mover

mover

jueves, 28 de abril de 2011

El padre, el hijo y el burro



Erase una vez, un padre, su hijo y su burro, que venían de la dehesa de cuidar del ganado. En el camino el padre se sentó encima del burro mientras el hijo tiraba de el. Cuando se cruzaron con una señora y viendo la estampa, dijo "¿pero cómo un padre puede obligar a su hijo a tirar del burro mientras él va cómodo a lomos de este?, es vergonzoso que un padre consienta tal cosa. Ellos dos se miraron avergonzados y se cambiaron los puestos. Siguiendo el camino, estando el hijo sobre la bestia y el padre tirando de él, se cruzaron con un arriero que viendo la estampa dijo, "¿pero cómo un padre puede ir a pie tirando de un burro teniendo un hijo tan fuerte y joven?, es vergonzoso que un hijo consienta tal cosa. Ellos se volvieron a mirar avergonzados encontrando como única solución las las criticas ir los dos a pie. Continuando el sendero, se les cruzó un peregrino que les dijo "¡me parece increible, que teniendo un animal de tan buen porte, tengan los amos que ir a pie pudiendo ir a lomos de este". El padre y el hijo se volvieron a mirar sin saber una vez más el qué decir al respecto, creyendo que ir los dos en los lomos del burro seria una buena idea. Ya a mitad de camino, estando los dos a lomos del animal, se cruzó un cura que viendo la estampa les dijo "¿no les da vergüenza? que un pobre animal, ya mayor, tenga que soportar el maltrato de sus amos, teniéndolos que llevar a lomos, desde vaya usted a saber donde?".
MORALEJA: Haz lo que creas que es correcto, como hagas caso a los demás, podrás acabar llevando el burro a hombros.

ATENCION Trabajadores Petroleros botados de PDVSA en 2002


Asunto: Nota de Prensa por el fideicomiso - Nota de prensa entregada hoy a los medios de comunicación - De manera inconsulta PDVSA TRANSFIERE FONDOS DE FIDEICOMISO DE EXTRABAJADORES - La Asociación Civil Gente del Petróleo y UNAPETROL informan a sus miembros y a la opinión pública en general que una vez más PDVSA haciendo uso abusivo de su poder, transfirió de manera inconsulta, el pasado 15 de abril, los fideicomisos de los trabajadores ilegalmente despedidos en el 2002 y 2003, desde el Banco Mercantil hacia el Banco de Venezuela. Los fondos de fideicomiso se encontraban depositados en los bancos comerciales de mayor solvencia financiera en el país, elegidos por el trabajador. Resulta curioso que PDVSA, aprovechando el asueto de Semana Santa, ordene al Banco Mercantil la transferencia de los fondos del fideicomiso de los trabajadores despedidos a raíz del Paro Cívico de finales del 2002, que tenían compromiso firmado con esa entidad financiera. Estas personas además de recibir un mensaje de texto a sus celulares donde se les informaba que por instrucciones de PDVSA sus fondos de fideicomiso fueron transferidos al Banco de Venezuela, se les notificó también que el préstamo contra su fideicomiso había sido procesado exitosamente, sin que ellos hubiesen solicitado préstamo alguno. Al requerirse información al respecto al Banco de Venezuela o al Mercantil, las cuentas reflejan un saldo en cero y las entidades financieras no suministran más datos de los movimientos, alegando que requieren una autorización de PDVSA. Por lo anteriormente expresado Gente del Petróleo y Unapetrol, en representación de los afectados por esta medida, rechaza los movimientos no autorizados y notifica que no se ha hecho ninguna solicitud de préstamo y por tanto desconocemos cualquier transacción que se haga sobre nuestros fondos. Consideramos que el banco FIDUCIARIO que administra el Fideicomiso de los trabajadores de PDVSA, es responsable de cumplir con el contrato y si hace un uso inadecuado o no autorizado de los fondos, estará obligado a resarcir los daños causados a los trabajadores. El Artículo 108 de la Ley Orgánica del Trabajo establece en una de sus partes que “…La prestación de antigüedad, atendiendo a la voluntad del trabajador, requerida previamente por escrito, se depositará y liquidará mensualmente, en forma definitiva, en un fideicomiso individual o en un fondo de prestaciones de antigüedad o se acreditará mensualmente a su nombre también en forma definitiva, en la contabilidad de la empresa. Lo depositado o acreditado mensualmente se pagará al término de la relación de trabajo y devengará interés según las opciones previstas en la Ley”. Al respecto recordamos que PDVSA no ha cancelado las prestaciones sociales, el fondo de ahorros y fondo de jubilaciones a los trabajadores que reclamaron su reenganche y no cedieron a las presiones mediante las cuales las nuevas autoridades pretendían la renuncia y admisión de hechos que justificaban el despido por parte de PDVSA. Sorprende que una institución financiera de la tradición y prestigio del Banco Mercantil, haya realizado este procedimiento cuando la Ley del Trabajo establece claramente que el contrato del fideicomiso es exclusivamente entre el trabajador y el banco comercial. En consecuencia nos reservamos nuestro derecho a ejecutar las acciones legales que consideremos pertinentes en contra PDVSA y las instituciones financieras que hayan violado nuestros derechos laborales una vez que nuestros abogados hayan analizado rigurosamente el caso. Lamentamos profundamente que PDVSA una empresa que en el pasado se caracterizó por su apego a las leyes, ahora no solo se le identifica como una empresa operativamente mal manejada, sino que hace uso o permite el uso de los bienes de sus trabajadores con fines desconocidos, como es el caso reciente del desfalco realizado al Fondo de Jubilaciones bajo la mirada complaciente de su actual directiva, hecho al que ahora se suma el manejo poco transparente de las prestaciones sociales. Ante la posibilidad que esta situación se extienda a otras entidades bancarias, alertamos a nuestros asociados a solicitar información sobre el estatus de sus fideicomisos, así como mantener al tanto a Gente del Petróleo y a Unapetrol de cualquier irregularidad que observen sobre el manejo de sus fondos.
Caracas 27 de abril de 2011

Notificaciones a través de :

http://www.facebook.com/l/750c1CjgsvsXDCzMvU6LjTc_zEA/www.acgentedelpetroleo.org
Contactenos Correo:
gentedelpetroleo@gmail.com - Twitter: @acgdelp - Facebook: Grupo Gente del Petróleo y Grupo Unapetrol
Beatriz García Armas

Gente de Comunicaciones Corporativas, C.A.
0416-6301942

Ciudadano Venezolano: ¡ELIJA!


Cuando hay una tormenta los pajaritos se esconden, pero las águilas vuelan más alto - GANDHI, Mohandas

Cincinato, Solón y la Transición


Por: Carlos R. Alvarado Grimán - aserne2009@gmail.com - Los grandes destruyen las ciudades, y la imprudencia del pueblo les precipita en la esclavitud - Solón - Los venezolanos conformamos una sociedad enferma. Los males del pasado se agravaron con la medicina militarista que nos mantiene cercanos a la agonía. El odio social, el resentimiento, la corrupción, la incompetencia y la altísima criminalidad son cicutas que están minando las últimas defensas de nuestro deteriorado tejido económico y social. La oposición se mantiene empecinada en leer el libro equivocado de la historia, buscando recetas que curen nuestros males, pero sin el conocimiento pleno y exacto de la enfermedad que padecemos y de la manera efectiva como atacarla. Es una insensatez pretender un cambio político en Venezuela, el paso de un Estado totalitario hacia la democracia, sin que medie un proceso previo de transición que establezca condiciones propicias, que impidan el colapso prematuro del nuevo gobierno que se instaure, luego de la ignominiosa era chavista. No imaginamos ni creemos posible un gobierno democrático exitoso y pacífico, sin una junta de transición que aplique un severo tratamiento de alto impacto contra la enfermedad venezolana, para que ésta ceda y se pueda dar en campo fértil el inicio de un proceso de recuperación del país. La Junta de Transición no encontrará un manto de rosas, sino caminos espinosos, llenos de obstáculos y trampas, por lo cual, deberá adoptar duras medidas y tomar decisiones trascendentes que muchos quizá no entenderán, pero que permitirán restituir la sindéresis y la cordura, en la forma de conducir al Estado venezolano. No podemos perder la perspectiva del país que encontraremos, una vez sucumba Chávez. El Tte. Coronel nos legará un país: con un conjunto de leyes abominables que habrá que derogar, revisar o reestructurar; una economía arruinada, a pesar de los repuntes que pueda experimentar el precio del barril de petróleo; un Estado corrompido profundamente, con mafias criminales de todo pelaje insertos dentro de sus estructuras y; con presiones de grupos paramilitares y criminales que querrán mediante el sabotaje, torcerle el brazo al nuevo gobierno, para intentar reinstalar al Tte. Coronel y sus camarillas en el poder. La instauración de una junta de transición requerirá la previa y activa participación, no de uno, sino de varios Lucio Quincio Cincinato que emulen a este militar y general romano, para que enfrenten la difícil misión de restablecer el orden y la paz en Venezuela, por cualquier medio necesario, pero que a la vez tengan el desprendimiento personal, como Cincinato en su tiempo, para devolver el poder a la autoridad civil. Además necesitaremos muchos hombres como el legislador ateniense Solón, elementos sin apetencias personales por el poder, que coadyuven a la producción de leyes y cambios democráticos para que, con remedios y soluciones duras pero inteligentes y justas sanen las enfermedades sociales y políticas de nuestro tiempo. Estos Solón deberán tener las capacidades para la elaboración de Políticas públicas y de Estado que todos los factores democráticos se comprometan a aceptar y respetar, durante el lapso de por lo menos 100 años, independientemente de los gobiernos que sigan al periodo de transición. Es necesario que nuestros líderes asuman niveles de conciencia con alcances e impactos históricos, apartando sus intereses y apetencias individuales o grupales. Es el tiempo para que pensemos en el país que queremos rescatar y alzar de los actuales escombros. La patria reclama la unión de las mejores y buenas voluntades para que la convirtamos en una nación civilizada y prospera. Es el momento para impulsar e iniciar un periodo de luz, donde el conocimiento sea una de sus principales virtudes, con hombres de pensamiento y acción positiva que conduzcan la transición: Hombres como Cincinato y Solón.

De Rotterdam

Reírse de todo es propio de tontos, pero no reírse de nada, lo es de estúpidos - Erasmo de Rotterdam