mover

mover

martes, 4 de mayo de 2010

Los obstáculos en nuestro camino




Frase del día

Nada bueno
se puede construir
sobre la mentira o el autoengaño.

Luis Ugalde

¿Armas contra imperios?


Por: Luis Ugalde - Nada bueno se puede construir sobre la mentira o el autoengaño. En enero Caracas apareció llena de costosos afiches del Bicentenario que dicen: 200 años combatiendo imperios. ¿Buscan alimentar la épica antiimperialista y justificar el armamentismo? Lamentable falsedad y errado propósito. Veamos. Se supone que los imperios combatidos por Venezuela fueron España, Inglaterra y Estados Unidos. España como imperio era cadáver insepulto desde 1640. Las provincias americanas se mantuvieron unidas a Madrid, no por la marina ni los ejércitos imperiales, sino porque los españoles de América -a pesar de agravios y discriminaciones- querían seguir siendo españoles y católicos, antes que ingleses y anglicanos. De 1811 hasta 1815 la guerra fue entre venezolanos y el saldo final de nuestra Independencia es de no menos de 30 venezolanos de ambos bandos, que se mataron entre sí, por cada muerto español. Miranda, Bolívar y todos los fundadores buscaron - con toda razón y pragmatismo - el apoyo inglés. Nuestra independencia fue ganada en los campos de batalla y garantizada por el apoyo y reconocimiento inglés y norteamericano (C.Zumeta). Luego el imperio inglés nos despojó de más de 150.000 km2 en el Esequibo, sin soldado invasor muerto, pues nuestros hombres sin escuela desde niños aprendían las cargas a machete para matar venezolanos. En el momento en que los ingleses planeaban apoderarse de las Bocas del Orinoco y de las minas de oro de El Callao, el Ilustre Americano (tal vez con razón) soñaba con la construcción de un ferrocarril del Orinoco a Guasipati para acercar las minas de oro a la bolsa de Londres. EE.UU, ocupado en el siglo XIX en la dominación de su propio territorio (con anexión de parte de México), a finales de siglo dio los primeros saltos imperiales sobre el Caribe, Centroamérica y Oceanía. Teodoro Roosevelt (1901-1909), con cinismo y garrote escondido, añadió a la doctrina Monroe el “corolario de Roosevelt” que se reserva el derecho de “ejercer un poder de policía internacional” en determinados casos. Es importante no provocar a perro poderoso y dispuesto a morder. Lo contrario hizo la boconeria nacionalista de Cipriano Castro y nos entregó atados de pies y manos al policía norteamericano. Su guerra verbal antiimperialista provocó a los europeos y la desvergonzada agresión armada de estos a nuestros puertos le ofreció en bandeja a Estados Unidos la imposición de la doctrina Monroe con el corolario Roosevelt. EE.UU. paró a los agresores y el ministro (embajador en Venezuela) Bowen “representó” a nuestro país en los Protocolos de Washington (1903) con las potencias europeas, garantizó nuestro sumisa aceptación y nos impuso el pago de las deudas con el 30% de las ingreso de las aduanas de La Guaira y Puerto Cabello. No necesitó consultar a Venezuela para los “insultantes” Protocolos (González Guinán dixit) y obligar a nuestro país a aceptar las Comisiones Mixtas, donde europeos y norteamericanos hicieron sus abusivas demandas; sólo el 15% eran razonables. Toda protesta venezolana fue inútil y, gracias a Castro, se impuso Estados Unidos como señor de este lado del Atlántico y policía del comportamiento venezolano. No se conoce muerto norteamericano por bala antiimperialista venezolana, aunque habrá algún funcionario petrolero victima del paludismo por picadura de mosquito. Hoy el palabrerío y el insulto se combinan sin rubor con la entrega dócil de 400 millones de barriles de petróleo al año, al buen pagador imperial, para luego correr encandilados a comprarles lo que nos quieran vender. A pesar de brillantes paréntesis civiles y civilizatorios en el pasado, la realidad y la imaginación venezolanas se mantienen secuestradas por los caudillos que compran armas contra nuestro desarrollo civil, no contra los imperios. Acaban de secuestrar el dinero de las escuelas para helicópteros artillados y tanques rusos (5.400 millones de $ en armas hoy y 4.000 millones ayer). Contra los imperios los pequeños luchan exitosamente, no provocándolos con palabras insultantes, sino fortaleciendo su propio desarrollo civil: educativo, económico y social, unidad nacional y alianzas internacionales. La prohibición de los juguetes bélicos debiera ampliarse a los mayores de edad, con auto-prohibició n presidencial incluida.

Entretwit con Diego Arria



Tomado de http://www.codigovenezuela.com/2010/05/entretwit-con-diego-arria/ - Perfil Twitter de Diego E Arria @Diego_Arria: Diplomat, former Venezuelan Ambassador to the United Nations and Governor of Caracas and Minister of Information and Tourism. Assistant UN Secretary General
Diego Arria es un hoy una personalidad del cyberespacio venezolano con una activa presencia en las redes sociales de Facebook y Twitter. Pero su presencia en el paisaje político venezolano dista de ser sólo virtual. Ex gobernador de Caracas y diplomático experto, fue embajador del país ante la ONU y Asistente del Secretario General de las Naciones Unidas. Agudo crítico del gobierno, hoy es noticia porque se volvió blanco de la voracidad expropiadora del Estado que puso el ojo en su hacienda La Carolina en el estado Yaracuy. Esta entretwista se produjo via Twitter poco antes de una rueda de prensa que convocó en Caracas para denunciar el acoso del que es víctima.
@codigoroger ¿Por qué La Carolina?
@Diego_Arria Porque sus dueños no refrendamos a este régimen militarizado
@codigoroger ¿Cuál es el motivo formal para expropiarla?
@Diego_Arria Rescate de tierras públicas, por desconocimiento del registrador de quién es el propietario
@codigoroger ¿Desde cuándo es suya?
@Diego_Arria La compré hace 21 años a la familia Chapellín y tengo documentos de su registro desde el año 1852
@codigoroger ¿Qué producen en su hacienda?
@Diego_Arria Allí trabajan 40 personas en la producción de café orgánico, naranjas y, sobretodo leche, con 2500 litros al día somos el mayor productor de la zona
@codigoroger ¿Esto se sabrá hasta en la ONU?
@Diego_Arria Esto se sabrá en todas las instancias del mundo donde haya interés en defender la libertad y la democracia
@codigoroger Siendo un diplomático experto, debe saber que siempre es posible una salida negociada ¿por qué no ahora?
@Diego_Arria Es imposible negociar con una pandilla que sólo sabe de la fuerza y el abuso. Su exigencia es que me vaya a vivir a la finca y me calle.
@codigoroger ¿Quién le pidió que se callara?
@Diego_Arria Los malandros del Inti golpearon a mis empleados y me enviaron un mensaje: esto se arregla cuando deje de meterse con el comandante Chávez
@codigoroger ¿Qué cosa no callará que vale más que una finca tan productiva?
@Diego_Arria En Oslo dije que la espada de la justicia pende sobre Chávez y sus secuaces militares entreguistas que invitan al delito y la violencia
@codigoroger ¿Por qué son entreguistas?
@Diego_Arria Este régimen entregó la soberanía a la corrupta claqué cubana
@codigoroger ¿Los cubanos son visitantes o invasores?
@Diego_Arria Una vez intentaron invadirnos por la fuerza y los rechazamos, hoy vinieron en paz y se volvieron fuerza de ocupación
@codigoroger Pero @chavezcandanga dice que cubanos están es ayudando a esta patria que también es suya.
@Diego_Arria Esta es la patria de los venezolanos. En la guerra de independencia nos invadieron 20 mil españoles hoy tenemos 50 mil cubanos infiltrados
@codigoroger ¿Nos subordinamos o nos exiliamos?
@Diego_Arria Jamás. Ese es el consejo de Castro a Chavez: exiliar a la disidencia es la fórmula más perversa de los regímenes dictatoriales
@codigoroger ¿No está la disidencia exiliada al ciberespacio?
@Diego_Arria Hay una resistencia en el ciberespacio contra los que han sentenciado a muerte el futuro de Venezuela
@codigoroger ¿Le hace follow a @chavezcandanga?
@Diego_Arria Eso no lo maneja él sino sus esbirros pagados para insultar. Además, no quiero contaminarme ¿Sabes que significa candanga?
@codigoroger Debe ser algo bueno, así me llamaban mis tíos de chiquito
@Diego_Arria Bueno, según un diccionario cubano candanga es el príncipe de los diablos, un ser temible y tenebroso
@codigoroger La verdad, en mi infancia fui un incomprendido. Pero uno puede crecer ante las dificultades, ¿la salida es en septiembre?
@Diego_Arria Sólo si impedimos la aprobación de la Ley del Poder Popular, sino la Asamblea será superflua
@codigoroger Definitivamente @diegoarria no sería diputado entonces
@Diego_Arria No porque creo que será superfluo nuestro papel cuando se nos aplique el método Ledezma y nos dejen sin potestades
@codigoroger ¿Entonces cuál es la resistencia?
@Diego_Arria Hay que crearla, un Frente de Resistencia para impedir que se impongan las comunas estilo soviets en #freevenezuela
@codigoroger ¿Algo así como los invisibles?
@Diego_Arria Acá los bandidos y saqueadores quieren ser invisibles, pero los invisibles para ellos somos los que no estamos con el régimen
@codigoroger Pero es visiblemente simpático un gobierno que roba el country club de Maracay a los ricos para dárselo a los pobres
@Diego_Arria Triste un gobernador que juega golf y se traiciona a si mismo para adular. Ese club es un área verde protegida de los aragueños
@codigoroger ¿Por qué dice que la denuncia del general Rivero es una bomba de profundidad para el gobierno?
@Diego_Arria Porque es un mensaje que tiene a Chávez de cabeza y a la FAN de pie, pues se ve que en sus filas hay gente perdiendo el miedo
@codigoroger ¿De qué sirve la denuncia en la Fiscalía?
@Diego_Arria De nada, porque acá no hay ley sino la del emperador, pero se genera un documento que le dará la vuelta al mundo
@codigoroger ¿Qué es lo peor de este momento?
@Diego_Arria El odio y la división artificial de los venezolanos promovidos por @chavezcandanga
@codigoroger Y ¿lo mejor?
@Diego_Arria El despertar de la conciencia de participación de los ciudadanos dispuestos a dar la vida por una #freevenezuela
@codigoroger Pero ¿usted no es de los que cree que la oposición se cae de Planas?
@Diego_Arria Acá no hay oposición sino una colección de opositores, y el show que muestra hoy Copei es solo evidencia de eso

La luz encendida


Por: Ernesto García Mac Gregor - A propósito de la tragedia eléctrica que vive el pueblo venezolano traigo a colación esta vieja anécdota. Hace ya varios años visité a mi primo Pepe en un hotel de Nueva York. Mientras nos dirigíarnos a la calle, se devolvió para apagar la luz que por descuido había dejado encendida. ¿Para qué te preocupas por la luz, si de todas maneras, te van a cobrar por igual? le pregunté. Algo molesto, se limitó a susurrar, que había razones más importantes que las simples motivaciones económicas. Para entonces no existía lo de la conservación de los recursos naturales y casi le pregunto por esas razones, pero más pudo el orgullo y opté por un prudente silencio. Durante lustros porté aquella incertidumbre cruel, hasta que la aparición de la crisis energética me dio, por fin, la respuesta al enigma. Busqué entonces la manera de tener un encuentro casual con él, y como quien se acuerda de un hecho trivial, le comuniqué orgulloso mi interpretación del vetusto acertijo. Pero con la misma impasibilidad de hace 20 años, me respondió de nuevo, que existían razones más importantes que los simples argumentos conservacionistas. Aparté mi vanidad, y descaradamente le manifesté mi angustia por conocer esas verdaderas razones. Cuándo lo averigües por tu cuenta tendrán un verdadero sentido para ti me dijo, cambió de tema y nunca más lo mencionó. De nuevo el mensaje me atormentó durante años, hasta que un día, en un instante comprendí. Pepe no había apagado la luz por razones económicas, ecológicas o por otras tonterías materialistas, lo había hecho por motivos mucho más nobles, había apagado la luz, simplemente porque ésta no debía estar encendida. Lo había hecho por asunto de principios. Cada vez que veo una luz encendida innecesariamente, la apago y me acuerdo de mi primo Pepe, quien se fue para siempre sin darme tiempo de agradecerle tan noble enseñanza. Que oiga quien tiene oídos…

Frase del día

La virtud del hombre
no debe medirse por sus esfuerzos,
sino por su conducta ordinaria.
PASCAL, Blaise