mover

mover

jueves, 3 de marzo de 2011

En busca de la sumisión


Este lunes 28 de febrero Rubén González, secretario general del Sindicato de Trabajadores de Ferrominera, fue sentenciado a siete años, seis meses, 22 días y 12 horas de prisión, a pesar de no tener pruebas en su contra. Luego de dos días de fuertes protestas en Guayana en rechazo a la sentencia, a González se le dio libertad bajo régimen de presentación. Será en adelante otro más de los cerca de 2.500 venezolanos que hoy enfrentan procesos judiciales por ejercer el derecho de protesta, a pesar de estar consagrado en la Constitución y considerado un derecho humano universal. Rubén González, estaba detenido desde septiembre de 2009 acusado de provocar supuestamente disturbios en agosto de ese año, durante una manifestación que reclamaba el pago de los pasivos laborales de los trabajadores de la estatal Ferrominera del Orinoco. Con esta sentencia el Gobierno trata de ponerles una mordaza a los trabajadores, y condenar al sindicalismo y al derecho a la protesta al ostracismo. Desde hace muchos años el Gobierno ha demostrado que no tolera protestas a su mandato. Una de las primeras víctimas de esta política de Estado fue el general de la Guardia Nacional, Alfonzo Martínez, enjuiciado y condenado por su participación en una manifestación organizada por una asociación de vecinos en la plaza Madariaga de El Paraíso en diciembre de 2002. A partir de 2005, esa restricción a las protestas siguió en aumento. Se reformó el Código Penal para incluir normas de desacato, que castigan ofensas a las autoridades y funcionarios públicos, y se estipulan sanciones más severas para quienes propicien interrupción del tráfico o las actividades de los organismos públicos. A esto se le suman las persistentes declaraciones del mandatario nacional y muchos de sus ministros, incitando a las fuerzas de seguridad a reprimir a los manifestantes. Una de ellas, señalada por el informe de Provea como característica de esa instigación, fue la orden de Chávez en enero de 2009: "a quien salga a quemar un carro, unos árboles o trancar una calle, me le echan gas del bueno y me lo meten preso". A esta política represiva contra todo venezolano que proteste, se le suma la persecución judicial contra los activistas sindicales, debido a la creciente ola de reclamos de reivindicaciones económicas, laborales y sociales establecidas en las contrataciones colectivas. La determinación confesa de Chávez, es apagar cuanta candelita se prenda en el país, más aún en momentos cuando están ardiendo las barbas de algunos de sus compinches universales.
Disponible en inglés en: www.veneconomy.com a partir de las 4:00 p.m.

Góngora y Argote

Las palabras, cera;
las obras acero.
GÓNGORA y ARGOTE, Luis de

O sea...


Una de las "obras" REVOLUCIONARIAS

CARRETERA CARACAS-LA GUAIRA

Cuando leí el último correo que enviara el recordado ingeniero Ricardo Zuloaga a sus amigos y colegas angustiado por el deplorable y peligroso estado de la vía que llamada “autopista” recorre el trecho entre Catia y Maiquetía -tal y como apareció en LaPatilla.com- no me quedó sino recordar , no solo la grandeza y bonhomía de aquel ejecutivo del sector privado- al que conocimos cuando como reporteros cubríamos las actividades de la Electricidad de Caracas donde él era importante directivo- sino un alerta que publicamos en nuestras páginas y en Twitter hacia diciembre pasado. Allí expresamos una información que me había llegado y que por la radio expuse referente a un estudio detallado que está en manos del gobierno nacional y que uno de los recientes ministros de transporte había pedido sobre el estado de esa vía que une a Caracas con dos de los graneros que con la implantada “economía de puertos” asisten a los habitantes del país central en cuanto a insumos importados. Me refiero al aeropuerto internacional Simón Bolívar de Maiquetía y al puerto de La Guaira. En el reporte al ejecutivo un grupo de ingenieros del despacho y otros de las empresas que la contratista venezolana que construyó el nuevo viaducto en esa autopista utilizó -a título personal- alertan sobre el inminente deterioro de la vía ante el permanente desagüe de las aguas negras y blancas del barrio que está sobre el lado oeste de la misma y que por años, mas de 30, ha venido erosionando el terreno sobre el que penden los cuatro canales que como un delgado y endeble hilo apenas se asoman sobre un derrumbado cerro. Si la construcción del viaducto tras la desidia y abandono de 7 años del gobierno de Chávez -cuando se derrumbo el 20 de marzo de 2006- nos llevó casi dos años a reponerlo en carrera contra reloj de la empresa constructora venezolana, junio del 2007, no quiero imaginarme lo que sería el desplome de la vía que aquí mostramos. La campaña de propaganda roja, incesante como todas las suyas para echarle la culpa a otros, apuntaba a lo que la Cuarta República, la oligarquía y la derecha habían provocado con la miseria y los ranchos en la zona podría perfectamente revertirse ahora al gobierno de Chávez pues han pasado 12 años y esos ranchos siguen allí. Donde los encontraron. El líquido que desde toda la urbanización en el cerro se desagua por debajo de la vía, aumentado ahora con el caudal de las lluvias recientes, ha eliminado toda posibilidad de seguir corriendo la arruga de las reparaciones. Este caso es mucho más grave que el del viaducto caído y relevado. ¿Por qué nos esconden esta realidad? Sepan que en días pasados se anunció que la llamada carretera vieja, como de nuevo ya no se usa, está deteriorada sin mantenimiento y con el hampa haciendo de las suyas. Pensemos solo un momento en todas las vicisitudes a contemplar. Galipán más o menos, Carayaca sema destruida y esa carretera cuasi inservible. Así es que se gobierna… dicen Chávez y su claque.
Tomado de:
http://runrun.es/runrunes/13185/preparemonos-para-lo-peor-el-derrumbe-de-la-autopista-caracas-la-guaira.html

Muy demócrata Hugo Chavez


EDITORIAL TAL CUAL - Siete años, seis meses y 21 días: tal fue la sentencia que un tribunal chavista dictó el lunes pasado contra el sindicalista Rubén González, secretario general del sindicato de Ferrominera, por el "horrendo delito" de haber dirigido un paro de esos obreros, reclamando pagos pendientes, establecidos en el contrato colectivo, así como otras reivindicaciones laborales derivadas del incumplimiento del mencionado contrato. O sea, que Rubén González ha sido condenado simplemente por actuar conforme a lo que se espera de quien ejerce el cargo para el cual fue elegido por sus compañeros de trabajo: colocarse a la cabeza del reclamo de una masa laboral cuyo contrato colectivo no era respetado por la empresa para la cual prestan sus servicios. Ferrominera es la empresa estatal (nacionalizada en 1975 por el gobierno de Carlos Andrés Pérez), que tiene a su cargo la producción de mineral de hierro en las minas de Cerro Bolívar, en Guayana. No fue la acción de hace 17 meses (los mismos que YA tiene González en prisión), la primera de los combativos obreros del hierro. Poseen una larga tradición de lucha y han protagonizado, a lo largo de los años, muchos paros y huelgas en reclamo de las que consideran sus justas aspiraciones. Pero el patrono estatal de ahora no es el mismo que tuvieron entre 1975 y 1998. Hubo conflictos severos en esos años, algunos muy prolongados, pero nunca se libró ningún tipo de represión contra los obreros del hierro por ejercer sus derechos sindicales. El nuevo patrono, personificado en el gobierno de Hugo Chávez, no acepta reclamos laborales, no discute contratos colectivos, está empeñado en destruir el movimiento sindical y sustituirlo por una organización denominada "control obrero", integrada por sus perros de presa (que nunca faltan) en las empresas. El experimento antisindical comenzó en las empresas básicas de Guayana y la prisión y condena de Rubén González forma parte del mensaje que se envía a los sindicalistas y trabajadores de la región y de todo el país: no reclamen, no luchen contra el Estado-patrono porque les puede pasar lo mismo que a Rubén González. La sentencia no tiene precedentes en nuestro país, porque es la primera vez que un sindicalista es condenado a prisión por el mero hecho de actuar conforme a las responsabilidades de su cargo. El tribunal guayanés que dictó el monstruoso veredicto, debió estar presidido por un juez que seguramente es uno de esos típicos sicarios judiciales que Chávez tiene a su servicio. Hay muchos otros sindicalistas sometidos a juicio y con la sentencia a Rubén González se retrocede más de medio siglo, a la Venezuela gomecista y perezjimenista, donde la organización sindical era perseguida y hostigada tal como hoy pretende hacerlo Chávez. Y pensar que Rubén González fue uno de esos obreros de Guayana que hace años se tragaron la coba de que el de Chávez era un gobierno obrerista y popular y militó en el MVR y en el PSUV. Así paga el diablo. ¿Esta canallada antiobrera va a pasar lisa?

Tiranos ¡temblad!


Por: Carlos E Méndez - carlosemendezs@gmail.com - A ningún dictador o aspirante a sátrapa, ni mucho menos al coronel Gadafi que lleva 40 y déle años gobernando a Libia a su libre arbitrio, le pasa por la cabeza que tarde o temprano tendrán que abandonar el cargo y sujetarse al régimen de libertades que los nuevos mandatarios van a tener que imponer para reparar los daños y regir los destinos del país que han subyugado. Ese fenómeno de intolerancia ocurre porque los dictadores en el poder llegan a creerse eternos y a sentirse dioses como los césares o emperadores romanos que para inmortalizarse llegaron al extremo de construirse estatuas y colocarlas en los sitios públicos y hasta en los templos de sus deidades para que les rindieran adoración. Pero cuando se apagan los sirios y sus adulantes ya no les rinden culto, se desploman de sus altares cual estatuas de barro y se arrastran como diablos expulsados del paraíso. El empleo de mercenarios extranjeros y de carros blindados y aviones de guerra para reprimir una protesta popular, no es otra cosa que producto de su demencia. Estos exabruptos se suceden y seguirán repitiéndose en el mundo moderno mientras el gobernante de turno y la gente siga creyendo que los derechos humanos y la solución a todos los problemas sociales, políticos y económicos de una nación, están a discreción en las manos de una determinada persona y no en las de la sociedad con sujeción a sus leyes. Los gobernantes son servidores públicos que le deben respeto y explicación a sus gobernados, pero cuando descubren que no están a la altura de las exigencias de sus empleadores, entonces toman el camino de la imposición y se auto proclaman dictadores para no tener que rendirle cuentas a sus representados. En consecuencia, los dictadores suelen imponer el terrorismo de estado para someter a la gente; recurren a las dádivas para ganarse el aval de los que comparten su poder; y, emplean el chantaje para acorralar a sus adversarios políticos, puesto que de otra manera les sería imposible sostenerse en el altar. Pero cuando la gente pierde el miedo y recobra su dignidad de pueblo como en los casos recientes de Túnez, Egipto y Libia, esos dictadores y dioses falsos tiemblan y se derriten sobre sus altares porque saben que en el mejor de los casos les espera una eternidad tras los barrotes de hierro, o un retiro forzado por sécula lejos de su patria. --
Publicado: por Sammy Landaeta Millan para LA PROTESTA MILITAR

Un Preso Político de cumpleaños


Por: Ivan Simonovis - Prisionero Politico - Mi vida ha estado signada por la coherencia entre lo que digo y lo que hago. Como policía, aprendí a tomar decisiones de alto riesgo que determinaron mi cabal desarrollo profesional y personal. No vivo de ilusiones, sin embargo abrigo la esperanza de que las cosas pueden y deben mejorar; pero también aprendì que eso depende tanto de cada uno de nosotros, como del entendimiento del concepto del “colectivo”. Conozco los limites y dificultades de la vida, pero lucho hasta en cansancio por mejorar las cosas. Conozco tambièn las bendiciones que ofrece la vida, gracias a mi familia: Bony, mi extraordinaria esposa y mis tres maravillosos hijos: Jessica, Iván e Ivana. Bony, como han podido observar a lo largo de esta lucha, es una mujer estoica, perfecta mezcla de valentìa, inteligencia y belleza. Años atrás, era una empleada de PDVSA con gran proyección profesional, pero ya pueden Ustedes imaginar lo que truncó su carrera, en una PDVSA que irónicamente promulga ser de todos. Un tercio de nuestro matrimonio ha transcurrido conmigo tras las rejas, estando prisioneros todos en la familia; tejiendo estrategias para sobrellevar la cotidianidad de la manera más amable posible. En un mundo como el mío, en el cual cada dîa se repite incesantemente, es inevitable para mi buscar herramientas que me ayuden a expresarles a Ustedes usando las estadísticas o la descripción detallada de lo que me rodea. Tras 6 años encerrado en 2x2m, conozco cada cm; asì como la sensaciòn de ahogo que este encierro genera. Por eso quiero permitirme usar algunos datos que, a riesgo de ser repetitivo, mencionaré: Como muchos ya saben mi detención se produjo el 22N del 2004 tenia 44 años, luego de esto empezó nuestro vía crucis. Bony desde ese momento asumió mi defensa, mi primer calabozo era un nido de ratas y un colchón que olía a orina. No fumaba, y a la semana consumía una caja al día. Los días de visita colocaban 3 banquillos y solo podía conversar con Bony y mis hijos por 20 minutos. Jessica iniciaba la universidad, Iván de 11 años usaba camisa blanca, Ivana de 7 iniciaba la primaria. Hoy día Jessica salió de la universidad, Iván termina Bachillerato este año e Ivana a mitad de camino de la secundaria. Cuando ya tenía casi un año preso se presentaron las elecciones parlamentarias del 2005, se nos dijo que si participábamos había la oportunidad de salir en libertad como diputados de la AN, inmediatamente Bony con algunos buenos amigos se dedico hacer campaña por mi para salir electo por la Parroquia El Recreo. Inmediatamente fui enviado a una celda sin luz y sin baño, me quitaron todos los implementos de aseo personal y solo me llevaban al baño 2 veces por día. Me dijeron que mientras mi esposa hiciera campaña, yo estaría allí, y así me mantuvieron por más de mes y medio. Mis hijos casi no me reconocían de lo barbado que estaba y lo deplorable de mi aspecto. Al final la oposición retiro las candidaturas y con ello se cerró la posibilidad de salir en libertad como diputados de la AN. Tal vez no debería haberme sorprendido. Hoy en día las condiciones de reclusión han mejorado pero así fueron los primeros 4 años de prisión. En Marzo del 2006 se inicio el juicio más largo de la historia contemporánea de Vzla. El juicio fue radicado en el Edo Aragua, en consecuencia el recorrido era de 215 Km. por traslado; terminé rodando mas de 48.000 Km., esposado en una patrulla. Durante la espera de las audiencias podían transcurrir 3, 4 ó 5 horas en los calabozos del palacio de justicia, es decir, entre 400 y 500 horas de espera. Las audiencia tuvieron un promedio de duración de 5 ó 6 horas, fueron aprox. 1500 horas de tortura psico-judicial bajo la tutela de Marjorie Calderón y la Fiscal líder Haifa El Aissami, hermana del actual MIJ. En Diciembre del 2006 mi abogado y amigo el Dr. Carlos Bastidas, falleció de una infarto la corazón y mi esposa quedaba sola luchando por mi libertad contra un régimen alevoso, implacable y empeñado en tapar sus errores, no en hacer justicia. Un tiempo después el Dr. José Luis Tamayo gentilmente accedió a tomar conjuntamente con mi esposa la defensa y en Dic del 2007 se decretó una ley de amnistía que dio un perdón a las personas involucradas en los sucesos del 11A. Durante el juicio se identificaron 67 pistoleros disparando a la PM y a la marcha de oposición; todos fueron perdonados y nosotros excluidos de ese beneficio. Durante los días de juicio, 3 años y 3 meses de largas y tortuosas audiencias, mi esposa debía viajar a Maracay por períodos de 2 ó 3 días y mis hijos debían quedar solos en la casa. Mi hija Ivana sufrió un accidente y Bony no pudo atenderla. Gracias a Dios fue una situación manejable y una cuñada se hizo cargo. No puedo dejar de mencionar el día que mi hijo, para entonces de 14 años, debió apagar conjuntamente con su mamá un incendio que se produjo cuando lanzaron unas bombas molotov al estacionamiento de mi residencia. Podría entenderme y seguir contando oscuros y desagradables episodios que han ocurrido en 6 años y 3 meses de prisión, pero creanme que necesitaría decenas de páginas. El final de esta parte de la historia fue el 4 de Abril del 2009. Como es bien conocido fui condenado a 30 años de prisión. No pudimos ni siquiera hablar con nuestros hijos sobre lo que estaba pasando. Ivana se enteró leyendo las noticias en la Internet y a Iván se lo grito un compañero de clases desde el patio de su colegio. Luego de este periplo a finales del 2009, mi esposa anuncio mi candidatura a diputado de la AN, instantáneamente a través de su perverso control judicial el régimen se apresuro a eliminar cualquier posibilidad de justicia en las únicas 2 instancias que correspondían. La corte de apelaciones de Aragua declarò sin lugar el recurso que se interpuso de igual manera el TSJ. Aún más grotesco, es que luego de ejercer el recurso respectivo de apelación bastaron sôlo 7 días contínuos para desechar 8313 folios que tenia dicha apelación. Cabe aclarar que el promedio de tiempo en solo admitir una cualquier recurso en la sala de casación del TSJ es de 55 días, resultado es que fuimos inhabilitados en todos nuestros derechos civiles, perdí hasta la patria potestad de mi hijos. Una vez mas perdimos y quedò definitivamente firme sentencia de 30 años.

Llega un momento durante el cual, al parecer, estás condenado a solo mirar atrás y debes asumir que estás en un secuestro eterno sin fecha de vencimiento. Hay días en los que sientes que no hay futuro. El motivo de esta misiva es porque en la soledad de mi calabozo no dejo de pensar que pudo haber pasado si el 11A si la PM no hubiese intervenido mientras más de 80 personas con armas largas y cortas disparaban contra la marcha de oposición. Sencillamente aún estaríamos contando cadáveres, la PM configurada para ese entonces, salvò vidas, los presentes lo saben. Pudieron evidenciarlo. Y podrán desmentir a este hipertrófico régimen. Ustedes, venezolanos, saben que los defendimos, que luchamos por salvarlos. Ustedes saben que Chàvez se empeña en escondernos, apartarnos para poder usarnos como cohartada de su crimen. Crimen imperfecto, por demás. El dinero, tiempo y energìa empeñada por este grupete de delincuentes con poder, bien pudo haber sido utilizado para efectos de saber lo que realmente sucediò. Pero claro, para eso, primero ellos deberìan ser inocentes Y NO LO SON. A pesar de todas las trabas nunca he decaído, en los últimos 6 años -a riesgo de las represalias en contra mía o mi familia-. He escrito las de 200 artículos de prensa, no menos de 80 entrevistas, en cada oportunidad que tenía desde la sala de audiencias brindaba declaraciones a los medios de comunicación denunciando la sistemática violación de DDHH. No menos estoica ha sido la participación de mi esposa quien -no solo se ha dedicado a defender mi causa- sino que ha ido mucho mas allá. Hoy 3 de Marzo cumplo 51 años de edad y 2285 días tras las rejas; no puedo menos que agradecer a los medios de comunicación que no han permitido que nuestra lucha se desvanezca en el tiempo y sobretodo a los miles de venezolanos que nos han apoyado en forma pasiva o activa y aun cuando nunca estuvimos de acuerdo a los jóvenes que decidieron hacer una huelga de hambre frente a la OEA, no hay nada mâs sublime que el resuelto valor de quienes como FRANKLIN BRITO, estàn dispuestos a sufrir y sacrificarse por la verdad, la justicia, la democracia y la libertad. Sin embargo, en este punto debo hacer un comentario relativo al día en el que se hicieron los anuncios de los acuerdos con el gobierno; nos llamò la atención que no formáramos parte de las primeras discusiones. Mi esposa contactò a los abogados a cargo. La respuesta fuè letal: nuestro caso era “inviable” aceptaron y repitieron. Más allá de las aclaratorias que posteriormente vinieron, mediante las cuales se buscò explicar que dichos acuerdos llevaban varias etapas, mi esposa y Yo nos preguntamos ¿hasta donde será capaz de llegar el Ministro El Aissami y sus tentàculos? Toda vez que su hermana fué quien solicitò para mi la pena de muerte, ¿tendrá este señor en representación de este gobierno la intención de una verdadera reconciliación entre los venezolanos? ¿o simplemente antes los hechos del medio oriente que sacuden al mundo pretenden ganar tiempo? Tristemente ese día de los anuncios de primeros acuerdos con El Aissami y luego del duro mensaje enviado por los abogados estaban en contacto con el MIJ mi hijo le dijo a su mama : El QUE DIGA QUE EL CASO DE MI PAPA ES INVIABLE, ES COMO DARLE LA RAZON AL GOBIERNO, ES COMO SI A MANDELA LE HUBIERAN DICHO ” TE JODISTE PANA, TU CASO ES COMPLICADO E INVIABLE” , con esa reflexión, otro negro dia para la familia, mi hijo a las 8pm se fue a dormir. Lo cierto es que nuestro futuro està en manos de los venezolanos y muy posiblemente en las manos de muchos de ustedes a quienes el 11A le salvamos la vida.