martes, 27 de julio de 2010

Debemos entender que:

Cualquier poder,
si no se basa en la unión,
es débil.
LA FONTAINE, Jean de

El discurso equivocado


Por: Inclito Diaz - Cuando escucho a los representantes de la oposición exclamar, balbucear durante las entrevistas en la TV o la radio frases como: “...ya basta de la polarización, o el ya esta bueno de la división... o algo torcido y maléfico se ha apoderado del venezolano”. ¿Cómo podemos esperar a que los políticos opositores, los opinadores de oficio, nos ofrezcan algo mejor que esta “seudo-conmilitocracia comunistoide”, si de arranque en sus discursos ya asumen que el gobierno los tiene acorralados, que los ha acomplejado? Lo que veo cuando los escucho son candidatos, mensajeros pusilánimes, carentes de imaginación, candidatos que están aceptando la derrota sin haber ido a la confrontación, que están aceptando el poderío, la supremacía que mantiene y ejerce el gobierno sobre la “escuálida oposición”. Están empleando un mensaje negativo para comunicarse con el pueblo que necesita y pide a gritos un cambio, un giro, en la forma de gobernar, en la forma de hacer política. Como van a lograr abrir los ojos, las mentes, de los que consideran están ciegos a la realidad mundial si usan el pie errado? Yo les digo: basta de esa lastimosas quejas! De usar frases manidas: “Es que estamos divididos”! Dan pena ajena cuando asumen esa posición. No tienen por que recurrir al realce de la anarquía sembrada por el gobierno para lucir como el Ken de la Barbie. Sería asumir que no se pudo o no supo evitar. Lo que es peor: que no saben como eliminarlo, como combatirlo ofreciendo algo nuevo. Que estan buscando una excusa para no afrontar la realidad y combatir a esta anarquía con los poderosos argumentos que les brinda el inepto hegemón a diario. ¿Quieren rescatar la democracia? ¿Los valores morales del país que están en fuga? ¿Evitar el éxodo de talento que descapitalizara el futuro desarrollo económico del país? Hagan uso de los hechos que no pueden ser refutados por estos gobernantes cínicos. Ahí tienen a PUDREVAL. Argumento de fuerza que deben reforzar con sus claras indicaciones de como evitar semejante ANTRO de corrupción y despilfarro en que se ha convertido PDVSA, continúe impune. Hay varios elementos para hacer uso de buenas intenciones en sus discursos y entrevistas: cierre de industrias, pérdida de puestos de trabajo, la contaminación del agua y que potable en Carabobo con la amenaza de la defensora de Esteban (Dido) de meter preso a quien ose decir que hay negligencia del gobierno central en el tratamiento del agua. Las continuas fallas eléctricas en el interior del país, etc., etc. En fin, tienen muchos argumentos a los cuales echar mano para realzar su campaña electoral sin echarle mano a la quejumbre “...es que hay mucha división... polarización..” ¡DESPIERTEN CARAJO! Dejen de realzar los efectos nocivos de como el gobierno se ha apoderado del estado y controla al pueblo. Hay que contrarrestarlos con buenos ejemplos de como se debe gobernar honestamente para todos. Ya basta de discursos errados.

Contradicciones de la hegemonía comunista


Como en todo régimen comunista, el que pregona la revolución castro-chavista está focalizado en inhibir la diversidad de pensamiento, la coexistencia de ideologías y el discernimiento político.Ha estrangulado económicamente a las organizaciones políticas que pregonan democracia, a los centros de estudio de pensamiento autónomo, y ahora se focaliza en las organizaciones no gubernamentales defensoras de derechos universales consagrados en la Constitución Nacional, como lo son, entre otros, los derechos humanos, la propiedad privada, la libertad económica y la libertad de expresión. En Venezuela, como en otros países del mundo libre, existen instituciones internacionales que promocionan y financian foros de discusión, formación de pensamiento y difusión de ideas sobre libertad y democracia. Algunas de ellas son la Fundación Konrad Adenauer de Alemania, que contribuye a la cooperación y comprensión de temas como la economía social de mercado, descentralización y democracia, o como la norteamericana National Endowment for Democracy (NED), que promociona el crecimiento y fortalecimiento de las instituciones democráticas en todo el mundo. Así como otras ONGs nacionales como Cedice y Transparencia Venezuela, que promulgan también las ideas de libre mercado y de transparencia de la gestión pública, respectivamente. El Gobierno exacerbado por la credibilidad y aceptación de estas organizaciones que difunden ideas contrapuestas al comunismo de Chávez, busca inhabilitarles su ejercicio en el país. Un avance en este sentido fue la ponencia que dictara hace casi diez años el magistrado Jesús E. Cabrera, dictaminando que las ONGs que recibían financiamiento internacional no eran "venezolanas", por lo cual no tenían derecho de participar como Sociedad Civil en la actividades especificadas para ésta en la Constitución.Otro paso, fue el que dio Conatel en 2009, cuando dictó una medida en contra de una campaña a favor de la propiedad privada lanzada por Cedice y Asoesfuerzo, para contraponerla al proyecto de "Ley de Propiedad Social", que discutía la Asamblea Nacional.El argumento falaz de Conatel fue que esas propagandas contenían mensajes"que presuntamente causan angustia, temor y zozobra en la población" y pudieran "fomentar en el colectivo conductas tendientes a alteraciones del orden público y que pueden ser contrarias a la seguridad de la Nación". O sea, cualquier nueva campaña a favor de los derechos humanos o democráticos podría ser descalificada por Conatel, exponiendo a los ONG y los medios a medidas disciplinarias por parte del ente regulador.Lo insólito de todo este estrangulamiento a la promoción y difusión del libre pensamiento en Venezuela, es que contrasta radicalmente con la promoción de las ideas del supuesto Socialismo del Siglo XXI, que patrocina y lidera el Gobierno de Hugo Chávez por el mundo, incluyendo donativos y financiamientos preferenciales a gobiernos, ONGs e incluso proyectos individuales de afectos a su proyecto castrocomunista. Para Chávez y sus acólitos, pareciera que autodefinirse "revolucionarios" les da una patente de corso que le es vedada al resto de la humanidad.