mover

mover

miércoles, 14 de julio de 2010

Entrevista con mi conciencia


Por: René Núñez - Internacionalista - Monólogo - En la casa de la diversidad de las ideas y los pensamientos de los guayaneses he venido escribiendo libremente los últimos 28 años. Se ha caracterizado por la información veraz y oportuna del acontecer general de la región. Ha sido una pionera en defensa de los derechos de los trabajadores, del progreso y desarrollo regional; a pesar de las amenazas y agresiones recibidas de los enemigos de la democracia. Gracias a Dios, el diario ha contado siempre con apoyo y valentía de su propietario: Dr. David Natera, de los directivos, de los periodistas, de los trabajadores y de los lectores.
-Las empresas del Estado fueron en su mayoría productivas durante la mal llamada Cuarta República; en la Quinta no la han sido. La mayoría en los actuales momentos están técnicamente quebradas, incluyendo Sidor. ¿A que se debe tantos desaciertos?
-Simplemente, a la improvisación y cambio forzoso de la misión para las cuales fueron creadas. Antes el compromiso era “producción de bienes y/o servicios de manera oportuna, a bajos costos competitivos y a satisfacción del cliente”; ahora, las convirtieron en “empresas sociales”, que el gobierno mismo no ha podio explicar y justificar que significa; pues no se entiende cómo se puede otorgar beneficios sociales sin asegurar la rentabilidad del negocio. No se necesita ser un experto para entender que sin inversión y gerencia no hay producción ni resultados positivos. En consecuencia, no hay trabajo, no hay ingresos, no hay beneficios contractuales. Menos para redistribuir riqueza entre los más necesitados.
-En las denominadas “empresas socialistas de Guayana” los presidentes, los gerentes, son elegidos en asambleas de portones, cuyo principal requisito es la lealtad incondicional con el régimen y el proyecto de socialismo del siglo XXI. Por otra parte, “las coimas socialistas”, las nóminas paralelas de trabajadores de oficio político, la ideologización de la organización, la desinversión, son, entre otros, factores que explican el por qué las empresas estatales de Guayana dejaron de ser productivas para convertirse en importadoras. Ejemplos, Sidor pasó a hacer de productora de palanquillas y planchones, a importadora de palanquillas y planchones; Venalum de productora de aluminio a importadora de aluminio.
-Quién de estos dos personajes se semeja más con su conducta política a un troglodita ¿el presidente Chávez o el Cardenal Urosa?
-No tengo duda: Chávez. Por lo del trueque, la investigación ordenada para conocer quien mató a Bolívar, la traída de Manuelita Sáenz al Panteón Nacional, la consigna “Ser rico es malo”, etc.
-La presidenta del TSJ calificó la opinión del Cardenal Urosa “Una intromisión en los asuntos internos políticos”.
-Que yo sepa, Jorge Urosa Sabino es venezolano no extranjero. Con plenos derechos de opinión y crítica garantizados por la Constitución Nacional. ¿O no? A propósito de esa declaración, quien no debe emitir juicio político por su condición de jefa de la administración suprema de la justicia en el país es la magistrada Estela Morales.
-¿Por qué se acusa a este régimen de comunista, acaso no hay un estado de derecho amparado por la Constitución vigente del 99?
-En estos momentos hay un proceso muy firme adelantado por el régimen, que por las acciones y decisiones tomadas hace pensar a muchos de que su orientación es muy parecida al instaurado en la otrora Unión Soviética y en la Cuba de los hermanos Castro.
-El 2 de diciembre de 1997 la mayoría de los venezolanos desaprobamos por mayoría el referendo presentado por el gobierno central para modificar la constitución e imponer el proyecto de socialismo del siglo XXI. Ese veredicto popular no ha sido acatado totalmente; desde el año pasado con aprobación de la actual AN, el régimen viene poniendo el ejecútese a un sin fin de decretos y leyes que modifican sustancialmente el espíritu de la constitución vigente. Se observa la construcción de un poder central poderoso, omnipotente, controlador de los poderes del Estado, propiciador del establecimiento en empresas estatales de los consejos de fábricas; actualmente la AN discute el proyecto de ley de comunas; sigue el avance de la centralización progresiva de las competencias de Estados y municipios, los cambios de nombre de instituciones y empresas del Estado para agregar la palabra socialista; además de la imposición del color rojo en las formalidades de su funcionamiento; la protesta ha sido criminalizada; continúa la persecución y reclusión de dirigentes políticos de oposición, el desconocimiento de los derechos de los partidos a cumplir con su trabajo político crítico, la desvalorización de principios religiosos, son entre otras ejecutorias antidemocráticas adelantadas por el régimen de pensamiento único.
-Hasta hace poco los venezolanos no emigraban, porque ahora sí…
-Venezuela se había caracterizado por ser más bien un país de puertas abiertas a los inmigrantes. Éramos vistos como una posibilidad de lograr una mejor calidad de vida de la que tenían ellos en sus países de origen. Desgraciadamente esto cambió radicalmente en los últimos 5 años. Los venezolanos, en especial los jóvenes, no se sienten seguros, no hay posibilidades para crecer, estudiar y trabajar en paz, respeto y libertad. No hay igualdad para el disfrute y ejercicio de los derechos humanos, civiles, mercantiles y democráticos. No hay tolerancia para el disenso y la crítica. Se vive bajo una constante amenaza a todo nivel. Todo por miedo al comunismo.

Cinco videos encontrados en Youtube

Reportaje realizado aqui en Venezuela por un periodista español pasados en los dos Canales de TV del Grupo Prisa. Ahora en Youtube.

Frase del día

Que bien se trilla fuera de la parva.
Refrán Castellano

El Hilo Constitucional


Por: Joaquin Chaffardet - jchaffardet@gmail.com - “…repiten por muchas partes que la violencia es el arma de los que no tienen razón. ¡Mentira! ¡No siempre es así! A veces a un pueblo no le queda más recurso que la violencia para abrir el camino hacia la razón y hacia la verdad…” [Palabras de Hugo Chávez Frías en cadena nacional]. A raíz del artículo ¿917 días más?, que escribí hace pocos días, recibí un comentario un tanto airado de un dirigente político amigo, recriminándome que yo le estaba haciendo el juego al gobierno al promover, aparentemente, una supuesta ruptura del “hilo constitucional”, al sugerir que debíamos hacer un esfuerzo colectivo para impedir que el déspota permaneciera 917días más en el poder y completara su obra de destrucción nacional. Soy o era, antes de salir al exilio, simplemente abogado. No “abogado constitucionalista” y menos aún parte de la inesperada y refrescante multitud de abogados constitucionalistas surgidos en los últimos tiempos en nuestro país. Pero esa crítica, y la referencia al “hilo constitucional” me decidió a permitirme la licencia de opinar sobre el concepto por la importancia que tiene hoy en nuestra realidad política. Generalmente, cuando se habla del “hilo constitucional” se le vincula exclusivamente a la continuidad, o la no interrupción, del mandato de un gobierno surgido de conformidad con las normas constitucionales vigentes en una nación cualquiera. Por el contrario, se suele decir que se “rompió el hilo constitucional” cuando se produce la interrupción del período para el cual fue electo un presidente y él y su gobierno son depuestos y sustituidos por un nuevo gobierno. Esta interpretació n del concepto “hilo constitucional”, como expresión equivalente a “período constitucional de gobierno”, me parece interesada, restringida en su extensión y usada con frecuencia para justificar la permanencia en el poder de gobiernos de origen legítimo en su origen pero que actúan al margen de la constitución y las leyes. La expresión “hilo constitucional” y su preservación no puede concebirse como una especie de patente de corso o carta de inmunidad para la protección de gobiernos surgidos de conformidad con las normas constitucionales, pero ilegítimos en su ejercicio por contrario a la constitución y las leyes. Si bien es cierto que un golpe de estado, sublevación armada u otro acto de fuerza que deponga a un gobierno legítimamente constituido y ejercido, respetuoso de la constitución, las leyes y los derechos ciudadanos, produce una ruptura del “hilo constitucional”, esos mecanismos no son los únicos capaces de producir tal ruptura. El concepto de “hilo constitucional” no puede limitarse y vincularse exclusivamente al factor tiempo: el período para el cual fue electo un presidente o un gobierno. El concepto de “hilo constitucional”, a mi juicio, es mucho más amplio y general y no es otra cosa que la vigencia ininterrumpida de la constitución y las leyes, de los derechos humanos y de los derechos civiles y políticos de los ciudadanos. En suma la expresión “hilo constitucional” debe traducirse como la vigencia plena y continua del “estado de derecho”. El llamado “hilo constitucional” puede ser roto por un gobierno y/o un presidente constitucional y democráticamente electos. En efecto, cuando un gobierno de origen legítimo viola o ignora la constitución y las leyes, rompe el “hilo constitucional”. Cuando ese gobierno violenta la institucionalidad de la nación rompe el “hilo constitucional”. Cuando ese gobierno sistemáticamente viola, ignora o desconoce los derechos humanos rompe el “hilo constitucional”. Cuando ejerce el poder de manera abusiva en contra de las libertades y los derechos individuales, ese gobierno rompe el “hilo constitucional” y se transforma en un gobierno forajido. Su autoridad, independientemente de su origen queda deslegitimada por su ejercicio y la ciudadanía empoderada para desconocerlo, sustituirlo y restaurar el “hilo constitucional”, es decir el estado de derecho. Y en Venezuela el presidente rompió el hilo constitucional, cuando desconoció la voluntad de los venezolanos, expresada en el referéndum del 2007, de rechazar la reforma constitucional y su modelo totalitario y ahora la impone a la fuerza a través de leyes inconstitucionales aprobadas por la sumisa asamblea nazional. Se rompió el hilo constitucional cuando se desconoció la voluntad popular expresada en votos para elegir al Alcalde Metropolitano. Se rompe el hilo constitucional cuando se crean entidades y órganos político territoriales no previstos en el texto constitucional. Se rompió el hilo constitucional cuando, a la brava, el presidente y sus secuaces de la asamblea nazional le arrebataron a estados y municipios funciones y competencias atribuidas a ellos en la constitución. Se rompió el hilo constitucional cuando se eliminó la autonomía del Banco Central y se le convirtió en la caja chica del régimen. Se rompió el hilo constitucional cuando, siguiendo el modelo iraní de la Guardia Revolucionaria, se crearon unas milicias, afortunadamente obesas y ancianas, no previstas en la constitución. Se rompió el hilo constitucional cuando se convirtió a las fuerzas armadas en el brazo armado del PSUV. Se rompió el hilo constitucional cuando los “magistrados” del TSJ y los jueces del régimen declararon abierta y públicamente su sumisión al dictador y a su “utopía”, todo al grito de ¡Uh Ah Chávez no se va! Se rompió el hilo constitucional cada vez que se cerraron emisoras de radio y televisión. Se ha roto y se sigue rompiendo el hilo constitucional cada vez que, contra la letra de la constitución y las leyes, se le confisca a un venezolano su propiedad. Se ha roto de manera continuada el hilo constitucional cuando el dictador maneja sin control alguno un presupuesto clandestino superior al que pasa por asamblea nazional. Se ha roto el hilo constitucional cuando el dictador y sus secuaces del ministerio público y el poder judicial criminalizan la opinión y acorralan la libertad de expresión. Y pare usted de contar. Del “hilo constitucional” venezolano no queda ni una hebra sana. Su estado es irreparable, no hay manera de anudar los miles de pedacitos en que ese hilo ha sido fragmentado por el régimen corrupto, abusivo y criminal de Hugo Chávez. La única forma de reponer el “hilo constitucional” es llevar al poder a un nuevo gobierno que restablezca la vigencia efectiva de la constitución. Tener como premisa de la acción política concreta la permanencia del depredador de la constitución y las leyes en el poder, es darle carta blanca para que continúe su labor de destrucción la nación y cercenamiento de la libertad. De manera que le digo a este amigo, asustado por mis conceptos, que la salida del dictador del poder, por la vía más expedita posible, no constituirá nunca una “ruptura del hilo constitucional”. En Venezuela desde hace mucho tiempo no hay “hilo constitucional” que romper. Él dictador bananero ya lo hizo trizas. Desde hace tiempo no hay estado de derecho en nuestro país. Y el mandato del artículo 350 constitucional es claro e imperativo: “El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos”. Nos obliga a todos los ciudadanos a desconocer el régimen. Es la consagración del derecho a la rebelión que tienen los pueblos en defensa propia y que el texto constitucional convierte en obligación ciudadana. La salida del dictador del poder tiene como objeto el restablecimiento del tan preciado “hilo constitucional” . Y en cumplimiento de ese mandato debemos hacer cuanto esté a nuestro alcance para impedir, a cualquier precio, que el dictador permanezca 911 días más en el poder y complete su obra de destrucción nacional.

Crisis del Metro de Caracas en video

http://www.venetubo.com/noticias/
Crisis-del-Metro-de-Caracas-en-video-R19406.html