mover

mover

jueves, 7 de abril de 2011

Los acomodaticios


Por: Sammy Landaeta Millán - Sorpresas van y vienen en el ámbito socio-político y militar de la Nación, bajo la inusitada calificación de SALTO DE TALANQUERA, que evidentemente señala la división y/o la polarización de la Sociedad Civil en la República “Bolivariana” Castro Chavista de Venezuela. Es por ello que en la antesala de la campaña a las Elecciones Presidenciales del 2012, cada quién trata de echar sus cartas en contra o a favor del OPRESOR, Hugo Chávez Frías. Se anteponen presuntos sentimientos, favores recibidos, compañerismo mal entendido o aspiraciones grupales, partidistas e individuales en general, y el PUEBLO sigue viéndose en el espejo de: LOS ACOMODATICIOS. Es conocido que hace algún tiempo, murió LUIS TASCON -Paz a sus restos- y a pesar de la triste y celebra frase del GENDARME de Miraflores, en cadena nacional de radio y televisión: “Entiérrese la lista de Luís Tascón” hoy sus seguidores en registros, notarias, Empresas Básicas y PDVSA, Fuerza Armada Nacional -FAN- institutos autónomos y entes públicos en general, la mantienen VIGENTE para ARREMETER contra OPOSITORES o ADVERSARIOS al vandálico “proceso de revolución.” Eso demuestra que aquella frase “presidencial” -pronunciada con antelación- cayó en saco roto y la nefasta nómina se utiliza a diario, como medida de presión, amedrentamiento o exclusión, como que fuese una ROJA MALDICION, proveniente del mismo INFIERNO y eso ha motivado que algunos CONTRARIOS optaron por RETIRAR LAS FIRMAS. También sabemos que recientemente murió LINA RON -Paz a su alma- y en sentido referimos que ciertos “neo opositores” como EDUARDO SEMTEI ALVARADO -que antes atropellaron al Pueblo a nombre de una revolución- NO se les ha ocurrido preguntarles a sus “antiguos compañeros” quien HEREDÓ el GRUPO MERCENARIO que ostentaba la difunta y en manos de quien están LAS ARMAS que utilizaba para AMEDRENTAR, ATROPELLAR, AMENZAR Y ASESINAR a personas que NO estuviesen de acuerdo con su perfil ideológico o con la percepción fanática, de la “inmaculada” imagen de su “Comandante en Jefe” respaldada por: Milicias Revolucionarias y en ese sentido muchos OPOSITORES; HAN CALLADO. Los casos referidos anteriormente, solo nos dan una muestra del ejercicio del Mando Militar y Civil de Hugo Chávez Frías, que incluye la incorporación de grupos paramilitares y elementos de choque en “defensa de la revolución.” Pero muchos otros casos están orientados en las actuaciones de los DIFUNTOS: William Lara, Gabriel García Ponce, Alberto Muller Rojas, Renny Villaverde u otros -Q.E.P.D.- que ha propiciado mantener UN SILENCIO COMPLICE, en el comportamiento OPOSITOR, para NO MOLESTAR al régimen en ÉPOCA PRE ELECTORAL que podríamos calificar de CABRONERÍA. Esta faceta también ha tratado de convertir a la extinta VIOLENTA E INCENDIARIA: LINA RON, en una especie de SOR LINA DE LA CRUZ DEL ÁVILA, sin reparar que en voz del propio AUTOCRATICO alguna vez se oyó decir: “La compañera Lina, le hace daño a la Revolución”. Por otra parte, los líderes OPOSITORES saben que la política de SALUD adelantada por el régimen de Hugo Chávez Frías HA SIDO DESACERTADA, pero nadie enarbola esa bandera contra los NEO COMUNISTAS, porque todavía, NO da dividendos políticos. Quizás esperan que el Mal de Chagas, la Tuberculosis, el Paludismo, la Viruela, el Virus AH1N1 o la PALOMETA NEGRA, azoten a la población con mayor contundencia e incidencia. De antemano, debería sentarse una posicion de rechazo general a las actuación de MILITARES en la ADMINISTRACIÓN DE SALUD y tratar de corregir todos los daños ocasionados en las gestiones Castrenses de JESÚS MONTILLA, CARLOS ROTONDARO, LUIS REYES REYES u otros, que condujeron al posicionamiento de la CORONEL “AMB” EUGENIA SADER CASTELLANOS, una MEDICO MILITAR que en su cacofónico verbo pretende soportar el juramento hipocrático bajo el ambiente “Socialista, bolivariano y revolucionario” lo cual coloca al CUADRO EPIDEMIOLÓGICO del país, en una situación critica. Otro extremo también se presenta en la reciente actuación del Teniente Coronel retirado del Ejército YOEL ACOSTA CHIRINOS -compañero de Hugo Chávez Frías en el fallido Golpe de Estado del 4 de febrero de 1992- quien al regresar al “proceso” demuestra, que NUNCA fue OPOSITOR. Presuntamente se enrola en el DESGOBIERNO por un puñado de bolívares fuertes devaluados y nos trata de trasmitir una inocente razón, que hay necesidad de ARREGLAR esto. Se refiere indudablemente al BOCHINCHE REVOLUCIONARIO, pero al comandante Acosta Chirinos hay que significarle que ya pasaron 12 años del inicio del DESASTRE y NO se puede seguir corriendo la arruga frente al “MESIAS,” para que sus partidarios u opositores lo enfrenten en ELECCIONES. Es evidente que lo anterior es clavo pasado, para ambos los sectores DESGOBIERNO/OPOSICION porque en los mismos, NO existe un método que contrarreste la MAYORIA que posee Hugo Chávez Frías en las Maquinas del Consejo Nacional Electoral -CNE- y en relación con la OPOSICIÓN, representa la auténtica CAMPANADA que debería ALERTAR que si NO se consolida una posicion UNITARIA; el AUTOCRATA podría alzarse con el triunfo electoral TRAMPEADO por el “Poder Electoral” bajo vigilancia de la saga COMUNISTA y respaldado por LAS ARMAS DE LA REPUBLICA colocadas al servicio del BANDIDAJE, enquistado en el Poder de la Nación. ¡ESTAMOS PREOCUPADOS! Dicen muchos OFICIALES, SUBOFICIALES Y TROPAS que hasta ayer fueron SUMISOS, COMPLACIENTES Y JALA MECATE de quienes ostentan los Altos Mandos y hoy NO permiten que se investiguen a tantos militares señalados en el exterior, por ser AGUANTADORES del NARCOTRAFICO, el CONTRABANDO, la GUERRILLA y el TERRORISMO INTERNACIONAL. Por eso es que tenemos esas Fuerzas Armadas, ASÍ. La razón estriba en que muchos decidieron ENRIQUECERSE ILICITAMENTE Y TRAICIONAR A LA PATRIA optando por la RUINA del País, pero una vez que salen de baja quieren reclamarle a los demás, actitudes patrióticas contundentes, sabiendo que sus actuaciones militares siempre fueron SERVILES. De esos tenemos un puñado plegados a la OPOSICION. Muchos crean vínculos, asociaciones, cooperativas, blogs, páginas web u otras, para que se les puedan reconocer -a posteriori- una posición EN CONTRA del “MAGNANIMO.” Ahí conseguimos a muchos que cuando tenían cargo, grado, mando y uniforme, eran aguerridos defensores del Iluminado de Sabaneta de Barinas. Estado Barinas y en el ejercicio del Servicio Activo, hasta LLORABAN delante de él , donde hay también algunos que todavía residen en una VIVIENDA EN GUARNICION y NO se atreve a hablar y por supuesto existen otros que permanecen en CARCELES desde donde buscan el reconocimiento de PRESOS POLITICOS, cuando antes eran CANCERBEROS de régimen de Hugo Chávez Frías. Hay ILUSOS que creen que verdaderamente CHAVEZ ES PERPETUO. Existen profesionales de las Fuerzas Armadas Nacionales que hoy se suman a cargos en el Instituto Nacional de Aviación Civil -INAC- se incorporan a la empresa aérea estatal CONVIASA o se “enchufan” en organismos públicos aún cuando dicen NO estar aupando al régimen. Algunos nos dicen que están contribuyendo con la Nación y en el caso particular con la AVIACIÓN, para que NO se caigan los aviones, porque ahora fungen como INSPECTORES AERONAUTICOS. Su palabra delante, pero les recordamos que por cuestiones “revolucionarias” se solaparon las verdaderas causas del accidente del ATR-42 de la Empresa Santa Babara en Mérida. Estado Mérida y de igual forma ocurrió con el ATR-42 de CONVIASA siniestrado en Puerto Ordaz. Estado Bolívar, accidentes donde FALLECIERON un aproximado a 80 personas que por razones POLITICAS, de MANTENIMIENTO o de utilización de MILITARES de la Aviación o la Armada “bolivarianas” -usados como PEONES de un régimen- para efectos de la AVIACION; pero en algunos casos NO conocen, para qué sirve un ALERON. En eso estamos en este país. En presencia de MILITARES Y CIVILES, que se cuadran con el régimen y otros que se mantienen a la expectativa porque muchos NO se quieren, METER EN VAINAS y adoptan la política del laissez-faire -dejar pasar, dejar hacer- o se mantienen en una extraña posicion de banderilleros, escondidos tras del burladero. Se sabe que algunos son HOMBRES y en torno a sus presuntos principios, NO QUIEREN DAR LA CARA y murmuran abiertamente tras el teclado. Mientras tanto, LAS MUJERES enfrentan al régimen -en la calle- con BOLAS DE TORERO. Quizás a muchos hay que recordarles, que en el pasado hubo una recolección de firmas, después un evento denominado EL FIRMAZO y luego EL REAFIRMAZO contra del OPRESOR y fuimos a un REFERENDO REVOCATORIO que sobre la base de las TRAMPAS DEL COMUNISMO, nos ARREBATÓ el triunfo, pero LEGALMENTE, REVOCAMOS al DEMENTE y esos PASIVOS están pendientes. Eso último debe llamarnos a la reflexión para advertir que resultó o resulta VERGONZOSO Y ASQUERESO, ver a los de antes y los actuales, comportarse como individuos SOLAPADOS por la sombra del “altísimo revolucionario.” Que como consecuencia de ello, la mente y los sentimientos de la NACION resultaron afectados y compungidos al observar que muchos compatriotas, NO PASARÁN A LA HISTORIA, porque NUNCA firmaron contra el NEO DICTADOR, Hugo Chávez Frías. Lamentablemente, han jugado en el mismo rol de LOS ACOMODATICIOS y aunque NO pretendamos hacer de la información, una lista excluyente; éstos están en el DEBER de REIVINDICARSE con la Patria y en el 2012, tendrán su oportunidad.

Confucio

Aprender sin pensar es inútil. Pensar sin aprender es peligroso - CONFUCIO

Pendejadas


Por: Gustavo Pazos - Como ya estoy viejo, nadie me para bolas. Eso es normal en Venezuela. Hace más de 40 años un amigo que tenía unos 70 años, llamado Vicente Arellano Moreno, me dijo mientras libábamos unas cervezas en un bar de la esquina del Chorro, “Cuando uno llega a viejo ni los hijos lo quieren”. En esa oportunidad contaba con 21 años y no le paré bolas a esas palabras, porque era un carajito. Hoy veo que es verdad. "Pero la vida hay que vivirla, solo o acompañado". Ahora mato mi tiempo entre Internet y la lectura, que es uno de los pocos placeres que nos quedan, es quizás el único que perdura en el tiempo a pesar de que tus capacidades estén deterioradas. Ustedes dirán, ya éste está decrépito y va a empezar a hablar pendejadas. El que quiera leer estas palabritas que lo haga y el que no quiera también y le doy las GRACIAS. Estuve leyendo dos libros mucho más viejos que yo, uno titulado El Capitán Tricófero, de Pedro María Morantes, conocido bajo el seudónimo de Pío Gil, y el otro llamado Memorias de un Venezolano de la Decadencia, de José Rafael Pocaterra. El primero enemigo acérrimo de Cipriano Castro y el otro de Juan Vicente Gómez, quienes gobernaron entre los dos, treinta y cinco años. Eran compadres, así como Chacumbele y Baduel o viceversa, como ustedes quieran. En el de Pío Gil (1904) encontré un párrafo que decía: “El mérito en Venezuela no vale nada, De nada sirve quemarse las pestañas estudiando medicina, matemática o cualquier otra ciencia, lo importante es saber adular”. En el de Pocaterra encontré: “el pecado de Venezuela con Castro y Gómez, excluyendo escasas actitudes individuales, es un pecado colectivo, general, habitual. La tramoya de la farsa castrista sacó al tablao la peor clase de pícaros…. Las cosas fueron perdiendo su contorno… las palabras se barnizaron…. entre tufos de rebaño, el pueblo navegó hacia lo desconocido, comenzó a embrutecerse y a considerar normal lo anormal”. El pueblo, agregaba Pocaterra: “se olvidaba de su condición. Hacía chistes, burlábase de su propia miseria con ese triste cinismo de los que vienen a menos sin energías vigilantes, ni protestas ni remordimientos”. Pocaterra hablaba con desprecio por quienes preguntaban por el “que se me da a mí”, de la misma manera que hoy despreciamos a quienes solo piensan en el “cuanto hay pá eso”. Desde que Pocaterra describió nuestra tragedia bajo Castro y Gómez han pasado cien años, y casi nada ha cambiado en el país. Las actitudes dignas siguen siendo eminentemente individuales, Estos ciudadanos representan un grupo de venezolanos dignos, valientes, dispuestos a todo para conservar su decencia. ¿Cuántos son? No lo sabemos, pero no creo que lleguen a constituir el 10 por ciento de la población, es decir, menos de tres millones de venezolanos. Un contingente respetable pero insuficiente para darle un vuelco radical a la situación de desesperanza en la cual se encuentra el país, sobre todo porque no actúan de manera concertada. Del otro lado de la talanquera se encuentran los venezolanos que han decidido apoyar activamente al dictador, unos, la gran mayoría, por interés material, para aprovechar su oportunidad de ”comer completo” de los bienes nacionales, mientras que otros lo hacen porque anidan un profundo resentimiento, ya sea por su fracaso político, profesional o social o por haberse sentido excluidos en el pasado. Todos los conocemos: Rangel, Cabello, Chacón, Maduro, Flores, Vivas, Nobrega, Merentes, Aristóbulo, nombres que pasarán a nuestra historia como cómplices y aprovechadores de una dictadura del siglo XIX en pleno siglo XXI. Este grupo está viviendo su momento de poder, venganza y total impunidad. Tiene acceso a lujos que les parecían inconcebibles años atrás. Lo que podría haber sido un sueño en el plano de la justicia social, ese de un ex-chofer de autobús cenando en el Tour D’Argent o de un ex-cantinero militar (Chacumbele) viajando en un Airbus privado, apenas constituyen hoy indicaciones del nivel de ineptitud y corrupción existente en el régimen. Este grupo de cómplices activos de la dictadura pudiera representar otro 10 por ciento de la población, casi tres millones de venezolanos que tienen acceso a las arcas nacionales y se han repartido muchos miles de millones de dólares. Hay un tercer grupo de venezolanos que dicen ser servidores del estado o de la nación, o profesionales u hombres y mujeres de negocios que dicen ser políticamente asépticos pero quienes tienen agendas eminentemente personales. Este es un grupo pequeño pero muy influyente. Están bien con todos los gobiernos, democráticos o dictatoriales, sirven para permanecer en la riqueza y en primera fila de importancia social. No creo que lleguen a los 200.000. Son los Chaderton, Alvarez, Gustavo Márquez o Toro Hardy. Los banqueros, los contratistas, los empresarios, el alto mando militar, los “intelectuales” del dictador. Este grupo es quizás el más culpable de todos porque tienen la educación y los recursos necesarios para no tener que venderse, pero lo hacen porque quieren más dinero, más poder, “prestigio” social, una vida más muelle. Pocaterra hablaba de esta calaña de gente como “contemplativos”. Estaban en su “torre de marfil” hasta que llegaba la hora de la piñata y, en ese momento, se lanzaban entre el estiércol como camellos. Son el uno o el dos por ciento de la población, pero chupan la sangre de la nación como millones de sanguijuelas. Y luego tenemos el grueso de la población, el 88 por ciento restante, dividida a su vez, entre (1), quienes no comulgan con la dictadura, (2), quienes piensan que están agarrando los mangos bajitos mientras esto dure y (3), quienes dicen que nos les gustan ni los unos ni los otros sino todo lo contrario. El primer grupo representa a la oposición. Este grupo se opone pero no va a sacrificar su situación personal por oponerse. Puede votar en contra y marchar pero no va a poner la carne en el asador. Siempre podrá esperar a ver que pasa, siempre pensará que, mientras no le toque a él, la cosa no está tan mala. Este grupo representa un tercio del grueso de la población e incluye mucha clase media, una parte de los pobres y una parte de los ricos. El segundo grupo está con Chávez porque les ha dado cariño, los ha exaltado mientras insultaba al grupo de arriba. Se sienten tomados en cuenta y les gusta la comida barata o gratis, la asistencia médica en los barrios y graduarse de bachilleres y de universidad en poco tiempo y sin mayores exigencias. Bastante de este sentimiento es genuino y no es reprochable. Sin embargo, sus miembros no se dan cuenta de que su sentimiento de bienestar es obtenido a expensas del desprecio del dictador por los demás miembros de la sociedad venezolana. Y ya se empiezan a dar cuenta de que recibir un pescado diario no es tan bueno como si lo enseñaran a pescar. Este grupo representa otro 33 por ciento de la población. Luego tenemos a la otra tercera parte de la población, esa que dice que no quiere volver al pasado pero que tampoco les gusta el presente. El problema con ese grupo es que no van más allá de rechazar lo existente o lo que ha existido, pero no proponen hacer algo nuevo. ¿Y entonces? ¿Cómo puede tan nutrido grupo ser válido sin presentar una alternativa? La Venezuela de hoy exige una definición. A la hora de la verdad todo ser humano debe asumir su responsabilidad. Frente a las dictaduras nuestro pueblo parece estar siempre disperso, debilitado. Los ciudadanos pasivos no cuentan contra la dictadura. La libertad parece importarles poco como concepto colectivo. Les interesa más el concepto de libertad individual, su libertad. La entienden como un privilegio de cada quien, pero no como una cualidad que debe ser de toda la sociedad. Siempre parecen encontrar una buena razón para minimizar la tragedia que representa la pérdida de libertad del vecino. No se dan cuenta de que no hay diferencia entre los vecinos y ellos mismos. La historia muestra que mañana vendrán por ellos. Pocaterra no se hubiese sorprendido de estas actitudes. Hubiera visto como los hombres de uniforme se encuentran hoy mayormente corrompidos. No hay excusa posible para que esos venezolanos acepten pasivamente la humillación a la cual son sometidos por un paracaidista inculto. Los civiles asisten pasivamente a la sistemática destrucción del país. Debemos saludar a quienes no aceptan este estado de cosas, a quienes luchan por salir de esta pesadilla. Sobre estos venezolanos de excepción también habló Pocaterra: “remueven rocas, cegan pantanos, de su trabajo solo quedará el agotamiento final, para morir sin cruz de palo marcando el sitio…. Es más dulce echar siestas, con manos cuidadas y espíritu acicalado, firmar papeles sin importancia, embriagarse…. Y agregaba…. “quedamos [estos venezolanos dignos] para pasear una tristeza orgullosa de hidalgos pobres en las ciudades del viejo mundo, traduciendo de otras lenguas para vivir….”. Mientras tanto, viven de lo mejor en Venezuela “los cocodrilos con charreteras” (los “boliburgueses”). Ha pasado un siglo y todo permanece igual. Encontraremos algún día el camino de la grandeza? Recuerden que permanecer indiferentes o neutrales ante una situación tan difícil como la que vivimos es más que una cobardía, es UNA TRAICIÓN, a nuestros hijos, nietos, padres, etc.