mover

mover

miércoles, 2 de marzo de 2011

Cuando caiga Gadafi, Chávez dirá "yo no sabía nada"


Por: Elide Rojas - @ejrl - Etarras metidos en las oficinas del gobierno, cubanos manejando áreas estratégicas del país, chinos haciendo enormes negocios con el petróleo y las importaciones de la revolución, iraníes entran y salen de los ministerios como Pedro por su casa, guerrilleros y terroristas por todos lados, intervencionismo descarado en otras naciones para conformar redes de poder para actuar en manada, una amistad más allá de lo medianamente normal con las FARC y otros grupos narcoterroristas, una amistad y una identificación del tipo obsesiva con un vetusto criminal como Fidel Castro y su no menos asesino hermano, Raúl Castro, unas relaciones francamente extrañas con dictadores de toda calaña y gobiernos violadores de Derechos Humanos, llamados a reconocer como fuerzas beligerantes a grupos frontalmente terroristas como las FACR. Así por encima, sin entrar en mayores detalles, se pueden enumerar algunos elementos que pudieran ayudar a conformar la imagen de la revolución bolivariana dentro y fuera del país. Y, para rematar, con respecto a todos los movimientos libertarios que brotan casi a diario en Africa y en el Medio Oriente, se fue pasando del silencio absoluto, al medio toque de alarma amistoso hasta el respaldo directo a un dictador, probado terrorista, criminal de los que no pestañean para matar, como Gadafi, quien por permanecer en el poder está ejecutando una de sus más perfectas masacres contra su propio pueblo. Sobre este gorila, a quien Chávez, porque fue Chávez, le dio dos veces la espada de Bolívar y la orden del Libertador, a quien Chávez ha llenado de elogios y admiración al punto de decir que una de las inspiraciones de su revolución y de su carrera personal es el mismísimo Gadafi, acaba de otorgar su pleno respaldo, mientras el asesino mata gente. Y no fue un respaldo normal, del tipo diplomático clásico. No. Chávez llega al extremo de inventar una comisión multinacional, con él a la cabeza naturalmente, para ir hasta los campos de batalla donde están las víctimas del carnicero del Libro Verde para tratar de salvarle la cabeza y atornillarlo en el poder. Así sonó la propuesta de micomandantepresidente, aunque al final, así como para dejar espacio para salir corriendo valientemente a última hora dijo que no entendía como tantas naciones se habían apresurado a condenar a Gadafi, incluso aseguró que Estados Unidos está listo para invadir, a nos se r que los otros jefes de Estado supieran algo que él no sabía. Es decir Chávez no sabe que su amigo es un criminal confeso, un terrorista de salón de la fama, un mata gente sin piedad, con pequeños estadios para ahorcar gente en sus palacios, con miles de millones de dólares en el exterior, con esclavos y servidumbre particular, con sus propios presos y sus propios muertos. No, como siempre, nunca sabe nada. El viejo truco del inocente que se la echa de valiente y decidido, pero que en realidad es un flojazo que deja abierta la posibilidad de afirmar, con esa cara de piedra característica, es que yo no sabía. Y esto lo pueden asegurar. Cuando caiga Gadafi, cosa que parece inminente, muerto o vivo, con paso seguro hacia La Haya si sale de pie, micomagnatepresidente dirá sin ninguna pena, hasta con cara de sorpresa y tono de sabio "yo no sabía" que Gadafi fuera el criminal que terminó siendo. Es que estos asesinos suelen disimular muy bien. Hasta a mí que soy un avión me engañó. Claro es lo mismo que trata de hacer el líder intergaláctico. Me conduzco como un dictador, hablo y actúo como un autoritario, persigo y apreso como un tirano, pero lo disimulo tanto como para que muchos países lo pongan en duda. O aflojo tanto real o negocios como para que muchos países hagan el mismo papel que está haciendo Chávez con Gadafi. Apoyo interesado, pero inmoral e irresponsable para con su país. ¿Quiénes han respaldado frontalmente a Gadafi? Pues el jefe del circo y los dos payasos tarifados, Daniel Ortega y Fidel Castro. Más nadie.