mover

mover

martes, 11 de mayo de 2010

Carta Abierta de Diego Arria a Flores


Ciudadana Presidenta de Asamblea Nacional
Caracas
Caracas, 12 de mayo de 2010
Ciudadana Presidenta:

Me he enterado, a través de los medios de comunicación, que un diputado de esa Asamblea, ha solicitado que se me abra una averiguación por las declaraciones que he venido haciendo con respecto al interés que las instancias penales internacionales tendrán sobre el comportamiento del teniente-coronel Hugo Chávez Frías, presidente de Venezuela, en materia de promoción del odio y la violencia entre los venezolanos, responsable por el clima de división y tensiones nunca vividas en nuestra historia.
He dicho que ningún jefe de Estado de nuestra región ha utilizado de manera tan perversa los medios de comunicación para semejante despropósito.He dicho, igualmente, “que la espada de la justicia internacional pendía sobre la cabeza del jefe del Estado, que un día tendrá que responder por estos hechos“.
He visto cómo el diputado denunciante ha falseado, completamente, mis palabras.Miente el diputado al acusarme de haber dicho que “a Chávez le va a cortar la cabeza la justicia internacional”.
Igualmente, miente al asegurar que yo habría dicho “que Chávez debe salir por una vía no democrática”. Jamás he dicho eso.
El diputado utiliza como fundamento de sus falsas acusaciones una emisión del programa “Buenas Noches” que transmite Globovisión (http://enlosmedios.net/2010/05/04/040510-2230-globovision/) al cual fui invitado y la entrevista que me hizo el lunes 10 del presente la periodista Patricia Janiot a través de CNN (http://www.infociudadano.com/2010/05/10/video-diego-arria-en-cnn/#comment-926).
Vean ustedes los videos de estos programas y comprobarán la falsedad de tales acusaciones.
Si después de comprobar tal falsedad, todavía lo consideran necesario, pueden citarme para que comparezca a la hora, fecha y lugar que Uds. fijen que allí estaré.
Sin otro particular
Diego E. Arria
darria@mac.com
http://www.noticias24.com/actualidad/noticia/154766/diego-arria-responde-a-las-acusaciones-de-carlos-escarra/

Lo que se aprende en casa

Magda Mascioli G. - Ayer venia en una camioneta de transporte público. Muy temprano en la mañana, cuando la movilización de escolares es alta. Algunos con sus mamás, otros con sus papás, algunos solos. Diferentes edades, diferentes colores de franelas. A mitad de camino se suben dos niñas a la camioneta. Les calculo 6 y 8 años, respectivamente. Infiero que hermanas por su gran parecido. La mayor ocupa un asiento a mi lado, pasillo por medio. Procede luego a decirle a la más pequeña que se siente en sus piernas. La Sra. que estaba a su lado, en la ventanilla, le dice a la mayor que más atras había otro puesto, que siente a su hermana alli. La pequeña le dice: gracias, pero no podemos, tenemos un solo pasaje. La Sra. le dice que no importa que el chofer no les dirá nada, a lo que la niña mayor le responde: no gracias Sra. es que tenemos un solo pasaje. No podemos ocupar dos puestos y pagar uno solo. La Sra. insiste pero el silencio de las niñas es aplastante. Al ver que no cala el mensaje la Sra. me mira. Ante su requerimiento de apoyo le pregunto: Sra. ¿Aprendió la lección que las niñas le acaban de dar? Espero que si. Me bajé al llegar a mi parada no sin antes hacer reconocimiento a las niñas ante la sonrisa de todos quienes escuchamos el intercambio. Asi que NADIE me diga que los Venezolanos no tenemos oportunidad de rescatar nuestro país. HAGA SU PARTE y enséñele valores a sus hijos tal como es evidente han hecho los padres de las niñas en cuestión. Deje la quejadera y ¡ASUMA la RESPONSABILIDAD que LE CORRESPONDE!

Eudomar Santos militante del PSUV


Por: Ibsen Martínez - Dicen que el gran Honorato de Balzac, delirante en su agonía, creía alternar con criaturas de su imaginación: los personajes de su populosa "Comedia Humana". Tengo para mí que lo que le pasaba a Balzac no era un trastorno terminal del juicio, sino que esos personajes lo visitaban realmente. Y lo pienso porque a mí también me pasa, aunque sólo a veces. Yo no soy Balzac - estoy muy lejos de jugar en su liga- ni agonizo todavía, pero puedo asegurarle al lector de los lunes que me he encontrado y sigo topándome con personajes salidos de mi chirriante pluma, alguna vez tarifada por la televisión burguesa. Gente que creía extinta cruza de pronto ante mí con osamenta y carnadura tangibles. Claro, esto de ver personajes regresar de entre los muertos tiene sus bemoles. Usted puede ver, por ejemplo y es sólo un ejemplo, cómo en la plancha de la Mesa de la Unidad se manifiestan milagrosas resurrecciones: las de Cristóbal Fernández Daló, por ejemplo, o la de Hiram Gaviria o la de Nelson Chitty La Roche, sin buscar demasiado. Verdaderamente, y aun a riesgo de pasar por un trivializador antipolítico o un enemigo de la silenciosa e ímproba labor patriota de los partidos, resulta cosa de prodigio ver como Gaviria, por ejemplo, se las apañó para dejar la Embajada de Chávez en Francia sin dar una rueda de prensa y reaparecer hoy como estrella sigilosa del salto alto con garrocha en el equipo de pista y campo de Un Nuevo Tiempo. Pero dejemos este tema que tanto turba a Eduardo Pozo cuando lo remuevo en mis bagatelas semanales. "¡No!; no dejemos a Eduardo Pozo todavía", grita mi páncreas rencoroso. Para quien no lo conozca, hablo de un apparatchik crónico de la izquierda "renovada y democrática". En el cóctel aniversario de Tal Cual me felicitó por un artículo y, acto seguido me recriminó sañudamente haber escrito otro: "La Lista de Schindler". En este último, yo exhortaba a la Mesa de Unidad a esconder a Omar Barbosa, o al menos sustituirlo por otro vocero, porque, al menos en su fenotipo, el señor Barbosa recuerda demasiado al Adeco Aborrrecible contra quien se votó masivamente en 1998. Pozo estaba furioso porque, según le entendí - no era fácil entenderle: mordía las palabras con rabia cuando me dijo, casi tomándome de las solapas y pegando su rostro al mío para que sólo yo lo escuchara- mi artículo era una coño-de-ma-dra- da. Para ser justos, Pozo no me llamó "coño de madre"; sólo dijo que había escrito una co-ño-de-ma-dra- da: yo casi podía escuchar los guioncitos entre las sílabas. Al fondo, Mayita Acosta me miraba con el ceño fruncido y reprensivo de una Haydée Santamaría sin Casa de las Américas. Se trataba de una escena repetida desde siempre por perviventes estalinistas de antaño a quienes Roberto Bolaño llamaba "neoestalinistas de hogaño" y que se reduce a esto: "eres tremendo tipo cuando escribes sobre Teodoro W. Adorno y el Círculo de Viena, pero no te metas con factores del sanedrín unitario como es el señor Barbosa porque él no es lo que parece y, en definitiva, lo que se haga allí no te compete. Limítate a votar por quien se te indique. De alta política no entiendes un rábano y por eso eres injusto con unos integérrimos varones que se encerraron durante meses a elaborar una propuesta electoral para los venezolanos". El hecho de que el fruto del laborioso cónclave de los partidos de la MUD haya resultado para muchos opositores un defraudante parto de los montes y que su ratoncito sea una lista que parece el hit parade de los desconocidos de siempre, no es relevante para Pozo. Lo que no le gusta es que alguien lo diga. Que yo exprese, no digas tú lo que pienso, sino apenas lo que siento. Y me perdonan Pozo y Mayita, pero cada vez que me acuerdo de que Hiram Gaviria o Fernández Daló aspiran a "rescatar" la Asamblea con mi voto, me pongo de inmediato antipolítico y me tienta la idea de llamar a la abstención. Si no lo hago es porque el miserable y roñoso principio de realidad dicta que, total, para votar por gente así basta con hacerlo sin darle muchas vueltas, como quien va al dentista: cuanto más rápido lo hagas y cuanto más rápido olvides que Fernández Daló y Chitty La Roche siguen allí como el dinosaurio del cuento de Monterroso, mejor. Pero nadie en este pueblo me llama autor de "coñodemadradas" sin que yo lo proponga como hazmerreir durante al menos quince minutos. Y ahora, amigos, luego de haber desfogado todo lo que tenía que decirle al camarada Andrei Zhdánov Pozo, volvamos a mi cuento de aparecidos. Eudomar Santos y yo nos encontramos la semana pasada en la cola donde se tramita la pensión de vejez por ante el Seguro Social. A mí me faltan sólo 17 cotizaciones para entrar en el selecto club de la tercera edad. Conocí a Eudomar Santos por estas calles, allá por 1992, cuando vivía -él, no yo- con una hipnotizante belleza mulata de ojos verdes llamada Eloína Rangel, enfermera graduada. Eloína trabajaba en la clínica "Maimónides", donde era acosada sexualmente por un cínico y repulsivo médico internista llamado Arístides Valerio. Me hice muy amigo de ellos por entonces; los frecuentaba diariamente. Desempleado crónico sin escolaridad completa, Eudomar se contaba todavía entre la masa de votantes de la Acción Democrática de Lusinchi y Blanca Ibáñez. Más allá del providencialismo que encierra su santo y seña -"como vaya viniendo, vamos viendo"-, Eudomar no adhería a ningún sistema de pensamiento ni ideología política. Desde tiempo inmemorial, Eudomar fue cliente de la maquinaria adeca. Pero ya para entonces estaba cansado de que para todos hubiera menos para él. Se hizo, pues, activista del Partido Oportunista de don Chepe Orellana, con un ojo puesto en la suculenta Lucha, la inescrupulosa amante de aquel, y el otro ojo en el cargo que le iban a dar -y no le dieron - como supernumerario de una alcaldía. Terminó votando por Chávez en el 98, según me dijo, para que ni Chepe Orellana ni Carmelo Lauría volviesen a burlarse de sus aspiraciones. Eloína y Eudomar se separaron hace años - ella, hasta donde sé, vive ahora en el South West -la "sagüesera"- de Miami, con un médico cubano, desertor de "Barrio Adentro". Casi sesentón ya, Eudomar vive hoy arrejuntado con una gocha microempresaria del rubro "comida rápida", dueña de una pequeña cadena de perrocalenteras en el eje Guarenas-Guatire. Eudomar milita desde su fundación en el PSUV. Ha sido beneficiario de algunas de las misiones y me contó que entrena los fines de semana en la milicia para defender hasta la última gota de su sangre "el proceso". Pero su corazón está irreductiblemente casado con el rebusque de raigambre adeca. Por eso en las primarias del PSUV votó "entubado" por los candidatos de Diosdado y no por los de Chávez. ¡Ah, Balzac!

Intelectuales y Cuba: la historia de un desenamoramiento


Por: Luis Alemany - Madrid - 50 años después, la Revolución agota su prestigio entre la cultura europea. - ¿Almodóvar, comprometido por la democracia en Cuba? Pues sí, claro. La plataforma española que mañana presentará un manifiesto en contra de la dictadura castrista, con una notable población de intelectuales en sus listas, deshace uno de los tópicos político/culturales más extendidos del momento: ése que dice que casi todos los artistas y escritores de Europa (y, especialmente, de España) tienen una actitud acrítica hacia el Gobierno cubano (y, en cambio, no dejan de acosar a las democracias occidentales). Nada más falso. En realidad, la relación del castrismo con la cultura europea es la de un desencanto que no ha dejado de crecer durante tres décadas. Sí, puede que voces como la de Willy Toledo amaguen con relativizar los problemas de la isla de vez en cuando. Pero sólo son excepciones, que como tales, adquieren más repercusión de la relevancia que realmente tienen. "Es que ya no hay espacio para mantener esa fantasía", explica el escritor hispano cubano Iván de la Nuez. Y por 'fantasía' De la Nuez quiere decir la imagen romántica e utópica de la Revolución Cubana. "En realidad, eso de Revolución es un recurso retórico. En Cuba no hay ninguna revolución, al menos, desde hace 30 años. Desde la izquierda, especialmente, tenemos que exigir cambios, porque de lo contrario, estamos hipotecados". Los intelectuales europeos iban a Cuba a salvar sus almas, según Iván de la Nuez. ¿Y los cubanos? Eso importaba menos. De la Nuez es el autor de 'Fantasía roja' (Debate), una de las obras de referencia a la hora de contar ese encanto/desencanto de la cultura occidental por el castrismo. Su libro parte de las aventuras de Graham Greene en La Habana de Batista y termina en el 'dolce far niente' cubano de Wim Wenders. Y hace una parada especial en el caso de Jean-Paul Sartre, el caso más 'ejemplar' de pensador europeo subyugado por Fidel Castro y el Che Guevara. ¿Y por qué ese encantamiento? La teoría de De la Nuez es, más o menos, que esos intelectuales europeos acudían (acuden) a Cuba a salvar sus almas. "A proyectar en la isla las revoluciones que no pudieron hacer en Europa, a dar continuidad a la República Española, a cumplir su fantasía utópica en una isla distante", explica el autor. ¿Y los cubanos, su realidad, sus problemas diarios? Eso no importa mucho. Sin embargo, ese encantamiento es sólo una parte de la historia en la relación castrismo-intelectualidad. Porque cada generación ha tenido un episodio traumático que ha desgajado a buena parte de los antiguos enamorados del castrismo. Y cada vez, más. Puede que el caso Heberto Padilla provocara un cisma (sólo un cisma) entre los escritores del Boom. Sus réplicas, los casos Reynaldo Arenas y Raúl Rivero, causaron un rechazo mucho más unánime. Ahora, la lucha de Orlando Zapata y Guillermo Fariña tiene un valor simbólico insólito. "Primero porque no son intelectuales. Segundo, porque son gente humilde. Tercero, porque son negros. Y cuarto, porque están dispuestos a morir", explica Iván de la Nuez. "A mí, personalmente, como cubano, me molestan los intelectuales europeos que mantienen esa idea romántica de Cuba. Para empezar, porque no le hacen ningún bien a la izquierda. Claro que para ellos todos somos reaccionarios".
http://www.elmundo.es/elmundo/2010/05/11/cultura/1273586647.html

Asi que... Politiqueros ¡A CORRER!

Yo conozco al pueblo:
cambia en un día.
Derrocha pródigamente
lo mismo su odio que su amor.

Voltaire

Ocurrió en la última semana


Por: Ernesto García Mac Gregor - garciamacgregor@gmail.com - La Cooperativa de Seguridad, integrada por militantes de la Milicia Bolivariana, encargada de custodiar las instalaciones de Pdvsa, protestó porque le pagan el sueldo cada tres meses. Los directivos acusan a la petrolera por el retraso. Los asalariados ahora quieren formar parte del contrato petrolero y así seguir disfrutando del saqueo de la patria. Un poco más allá, una unidad de la refinería Cardón explotó paralizando la producción de combustible. La planta tenía dos meses funcionando tras pasar año y medio paralizada. En el Guri apagaron la octava turbina debido a falta de mantenimiento. No se consiguieron iguanas saboteadoras. De 107 diputados del Psuv que se postularon en las primarias para la reelección, sólo 20 fueron electos como candidatos. En el Zulia la proporción fue de 13/3. La abstención fue horrorosa. Los chavistas tratando de esconder el meñique acusador. Los trabajadores que no votaron, tiñéndose el dedo para evitar las represalias. Qué humillante circunstancia. Mientras tanto, en Brasilia, el perpetuo declara que no tiene previsto entregar el poder, Moskus desde Colombia esclarece que no admira al que te conté y a Evo le robaron uno de los 16 vehículos que le regaló el irresponsable. Un sacrílego grafiti en el 23 de Enero muestra a la Virgen María y al Niño con fusil en mano. Los archivos del Libertador y de Miranda, declarados Memorias del Mundo por la Unesco, fueron sacados de la Academia de Historia por orden del innombrable. Probablemente serán manoseados irrespetuosamente con fines proselitistas como la espada de Bolívar. Siguen las expropiaciones, entre ellas el Country Club de Maracay, mientras en Margarita una turba de 400 invasores irrumpió en el hotel Porlamar Suites, destrozaron más de 200 puertas y se robaron los televisores y la lencería. 250 aterrados huéspedes tuvieron que ser trasladados. Que oiga quien tiene oídos.