mover

mover

miércoles, 5 de mayo de 2010

Sin comentarios

Pase las fotos manualmente.

http://www.apimages.com/SecuredContent/main/2010/20100502/16/defba71960edcb07c90e68746d6c00f0/index.html

Piedras en los ojos


Una modelo china desarrolla piedras en los ojos por abusar del maquillaje - Una modelo china ha sido diagnosticada con cálculos en los ojos, originados al parecer por el exceso de maquillaje que usaba a diario, informó hoy un periódico de la ciudad de Wuhan (centro del país), donde ha ocurrido el suceso. La chica, citada con el seudónimo de Zhang Rong en el rotativo “Wuhan Evening News”, empleaba media hora diaria para maquillarse y, según los médicos, no limpiaba adecuadamente sus ojos, lo que causó el extraño problema. Además, Zhang tardó meses en acudir al médico cuando empezó a sentir molestias, según ella porque estaba “muy ocupada”, lo que no hizo sino agrandar el tamaño de las piedras oculares. El diario descartó que el problema se debiera a la mala calidad de los cosméticos ya que según la información Zhang siempre usaba marcas de prestigio. Las jóvenes chinas sienten auténtica pasión por los productos de maquillaje, que consumen con mayor asiduidad incluso que sus compañeras occidentales, con especial atención a las cremas blanqueadoras, porque en los cánones asiáticos la piel más pálida es la más bella. Vía “EFE”

Desobediencia Civil


Por: Juan Manuel De Prada - 20-06-2005 - ABC Henry David Thoreau - Publicaba en 1849 su opúsculo Desobediencia civil, formulando un concepto sobre el que más tarde teorizarían muy diversos filósofos del Derecho, hasta que Gandhi lo convirtiera en motor de una liberación nacional. Entresaco a continuación una cita del citado opúsculo, sumamente elocuente e iluminadora: «Existen leyes injustas. ¿Debemos conformarnos con obedecerlas? ¿Nos esforzaremos en enmendarlas, acatándolas hasta que hayamos triunfado? ¿O debemos transgredirlas de inmediato? Bajo un Gobierno como éste, los hombres en general piensan que deben esperar hasta convencer a la mayoría para modificarlas. Piensan que, si resisten, el remedio sería peor que la enfermedad. Pero es el Gobierno quien tiene la culpa de que el remedio sea peor que la enfermedad. Si la injusticia forma parte de los problemas inherentes a la máquina de gobierno, dejémosla funcionar: quizá desaparezcan ciertamente las asperezas y la máquina se desgastará. Pero si la injusticia requiere de tu colaboración, convirtiéndote en agente de injusticia para otros, infringe la ley. Que tu vida sirva de freno para detener la máquina. Lo que debes hacer es tratar por todos los medios de no prestarte a fomentar el mal que condenas. Bajo un Estado que encarcela injustamente, el lugar del hombre justo es también la cárcel. Hoy el único lugar que el Gobierno ha provisto para sus espíritus más libres está en las prisiones, para encerrarlos y separarlos del Estado, tal y como ellos mismos ya se han separado de él por principio. Es la única casa en la que se puede permanecer con honor». El ejercicio de la desobediencia civil exige, ante todo, espíritu cívico. Al desobediente no puede moverlo un interés personal o corporativo, sino la convicción de que su comportamiento deparará un bien a la sociedad. Asimismo, el ejercicio de la desobediencia civil habrá de tener un valor de ejemplaridad pública, de tal modo que, al negarse a aplicar o cumplir una ley injusta, su decisión contribuya a convencer al resto de ciudadanos de la justicia de su pretensión. Por supuesto, dicha desobediencia ha de ejercerse pacíficamente y en coherencia con los principios que inspiran el orden democrático, pues su propósito no es socavar sus cimientos, sino promover la reforma de aquellos aspectos de la legislación que lesionan el bien social. Para Gandhi, la desobediencia civil no era tan sólo un deber moral, sino un derecho intrínseco del ciudadano, que no podía renunciar a él sin dejar de ser hombre. Quienes la han predicado y practicado -y a los nombres ya citados de Thoreau y Gandhi podríamos añadir los de Tolstoi o Martin Luther King-, consideraban que el fundamento último de la desobediencia civil era la existencia de unos principios de Derecho natural, anteriores a la ley positiva, que son intuitivamente identificables por la conciencia. La desobediencia civil no debe entenderse, pues, como un mero desacato a la autoridad, sino como una oposición concreta a la ley injusta promulgada por la autoridad. Una ley es injusta cuando no es congruente con los principios inspiradores del ordenamiento jurídico. Así, por ejemplo, si la Declaración Universal de los Derechos del Niño establece que, para todos aquellos asuntos que afecten a la infancia, se legislará en beneficio de ésta, una ley que prive a los niños de una filiación completa, determinada por la dualidad de sexos, se habrá de reputar injusta. Por supuesto, el desobediente civil debe estar dispuesto a aceptar la pena que la autoridad le imponga por no aplicar esa ley injusta. ¿Habrá en España jueces capaces de acogerse a este derecho para no dejar de ser hombres, dispuestos a ser expulsados al lugar que el Gobierno ha provisto para los espíritus más libres, a la única casa en la que pueden permanecer con honor?
Publicado en Twitter por @moretosco
http://www.solidaridad.net/articulo3230_enesp.htm

La batalla del PSUV


El domingo 2 de mayo, el brazo político del presidente Hugo Chávez, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), realizó elecciones primarias para elegir a 110 candidatos a diputados, de los 165 que pugnarán el 26 de septiembre a la Asamblea Nacional. Ese domingo, temprano en la mañana, el Presidente mandó por su Twitter un revelador mensaje a sus seguidores: "Muy buenos días amigas y amigos. Como saben, me la juego con las bases populares. Nos vemos en las mesas electorales pues, !Venceremos!". Pero, el mandatario se llevó una sorpresa nada alentadora: Esas bases populares no le respondieron como esperaba. El nivel de participación fue raquítico, si se mide por la expectativa anunciada de unos 4 millones de votantes, y por el universo de 6,7 millones de militantes que dice tener el PSUV.Según el Consejo Nacional Electoral, habrían sufragado un poco más de 2,5 millones de electores, (1,5 millones menos de lo que aspiraban sus organizadores) lo cual representa 37,3% de la militancia del PSUV y 14,7% del total del padrón electoral de Venezuela. Y los resultados parece que son más precarios aún, pues según información extraoficial aparecida en Tal Cual, los votantes no habrían sido más de 1,6 millones. Lo cierto es que cualquiera que sean las cifras, ninguna se compagina con la gigantesca campaña publicitaria realizada. Tampoco hacen justicia a la aceitada y costosa maquinaria, ni a la intensiva movilización y búsqueda casa a casa que se realizó. Incluso, el resultado deja al descubierto la inutilidad de la coacción dictatorial cuando se ejerce sobre un pueblo agobiado y cansado de promesas incumplidas. Otra ingrata sorpresa la recibieron los 106 parlamentarios que aspiraban repetir en la Asamblea Nacional, pues sólo 22 de ellos fueron seleccionados para la carrera. Además llama la atención que quedaran fuera emblemáticos del chavismo duro, como Calixto Ortega, María de Queipo (impulsadora de la Ley Orgánica de Educación) y Manuel Villalba (solicitante del juicio por traición a la Patria contra Oswaldo Álvarez Paz). También es curioso que nuevos y aguerridos aspirantes, como Mario Silva y Richard Peñalaver (el de Puente Llaguno) tampoco figuren en el cuadro de las primarias.Según algunos analistas, el mandatario podría subsanar algunas de estas exclusiones cuando, interpretando a su manera el resultado electoral, fuerce la entrada en el voto lista de algunos de sus favoritos. Pero, no hay que dormirse en los laureles, aunque el mandatario salió mal parado de esta batalla, aún le queda espacio, mucho desparpajo, poder y dinero para enfrentar su guerra del 26 de septiembre. Disponible en inglés en: www.veneconomy.com a partir de las 4:00 p.m.

Frase del día

La violencia es el miedo a los ideales de los demás.
GANDHI, Mohandas