mover

mover

lunes, 10 de enero de 2011

Kipling

En un relato, quitar líneas es como avivar el fuego.
No se nota la operación,
pero todo el mundo nota los resultados.
Claro que los párrafos suprimidos
tienen que haber sido escritos honradamente, para algo,
con voluntad de permanencia.

Rudyard Kipling