mover

mover

jueves, 20 de mayo de 2010

Irreductibles

http://bit.ly/cZwYAG

Salvar la Répública

Academia Nacional de la Historia advierte de amenazas a la existencia del Estado en Venezuela - Documento aprobado por mayoría de votos, en la Junta General de 8 de abril de 2010 - La Academia Nacional de la Historia, como institución encargada de preservar los principios históricos fundamentales que sustentan la nación, se dirige a los venezolanos para llamar la atención sobre los peligros que amenazan a la República. La intensidad de las urgencias que agobian a la sociedad, pero también la conmemoración del Bicentenario de la Independencia, se conjugan para orientar las reflexiones siguientes. En el cumplimiento de este deber patriótico estamos comprometidos todos, desde el ciudadano Presidente de la República hasta el más humilde de los venezolanos, porque todos somos ciudadanos y sólo podemos seguir siéndolo en la República. La Academia Nacional de la Historia nació con el encargo primordial de trabajar para fundar la legitimidad histórica de la República, promover la conciencia histórica y fortalecer la ciudadanía, tarea que debía dar sentido al sacrificio de gran parte de la población, consumida en las guerras de Independencia y en su secuela de otras guerras civiles. Nos ha llevado doscientos años sustraernos de la condición de súbditos para elevarnos a la condición de ciudadanos, a un altísimo costo de vidas y de toda suerte de sacrificios. En dos siglos, sin embargo, persistió la tradición cimentada en los principios irreductibles de libertad, de democracia, de convivencia y de respeto a los derechos ciudadanos, con miras al progreso social, la paz y el respeto a las demás naciones del mundo. Ese sueño de los fundadores de la República y de todos lo venezolanos ha contribuido a crear y a fortalecer nuestras instituciones, nuestra identidad cultural y la estructura de la nación venezolana. Desde los inicios, la República ha sido concebida como la más genuina expresión de la Soberanía Popular, que es concreta manifestación de la Soberanía Nacional, llamada a erigir un ordenamiento sociopolítico fundado en los valores esenciales de la libertad, la seguridad, la igualdad y la propiedad. La salvaguarda de tan preciados valores quedó confiada desde entonces a los dos principios constitutivos de Estado republicano: la representación ciudadana mediante el sufragio libre y la división de los poderes públicos, incorporados a nuestra tradición constitucional como una barrera infranqueable ante la recurrencia del despotismo. El primer principio permitiría a la voluntad popular expresarse de manera soberana, como única fuente de legitimación del poder público. El segundo principio habría de impedir que retornase el despotismo mediante la concentración de Poder en unas solas manos, remedando la detestada monarquía. Como ámbito propicio al ejercicio de la ciudadanía así concebida, se fijó la meta, desde los inicios de la nacionalidad, de la instauración de la República Federal, en correspondencia también con nuestra conformación histórica provincial. La República descentralizada es hoy la resultante del esfuerzo colectivo de las generaciones de venezolanos que hemos sucedido a quienes proclamaron nuestra Independencia el 5 de julio de 1811. Desde entonces hemos seguido un camino sembrado de dificultades, representadas por caudillos y por salvadores de la Patria que apenas lograban disimular, algunos, su vocación autocrática, si no abiertamente despótica. Con legítimo orgullo ciudadano proclamamos nuestra admiración por la ejemplar lucha de pueblo democrático por la preservación de su confianza en la República, demostrada en los retos cívicos enfrentados, equiparables con los que encararon los fundadores de la República, civiles y militares, en el campo bélico. En consecuencia, la Academia Nacional de la Historia, movida por su conciencia de responsabilidad social y por una profunda preocupación ante el destino de la República, alerta a la sociedad, a sus instituciones, a los representantes de todos los estratos sociales y entes regionales; en suma, al país entero, ante el inminente peligro en que se encuentra la colectividad venezolana. Peligro éste que no sólo amenaza su institucionalidad republicana, sino que también, al romperse el pacto social, se extiende a la existencia misma del Estado. Con la demolición de la República no sólo se debilita sino que también se pone en trance de muerte la Libertad del ciudadano, al ser abolidas las libertades individuales e instaurarse la inseguridad social y jurídica, al vulnerarse y desconocerse el derecho de propiedad, y al substituirse la coexistencia ciudadana por un clima de encono social y de desorientación espiritual. El intento de instaurar un sistema anti republicano fomenta un clima de ofuscación, en el cual la Historia se confunde con una memoria que tiene en la desmemoria una herramienta útil a los intereses del poder político autocrático. De esta manera se socavan las bases de la conciencia histórica, es decir, la conexión con el pasado como una estructura de experiencias que lleva a la sociedad a entender lo que es hoy, a tomar conciencia de dónde viene, a comprender el proceso de formación de sus valores troncales, como la Libertad y la Democracia, y de todos los referentes del pasado sobre los que descansa la identidad venezolana.
Ahora, cuando comienza la conmemoración del Bicentenario de la Independencia, cuando se hace obligante la valoración de los esfuerzos realizados desde entonces por los venezolanos, la Academia Nacional de la Historia somete a la consideración de los venezolanos su criterio sobre las urgencias de la actualidad. Así mismo, anuncia la celebración de unas Jornadas de Reflexión en cuyo desarrollo se debatirá con mayor pausa sobre la suerte del republicanismo que cumple doscientos años de andadura.

Cola di Renzo


Por: Aldemaro Romero - Cola di Rienzo gobernó en Roma en la primera parte del siglo XIV. Cuando joven era atractivo y se expresaba con un discurso populista alto persuasivo. Sus lecturas atropelladas proveyeron su mente con una extraña confusión de misticismo y de gloria nacional. Fue amigo de Petrarca quien lo recomendó al Papa para que le nombrara notario apostólico de Roma. En esa posición comenzó su carrera política. Se hacía llamar el tribuno de los pobres, las viudas y los huérfanos. En un discurso que pronunció en el balcón del Campidoglio se dedicó a enfatizar las pasadas glorias de los romanos y la urgente necesidad de un gobierno fuerte. El populacho lo aprobó con un rugido. Entonces preguntó que a quién querían como cabeza del Estado; y el populacho le respondió al unísono “¡A ti!”. Fue una encuesta rápida y determinante. Allí mismo tomó el poder y anunció que su primer acto de gobierno sería unir a su país en una gran federación bajo su mando; era un fanático federalista. Aún sin una fuerza capaz de vencer a los que él creía sus enemigos y los de su pueblo, retó públicamente a todo el mundo, incluyendo al Papa. Fue tal su engreimiento que no contento con el poder recién conquistado, una posición más alta que la del Papa y del Emperador, enloquecido se atrevió a compararse con Jesucristo: en otro discurso que pronunció se refirió a su propia edad, 33 años, la edad del Salvador en su muerte, alegando que aquel era un signo premonitorio de su futura grandeza. Tal era su ebriedad de poder que no toleraba la crítica; encarcelaba a quienes le cuestionaban. Así y todo gobernó a su país, gracias al error de su pueblo al ungirlo como jefe del Gobierno. Entonces, en la Roma del siglo XIV, el pueblo se equivocó (como le ha pasado y puede pasarle otra vez al de la Venezuela del siglo XX). Al final ese mismo pueblo romano echó a Cola de su trono, cansado de su locura y megalomanía, hastiado de su ineptitud, su elocuencia vacía y su ignorancia de las cuestiones básicas de Estado. Una virtud tuvo Cola di Rienzo: era sincero y anunciaba con anticipación lo que se proponía. Una noche, en la casa de Giovanni Colonna, antes de hacerse con el poder, le espetó a sus circundantes, señalándolos uno por uno: “Un día seré un gran Señor o Emperador. Y a ti te encarcelaré, a ti te decapitaré, a ti te exiliaré, a ti te torturaré y a ti te colgaré.” Al poco tiempo lo cumplió aunque cuando lo dijo no le hicieron caso. Murió ajusticiado por su pueblo y terminó colgado de los talones. Como Mussolini. Mussolini fue también como Cola di Rienzo. Demagogo, populista, añorante de pasadas glorias, dictador y déspota, militarista inepto y filósofo de pacotilla. Pero, como Cola, también anunció, secundado por sus camisas negras de fascistas, lo que se proponía. Tampoco le hicieron caso creyendo que no era posible que hablara en serio. Pero, como Cola, inexplicablemente disfrutó de la aclamación de su pueblo y accedió al poder, para desgracia suya, de su país y del resto del mundo. Llegó a decir, envanecido: “Un día haré temblar la tierra.” Lo logró; con la ayuda de Adolfo Hitler quien lo admiraba y compartía sus ideas y sus aberraciones. Hitler fue otro que gustaba de anunciar lo que iba a hacer. Lo hizo y tampoco le hicieron caso. Después del fallido putsch que instrumentó a partir de la cervecería muniquesa Buergerbräukeller, cuando y donde sus secuaces probaron ser tan incapaces e ineptos como él, fue encarcelado. Luego fue perdonado por el bueno de Hindenburg, jefe del gobierno y representante de los poderes que Hitler había pretendido desconocer por la fuerza; pero en la cárcel puso por escrito sus planes en un libraco aterrador que tituló Mein Kampf (Mi lucha). En su texto estaba claramente expuesta la alocada filosofía y el programa inhumano de aquel monstruo que se convirtió en el asesino de la humanidad. Monstruo y todo no se le puede acusar de haber sido insincero. Si acaso se podrán calificar de desprevenidos e irresponsables a quienes leyeron Mein Kampf y no le hicieron caso a Hitler; que si lo hubieran hecho el mundo se hubiera ahorrado la más profunda y terrible de todas sus desgracias. La historia posee un indiscutible poder pedagógico (especialmente porque ella tiende a repetirse), pero sólo para quienes la escudriñan y aprenden de ella. Abyectos personajes como Cola di Rienzo, Mussolini y Hitler, aprovechadores de las justificadas angustias del pueblo, charlatanes de la politiquería, pueden repetirse en cualquier parte; de hecho ya ha sucedido muchas veces. Mucho cuidado con quien a guisa de curiosa plataforma electoral ha pregonado públicamente que si llega a ser Presidente disolverá el Congreso, sustituirá la Corte Suprema y revocará la Constitución, desconociendo así la voluntad del pueblo. Después no digan.

El gusanito



Un gusanito iba caminando en dirección al sol. Muy cerca del camino se encontraba un duendecillo. ¿Hacia dónde te diriges? le preguntó. Sin dejar de caminar, el gusanito contestó:Tuve un sueño anoche: soñé que desde la cima de la gran montaña veía todo el valle. Me gustó lo que vi en el sueño, y he decidido realizarlo. El duendecillo dijo, mientras lo vela alejarse: ¡Debes estar loco! ¿Cómo podrás llegar hasta aquel lugar? iTÚ, una simple oruga! Para alguien tan pequeño como tú, una piedra será una montaña; un pequeño charco, el mar, y cualquier tronco, una barrera infranqueable, pero el gusanito ya estaba lejos y no lo escuchó. De pronto se oyó la voz de un escarabajo: Amigo, ¿hacia dónde te diriges con tanto empeño? El gusanito, jadeante, contestó: Tuve un sueño y deseo realizarlo: subiré esa montaña y desde ahí contemplaré todo el mundo. El escarabajo soltó una carcajada y dijo: Ni yo, con estas patas tan grandes, intentaría una empresa así de ambiciosa y se quedó riéndose, mientras la oruga continuaba su camino. Del mismo modo, la araña, el topo, la rana y la flor aconsejaron a nuestro amigo desistir. ¡No lo lograrás jamás! le dijeron. Pero en su interior había un impulso que lo obligaba a seguir. Agotado, sin fuerzas y a punto de morir, decidió detenerse para construir con su último esfuerzo un lugar donde pernoctar. -Estaré mejor aquí fue lo último que dijo, y murió. Todos los animales del valle fueron a mirar sus restos. Ahí estaba el animal más loco del valle: había construido corno tumba un monumento a la insensatez. 'Ese duro refugio era digno de quien había muerto por querer realizar un sueño imposible. Una mañana en la que el sol brillaba de manera especial, todos los animales se congregaron en torno a aquello que se había convertido en una advertencia para los atrevidos. De pronto quedaron atónitos. La concha comenzó a quebrarse y aparecieron unos ojos y una antena que no podían pertenecer a la oruga muerta, Poco a poco, como para darles tiempo de reponerse del impacto, fueron saliendo las hermosas alas de aquel impresionante ser que tenían frente a ellos: una espléndida mariposa. No había nada que decir, pues todos sabían lo que haría: se iría volando hasta la gran montaña y realizaría su sueño. El sueño por el que había vivido, había muerto y había vuelto a vivir.
Hemos sido creados para realizar nuestros sueños. Si vivimos por ellos, si intentamos alcanzarlos, si ponemos la vida y estamos seguros de que podemos, lo lograremos. Si dudamos, quizá necesitemos hacer un alto en el camino y experimentar un cambio radical en nuestras vidas.

El ancho de las vías

Cuando vemos el trasbordador espacial en la torre de lanzamiento, podemos apreciar los dos depósitos auxiliares de combustible adosados al principal. Estos se fabrican en Utah por la empresa Thiokol. Los ingenieros que los diseñaron hubieran preferido que fueran mayores, pero estos depósitos se tenían que transportar por tren hasta la base de lanzamiento. La línea férrea entre la fábrica y Cabo Cañaveral cruza las Montañas Rocosas a través de un túnel, que no permite el paso de depósitos de mayor tamaño. Pero ¿por qué el túnel tiene estas dimensiones? Es una cifra particularmente extraña. ¿Por qué se adoptó esta medida? Porque la anchura de los túneles viene determinada por la anchura del tren y éste, a su vez, tiene relación directa con la separación de los raíles. La distancia estándar entre los raíles de la vía del tren en Estados Unidos es de 4 pies y 8,5 pulgadas (unos 1,4 metros ). Porque los ferrocarriles norteamericanos se construyeron igual que los británicos por ingenieros ingleses, que pensaron que era una buena idea ya que permitiría usar locomotoras inglesas. Muy bien, pero ¿por qué los ingleses los construyeron de esta forma? Porque las primeras líneas de ferrocarril fueron diseñadas por los mismos ingenieros que construyeron los tranvías, que ya utilizaban esta misma medida. Pero ¿por qué esta distancia? Porque los constructores de tranvías eran los mismos que anteriormente construían carros y utilizaban los mismos métodos y las mismas herramientas. Pero ¿por qué los carros utilizaban este estándar? Porque en toda Europa las roderas en los caminos estaban ya marcadas y cualquier otra medida hubiese causado la rotura de los ejes de los carros. Claro, pero ¿por qué los caminos tenían la misma separación entre las roderas? Porque los caminos se remontaban a los tiempos de los romanos y se hicieron para facilitar el desplazamiento de las legiones. Pero ¿por qué los romanos adoptaron esta medida? Porque los carros de guerra romanos estaban tirados por dos caballos. Los caballos galopando uno al lado del otro debían tener la suficiente separación para no molestarse. Con el fin mejorar la estabilidad del carro, las ruedas no debían coincidir con las pisadas de los caballos y a la vez no estar demasiado separadas para no causar accidentes cuando dos carros se cruzaran. Hemos encontrado nuestra respuesta a la pregunta inicial: la separación entre los raíles del ferrocarril norteamericano (1,4 metros) viene determinado porque 2.200 años antes, en otro continente, los carros romanos se habían construido en función de las dimensiones de las ancas de los caballos.
http://www.tusacrosticos.com

Notas indiscretas


La crisis de caja de PDVSA tomó un nuevo viraje con el anuncio de que CITGO ofrecerá $1,5 millardos en notas con vencimiento a 7 y 10 años. En el prospecto preliminar de la operación se indica que el propósito de la emisión es atender deudas preexistentes.Entre las condiciones que se conocen de la emisión se tiene que ésta no estará inscrita en la SEC (U S Securities and Exchange Commission). Es decir, no va a ser ofrecida directamente a inversionistas en los Estados Unidos, pero sí que se ofrecerá a inversionistas en todo el resto del mundo. La emisión estará inscrita en los mercados europeos. Aquí cabe acotar que, según la regla 144 de la SEC los inversionistas norteamericanos tendrán la posibilidad de adquirir estos papeles después de 40 días del cierre de la emisión en Europa.Según diferentes versiones no oficiales que circulan por twitter y otras fuentes de información, existe la posibilidad de que la emisión sea ofrecida a inversionistas venezolanos contra pago en bolívares fuertes a través del Banco Central de Venezuela, siguiendo la directriz de la nueva Ley de Ilícitos Cambiarios, que confiscó para el Gobierno todo el mercado cambiario.De esta operación llaman poderosamente la atención varios aspectos:Uno, que la emisión de las notas tendrá como garantía todas las refinerías de CITGO en Estados Unidos. Esto es algo inusual, pues hasta hace poco CITGO era una empresa sólida, solvente y confiable que podía emitir bonos sin garantía de ninguna clase.Dos, que el deterioro financiero de CITGO es tal que la calificadora de riesgo, Fitch Ratings calificó a esta emisión de "BB+". Es decir, que son papeles especulativos, sin calidad para inversión.También llama la atención que la mitad de los $1,2 millones de ganancias de CITGO entre 2007 y 2008, resultaron de las ventas de activos valiosos. Más llama la atención que, en 2009, si bien CITGO no vendió activos, sí registró una pérdida de $201,4 millones. Y que peor la estaría pasando en 2010, cuando se informa que en el primer trimestre las pérdidas llegan a $127,7 millones.Lo único positivo que se puede sacar de este anuncio de endeudamiento, es que al menos la opinión pública puede conocer qué tan mal le va económicamente a CITGO. ¡Ojala pudiera conocerse también cómo le va realmente a PDVSA! Pero, para saber la realidad se ha de esperar que la estatal dé a conocer los resultados de 2009 y, lo que sería un milagro bolivariano, que publicara los del primer trimestre de 2010.. Disponible en inglés en: www.veneconomy.com a partir de las 4:00 p.m.