mover

mover

lunes, 1 de agosto de 2011

De personajes célebres y connotados


Por: @litterius - http://litterius.blogspot.com - Ustedes no me lo van a creer, pero poco importa, porque nunca escribo para ser objeto de fe o de creencia. Pues sí, no me lo van a creer, pero en dos oportunidades fue el entonces presidente de Colombia, Andrés Pastrana, a la casa en la que yo vivía. No fue por mí, ciertamente, sino por el conjunto de personas que vivíamos allí. Aunque yo formaba parte de ese "conjunto" y era un número más de la suma total, dudo mucho que Andrés Pastrana notara mi ausencia. Pero no fue esa la razón por la que decidí no bajar al comedor en el que estaba el presidente de Colombia con su hermosa esposa. La razón por la que no bajé al comedor fue porque siempre he mostrado un talante más bien huidizo ante esos personajes que otros consideran tan "prestantes". También recuerdo que en una Universidad en la que trabajé una vez, organizaron la asistencia de un grupo de profesores a un curso sobre "Derechos Humanos" en una Universidad romana. El curso duraba un mes y otro mes lo íbamos a emplear en conocer algunas ciudades de Italia y de Europa. Uno de los "numeritos" de ese viaje era estar en una "audiencia" con Su Santidad, el Papa de Roma. Cuando el anfitrión del viaje estaba explicando los pormenores de esa audiencia, a mí se me ocurrió hacer la siguiente pregunta: "¿Será que mientras Ustedes están en esa importante audiencia con el Papa de Roma este servidor puede ir, no sé, a visitar La Fontana di Trevi o sentarme en alguno de los muchos Cafés que hay en Roma?" No fue una pregunta formulada con mala leche, como todo el mundo pareció pensar esa noche. Fue una pregunta sincera porque la verdad no "me veía" en una audiencia con Su Santidad, el Papa de Roma ni mucho menos posando para la foto de rigor. Menos mal que mi pregunta no me hizo víctima de una reprimenda pública. A lo sumo el anfitrión, terminada la reunión, se me acercó y me dijo: "Profesor, no está demás que modere su humor en este tipo de eventos". ¿Pero es que el humor tiene moderación? Antes de que me respondiera me acordé de la eutrapelia, una "virtud" que nadie conoce y que mucho menos practica, porque si hay "virtudes" que son realmente aburridas, la eutrapelia está dentro de las que más, por cierto. Terminé por no ir a Roma, por no hacer el curso y mucho menos por ir a La Fontana di Trevi. Y no es que lo lamente mucho, no. No, no me gustan los encuentros, las entrevistas, las audiencias y demás con personajes ilustres y connotados. Y menos cuando uno se da cuenta que detrás de esas connotaciones se esconden no sé cuántas escabrosas en las que en ocasiones es mejor no ahondar. Pero esto, que es una regla para mí, siempre tiene sus honrosas excepciones, como toda regla. La excepción de esta regla para mí es la posibilidad de un encuentro con Fernando Vallejo. Hoy estuve pensando en eso mientras leía algunos textos de "La Virgen de los sicarios". Pero no se piense que quiero encontrarme con Fernando Vallejo para decirle lo bien que escribe, lo mucho que me gusta su narrativa y lo importante que es su obra para las letras castellanas. Mucho menos se piense que quiero encontrarme con Fernando Vallejo para hacerle una entrevista. No soy periodista y el mundo anda tan mal que la inmensa mayoría de los periodistas, al hacer entrevistas, no hacen otra cosa que exhibir su ignorancia en muchas cosas, cuando no su estupidez en el peor de los casos. Siempre he pensado que cuando alguien decide someterse al martirio que de por sí es una entrevista, debe prepararse previamente con toda la compasión de que sea capaz, para no decirle al entrevistador en un momento dado, cosas como "¿y por qué pregunta estupideces?". Sólo quisiera encontrarme con Fernando Vallejo para estrecharle la mano en un saludo más bien sobrio, pero un saludo, en definitiva, portador de mi más profunda admiración... Y es que a Fernando Vallejo lo admiro no sólo lo admiro por su prosa, por su narrativa y por su excelente y artístico dominio de la lengua castellana, sino por su extraordinaria capacidad de ser una crítica viviente a esta sociedad hipócrita y decadente que nos impone patrones y formas de ser de los que nadie puede salirse, so pena de hacerse merecedor de un asesinato social y, en el mejor de los casos, de un exhorto como el que le hicieron a quien suscribe cuando le mandaron a ser "moderado" con su humor. Esta es una sociedad que se acostumbró a la mentira, la falsedad, a la hipocresía y a la doblez sin temor ni disimulo. Esta es una sociedad donde ser auténticos y cónsonos con lo que se piensa y lo que se siente puede costar muy caro. A esta sociedad (¡más bien a la todavía conservadora sociedad colombiana!) Fernando Vallejo le hizo frente con la más absoluta valentía de quien no está dispuesto a transar con los autodenominados garantes de la moral y de las buenas costumbres, cuando en realidad son los primeros que hacen cuanto les sale de los cojones sin tener ni el más mínimo recato.
Muchos años a Don Fernando Vallejo, el hijo de Doña Lía.

Un ejercito humillado


www.plataformadmeocratica.org - Parece que aquel ejército Libertador en América, ya hace mucho tiempo que no existe. Ha sido sustituido por un ejército cobarde, corrupto, felón, sumiso y cómplice con una dictadura que les humilla. ¿Qué hacen estos cadetes arrodillados ante Chávez?. ¿Quién fue el oficial traidor que les hace cometer semejante acto de indignidad?.

Chávez ha logrado lo que nunca nadie había hecho en Venezuela: destruir sus instituciones. Ha logrado destruirlas como lo hace con él la enfermedad que lleva adentro. Pero lo peor no es eso. Lo peor es que Chávez ha contado con una multitud de cómplices, que se han reunido para degradar a Venezuela al máximo.

¿Que heredan nuestros descendientes?. Humillación y denigración.

Lo que el ventarrón del castrochavismo se llevó


En estos más de 12 años de imposición del proyecto castrochavista en Venezuela se ha arrasado con los derechos de los ciudadanos, siendo uno de los más vulnerados el de la libertad de expresión. Éste ha sido atacado por todos los flancos de manera inmisericorde, en el afán de imponer una hegemonía comunicacional a manos del Ejecutivo Nacional. Un rápido balance de esta debacle arroja:
1) Varias leyes que mantienen una espada de Damocles sobre todo medio de comunicación, incluyendo los servicios de difusión por suscripción y servicios de Internet, entre ellas la Ley de Telecomunicaciones y Ley de Responsabilidad Social de Radio y Televisión, reformada hace poco menos de un año para aplicarle el torniquete dictatorial a "todo texto, imagen, sonido o contexto, cuya difusión y recepción tengan lugar dentro del territorio de la República Bolivariana de Venezuela". La manida excusa es "la democratización del espectro radioeléctrico, la pluralidad, la libertad de creación y el aseguramiento de condiciones efectivas de competencia". Sin embargo, nada de esto se ha concretado.
2) Hoy se cumplen dos años del arbitrario cierre de 34 emisoras de radio y dos televisoras, entre ellas, uno de los circuitos de radio de más penetración en el país, como lo era el Circuito Nacional Belfort (CNB). La única democratización en este sector ha sido la creación de una red de emisoras que sirven al PSUV y le rinden pleitesía a Chávez.
3) Radio Caracas TV sigue fuera del aire desde el 2007, su frecuencia sigue siendo usurpada por un sesgado canal del Estado, que ni informa ni entretiene. El canal de noticias de cobertura limitada, Globovisión, es la única televisora con opinión independiente que sobrevive, a pesar de las amenazas y la persistente coerción al canal y a sus directivos, hoy en el autoexilio.
4) El prometido registro para promover la participación de nuevos productores independientes está cerrado.
Tan grave como lo que Chávez y su proyecto político se ha llevado, es lo que está dejando: Censura; una aberrante autocensura que castra la esencia de todo medio de comunicación y del ejercicio del periodismo; la desinformación propiciada por los medios del Estado puestos al servicio de los intereses del grupo que comanda el poder; así como el vejamen contínuo, la palabra soez, la amenaza y el vilipendio a los "enemigos" del Gobierno que llegan desde el propio Presidente de la República, sus ministros y los tarifados que manejan programas y columnas de opinión.
De allí la relevancia de defender las redes sociales para evadir el bloqueo informativo.
. Disponible en inglés en: www.veneconomy.com a partir de las 4:00 p.m

Lope de Vega

No quiso la lengua castellana que de casado a cansado hubiese más de una letra de diferencia. LOPE de VEGA, Félix

Refrán Castellano

La necesidad es la madre de la imaginación
Refrán Castellano

El reto país


El reto país: Edificar una Sociedad del Conocimiento y de la Innovación - Por: Yajaira Anasagasti - http://yaja2010-unamiradamas.blogspot.com - Las sociedades contemporáneas nos enfrentamos al reto de proyectarnos y adaptarnos a un proceso de cambio permanente que viene avanzando muy rápidamente hacia la construcción de Sociedades del Conocimiento, muy dinamizado por la informatización, las comunicaciones y por las nuevas tendencias en la generación, difusión y utilización del conocimiento. Lo que está demandando la revisión y adecuación de muchas de las instituciones, empresas y organizaciones sociales, además de la creación de otras nuevas con capacidad para asumir y orientar el cambio. La discusión moderna sobre la sociedad del conocimiento pasa por el reconocimiento de que en la actualidad estamos medio camino (refiriéndonos a Venezuela), es decir estamos en la sociedad de la información, pero en líneas generales todavía no en la del conocimiento (al menos no de forma generalizada, homogénea o incluyente) y en menor medida en la sociedad de la innovación. Es decir la información abunda por todas partes, y en cierta forma estamos a diario expuestos y saturados por cúmulos de información de todo tipo y calibre, pero solo cuando elevemos la capacidad ciudadana para filtrar la información, sistematizarla, procesarla, interpretarla, interrelacionarla y aplicarla o usarla con suficiente criterio para transformarla en verdadero conocimiento útil, estaremos ante una verdadera sociedad del conocimiento y la innovación. El conocimiento es en sí el resultado de la capacidad humana de análisis y comprensión de la información obtenida, lo que aunado a nuestra a experiencias previas, procesos de aprendizaje formales e informales, procesos de socialización, y de inter relacionamiento con otras visiones y enfoques lo propicia. El conocimiento se construye a partir de redes de ideas y conceptos, el aislamiento del mismo implica su pérdida de vigencia y obsolescencia, en parte porque su ciclo de vida es cada vez más corto, por ello su permanencia y actualización exige el relacionamiento, asociación y el establecimiento de vínculos que le complementen. La información no es más que un instrumento del conocimiento, pero no es el conocimiento en sí. Lo que tampoco quiere decir que el exceso de información sea una fuente de mayor conocimiento. Muy al contrario mientras existan millones de ciudadanos a quienes no significan nada los cuantiosos datos y otras formas de información almacenadas y transmitidas por diversidad de medios, a causa, de carecer de la más elemental educación que le posibilite la capacidad de interpretar, analizar, interrelacionar y en consecuencia actuar, no podrá hablarse con seriedad de una sociedad del conocimiento y de la innovación. Pues en definitiva una cosa es saber y otra conocer. Una Sociedad del Conocimiento y de la innovación es por tanto aquella en la que sus ciudadanos están en capacidad de identificar, generar, apropiar, difundir y utilizar la información para crear y aplicar conocimientos a fin de atender las necesidades de su desarrollo de manera creativa, innovadora y emprendedora y así construir su propio futuro, sobre bases plurales, incluyentes y participativas. O dicho de forma práctica una sociedad del conocimiento es aquella en la que sus ciudadanos informados están en capacidad de conocer y ejercer responsablemente sus derechos y cumplir a cabalidad con sus deberes, pero además en la que sus ciudadanos conocen y desarrollan sus potenciales y capacidades para la toma de decisiones del día a día de forma autónoma, informada y creativa, ciudadanos capaces de desarrollar sus ideas, aliarse para llevarla a feliz término y emprender iniciativas sustentables, ciudadanos capaces de administrar y usar los recursos públicos y transformarlos en rentabilidad social y económica y no política. Ciudadanos con capacidad para exigir a sus gobernantes políticas públicas coherentes e incluyentes y sumarse voluntariamente a iniciativas en pro de ello, ciudadanos que conocen su historia como país, que estén en capacidad emprender nuevas formas de organización y respetar los distintos puntos de vista, ciudadanos con capacidad de comprender como funciona su principal industria o actividad productiva, ciudadanos esforzados en hacer las mismas cosas de otra manera más creativa, ciudadanos con capacidad y autonomia para resolver problemas sin esperar que otro lo haga por él, ciudadanos solidarios pero a la vez competitivos, ciudadanos con capacidad de distinguir lo bueno de lo malo, ciudadanos con capacidad para soñar y planificar un futuro y trabajar articuladamente para alcanzarlo; generando y usando el conocimiento para actuar. De forma tal, la sociedad del conocimiento pasa por el reconocimiento de al menos cuatro características principales: La conversión del conocimiento en factor crítico para el desarrollo productivo, humano, cultura, social y político. El fortalecimiento de los procesos de Aprendizaje Social como medio para asegurar la apropiación social del conocimiento y su transformación en resultados útiles, en donde la Educación de "calidad" juega el papel central y estelar. La ciencia y tecnología integrada al desarrollo social, industrial, económico y cultural a fin de elevar el saber popular, cotidiano y empírico por un conocimiento, más racional, crítico, reflexivo, científico y emprendedor (tanto cognitivo como instrumental). La conformación de nuevos mapas mentales en remplazo de prenociones simplistas sembradas en el imaginario colectivo y reforzados por el estimulo de antivalores, tales como ser rico es malo, ser un país próspero es vivir de la renta petrolera, el éxito depende de la picardia y viveza con que te manejes, el modelo de mujer ideal es la Miss Venezuela, entre otros tantos. El reto por tanto para nuestro país, es el edificar una Sociedad del Conocimiento y de la innovación, incluyente, colaborativa y solidaria, que posibilite replantearnos el propio concepto de desarrollo de cara al futuro posible y deseado, desde el presente y que el mismo parta de la valorización de nuestra gente, nuestro “capital humano”, nuestra creatividad y que promueva el relacionamiento, el trabajo articulado y una cultura del aprendizaje sistemico, que nos conduzca a una verdadera sociedad del conocimiento y de la innovación.

Refrán Castellano

La necesidad hace maestros
Refrán Castellano

La quiebra municipal y la precariedad institucional


Por: Fernando Facchin B. - EL CARABOBEÑO - ffacchinb@gmail.com - En Octubre del pasado año escribí en este espacio ¿Quiebra municipal? Allí hice un análisis de las graves irregularidades administrativas denunciadas por la concejal Valentiner, no pasó nada sobre tal denuncia y ahora que el propio alcalde que padecemos anuncia la quiebra de la municipalidad tampoco pasa nada, en definitiva debo pensar que los señores concejales han sido los cómplices útiles y necesarios para alcahuetear las fechorías cometidas en la administración municipal, complicidad que le ha resultado excesivamente cara a Valencia, municipio donde impera ineficacia, corrupción y cinismo de quienes tienen en sus manos los correctivos necesarios para, en primer lugar, evitar las tropelías, cosa que no hicieron oportunamente y en segundo lugar sancionar a los ejecutores de esas tropelías, cosa que tampoco han hecho, esa complicidad, aunada a la mediocridad presente en la cámara edilicia, impide el desarrollo del municipio y nosotros, los inermes ciudadanos valencianos, terminamos pensando que esos concejales llegaron a sus curules sin más mérito que su militancia en el PSUV, pero que adolecen de una grave incompetencia para manejar los asuntos municipales, sólo tuvieron coraje para cambiar, caprichosamente y a contrapelo de la historia, los símbolos naturales del municipio. Tengo conocimiento de que el alcalde que padecemos tiene dos años que no rinde cuentas a la cámara, nadie sabe cómo son los manejos ¿dolosos? del presupuesto municipal, y allí no pasa nada, por tal razón debemos concluir que en el municipio Valencia existe una total precariedad institucional. Amigo lector, el prestigio, la honorabilidad, la ética y la moral de los funcionarios públicos y de las instituciones que representan a una comunidad de individuos, como lo es el municipio, con efectos directos hacia el entorno político, jurídico, social y económico, debe estar vinculado a un celoso respeto por la cosa pública y por el colectivo humano de esa comunidad, al igual del celoso respeto tanto por la normativa legal ordinaria, así como por aquellas que han sido diseñadas y dictadas en lo particular al municipio. Cuando quienes están al frente de una municipalidad, ediles y alcaldes, basta que uno sólo de ellos rompa el celoso respeto a la legalidad, a la honestidad, a la eficiencia, al colectivo todo, viole las leyes y procedimientos que la misma comunidad se ha otorgado y aquellas vigentes en la sociedad en la cual se inserta, para que ese individuo, no solo quede sin honor y sea sometido a la verificación inmediata de conducta, por el órgano competente para ello como lo es la cámara y la contraloría municipal, ambas instituciones hoy serviles cómplices del alcalde que padecemos, complicidad que constituye una conducta que lesiona y erosiona el prestigio de toda la comunidad, dando así inicio a un proceso de corrosión, de desgaste y de debilitamiento social muy difícil de superar. Caso contrario sucede cuando las instituciones funcionan con honorabilidad, dentro de su competencia, reaccionan públicamente contra los desafueros y conductas y aplican los severos correctivos a que hubiere lugar, brindan las demostraciones probatorias de que la conducta impropia sancionada es individual y no del colectivo, da la impresión que el servilismo cómplice impide la reacción de la cámara edilicia, lo que coloca en severas dudas su institucionalidad, o peor aún, la institucionalidad de la cámara deja de existir. Valencia insta a la Cámara Municipal a respetar la institucionalidad imponiendo la función tutelar de los bienes del municipio que han sido, desafortunadamente, confiados al alcalde que padecemos, que se deje a un lado la solidaridad rojita y se apliquen las sanciones pertinentes a los desafueros administrativos cometidos contra los dineros municipales, desde allí se debe desarrollar la cultura de la responsabilidad administrativa e institucional, por cuanto la ausencia de esa cultura, demuestra la mediocridad de los electos para desarrollarla. "La mediocridad no es un precipicio, pero si es una pendiente", una pendiente que empuja y atrae hacia el ridículo y de allí al fracaso, la mediocridad no conoce de moral, la mediocridad es un virus resistente, con ella surge el oportunismo y la audacia para escalar los escaños y las prebendas del poder sin méritos válidos, bajo total y abominable sumisión.

Metamorfosis


Por Josué Fernández - fernandez.josue@gmail.com - La mutilación de sentidos de los venezolanos se expresaría en una desprejuiciada modorra como la que viven los roedores denominados hámsteres, entretenidos girando e impulsando su rueda de comodidad extrema, encerrados en pequeñas jaulas - Josué Fernández - Desde el 2 de febrero de 1999, entre los venezolanos que no son ciegos, sordos ni mudos, se viene sufriendo la asfixia del futuro, estrangulado con música de “Patria, Socialismo o Muerte” ahora en desuso temporal, mientras algunos bolsillos se llenan con las entradas del petróleo exportado, que pasaron de 7 dólares americanos el barril al comienzo, hasta mantenerse alrededor de los 100 según las cotizaciones más recientes. Un crecimiento superior al 1.400 por ciento, ó de catorce veces mayor al precio inicial, sólo por esos ingresos, y a los que habría que sumar las frecuentes pedideras de dinero prestado en bonos ó directamente a otros países, para acercarse al gran total que representaría el despilfarro y la entrega de la nación a deudores que exigirán su pago más temprano o más tarde. Esa descomunal riqueza del pan para hoy y el hambre para mañana, casi ni cuenta además en mejoras en la educación, la salud, la vivienda, el transporte ó la alimentación; y por el contrario sí se nota la subida de los alimentos, la ropa y demás productos regulados o no que se hallan en los mercados locales, al igual que los altos niveles de inseguridad, asaltos y robos a los ciudadanos, de muertes de fin de semana por la violencia desatada, de corrupción en las oficinas públicas sin condena a los culpables, y de una creciente cifra de presos políticos por el simple hecho de pensar diferente al gobierno. Cada vez más, ante los ojos de quienes no se los tapan o miran a otro lado, el registro que mejor hablaría por este gobierno se encuentra en devaluaciones, inflación, y mala administración, que conducen al abandono de hospitales, de centros educativos, de autopistas y transporte público, del servicio de luz eléctrica, el deterioro de las condiciones laborales de profesionales, obreros y empleados oficiales en general, el secuestro del sistema judicial, el legislativo, y del resto de instituciones del estado, todas entregadas incondicionalmente a los militantes, militares, allegados y asociados extranjeros al primer mandatario. La decadencia del Metro de Caracas, que fue pieza de orgullo y referencia continental, representaría perfectamente la última década mas un cuarto a la manera “bolivariana”. Sin duda, Venezuela viene padeciendo una cruel metamorfosis al pasar de pueblo enrumbado al progreso a enfermo al borde de un abismo. Pero aún más grave serían los efectos de sordera, ceguera y mudez de muchos de los habitantes aturdidos en un vértigo o mareo provocado por repetidas proclamas de amor, insultos al imperio y a los vende patria, denuncias de magnicidios, y más recientemente por episodios a cuenta gotas de un terrible padecimiento presidencial, en guiones encadenados que recordarían a los de las interminables radionovelas originales de la pionera CMQ de Cuba. La mutilación de sentidos de los venezolanos se expresaría en una desprejuiciada modorra como la que viven los roedores denominados hámsteres, entretenidos girando e impulsando su rueda de comodidad extrema, encerrados en pequeñas jaulas. Para quienes se interesan en autoayudas existen diversos textos y hasta foros libres en Internet que contienen sugerencias sobre cómo abandonar esas situaciones cómodas y retomar el camino del progreso. Por ejemplo, en http://es.groups.yahoo.com/group/Innatia/ se encontró un artículo de Juan Esteban Jorge, el cual da algunas pistas concretas sobre seis cuestiones que NO se deben hacer si realmente se quiere progresar: 1. Esperar sentado las oportunidades. 2. Estar todo el tiempo comentando la mala suerte ante los demás. 3. Confiarse y creer que ya vendrán los tiempos mejores así porque sí. 4. Creer que debemos recibir recomendaciones de los demás a cada instante para realizar nuestros actos. 5. Lamentarse acerca de los tiempos difíciles que se viven, ignorando que si son difíciles, lo son para todos. 6. No demostrar esfuerzo y no prepararse para lo que uno realmente quiere hacer.
www.comunicadorcorporativo.blogspot.com

Tontos de capirote


Por: Julio Portillo - Los vínculos Cuba-Venezuela vienen desde la colonia. Entonces decía un poema anónimo: “La Habana es una ciudad ilustre, noble y cortés; Caracas: un barrio de infelicidad”. Miranda, María Antonia Bolívar, Páez, Rómulo Gallegos y Rómulo Betancourt, entre otros, vivieron en Cuba. José Martí vivió en Caracas. El venezolano Narciso López, es el autor de la bandera cubana. En 1881 -en el vapor “Virginius”- zulianos fueron a pelear por la independencia de Cuba. De 1830 a 1896 la mayor relación entre las dos naciones, era entre Maracaibo y Santiago de Cuba, por causa de las exportaciones de café y cacao. Si algún país apoyó al Movimiento “26 de julio” fue Venezuela. Por eso nunca merecimos pagar en vidas las invasiones cubanas por Machurucuto. Desde 1959 el gobierno cubano le había puesto el ojo a Venezuela. Cuando Fidel Castro visitó a Betancourt en enero de ese año, solicitó un préstamo de 300 millones de dólares, que al rechazarlo en esa oportunidad el Presidente electo, lo pidió entonces en petróleo, que también le fue negado. En la ocasión, Castro lanzó una diatriba virulenta contra las Fuerzas Armadas de la América Latina y pidió el paredón para sus oficiales. A los demócratas los llamó “tontos de capirote”. El Che Guevara le recomendó a Betancourt “usar el paredón a tiempo”. Al instalarse en el gobierno Chávez dijo: “construiremos el eje Caracas-La Habana” para enfrentar al gobierno norteamericano. Fidel propuso la creación de un nuevo Estado con dos gobernantes vitalicios, que en la práctica es en lo que estamos. No hacen falta muchas pruebas de ello: en Cuba se educan militares, educadores, jueces venezolanos. Tenemos cubanos en Venezuela en la Fuerza Armada, la salud, la educación, el deporte, notarias y por si fuera poco ahora se les entregó el sistema de cedulación y por ende la información electoral. Chávez “enfermo” en Cuba, dijo encontrarse en “la patria grande”. Gobernaré hasta el 2031. La ventaja la lleva Cuba, cuya deuda con Venezuela ya asciende a 22.000 millones de dólares pagaderos en 25 años y con un suministro de 100.000 barriles de petróleo diarios. Si esta situación no es denunciada formalmente por la oposición democrática, Fidel Castro tendría razón al llamarlos “tontos de capirote”.

¿Un censo a la cubana?


En Venezuela una gran mayoría de la población tiene la desconfianza y el miedo incrustado en su ser, en cuanto a dar información personal a terceros, especialmente si éste está relacionado con el Gobierno de Chávez. No es gratis esta desconfianza. Muchos están sufriendo las secuelas de haber firmado la solicitud de un referendo para revocar al presidente Chávez. El temor se acrecienta cuando el Gobierno ha inmiscuido a la Cuba de los dictadores Castro en todo lo relacionado con la data ciudadana, desde todo documento que requiera pasar por una notaria o registro, pasando por el Sistema de Identidad del venezolano, incluyendo pasaportes y la cédula de identidad biométrica que está en proceso. Sobre este último se han generado denuncias por la falta de transparencia y la entrega a dedo del contrato mil millonario a la empresa estatal cubana, Albet Ingeniería y Sistemas, la cual carece de la competencia y tecnología para emprender esa tarea. Por si esto fuese poco, ahora resulta que el XIV Censo Nacional de Población y Vivienda que comenzará el 1º de septiembre en el país, para recolectar datos supuestos a dar a conocer la estructura demográfica y socioeconómica de la población venezolana, también estará manejado por la misma empresa Albet Ingeniería y Sistemas, léase el Gobierno de Cuba.
Es cierto, que todo país que quiera planificar el futuro de sus ciudadanos con políticas públicas ajustadas a las necesidades de éstos, requiere de una investigación y análisis minucioso de un sin fin de datos personales y confidenciales del grupo familiar y su desenvolvimiento. Sin embargo, lo que la población no debe permitir ni aceptar es que esa data personalísima caiga en manos de un Gobierno extranjero. Menos aún cuando ese Gobierno es una vieja dictadura que ha dominado y arruinado a su país por 52 años. Y cuando esa dictadura requiere para su supervivencia de los ingentes recursos petroleros que Hugo Chávez les derrocha a discreción. De nada vale que el INE, ahora salga al paso, ante las denuncias de la injerencia cubana en el XIV Censo Nacional, y jure y perjure que los ¨datos personales suministrados por los venezolanos para el censo estarán amparados por el secreto estadístico¨. Ni que indique que ¨ la población podrá consultar en la página web del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) el número de cédula del empadronador que visite la casa¨. O explique las maravillas de la tecnología importada que se utilizará en el proceso. El Gobierno debe y tiene que aclarar a dónde irá a parar esa data tan importante para la vida personal de cada venezolano y para la tan cacareada soberanía y seguridad nacional.
. Disponible en inglés en: www.veneconomy.com a partir de las 4:00 p.m.

Una herramienta útil

Muy interesante MAPA MUNDI DIGITAL - IBGE - (ES PARA GUARDAR y CONSULTAR)
Recientemente el IBGE lanzó un mapa - mundi digital. Como síntesis: histórico, con indicadores sociales, economía, redes, medio ambiente…. entre otras curiosidades: vale la pena difundirlo.

http://www.ibge.gov.br/paisesat/main.php

Rodilla en tierra


Por: Gustavo Yepes - gyepesp@gmail.com - Rodilla en tierra es la colocación que utiliza el combatiente para apuntar con su arma al enemigo. Es la posición del enamorado para jurar amor eterno; la del arrepentido para implorar perdón o clemencia; la del creyente para orar o para adorar; la del agricultor para trabajar la tierra; la del obrero para construir; la del amigo o el desconocido para ayudar a levantarse al caído. También se arrodilla quien no tiene más remedio que hacerlo, por obediencia ante quien lo subyuga. Al observar la oprobiosa imagen de unos cadetes arrodillados ante el presunto enfermo, uno se pregunta cuál era su motivación. Evidentemente no estaban apuntando sus armas para dispararle. Tampoco estaban trabajando la tierra, ni construyendo, ni ayudando a ningún caído. Me imagino que no estaban implorando perdón o clemencia. No sé si estaban rezándole, o adorándolo, o emulando al enamorado. Estoy casi seguro que ellos estaban obedeciendo una orden, en cuyo caso el que estaba de rodillas era otro. Yo libro de culpa a los cadetes, instrumentos ocasionales para glorificar la figura del líder. El que estaba de rodillas era otro, el adulador, indudablemente ganando indulgencias para obtener alguna prebenda. El adulador debe saber que la competencia es fuerte, intensa, a cuchillo. Porque la única forma de ganar indulgencias, cuando hay uno solo que todo lo sabe y todo lo decide, consiste en despojarse de la dignidad e hincarse de rodillas. Se arrodilla quien oronda le informa al líder: “aquí están sus poderes”, ofreciéndole sumisión cuando debía exigirle independencia, y lo hace cada vez que le devuelve la visión del ojo izquierdo a la dama ciega de la justicia, y lo repite cada vez que se dice y se desdice de acuerdo a la seña que le envían, a veces confusa, y no ateniéndose a lo que le pautan sus deberes constitucionales. Se arrodillan aquellos que, a una sola voz que no es precisamente la propia, ignoran los dictados de quienes los eligieron, y obedecen sólo a aquel que puede ungirlos con su bendición o arrojarlos cual preservativo usado. Se arrodillan quienes sólo defienden su puesto y dejan en la más absoluta indefensión a quienes deben amparar, a aquellos que son humillados, execrados y condenados sólo por no estar de acuerdo. Se arrodillan quienes ven la paja sólo en el ojo ajeno, y si no la encuentran la inventan, para despejar el camino de quien ha colmado de paja los ojos de sus seguidores más fieles. Se arrodillan quienes reinventan el acto electoral en cada elección, sólo para asegurar la continuidad y poder seguir arrodillados eternamente. Lo grotesco de la situación es que aquel que tiene a tantos acólitos postrados ante su figura, está a su vez arrodillado ante un anciano barbudo, a quien le está entregando todo lo que nos pertenece, incluyendo nuestra identidad y nuestra soberanía. Es justicia exceptuar de este grupo de acólitos a los cadetes de la foto y a todos aquellos inocentes a quienes han convencido de que arrodillarse es sinónimo de esperanza. Jorge Eliécer Gaitán dijo en una ocasión: "Dolorosamente sabemos que en este país el gobierno tiene la metralla homicida para los hijos de la patria y la temblorosa rodilla en tierra ante el oro yanqui." Yo sólo agregaría a esta frase las siguientes palabras: “y el dictador cubano”.

Culto a la personalidad en el facho-chavismo


Por: José Rafael López Padrino - Los excesos laudatorios se han incrementado a raíz de la enfermedad del teniente coronel y su forzada ausencia de la vida política. En el Vigésimo Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética (Febrero, 1956), el entonces Primer Secretario del Partido Comunista Nikita Khrushchev atacó al sistema "despótico y criminal" de gobierno de José Stalin (1920 - 1953). En esa ocasión utilizó el término de "culto al individuo" o "culto a la personalidad", para explicar los cambios en el sistema de liderazgo soviético después de 1934: la consolidación de la dictadura personal de Stalin, los consiguientes abusos criminales de poder, y la extraordinaria adulación a Stalin, que lo convirtieron ante las masas en un ser omnisciente e infalible. Se trató de un sistema omnipresente deliberadamente construido y controlado, que buscó la integración del sistema político alrededor de la persona del líder para perpetuarse en el poder. El culto a la personalidad representa una desmedida veneración abyecta a un líder histórico o gobernante de turno. La historia política del siglo XX, marcada por el surgimiento del Fascismo, el Nazismo y los regímenes burocráticos de la Europa Oriental y del Asia, fue pródiga en ejemplos de procesos sociales en donde líderes mesiánicos en nombre de la libertad, de la Patria, y de la gloria nacional, cometieron las mayores perversiones de nuestra historia contemporánea. Carlos Marx en "El dieciocho Brumario de Luis Bonaparte" señaló que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal se presentan dos veces: una vez como tragedia y otra como farsa. La historia política venezolana pareciera confirmar una vez más la aserción de la farsa, en la figura del teniente coronel, quien desde la llegada al poder ha promovido un despreciable culto a su figura. PERVERSO ENDIOSAMIENTO Cuando creíamos haber superado el caudillismo de los siglos XIX y XX, resulta que el teniente coronel se ha encargado de promover su propia idolatría, un culto religioso en torno a su figura, provocando conexiones emocionales -no ideológicas- con los sectores más necesitados de la sociedad. Para el iletrado de Miraflores, el ejercicio del poder en la Tierra no es más que una escala intermedia hacia su inmortalidad, que debe perpetuarse, más allá de su muerte, a través del eterno culto a su persona. Muestra de ese culto eterno se manifiesta en la presencia de sus imágenes en carreteras y autopistas, en oficinas y escuelas, en edificios públicos y parques deportivos. Estamos frente a una avasallante publicidad alienante y nauseabunda del “nuevo timonel de la Patria”. El facho-chavismo, ese absurdo collage de diferentes ideas políticas, promueve este perverso endiosamiento con la finalidad de reforzar la imagen del teniente coronel, de asociar los beneficios sociales de los sectores populares con el carácter “paternal” del gran líder que se preocupa por el bienestar de sus hijos, del amor por los excluidos. Estos excesos laudatorios se han incrementado a raíz de la enfermedad del teniente coronel y su forzada ausencia de la vida política. El “culto a la personalidad” que promueve el facho-chavismo ha implicado la renuncia a los espacios de la autonomía intelectual de sus seguidores, así como la adopción de una actitud sumisa y complaciente frente a la figura del mesías tropical. Representan a los nuevos vasallos del teniente coronel que deambulan sin norte ideológico, siempre prestos a salirle al paso a cualquier cuestionamiento del hiperliderazgo del vocinglero de Miraflores. Constituyen una arquitectura jerárquica que apelan a la descalificación y a la violencia cuando escuchan una crítica al pensamiento único, o un elogio a la diversidad política. Son los seguidores fanatizados que tergiversan y falsean los postulados del socialismo, afirmando por ejemplo: “Sin Chávez no hay Socialismo, sin Socialismo no hay Chávez”. Es la utilización oportunista de la teoría de Marx a fin de justificar las barbaridades que en su nombre se cometen. ¿Qué diría el viejo Marx?
Tomado de: http://larazon.net/opinion.html

Venezuela gobernada por islámicos


1.- Abdel El Zabayar Samara (diputado del Parlamento de Venezuela)
2.- Amin Obayda El Aissami Maddah (hermana de El Aissami, ejecutiva de INTEVEP)
3.- Anuar Halabi Harb (presidente del Banco Nacional de Crédito para la región central)
4.- Eduardo Saman Namel (expresidente del INDECU, actual ministro para el Comercio)
5.- Elias Rafael Eljuri Abraham (presidente del INE)
6.- Fadi Kabboul Abdelnour (ministro Consejero para Asuntos Energéticos de la Embajada)
7.- Feras El Aissami Maddah (Hermano de El Aissami, Corporación Merideña de Turismo)
8.- George Kabboul Abdelnour (BARIVEN - PDVAL)
9.- Ghazi Ated Nassereddine (Ministerio relaciones exteriores, señalado de pertenecer a Hezbolah).
10.- Haifa Aissami Madah (fiscal que condenó a los comisarios, hermana de El Aissami)
11.- Haiman El Troudi Douwara (Ministro del Poder Popular para la Planificación y Desarrollo)
12.- Haitam Sabek El Hani (Director General de los Servicios de Vigilancia y Seguridad Privada del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Interiores y Justicia)
13.- Hind El Anderi Anderi (Hindu Anderi) (Ministerio de Comercio e Informacion)
14.- Kamal Naim Naim (Presidente del Consejo Legislativo del estado Bolívar)
15.- Radwan Sabbagh Achkar (presidente de Ferrominera Orinoco )
16.- Rafio Souki Rincon (diputado)
17.- Raid Douglas Saab Halabi (Ejecutivo de la gobernacion Anzoategui)
18.- Soraya Beatriz El Achkar Gousoub (Secretaria Ejecutiva del Consejo General de Policía)
19.- Tarek Willians Saab Halabi (Gobernador de Anzoategui)
20.- Tareck Zaidan El Aissami Maddah (para quien no lo sabe... Ministro para el Poder Popular de Interior y Justicia)
21.- Thaer Hasan Abdilhadi (diputado)
22.- Uasim Azam El Troudi Douwara (Jefe de la Agencia de empleo del estado Barinas)
23.- Wiliem Asskoul Saab (primo de Tarek, Ministerio para el Deporte)
24.- Wisam Abou Harb Wali Halabi (periodista de VTV)

Y recuerde: todo esto pasa delante de nuestras narices Y EL SILENCIO DE LOS POLITICOS DE OPOSICIÓN.

Venezuela sin Hugo Chavez


Por: Moisés Naim - @moisesnaim - La mitad de la población venezolana tiene menos de 25 años. Esto significa que la mitad del país no ha conocido un líder distinto de Hugo Chávez, el jefe de Estado del hemisferio occidental que más tiempo lleva en el poder -12 años-. Chávez ha dejado claro que será candidato en las elecciones presidenciales de 2012, que su victoria es inexorable y que aspira a seguir mandando hasta 2031. Ahora, repentinamente, el cáncer amenaza estos planes. La naturaleza exacta de la enfermedad de Chávez es un secreto, pero él mismo ha dado a entender que es grave. Esto ha desatado en Venezuela un conflicto político tan encarnizado como soterrado. No entre sus partidarios y la oposición, sino entre las distintas facciones del chavismo que lucharán por sucederlo en caso de que el comandante salga de la jugada. Estas pugnas son aún silenciosas porque los protagonistas se cuidan mucho de mostrar sus apetencias: es peligroso que Chávez los descubra maniobrando para reemplazarlo. El presidente ha concentrado todo el poder y no deja espacio para ningún otro liderazgo, por lo cual ni hay sucesores obvios ni instituciones para manejar una eventual transición. ¿Qué pasará en una Venezuela post-Chávez? Nadie lo sabe, pero lo que es seguro es que las facciones chavistas, diversas, divididas, muchas de ellas armadas y todas con mucho dinero, tendrán gran influencia en cualquier transición. La más importante de todas ellas son las Fuerzas Armadas, leales a Chávez pero carcomidas por una fragmentación que él mismo ha promovido. Uno de sus líderes, y favorito del presidente, es el general en jefe Henry Rangel Silva. Rangel ha declarado que los militares no tolerarán un Gobierno de la oposición, aun cuando ganara las elecciones de 2012. En 2008, el Gobierno estadounidense incluyó a Rangel en la lista de quienes acusa de prestar “apoyo material al tráfico de narcóticos”. Venezuela se ha convertido en un centro muy importante de lavado de dinero y tráfico de drogas, armas y personas. El volumen de estas actividades es tan enorme, que no sería posible sin la complicidad de algunos militares y civiles allegados al poder. Por lo tanto, una de las facciones que intentará influir en la sucesión de Chávez será ese grupo relacionado con organizaciones criminales globales, que hará todo lo posible por tener un Gobierno tolerante. Otra facción la forman los militares y políticos venezolanos vinculados a la inteligencia cubana. Chávez subsidia a Cuba con 5.000 millones de dólares anuales, incluyendo el 60% del petróleo que la isla consume. Para sobrevivir, el régimen de La Habana también necesita en Caracas un aliado, por lo que sus agentes jugarán un papel decisivo en cualquier proceso de sucesión. Los militares no son el único grupo armado. Chávez ha creado milicias y oscuras organizaciones paramilitares que pueden activarse si la lucha por el poder desemboca en enfrentamientos violentos en las populosas ciudades del país. Naturalmente, en todo esto no solo cuentan las armas. También pesa el dinero. Otra facción pro-Chávez que sin duda desempañará un papel en el eventual proceso de sucesión es la burguesía bolivariana, o los boliburgueses, como se les conoce en Venezuela. Son empresarios que han usado sus vínculos con el Gobierno y las fuerzas armadas para acumular fortunas inconmensurables durante el boom petrolero de la etapa chavista. Son los intermediarios indispensables para cualquier transacción en la que participe el Gobierno venezolano ya sea la compra de armas a Bielorrusia, de pollos a Brasil, tractores a Irán, o los préstamos a Argentina. ¿Y la oposición? ¿Qué papel desempeñaría en una transición? Aquí se incluye el pujante segmento de la sociedad civil contrario a Chávez, especialmente el movimiento estudiantil y toda una nueva generación de jóvenes líderes. Su influencia sería probablemente limitada: carece de armas, matones o dinero. Y Estados Unidos, otro actor hostil al chavismo, está demasiado ocupado con las crisis en otros lugares. Finalmente, está la familia Chávez, sobre todo Adán, el hermano mayor del presidente. Hace poco, Adán Chávez declaró: “Sería imperdonable limitarse tan solo a lo electoral y no ver los otros métodos de lucha, incluso la lucha armada”. Por supuesto, es prematuro dar a Chávez por acabado. Si se recupera, podría asumir de nuevo el control o gobernar delegando las decisiones del día a día en lugartenientes de confianza. De hecho, Chávez ha cambiado su obsesivo eslogan “Patria, socialismo o muerte” por “Viviremos y venceremos”. Vivir y vencer son ahora sus prioridades. También ha introducido una reveladora exhortación: “¡Unidad, unidad, unidad!”. En vista de lo bien que le ha ido polarizando a los venezolanos, cuesta imaginar que Chávez llame ahora a la unidad de sus compatriotas. Su ruego va dirigido a los simpatizantes, a los grupos cuya maltrecha unidad Chávez necesita para seguir mandando en el país con las mayores reservas petrolíferas del mundo.

El camaleón


EDITORIAL - www.analitica.com - Chávez es Chávez y no su vestido. Es un político astuto y su especialidad es la de confundir y engañar a sus adversarios. El camaleón es un pequeño reptil famoso por su habilidad de cambiar de color según las circunstancias y por su lengua rápida y alargada. Es de usanza en Occidente utilizar el término como sinónimo de persona voluble que adapta su comportamiento a las circunstancias. En Venezuela, en estos últimos doce años, hemos constatado la particular habilidad del Presidente de mimetizarse según las circunstancias. No podemos olvidar el espíritu de redención a su regreso de La Orchila en el que con crucifijo en mano prometió cambiar. Tampoco debemos dejar de recordar cuando en vísperas de pasadas elecciones era todo amor y paz. Ahora presenta un nuevo rostro: elimina de su vocabulario la palabra muerte y usa ropa multicolor, hasta le pone límites al uso de la palabra socialista. ¿Quién ha visto que las areperas son socialistas dixit el Chávez de hoy?. No hay que olvidar que el comportamiento típico del camaleón es mimetizarse para no ser sorprendido por sus enemigos y para confundir a sus presas. ¡Allá quién se compre este cambio! Por eso el dicho popular sostiene que el hábito no hace al monje. Chávez es Chávez y no su vestido. Es un político astuto y su especialidad es la de confundir y engañar a sus adversarios. No caigamos en la trampa de su hablar melifluo y de su atuendo en el que suprime, por ahora, el verde militar y el rojo de la sangre. Ahora más que nunca hay que evaluarlo por lo que hace y por lo que deje de hacer y no perder el rumbo por estar pendiente de lo que pueda o no significar su situación personal; la meta sigue siendo la de seleccionar al mejor capitán que sepa y pueda llevar a la nación a buen puerto.
Envíe sus comentarios a editor@analitica.com

Mazzini

Las promesas son olvidadas por los príncipes, jamás por los pueblos.
MAZZINI, Giuseppe

Werfel

Para el que cree no es necesaria ninguna explicación; para quien no cree, toda explicación sobra. WERFEL, Franz