mover

mover

jueves, 26 de agosto de 2010

Frase del día

Aceptar la injusticia
no es una virtud,
sino todo lo contrario.

Cleóbulo de Lindos

¿Será?


Magda Mascioli G. - Cuando lo escribo yo, entonces muchos se cortan las venas acusándome hasta de ser tarifada del g2 cubano, de chavista infiltrada, que divido a los votantes (como que si yo tuviera ese poder), que divido las opiniones (como que si los venezolanos me necesitaran a mi para pensar), que ofendo a los lideres de la supuesta oposición, que los agredo, que los subestimo, que los humillo, que los maltrato, que les caigo a palos cada vez que alguien emerge en la arena politica del pais, que la tengo agarrada con esos pobres ángeles serenados, que pobrecitos, que soy una irresponsable, que no he hecho nada por el país, que critico... y paremos de contar. No se quieren dar cuenta que me caen a palos a mi porque piensan lo mismo, parecido o peor, pero es más chévere que otro lo escriba porque asi es mejor. No se dan cuenta que exigir no es lo mismo que criticar. Que reconocer que SI PODEMOS no es lo mismo que criticar. Que no estar de acuerdo con Chavez desde antes que llegara a Miraflores NO ME OBLIGA a decir amén a todas las tropelías, iguales o diferentes, que atropellan, ofenden, humillan, ignoran a los ciudadanos de igual forma, pero desde otro flanco. No critico... EXIJO, que es muy diferente. No critico... EXIJO que no es lo mismo ni se escribe igual. EXIJO rectificación, EXIJO respuestas, EXIJO que los ciudadanos seamos escuchados y respetados. EXIJO RESPETO a los derechos y a la voz de los ciudadanos. De TODOS los ciudadanos. Eso NO es critica, eso es EXIGIR A NUESTROS EMPLEADOS QUE TRABAJEN POR EL PAÍS y no por sus intereses personales, cupulares, grupales. EXIJO, como muchos, como millones, RECTIFICACIÓN por parte de la camada politiquera de supuesta oposición. Hay diferencias entre una cosa y otra. Hoy aparece el editorial de Veneconomía. ¿Será que ahora si van a pararle a lo que se dice? Es lo mismo que tengo años diciendo. ¿Ahora será respetable y "escuchable" porque la fuente es Veneconomía? ¿No? ¿Tampoco? ¿Acusarán a Veneconomía de dividir, de criticar, de tenerla agarrada con los supuestos lideres... de ser chavistas infiltrados? Ok. Nada de extrañar que asi fuese. No importa. De todos modos la calle está clarita.
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Más que candidatura unitaria - El miércoles 25 de agosto arrancó la campaña electoral para las parlamentarias del 26 de septiembre.Antes que nada, hay que reconocer el gran esfuerzo que ha significado para la Mesa de la Unidad elaborar, y mantener, una propuesta unitaria para las 165 candidaturas al Parlamento. No fue nada fácil lograr un acuerdo sostenible en el tiempo entre una gama de egos e intereses personalistas, partidistas y de organizaciones civiles. Pero, contra viento y marea se logró y se mantiene. No obstante, para algunos analistas, la Campaña de la Unidad arrancó con mal pie. El 25 de agosto, Caracas y el interior del país amanecieron con una extraordinaria proliferación de pendones de todos los colores, de AD y Copei, de Primero Justicia y Únete, de Proyecto Venezuela, Podemos, y muchos otros. Para algunos, quizás, ésta es una demostración de la diversidad democrática de la oposición. Pero, para otros, es una señal de desunión donde no se ve el mensaje de un movimiento unido. Por lo contrario, lo que se ve es a cada partido haciendo su promoción individual, cada uno por su lado. Preocupa que el esfuerzo unitario de la MUD no se esté reflejando en la campaña electoral. Y preocupa más aún que la desunión percibida pueda alejar de las urnas a aquellos ciudadanos que todavía rechazan a los partidos. Peor peligro es que la percepción de desunión podría favorecer a los candidatos oficialistas. El pecado original de la MUD fue el de no acordar una tarjeta de votación única, o un diseño de tarjeta donde se destaque un mensaje de la Unidad para la Democracia, con los símbolos de los partidos en segundo plano. Este comentario no significa que se desconozca la importancia de los partidos democráticos, ni su derecho a ser entes independientes y a competir por espacios políticos. Lo que se busca es destacar la imperiosa necesidad de informar y convencer a los votantes que los venezolanos demócratas están unidos para defender la democracia en Venezuela, más que a un partido en particular, tal como ocurrió en 1958 con el Pacto de Punto Fijo para vencer otra dictadura. Todavía hay tiempo para lograr una campaña publicitaria que destaque la mayor ventaja de la Oposición Democrática que es, precisamente, su unidad de propósito de defensa de la Democracia, ante una maquinaría publicitaria ventajista del Gobierno y su correspondiente tarjeta unitaria, que es la del PSUV.Aparte de la importancia de la propaganda electoral, la clave de esta elección está en el hecho de que los votos que llegarán seguros a las urnas son los que se captarán cara a cara pateando barrios y pueblos del país. Esto sí parece entenderlo la vasta mayoría de los 165 candidatos de la unidad.

Socialismo y comunismo: La misma cosa


La Alianza Internacional de Derechos de Propiedad acaba de clasificar a Venezuela en el puesto 123 de 125 naciones, por debajo de Zimbabue y Cuba y sólo por encima de Costa de Marfil y Bangladesh. El informe señala lo que es obvio para una gran mayoría de venezolanos que, durante estos largos once años, han visto desconocidos y confiscados sus derechos de propiedad. Esta triste historia comenzó con el "rescate" de tierras agrícolas como excusa para de luchar contra el latifundio, lo que no impidió al gobierno llevarse por delante propiedades de todos los tamaños y características, muchas de ellas demostradamente productivas y de modesta extensión. Con la última reforma a la Ley de Tierras se legalizan una cantidad tal de razones para expropiar un predio que en la práctica se erradica la propiedad privada en el campo. Continuó con la expropiación de numerosas empresas con la excusa de su supuesto carácter estratégico. Así se nacionalizó todo el sector petrolero, eléctrico y gran parte del sector de telecomunicaciones y empresas de sectores básicos, de distribución de alimentos y multitud de otras actividades conexas.Mientras tanto, en las ciudades, las autoridades alentaban invasiones y tomas de edificios o terrenos en supuesto abandono, en remodelación o estratégicamente ubicados. En ese entonces, expertos alertaban que el ataque contra la propiedad no iba dirigido sólo contra grandes terratenientes ni corporaciones. Éste vendría más temprano que tarde contra el pequeño propietario, ya que se trata de un ataque contra los cimientos de la economía venezolana; contra la libertad humana de emprender, de elegir, de crecer, de tener medios para satisfacer las propias necesidades de manera autónoma sin depender de manera directa de un Gobierno y sus dádivas. Durante los últimos meses esto ha quedado claro. A finales de 2009 el presidente Chávez ordenó expropiar pequeños comercios en el centro de Caracas, con lo que quedaron cesantes cientos de personas de oficios modestos. También se limitaron los derechos de todos los concesionarios de los mercados municipales quienes quedaron bajo la égida de algún alcalde oficialista. Esos pequeños comerciantes hoy no pueden disponer de lo que construyeron, se les impide traspasar e incluso legar la concesión y se les imponen condiciones que hacen inviable su permanencia, mientras se le hostiga y amenaza. Esta misma semana, se desalojó de improviso una humilde zapatería en el centro de Caracas, cuyos dueños tenían más de 40 años ejerciendo ese oficio. La excusa ha sido la expropiación del Edificio Gradillas que pertenece al Episcopado. Quedaron en la calle sus tres empleados y los dos dueños de avanzada edad con su inventario de más de 14.000 pares de zapatos. También está el caso de Friosa la más grande distribuidora de alimentos del Edo. Bolívar que fue intervenida en mayo de este año por 90 días, durante los cuales sus ventas bajaron en 70% deteriorándose las condiciones de trabajo. De nada valen las protestas de los trabajadores que públicamente han demostrado, desde el abandono de las instalaciones y vehículos hasta el mal estado de los alimentos que están procesando para proveer a los comedores de las empresas básicas. Se prorrogó la toma por otros 90 días y el que proteste corre el riesgo de quedarse ahora en la calle. Cómo lo dijo Fidel: el Socialismo y el comunismo son la misma cosa.