistas, Grannacionales (así, con dos enes pegadas) del Alba, y otros disparates que diariamente son creadas, para los fines más absurdos. Al poco tiempo se liquidan. Se sustituyen por otras con nombres más rimbombantes pero que produce mayores pérdidas que la anterior. Debiera publicarse otro volumen con todas estas especies del zoológico y jardín botánico corporativo del régimen, con sus Decretos de creación, actas constitutivas-estatutos, cualesquiera acta donde se aprueben negocios o contratos milmillonarios, su presupuesto 2.011, cualquiera otro crédito adicional aprobado en este ejercicio, para cubrir sus pérdidas y déficit de caja y el monto de las pérdidas netas acumuladas desde su creación hasta el 31-08-11 por cada una de ellas. Estas pérdidas de miles de millones de dólares resultantes, de haberse dedicado a la educación, salud, agua, luz, seguridad e infraestructura vial, nos hubieran convertido en un país del primer mundo. No compitiendo con Zimbabue como hoy. Durante los últimos trece años nos hemos convertido en un país “Misionero”, “Fundacionero” y “Fondero”. donde queremos resolver los problemas a los trancazos, y a realazos, sin respetar ningún tipo de control del gasto ni de los resultados, Todas las llamadas “Misiones”, “Fundaciones” y “Fondos” actualmente existentes, debieran recopilarse en otro volumen, con sus decretos de creación , acta constitutiva- estatutos y los presupuestos recibidos ,sin ningún resultado ni obra. Han manejado billones. Nadie sabe donde están. Se crean, liquidan, resucitan con otro nombre pero con mayores mañas y vicios. Lo anterior constituiría el otro volumen. El último volumen, comprendería los acuerdos, tratados y convenios internacionales aprobados por Venezuela con países extranjeros u organizaciones internacionales, por materias. Nosotros ponemos los reales, y los demás solo tienen derechos y beneficios. Ningún deberla casi totalidad de dichos convenios deben ser denunciados cuando tengamos una Cancillería responsable, particularmente los que establecen ayudas externas y donaciones. Así acabaríamos con el actual Corpus Iuris Despelotorum y se cumpliría la Constitución vigente.

Los opositores de Vichy


Por: Luis Manuel Aguana - La ocasión del Censo 2011 ha puesto en prueba la actitud real de algunos partidos y precandidatos de la oposición democrática en relación a qué postura asumir ante este nuevo instrumento del régimen de Hugo Chávez. Ha sido variopinta la posición ante el Censo 2011, desde no decir nada hasta declararse abiertamente a favor, pasando por el análisis del cuestionario excluyendo preguntas consideradas como una seria intromisión a la intimidad de las personas, solicitando al TSJ la anulación de tales preguntas del cuestionario. No tengo la intención desde estas líneas dividir a la oposición democrática organizada, solo establecer la existencia de la policromía de nuestro liderazgo opositor en relación a temas controversiales, que en algunos casos, como el que nos ocupa, rayan en lo contradictorio y que ponen en riesgo la seriedad y la coherencia del discurso en contra del régimen actual, razón por la cual no debe extrañarse del porque el país opositor desconfía del liderazgo de algunos lideres. Deseo hacer notar aquí que la posición que algunos voceros de la sociedad civil hemos tomado en relación al Censo 2011 no se corresponde con una reacción de oposicionismo a ultranza. Es una respuesta coherente y sustentada ante las ejecutorias históricas de este gobierno que han ocasionado angustia y dolor a la familia venezolana en los últimos 13 años. El solo mencionar la Lista de Tascón, las persecuciones y expropiaciones, la muerte de Franklin Brito, las vejaciones a la Dra. María Afiuni y la condena injusta de 30 años a los Comisarios Simonovis, Vivas y Forero, son solo una muestra de que tenemos razones válidas de porqué preocuparnos ante cualquier cosa que hagan que pueda significar un nuevo episodio de persecución. Ahora bien, cuando uno ve por televisión a precandidatos presidenciales de la oposición hacerse públicamente el cuestionario del Censo 2011 conociendo mejor que nadie esta situación, no puede uno menos que preguntarse: ¿A que esta jugando esta persona? ¿Es que el gobierno le ha dado alguna cosa que nosotros no sabemos? ¿Qué coherencia de discurso puede tener para condenar la Lista de Tascón y a la vez avalar otra posible violación a la intimidad y privacidad de los venezolanos? Es la coherencia en las ejecutorias lo que la gente ve, no lo que dicen los lideres. Intentan decir que el Censo es algo “normal” para la ejecución de políticas públicas cuando en realidad saben de sobra que la única política pública valida es la que ordena el Comandante Presidente todos los domingos en su Aló Presidente. ¿Que seriedad entonces es esa? ¿Cómo pueden pretender que yo les de mi voto en unas primarias? ¿Con que cara me lo van a pedir? Cuando los alemanes invadieron Francia en 1940, el armisticio que firmo el Mariscal Petain implicó que los franceses toleraran a los alemanes en una supuesta paz. El General De Gaulle, quien era Viceministro de la Defensa, en abierto enfrentamiento a ese armisticio, renuncia y huye a Inglaterra y dirige desde allí la resistencia al invasor. El gobierno de Vichy, como se le llamó al ser esa la ciudad donde el Mariscal Petain firmo el armisticio, fue colaborador del invasor alemán y desde allí en adelante el término “colaboracionista” fue aplicado a situaciones en donde se tolera lo que es intolerable. De Gaulle pudo haberse quedado en la Francia ocupada, gozando de su posición. Pero hizo lo correcto, y comenzó su lucha que al final no sabría como concluiría. Tomo una posición frontal y de honor e hizo lo correcto. Esos son los valores que hay que rescatar aquí. ¿Como podría considerársele a ciertos opositores, por demás precandidatos presidenciales, esta actitud? Yo la llamaría sin lugar a dudas, colaboracionista. ¿Que podría esperarse de un precandidato y partido colaboracionista? Que en caso de ganar eventualmente unas elecciones, ya en el gobierno, se presten a tolerar lo que es a todas luces intolerable con el fin de hacer pasar bajo la mesa toda la ropa sucia que este gobierno ha acumulado. Y eso es lo que lamentablemente tememos desde la sociedad civil. Hay cosas que definitivamente no se pueden tolerar, como lo hizo el General De Gaulle en la Francia de 1940. Ya el gobierno de Hugo Chávez paso el punto de no retorno. Ya dividió a la sociedad en dos mitades irreconciliables. No pretendo aquí decir que será imposible no tender puentes hacia el país chavista cuando esta desgracia termine y empiece una etapa de reconstrucción nacional. Lo que pretendo decir es que para llegar allí algunos partidos de la oposición le están vendiendo el alma al diablo y están tolerando más de lo que se debe tolerar y que eso ya tiene un nombre desde 1940. No votaré por ningún precandidato en las primarias que no sepa diferenciar eso. Aquí no estamos hablando de si el Censo es o no un instrumento necesario. Estamos hablando de un asunto de principios, honorabilidad y respeto ante cientos de personas que han sufrido y aun sufren por ejecutorias como la que representa el Censo 2011 y que por eso lo hemos tomado como una bandera de resistencia civil y política. Si un precandidato de la Unidad Democrática aun no se percata de eso no merece nuestro favor ni nuestro voto en las elecciones primarias y menos en las presidenciales. He tomado la decisión por mi derecho constitucional de no abrirle mi puerta al Censo 2011 como una muestra de resistencia civil ante un régimen que ha violado la constitución mil veces y amenaza la privacidad de los venezolanos, no porque no entienda que es necesario hacer censos para establecer políticas públicas para mejorar al país. Esos censos los podemos hacer perfectamente cuando exista un gobierno en Venezuela que respete a los ciudadanos y su Constitución. Los precandidatos que le hayan abierto sus puertas al Censo tienen su derecho a pensar de una manera diferente pero a lo que no tienen derecho es a gobernarnos porque demostraron carecer de una honorabilidad que solo se tiene si se entiende el camino que tomo Charles De Gaulle en la Francia de Vichy.
Tomado de: http://ticsddhh.blogspot.com

Anónimo

"Lo peor que puede hacerse es cruzar un precipicio en dos saltos". Anónimo