mover

mover

lunes, 23 de mayo de 2011

País roto



Por: Carlos Blanco G. - @carlosblancog - Desde esta esquina no hay triunfalismo. Chávez no ha sido derrotado y sólo lo derrota una política –todavía parcial y en buena parte incógnita- que combine las ideas con los sueños, la fuerza con la decisión. Los votos existen, pero sólo un proyecto de poder hará que no disminuyan, filtrados por el temor y la desesperanza, y logrará que se cuenten e impongan al binomio Chávez-CNE - Un país descuadernado, deshecho, arruinado en muchos sentidos, ¿cómo se recupera? Casi siempre se piensa en lo que Venezuela fue. A veces aflora el deseo de volver a lo que fue cuando se recuerdan buenos y amables momentos de amistad y felicidad. Tal aspiración es imposible de satisfacer. No por la consigna oficial según la cual “ellos” no volverán, sino porque nuevas realidades se han conformado y el alma conoce que un viejo amor, después de algunas décadas, no es el mismo, ni conviene recomienzo alguno por la humana tendencia de ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio, lo cual equivale a decir que quien ve las arrugas en la vieja querencia no se da cuenta de los plisados y fruncimientos de su propio rostro. No hay vuelta atrás. Es verdad. Los derrumbes, los exilios de afuera y de adentro, los llantos, las esperanzas abatidas o renovadas, según los casos, toda esta historia tan revuelta ha hecho diferentes a los seres humanos de esta comarca. Ciertos rasgos que se mantienen como virus durmientes en los pliegues del espíritu, como el odio, el resentimiento, el deseo de venganza, la revancha contra el destino, cuando se les cultiva y alimenta, se lanzan desaforados a su faena. Sobre estos ánimos y sobre una vasta catástrofe institucional se tendrá que ejercer la construcción de un país que en algunos rasgos se parecerá al que fue y en otros al que es, pero, esfuerzo mediante, a algo que no sabemos y que hay que imaginar. ¿Quién Será Presidente? - Desde esta esquina no hay triunfalismo. Chávez no ha sido derrotado y sólo lo derrota una política –todavía parcial y en buena parte incógnita- que combine las ideas con los sueños, la fuerza con la decisión. Los votos existen, pero sólo un proyecto de poder hará que no disminuyan, filtrados por el temor y la desesperanza, y logrará que se cuenten e impongan al binomio Chávez-CNE. Un proyecto de poder no es un candidato sino una disposición a movilizar todas las fuerzas de la sociedad, de derecha y de izquierda, civiles y militares, de arriba y de abajo, para lograr el objetivo propuesto. Un proyecto de poder no le pide perdón a nadie por serlo, ni se excusa ni se arrepiente. Un proyecto de poder no se conforma con un cucurucho de maní porque se tenga un exclusivo club de dirigentes. Un proyecto de poder, como el que conformó Rómulo Betancourt en la década de los 40 no busca mediocridades sino que se expande hasta conseguirse con Rómulo Gallegos, Andrés Eloy Blanco, Luis Beltrán Prieto, Juan Pablo Pérez Alfonzo, Vicente Emilio Sojo, entre muchos de los brillantes de ese tiempo. El candidato presidencial que se escoja en la travesía de las primarias sería eventualmente el conductor de un país roto que requeriría descomunales capacidades de dirección y de sacrificio. De dirección, para convocar lo mejor donde quiera que se encuentre, sin el pequeño libro de facturas que los odios han engordado en el gobierno y en la oposición; de sacrificio, porque muy probablemente la persona escogida y aclamada, a las primeras de cambio puede ser la denostada porque no pueda satisfacer en tiempo record la inundación de demandas, y tal vez tenga que tomar medidas que no satisfagan a todos todo el tiempo. El nuevo presidente tal vez tendría que convocar a una asamblea constituyente que hasta es posible que recorte su propio mandato. ¿Quién se arriesga? - Una persona así, con decisión de guerrero pero con espíritu de santidad para el sacrificio, debe ser el emblema del esfuerzo por venir. Si se mide desde allí el liderazgo necesario hay que ver quiénes calzan los puntos para ganarle a Chávez y, antes, ganar las primarias. No hay que ver quién puede triunfar en esta consulta para después parapetarlo y ver cómo le gana a Chávez y más adelante considerar cómo hace para gobernar. El camino es exactamente el opuesto: hay que saber quién se necesita para gobernar, quién de los que reúna esas características puede vencer al caudillo y en consecuencia cómo puede hacer para prevalecer en las primarias. Liderazgo - Hasta el sol de hoy los candidatos más o menos existentes emergen de las decisiones de las cúpulas dirigentes. Tal vez acierten, pero las probabilidades de error son grandes. Se dirá que no importa, ya que las primarias resolverán el apoyo de las masas; sin embargo, no sería inapropiado que los militantes dijeran su palabra para que sus jefes tuvieran el respaldo necesario en lo que sin duda tendrá mucho de aventura, incertidumbre, riesgo y desafío. ¿Puede resolverse alrededor de una conversa si eres tú o si soy yo el candidato? ¿Puede eso depender de que yo quiera que te lances para que me dejes el puesto vacío para que lo ocupe quien yo controlo? ¿Puedo disponer de mi apoyo a uno o a otro sin importar lo que mis compañeros piensen? Siempre es conveniente recordar que en un país roto no hay liderazgos fuertes; el único que pervive es el de Chávez que, aunque deteriorado, se inflama con el combustible petrolero y la carencia de escrúpulos para ofrecer lo ofrecido, con la siempre grata compañía de la amnesia política. No es que la oposición no tenga líderes sino que se muelen muy rápido. Unos molidos al calor de las masas y otros por el calor de las mesas. Las masas, debe tenerse presente, son calurosas y abrasivas, si no les respondes te dejan de abrazar para comenzar a abrasarte. Las mesas, sean de tres, cuatro o cinco patas, son el escenario para los grandes acuerdos, pero muy especialmente para los falsos, los que esconden la disputa y la rebatiña; funcionan mejor para los entendimientos de baja intensidad y de mayor duración; en este caso, las primarias y la tarjeta única son un buen resultado. El liderazgo no es un atributo de las personas sino de las situaciones en las cuales se participa. Venezuela produjo desde el 2007 en adelante una de las más brillantes generaciones de líderes estudiantiles, pero téngase presente cómo su increíble talento no fue obstáculo para que muchos de ellos fueran devorados por ambiciones, por su desusada exposición en los medios, y el hambre de organizaciones, grupos, partidos y cofradías por tenerlos a su lado. La falta de apoyo puede hacer fracasar las nuevas promesas, pero el exceso de apoyo puede freírlas en un santiamén. Las aguas fluyen… En un país roto lo que fue ayer no es hoy y lo que es hoy no es mañana. Es posible que el cuadro político no se conforme sólo con los elementos electorales, sino con la revuelta social dado el alto nivel de conflictividad existente; también es posible que los actores de hoy no sean los que dominen dentro de pocos meses; no debe descartarse que la desesperación de aquel lado lleve a concebir la Misión Imposible para acabar con la participación electoral de los demócratas a través de trucos conocidos y desconocidos, sin desechar la inestimable cooperación de Tibisay. La rueda está en movimiento y la pelotica no ha caído en la ranura. Todo es posible.
Tomado de: www.tiempodepalabra.com

Ingenua emoción


Por: Énder Arenas Barrios - Sociólogo - Uuujujuju jujujujuju… una guitarra escuché cuando solo meditaba... El presidente Chávez (sacándole una canción a la guitarra de Shakira). Madre susto me llevé cuando sintonicé un pelín tarde la llamada telefónica del Presidente para anunciar los logros de la Misión Vivienda y que terminó siendo sólo una excusa para que la gente se enterara de que Shakira le había regalado una guitarra. Aquel sonido gutural: “Uuujujuju jujujujuju”, y luego escuchar en la voz presidencial la canción de Édgar Alexánder, hizo que, asustado, le gritara a mi tía Estílita: “Corré, Estílita, que regresaron a la televisión los muchachos del Club del Clan”. Qué de recuerdos. Casi lloro recordando a: Los Supersónicos, Los Dart, Los Impala, Las Cuatro Monedas, Trino Mora (¡Qué molleja!), Los 007... ¡Qué días aquellos! Por eso puse más atención que nunca a la conversación, ciertamente banal, entre el ministro Izarra y el primer magistrado de la República. Claro que un Presidente puede darse la licencia de emocionarse ingenuamente porque una artista le dé un obsequio, total, la vida de los pueblos está llena de artistas que le hacen regalos a los mandatarios de turno, no importa la naturaleza del gobernante, y se lo gozan. Pero en este caso sentí al Presidente como muchacho con chupeta nueva; no es la primera vez, se pone igual cuando lo visitan las estrellas de cine que suele invitar, y no quiero contar cómo se pone cuando se encuentra con Fidel. He llegado a la conclusión de que el presidente Chávez es y será siempre un menor de edad. En psicología eso se conoce con el nombre de Síndrome de Peter Pan y de verdad a nosotros nos gobierna un tipo que vive en el país del “nunca jamás”, en el que el tiempo no pasa y que está habitado por carajitos. De allí esa rara e ingenua emoción hasta la tontería por un regalo de Shakira. ¡Qué vaina! En todo caso, lo peor fue la risita de Izarra, de quien podemos concluir que sufre, al igual que todos los que acompañan al Presidente, del Síndrome de Wendy; este consiste en la necesidad de satisfacer al Presidente por miedo a que este lo rechace, a que lo abandone y a no ser más querido. Claro, este síndrome se da más entre mujeres (todas las mujeres del régimen lo padecen, al igual que Izarra, y a mí me da mucha pena con ellos).

La vida tiene sentido



La vida empieza a tener sentido cuando ayudas a otro a ponerse de pie y a andar. Cuando respiras hinchando tus pulmones de aire, y notas que no estás solo a pesar de estar en el desierto. Cuando miras al cielo y ves las estrellas que dominan el firmamento, y comprendes que no estás solo, comprendes que la vida es mucho más que el simple palpitar de tu corazón. La vida tiene sentido cuando andas, cuando evolucionas, y no dejas tras de ti amargura. Cuando tras de ti has dejado amigos y hermanos, cuando has dejado un grato recuerdo en todo aquel que te ha conocido, es cuando la vida tiene sentido. Si tras de ti has dejado odio, ésas serán las raíces que darán en el futuro frutos amargos; si la planta que crece tiene raíces de amor, los frutos serán dulces y serán tu alimento en el andar de cada día. Apoya tu mano sobre el hombro de aquellos que andan contigo, porque si te sientes débil ellos te reconfortarán y si te sientes fuerte andarás más de prisa. No te ates a las alabanzas. El que te quiere no te alaba, te apoya sin palabras. Sabrás quién es el que te quiere cuando te veas reflejado en él. Busca tu gloria, en la gloria de los demás, y los demás buscarán su gloria en ti. Si hablas a los demás, que tu palabra sea limpia; pero no hables con orgullo, porque hacerlo es hablar con falsedad. Usa todo lo que la naturaleza pone a tu alcance. No malgastes tu tiempo. Tienes poco tiempo; justo el que estás disfrutando ahora. Trata de conocerte. No te mal utilices. Busca dentro de ti la solución a tus problemas. Si tienes que atarte, átate a ti mismo. No culpes a los demás de tus propios errores. Sé tu propio juez; pero un juez justo. Si andas por un bosque ten cuidado, porque habrá ramas bajas, te puedes golpear contra esas ramas. No es necesario que las cortes, simplemente agáchate un poco para volver a levantarte inmediatamente, la rama quedará frustrada en su intento de dañarte. ¡No pronuncies la palabra imposible!, porque todo es posible dentro de ti si vas dirigido positivamente. Si vas dirigido negativamente, poco a poco te irás hundiendo; conseguirás tal vez logros parciales, inmediatos, pero te estarás hundiendo. Si vas positivamente, quizás los logros sean más a largo plazo, pero te estarás elevando. Sólo pasa hambre el que no sabe que tiene dos manos. Si alimentas tu cuerpo para que te sirva, debes también alimentar tu alma, para que también te sirva. Un alma poco alimentada es un alma débil, sin fuerza. Un alma bien alimentada es un alma que genera energía, que contagia, que anima. Cuida bien todas aquellas cosas que afectan la evolución de tu alma. Nunca hables con miedo, porque las palabras se volverán contra ti. Si tienes miedo no hables, porque el miedo es también contagioso. Habla mirando a los ojos, transmite tu fuerza en tu mirada. Si quieres saber cómo es Dios, mira volar un ave, mira crecer una flor, mira a los astros moverse, y verás que en ellos se expresa la perfección.



Falta de seriedad



Por: Carolina Jaimes Branger - Me resulta incómodo escribir este artículo. Pero no puedo callarme, porque esto es algo que va más allá de los acuerdos que se alcanzaron a través de la Mesa de la Unidad Democrática y que deja en entredicho la seriedad de quienes fueron electos a través de ella. Me han dejado atónita, por decir lo menos, los diputados de oposición que ahora piensan lanzarse a alcaldes y gobernadores. Estoy absolutamente en contra de que un diputado se lance a cualquier otro puesto de elección pública, al menos hasta que termine este período legislativo. ¿Será que se les olvidó lo difícil que fue llevarlos hasta donde están hoy? Muchas personas que aspiraban a ser diputados, honrosamente declinaron en aras de la necesarísima unidad. Alguien que hubiera sido un diputado de lujo, Carlos Vecchio -a pesar de que obtuvo un significante número de votos- cuando perdió las primarias no insistió en que lo metieran contra viento y marea. El proceso fue complicado, en ocasiones hasta injusto, pero se logró conformar una plancha unitaria que obtuvo mayoría de votos, mas no así de escaños. Eso tampoco fue una sorpresa. Cuando cambiaron las circunscripciones sabíamos que ése era el escenario posible. Sabíamos que no iba a ser fácil. Pero pusimos nuestra confianza y nuestros votos en nuestros representantes. Ahora resulta que los cargos de elección pública pareciera que fueran una suerte de rebatiña. Una piñata a la que quien le da más duro se queda con el cotillón. Es innegable que la Asamblea Nacional es una continua cayapa. Es innegable que cambiaron el reglamento de debates, y ahora el tiempo para debatir es mínimo. Es innegable también que el hemiciclo y los pasillos se han transformado en recreaciones de escenas al mejor estilo de Pedro Navaja. Pero nada de eso justifica que los señores diputados quieran dejar de serlo, para ahora convertirse en alcaldes y gobernadores. Y que no vengan con la historia de que tienen suplentes. Porque si ellos pensaban que sus cargos eran para sus suplentes, no han debido lanzarse. El poder, decía Antonio Gala, es como el nogal: no deja crecer nada bajo su sombra. Hago un llamado a la sensatez de quienes se creen únicos, irrepetibles e imprescindibles. ¿Qué le critican a Chávez, si están igualitos? ¡Qué falta de seriedad!