mover

mover

jueves, 19 de mayo de 2011

5 razones para no renunciar al café



Tomado de: Yahoo - Si eres de los que no comienza bien el día si no se ha tomado al menos una taza de café. Si te gusta el olor, el sabor, la sensación de bienestar que produce tomarte uno justo después de levantarte. Si como suele pasar con las cosas que de verdad te gustan y a las que de alguna manera no puedes renunciar, te sientes ligeramente culpable cuando tomas demasiado... este artículo te va a resultar interesante. Resulta que según la nutricionista Kerri-Ann Jennings de la revista Eatingwell, tomar café es bueno. Claro está que, como todo, hay que hacerlo con moderación. Aquí tienes 5 razones por las cuales el café es recomendable, según su artículo: 1. Protege tu corazón: Las personas que toman café de forma moderada (de 1 a 3 tazas al día) tienen menos posibilidades de sufrir un ataque al corazón que aquellos que no toman café, debido a su alto contenido en antioxidantes. Los antioxidantes pueden ayudar a prevenir la inflamación de las arterias. Justo después de tomar café, te sube la presión arterial, pero a largo plazo puede producir el efecto contrario, es decir, reducirla. Esto es debido a que los antioxidantes del café activan la producción de óxido nítrico, que es un vasodilatador. 2. Mitiga la diabetes: El café contiene también ácido clorogénico, el cual ayuda a estimular el efecto que la insulina tiene sobre las células, ayudando a regular el azúcar en sangre. De hecho, según algunos estudios, la gente que bebe 4 o más tazas de café al día pueden tener menos posibilidades de desarrollar una diabetes del tipo 2. Otros estudios, sin embargo, mencionan que puede reducir la los efectos que producen la insulina. Así que si bebes demasiadas tazas de café al día, estaría bien mezclarlas con descafeinado. 3. Tu hígado lo adora: Aunque no hay demasiados estudios al respecto, parece que cuanto más café bebe la gente, menor es la incidencia de enfermedades del hígado como la cirrosis. Se han hecho estudios que muestran que el riesgo de cáncer de hígado se puede reducir mediante la ingesta de café. 4. Mejora la salud de tu cerebro: Beber de 1 a 5 tazas al día puede reducir el riesgo de demencia, Alzheimer y Parkinson. De nuevo son los antioxidantes los que reducen el daño en las células cerebrales y ayudan a los neurotransmisores a funcionar mejor. 5. Ayuda contra el dolor de cabeza: Estudios han demostrado que 200 miligramos de cafeína disminuye los dolores de cabeza, migrañas incluidas. No se sabe muy bien a qué se debe. Una teoría es que al producir un incremento de la actividad de las células cerebrales, se produce una constricción de los vasos sanguíneos que las rodean, disminuyendo así la presión que causa el dolor. Dicho esto, el café tiene también sus desventajas. Algunas personas son tremendamente sensibles a la cafeína y sufren temblores y ansiedad. La gente que bebe café regularmente no suele sufrir estos efectos, pero necesitan tomar café para sentirse alerta. El café puede afectar al sueño y producirnos así más cansancio.

En Memoria de Jesús Malavé



En Memoria de Jesús Malavé: ¡Un héroe de la clase obrera!
Por: Aurelina Fernández - “Quien muere en huelga hambre, muere asesinado” -
El miércoles 11 de Mayo de 2011, fue un día fatídico para el movimiento obrero venezolano, pues el camarada Jesús Malavé dejó de existir, producto de un paro respiratorio que le sobrevino durante la huelga de hambre que mantenía frente a la sede administrativa de la Asamblea Nacional, en la esquina de Pajaritos en Caracas. Malavé, quién era uno de los trabajadores despedidos ilegalmente por PDVSA GAS ANACO, luchaba en otros frentes de batalla por las reivindicaciones obreras, pero decidió unirse a sus camaradas, e iniciar solidariamente su huelga de hambre que al final le costó la vida. La muerte de Jesús Malavé ocurrió ante la mirada indiferente de los diputados “revolucionarios” del PSUV, quienes se negaron a socorrerlo. Nada le valió a Jesús Malavé sus sacrificios, sus huelgas y sus protestas, para hacer cumplir la providencia de la Inspectoría del trabajo que ordenaba su reenganche, luego de haber sido despedido injustamente de su empleo en al año 2004. Malavé al caer en coma, fue trasladado en un taxi de urgencia al Hospital Universitario, pero no fue atendido diligentemente, puesto que éste hospital al igual que muchos otros del país, carece de personal y material médico necesario para atender emergencias. Los trabajadores de PDVSA GAS ANACO, han estado en huelga de hambre desde enero de 2011, pero las autoridades no les han prestado atención. El gobierno hipócrita seudo obrerista que entre farras, prostitución y viajes, les importa un bledo ver a sus seguidores morir de hambre. Cientos de trabajadores han sido injustamente despedidos de PDVSA y sus filiales, y viven el calvario de la indiferencia de la petrolera socialista que asesinó a Jesús Malavé. Malavé, contaba con 33 años, era soltero, sin hijos, pero era el sostén económico de sus padres. Los responsables por la muerte de Jesús Malavé deben ser llevados ante la justicia, para que respondan por éste horrible crimen. No a la impunidad y respeto para la clase trabajadora. La lucha continúa, ahora inspirados por Jesús Malavé: ¡Un héroe de la clase obrera!

Único testigo rememora últimos momentos de Allende



SANTIAGO DE CHILE – Exclusiva AP — El doctor Patricio Guijón recuerda vívidamente el instante en que el presidente Salvador Allende se voló la cabeza con una ametralladora que le regaló su amigo Fidel Castro, pese a que han transcurrido casi 38 años del golpe militar en Chile. Allende fue elegido presidente en 1970 y puso en práctica un inédito modelo: alcanzar el socialismo por la vía pacífica, utilizando las instituciones democráticas. Pero su experimento fue interrumpido por un golpe militar comandado por el General Augusto Pinochet y respaldado por el gobierno de Estados Unidos. Allende fue derrocado el 11 de septiembre de 1973. El mandatario fue informado muy temprano del movimiento de tropas y se dirigió al palacio de La Moneda, la sede de gobierno ubicada en el centro de la ciudad, con algunos ministros, colaboradores y sus guardias personales, conocidos como GAP (Grupo de Amigos Personales). Pese a algunas voces contrarias Guijón, en entrevista exclusiva con la Associated Press, se reafirma en que él fue el único en ver a Allende suicidarse. Algunas personas, principalmente izquierdistas, mantienen la tesis de que se suicidó. Menos de una hora después de su llegada a palacio, comenzó el ataque de los militares al edificio construido a mediados del siglo XVIII. Pregunta: ¿Cómo era la situación dentro del palacio? Respuesta: “Nosotros estábamos en La Moneda, que se estaba incendiando, nos disparaban con metralleta por todos lados, sólo oíamos la balacera porque estábamos en el interior, así que no es como para contar un relato pormenorizado…Estábamos jugándonos un poco la vida nosotros también porque no sabíamos que iban a hacer los milicos”. Allende se paseaba entre sus colaboradores con un casco blanco en la cabeza y la ametralladora que le regaló el líder cubano cuando visitó Chile en 1972. P: ¿Cómo era el ambiente? R: “Una catástrofe, imagínese la situación de gente que está acostumbrada a ir al hospital a trabajar y por la tarde a la consulta… No teníamos ni una clínica en La Moneda, teníamos un aparato de presión y un parche curita por si alguien se golpeaba un dedo (dice riendo). Si algo le pasaba, Allende se iba a ir al hospital”. Como Allende se resistió y rechazó la oferta de los militares de abandonar el país en un avión junto a su familia, los militares amenazaron con bombardear el palacio. Ya muchos miembros de la guardia de palacio se habían marchado. P: ¿Cuántas personas acompañaron a Allende hasta el final? R: “Nos quedamos unas 30 personas, entre médicos y guardias… Allende no obligó a nadie a quedarse”. Cuando Allende comprendió que no podría seguir resistiéndose y que el final estaba próximo, dirigió su último e improvisado discurso al país, transmitido por la única radio oficialista que seguía en el aire, radio Magallanes. “¡Yo no voy a renunciar!. Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que entregáramos a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser segada definitivamente”, dijo Allende al teléfono que llevaba sus palabras a la planta de la radio y de allí a los hogares de millones de chilenos. “Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen… ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos”, añadió. Dos aviones Hawker Hunter sobrevolaron nueve veces sobre La Moneda y en cada pasada lanzaron, con precisión quirúrgica, 18 cohetes. El bombardeo no causó bajas, pero sí enormes daños al edificio, que empezó a incendiarse, y quedó sin electricidad. P: ¿Qué pasó después del bombardeo? R: “Allende dijo ríndanse porque esto es una masacre, que las mujeres salgan primero y yo salgo al final y salimos todos y nadie pudo arrancarse”. P: ¿Nadie se opuso a la rendición? R: “No, no había nada que hacer, lo único que queríamos es que no nos tiraran una bomba al momento de salir”. P: ¿Qué hicieron en ese momento? R: “El doctor (José) Quiroga dijo: ‘Aquí hay una escoba’, me saqué mi delantal, pero al hacerlo, me saqué la máscara antigases que nos habían dado, le pasó el delantal y salgo, y cuando voy enfrentando la escalera para bajar, yo dije ‘pucha, primera vez que me declaran una guerra, cómo no le voy a llevar un recuerdo a mis niños’, y me devolví”. P: ¿Se apartó mucho del grupo? R: “Debo haber retrocedido unos 20 ó 30 metros para buscar la máscara. Buscando en el suelo en medio de la oscuridad, de repente veo que hay una puerta abierta, que hasta ese momento había estado cerrada, que comunicaba al Salón Rojo, un poco mas ceremonioso. Ahí había luz porque da a calle Morandé, con unos ventanales enormes”. P: ¿Qué vio entonces? R: “Me asomó, había luz y veo que al presidente —aunque en ese momento no sabía si era el presidente— había alguien sentado en un sillón, a unos cinco u ocho metros”. “Lo que yo vi fue la levantada del cuerpo por el impacto de la metralleta, que era un arma de guerra y corrí (hacía él, dice con la voz entrecortada) y vi que no había nada que hacer”. P: ¿En qué condiciones estaba el cadáver de Allende? R: “El cadáver de la persona que estaba ahí no tenía cráneo prácticamente, estaba totalmente descubierto, la materia cerebral estaba repartida, incluso arriba en el techo había un poquito”. P: ¿En qué momento se da cuenta de que el cadáver era el de Allende? R. “Más que nada por las ropas, porque nos habíamos saludado por la mañana, mucho antes. En ese momento no tuve ninguna duda de que era el presidente”. P: ¿Qué hizo? R. “Me senté al lado, a la gente le cuesta creer, pero debo haber estado unos 15 ó 20 minutos absolutamente solo, en el Salón Independencia, con el cadáver del presidente”. Guijón agrega hablando en tercera persona: “El médico Patricio Guijón, sentado, ca… (muerto) de susto y sin saber lo que iba a pasar”. P: ¿Cómo estaba el cuerpo? R: “El todavía tenía la metralleta…entre las piernas, los brazos colgando y sin cabeza prácticamente, de las cejas para arriba era irreconocible, el resto de la cara se desprende. Como tenia la metralleta entre las piernas, que quedó apoyada y yo estaba sentado a 20 centímetros de esto, tomé la metralleta y la corrí al asiento de más allá…”. P: ¿Como se sentía usted? R: “Impactado, porque son situaciones que uno no ha enfrentado nunca”. P: ¿Qué pensó durante esos largos minutos? R: “Yo lo respetaba mucho. Fue pensar ¿y esto qué significa?. Estaba mirando la puerta y preguntándome ¿qué va a pasar ahora, estoy solo, afuera hay una balacera”. P: ¿Cuánto rato pasó hasta que llegaron los militares? R: Deben haber sido unos 15 ó 20 minutos y aparecen por una puerta pequeña…” P: ¿Qué pasaba afuera, escuchaba algo? R: “Yo no oía nada porque la balacera era ininterrumpida, disparaban por disparar”. P: ¿Llegaron muchos militares? R: “Dos conscriptos con la metralleta apuntando… y unos dos minutos después entró el general (Javier) Palacios con un ayudante (teniente Armando) Fernández Larios… los nombres los supe después”. Palacios murió en junio de 2006 de un ataque al corazón en su casa del vecino balneario de Viña del Mar. Fernández Larios huyó a Estados Unidos, donde vive como testigo protegido tras declarar sobre su participación en el asesinato del ex canciller chileno Orlando Letelier, en Washington. También participó en una llamada “caravana de la muerte”, que recorrió ciudades del norte y sur, y dejó una estela de más de un centenar de ejecutados y desaparecidos. Tras el arribo de los militares, el Salón Independencia —donde murió Allende— se llenó de peritos balísticos y de más militares. Guijón dice que “Una cosa simpática fue que llegaron los bomberos porque venían al incendio”, dijo Guijón riendo. “Así fue la cosa, y del recuerdo de los niños, nada”. P: ¿Qué pasó con el cadáver de Allende? R: “Habia un tapiz grande, a Allende lo enrollaron en eso y se lo llevaron. Hasta ahí puedo dar fe”. Fue llevado a la calle, donde sus colegas médicos, asesores y guardias de Allende estaban tendidos en la vereda, mirando al suelo, con los brazos cruzados adelante. P: ¿Qué pasó con sus colegas? R: “Le dije ‘general’… aquí están los médicos con delantal blanco. A él le llamó la atención y preguntó ¿por qué son tantos?, le dije, bueno distintas especialidades. Bueno, dijo, yo entiendo que los presidentes tienen que tener un equipo’, y los médicos se fueron para la casa”. Guijón estuvo detenido algunos días en la Escuela MIlitar y luego fue llevado hasta la isla Dawson, en el helado Estrecho de Magallanes, donde permaneció tres meses y medio, fue devuelto a Santiago, donde quedó con arresto domiciliario hasta marzo o abril del año siguiente. También le prohibieron salir del país, porque, relata, “me dijeron: el caso suyo es bien especial. Uno aprende a obedecer las cosas sin preguntar”. Con el tiempo volvió a trabajar en el Hospital Salvador y hoy vive voluntariamente retirado en el campo, a unos 500 kilómetros de Santiago. Muchos chilenos lo criticaron por haber entregado su versión de los últimos momentos de Allende. Habrían preferido que subsistiera la versión de que el presidente murió combatiendo. Guijón dijo que no se percató de todas las críticas en su contra —algunos los trataron de traidor— pero yo no tuve ningún contacto con nadie, prácticamente hasta el día de hoy, no tenía ninguna militancia, no tenía ningún contacto político”. La mayoría de los asesores de Allende que lo acompañaron hasta el final hoy integran la lista de detenidos desaparecidos. El hombre que dispuso su arresto y traslado a un regimiento cercano, el general retirado Hermán Brady, murió a comienzos de semana en el hospital militar, donde permaneció dos años en estado vegetal.
http://www.noticias24.com/actualidad/noticia/254368/unico-testigo-rememora-ultimos-momentos-de-allende/

Pacto mortal con Iran



Por: Gen. Carlos Peñaloza - El pacto Chávez-Irán para instalar una base de misiles en Paraguaná reproduce el modelo de Fidel Castro que puso al mundo al borde de la guerra atómica en la famosa Crisis de los Misiles, en 1962. Chávez puso a Venezuela en medio de un pleito nuclear. La base de misiles iraníes a instalar en Paraguaná, al lado del corazón de nuestra industria petrolera, no tiene sentido sino como preparativo para una guerra en la cual Venezuela sería reducida a escombros. El 8 de diciembre pasado el prestigioso diario alemán “Die Welt”, generalmente bien informado sobre la situación del Medio Oriente, informó que Irán y Venezuela había firmado un pacto secreto para construir en Paraguaná una base de misiles de alcance intermedio. El pasado viernes 13 de mayo, el diario alemán reportó los progresos de este acuerdo, con la designación de la empresa y la institución iraníes que ejecutarán el trabajo, en el cual Irán pondrá el dinero y Venezuela pondrá la locación. Según “Die Welt”, la base será operada conjuntamente por militares iraníes y venezolanos. Estará equipada con misiles Shahab 3 con alcance de 1500 km, Scud-B (330 km) y Scud-C (300, 500 and 700 km). Como las instalaciones militares tienen un objetivo bélico o carecen de sentido, hay que pensar contra quienes estarán dirigidos estos misiles y por tanto quiénes pueden sentirse amenazados. En este caso los amenazados serían Colombia, Panamá (con su estratégico canal), la Costa Este de los Estados Unidos y el norte del Brasil. El acuerdo permitirá a Irán evadir las sanciones de las Naciones Unidas. Estas sanciones obligaron a Rusia a cancelar la venta a Irán de cinco batallones de misiles anti aéreos S-300PMU-1. Aparentemente estos misiles serían ahora adquiridos por Venezuela e instalados en Paraguaná. Debido a los retardos en los pagos de Venezuela, Rusia está exigiendo la cancelación en efectivo de más de $800 millones en el momento de la entrega por ese material bélico. Aparte de los misiles rusos adquiribles a través de Venezuela, Irán ha anunciado que ya tiene misiles de mediano alcance con los cuales atacar a Israel, y trabaja aceleradamente en el desarrollo de una capacidad nuclear propia, incluyendo la fabricación de misiles propulsados con combustible sólido. Estos proyectiles serán capaces de transportar bombas atómicas desde Irán hasta Israel, y de Paraguaná a muchas ciudades norteamericanas, colombianas y del norte del Brasil, así como el Canal de Panamá. Si se presenta la posibilidad de implementar este escenario estaremos frente a una crisis misilístico-nuclear como la que se presentó entre la Unión Soviética y Estados Unidos en 1962. En aquella oportunidad el mundo estuvo al borde del holocausto atómico y Fidel Castro aconsejó a Kruschev lanzar un ataque bombas atómicas a Estados Unidos en un ataque sorpresivo. En la península de Paraguaná está el corazón de la industria petrolera venezolana, representado en el centro de refinación petrolera con la segunda mayor capacidad del mundo. Colocar misiles de alcance intermedio y capacidad atómica en las inmediaciones de ese complejo petrolero es ponerlo en el foco de una posible acción militar. De ocurrir un intercambio militar su destrucción sería muy probable. En su nota del viernes pasado, 13 de mayo, “Die Welt” informa que este proyecto va viento en popa. Ya se seleccionó la empresa iraní que se encargará de ejecutarlo. La constructora Khatm-al Ambia ha sido escogida conjuntamente con la universidad de Schariff en Teherán. Según el diario alemán Irán envió dinero en efectivo para iniciar los trabajos preliminares. Poner en práctica esta espeluznante idea tendría un costo de varios miles de millones de dólares, de los cuales Venezuela no dispone en este momento. La discusión pública de un tema como éste, donde está en juego la supervivencia física de la república de Venezuela, es lo más importante que hay en este momento en el ámbito suramericano. El presidente no puede considerarnos como invitados de piedra en este debate. Ya no se trata de discutir nuestra libertad, sino nuestra existencia. Este pacto entre los presidentes Ahmadinejad y Chávez puede reducir Venezuela a escombros.

El Talmud

Es mejor figurar entre los perseguidos que entre los perseguidores
El TALMUD