miércoles, 27 de octubre de 2010

Balmes

La lectura es como el alimento;
el provecho no está en proporción
de lo que se come,
sino de los que se digiere.
BALMES, Jaime Luciano