domingo, 15 de agosto de 2010

Marcuse

El tiempo no lo cura todo,
pero sí desplaza lo incurable
del centro de atención.
MARCUSE, Ludwig