lunes, 27 de diciembre de 2010

Pitágoras de Samos


Pitágoras de Samos (aproximadamente 582 adC - 507 adC, en griego: Πυθαγόρας ο Σάμιος) fue un filósofo y matemático griego, famoso sobretodo por el Teorema de Pitágoras, que en realidad pertenece a la escuela pitagórica y no solo al mismo Pitágoras. Quien demostró dicho teorema fue uno de sus discípulos, Hipaso de Metaponto. Pitágoras, nació en la isla de Samos. Siendo muy joven viajó a Mesopotamia y Egipto (también, fue enviado por su tío, Zoilo, a Militene a estudiar con Ferécides de Syros y tal vez con su padre, Babydos de Syros). Tras regresar a Samos, finalizó sus estudios, según Diógenes Laercio con Hermodamas de Samos y luego fundó su primera escuela durante la tiranía de Polícrates. Abandonó Samos para escapar de la tiranía de Polícrates y se estableció en la Magna Grecia, en Crotona (o Crotón), en el sur de Italia, donde fundó su segunda escuela. Las doctrinas de este centro cultural eran regidas por reglas muy estrictas de conducta. Su escuela (aunque rigurosamente esotérica) estaba abierta a hombres y mujeres indistintamente, y la conducta discriminatoria estaba prohibida (excepto hacia impartir conocimiento a los no iniciados). Sus estudiantes pertenecían a todas las razas, religiones, y estratos económicos y sociales. Tras ser expulsados por los pobladores de Crotona, los pitagóricos se exiliaron a Tarento donde se fundó su tercera escuela. Su escuela de pensamiento afirmaba que la estructura del universo era aritmética y geométrica, a partir de lo cual las matemáticas se convirtieron en una disciplina fundamental para toda investigación científica. Poco se sabe de la niñez de Pitágoras. Todas las pistas de su aspecto físico probablemente sean ficticias excepto la descripción de una marca de nacimiento llamativa que Pitágoras tenía en su muslo. Es probable que tuviera dos hermanos aunque algunas fuentes dicen que él tenía tres. Era ciertamente instruido, aprendiendo a tocar la lira, poesía y a recitar a Homero. Había tres filósofos, entre sus profesores, que debieron de haber influenciado a Pitágoras en su juventud. Pitágoras pasa por ser el introductor de pesos y medidas, elaborador de la teoría musical; primero en hablar de "teoría" y de "filósofos", en postular el vacío, en canalizar el fervor religioso en fervor intelectual, en usar la definición y en considerar que el universo era una obra sólo descifrable a través de las matemáticas. Fueron los pitagóricos los primeros en sostener la forma esférica de la tierra y postular que esta, junto con el sol y el resto de los planetas conocidos, no se encontraban en el centro del universo, sino que giraban entorno de una fuerza simbolizada por el número uno.
Fuente: (es.wikipedia.org)

Mingus

La creatividad es más
que ser simplemente diferente.
Cualquiera puede hacer extravagancias,
eso es fácil.
Lo difícil
es ser tan simple como Bach.
MINGUS, Charles

Chávez y el poder


Por: Diego Arria - El 26 de septiembre los venezolanos eligieron a los parlamentarios de la nueva Asamblea Nacional que asume funciones el próximo 5 de enero. Una campaña en la cual el régimen centró la casi totalidad de su atención en la figura del presidente venezolano, quien solicitó más apoyo para su proyecto de convertir a Venezuela en un estado comunista que para respaldar a sus candidatos. Resultado: 53 por ciento de los electores lo rechazó. El revés desencadenó múltiples reacciones del régimen que avizora por primera vez que su líder sea derrotado en las elecciones presidenciales de diciembre del 2012. La primera: declaración del oficial de mayor rango de la fuerza armada nacional de que "en caso de que la oposición ganase las elecciones presidenciales la Fuerza Armada no permitiría que asumiera el gobierno". La respuesta del presidente Chávez fue ascender al grado de general en jefe a su "leal" colaborador, identificado en la lista de la Secretaría del Tesoro de Estados Unidos como cooperador de las Farc en tráfico de armas, drogas y lavado de dinero. La segunda, hacer aprobar el 10 de diciembre un paquete de leyes que crearían el "Estado del Poder Popular", paralelo al Estado constitucional. O sea, ponerle fin a la democracia representativa, y bajo el supuesto de asignar todo el poder al pueblo, reemplazar la Asamblea Nacional por una Asamblea del Poder Popular, cuyos integrantes serían elegidos por las comunas en votaciones indirectas, tal como lo hacen los regímenes de Cuba y de la Libia de Gadafi, en cuyos modelos se ha inspirado el presidente venezolano. Se eliminarían las elecciones directas, dejándose a la Asamblea del Poder Popular la escogencia del Presidente de la República. Y este es el propósito fundamental de toda esta telaraña legislativa de última hora: preservar a toda costa al presidente en el poder, no arriesgándolo a participar en elecciones directas. La excusa de jerarcas civiles y militares es: "La revolución es lo que está en juego". Cierto, pero advierten el alto costo personal que tendría para ellos, y sobre todo para Hugo Chávez, una alternabilidad democrática, porque tribunales nacionales e internacionales se ocuparían de ellos por la acumulación de delitos de corrupción, violación de derechos humanos y hasta de lesa humanidad. Para terminar de ejecutar su maniobra anticonstitucional, el presidente "ordenó" a la Asamblea la facultad para legislar por decreto por doce meses; la Reforma de la Ley de Telecomunicaciones que le permitiría el control del Internet y la restricción de los medios audiovisuales; y de la Ley de Universidades, que dejaría en manos del Estado todo lo concerniente a las universidades, pénsum de estudios y designación de profesores. En suma, decapitar la autonomía universitaria. La urgencia del presidente venezolano viene dada porque llega a término una legislatura que controla totalmente a una donde no tiene el control total y necesita suplantarla de facto con una asamblea popular a la medida de su despropósito político principal: el mando de un estado comunista tal como definió Fidel Castro el socialismo del siglo XXI promovido por Chávez. ¿Y cuál es la salida? Asumir con firmeza acciones ciudadanas democráticas. Desde un referéndum para abrogar estas leyes, hasta un llamado a la desobediencia civil previsto en el Artículo 350 de nuestra Constitución: "El pueblo de Venezuela... desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos". En este sentido el 5 de enero, al instalarse la asamblea, los 67 diputados representantes de la mayoría popular que los eligió pueden declarar formalmente su desconocimiento a estas leyes por ilegítimas, al ser contrarias a la voluntad popular y a la Constitución. Sólo una acción de esta naturaleza puede provocar el inicio de una desobediencia generalizada como corresponde a la circunstancia que enfrentamos todos los venezolanos sin distingo de posiciones políticas, sociales o económicas. De otro modo pasivamente habremos dado paso franco a la dictadura. Venezuela no está enfrentada a la ficción de todo el poder para el pueblo, sino a la realidad de todo el poder para Hugo Chávez. Ya lo había anticipado esta frase: "Cuando la tiranía se hace ley, la rebelión es un derecho".