martes, 20 de abril de 2010

Frase del día

La conciencia vale por mil testigos.
QUINTILIANO, Marco Fabio

Frase del día

In the End,
we will remember
not the words of our enemies,
but the silence of our friends.

Martin Luther King Jr. (1929-1968)

Guerrilla comunicacional


Ambigüedad Bicentenaria


Por: Ovidio Pérez Morales - ¿En qué ha progresado el país en estos doscientos años? Propuestas como la de una estatua de Fidel Castro en pleno corazón de esta capital republicana hacen más provocativa esta pregunta. Porque ese monumento exaltaría la antítesis de lo que el Bicentenario hace memoria: ruptura de dependencia colonial, proclama de libertad, identidad de un pueblo, voluntad de unidad sin exclusiones. Transformaciones como la de la plaza Bolívar de Caracas en rocafuerte roja y expresión de apartheid político, convierte la pregunta en un ineludible cuestionamiento a los venezolanos de hoy. Esos dos hechos son símbolos de una realidad nacional, que contradice la conmemoración republicana bicentenaria, si ésta quiere ser coherente con el hemoso sueño de quienes anhelaron esta patria como casa común de justicia, igualdad, libertad, fraternidad, paz. Este era el horizonte hacia el cual querían tender, a pesar de las limitaciones, prejuicios y marginaciones que entonces persistían. Al hablar de progreso humano, tanto del individuo como de la sociedad, es indispensable distinguir dos aspectos: el científico-tecnológico y el ético-cultural (incluyendo en éste, aquí, lo político). En el primer caso puede decirse que opera una sumatoria, pues se camina siempre hacia adelante y acumulando logros. Aun en los casos de involuciones materiales como las de Hiroshima y Nagasaki a raíz de los bombardeos, y de holocaustos como el de Auschwitz, no se puede negar que allí hubo patentes manifestaciones del progreso científico-tecnológico (eficaz conocimiento y manejo de la energía atómica y de los gases letales). En el caso de lo ético-cultural no se opera necesariamente una sumatoria. Son frecuentes los retrocesos y, a veces, de modo trágico. ¿Por qué? La respuesta es el ser humano mismo y su condición más bella-y- peligrosa: su libertad. Una libertad que históricamente no sólo busca el bien sino también el mal. Por eso es capaz de lo más alto y de lo más bajo. Acumula puntos del mismo modo que los pierde. Y los retrocesos son capaces de llegar hasta lo monstruoso. Por ello hay que estar siempre en guardia con nuestra libertad individual y colectiva. La historia es el registro de avances, parálisis, involuciones en lo ético y cultural. El imperativo se mantiene, con todo, siempre en alto. Para alcanzar lo bueno, lo mejor y lo óptimo disponemos del potencial de nuestra libertad. Y del auxilio divino, que hemos siempre de invocar. Dios nos creó libres. Para el bien. El Bicentenario es propicio para balances, exámenes de conciencia, revisiones, reafirmación de los mejores propósitos y los más hermosos sueños. Hacia el progreso nacional. Material y espiritual. Científico-tecnológico y ético-cultural. Sin absolutismos y neocolonialismos; sin neoesclavismos y exclusiones. Un progreso integral, compartido, abierto. Apostilla. Que los desfiles militares y los ensordecedores ultrasónicos no tapen o silencien un hecho: el 19 de abril y el 5 de julio “fueron dos acontecimientos en los que brilló la civilidad”. Entonces, en efecto, “La autoridad de la inteligencia, el diálogo, la firmeza y el coraje no tuvieron que recurrir al poder de las armas o a la fuerza y a la violencia. La sensatez en el intercambio de ideas y propuestas respetó a los disidentes y propició el anhelo común de libertad, igualdad y fraternidad”. Esto lo subrayan los obispos venezolanos en su Carta Pastoral sobre el Bicentenario.

La historia tergiversada entre chulos e ignorantes


Por: Roberto Carlo Olivares - Toda dictadura, sea de un hombre o de un partido, desemboca en las dos formas predilectas de la esquizofrenia: el monólogo y el mausoleo - Octavio Paz - Si algo ha caracterizado al monarca caribeño desde que secuestró la silla de Miraflores, ha sido la constante manía de tergiversar y cambiar la historia patria de manera flagrante y descarada. El 19 de abril de 1810 no fue un día de júbilo nacional ni de unión cívico-militar, mucho menos fue un día de ascensión popular o de rebelión civil. El 19 de abril de 1810, fue una fecha pro monárquica en la que el Cabildo Caraqueño se pronunció a favor de los reyes de España, que en ese momento libraban una guerra en contra de las fuerzas napoleónicas que los habían invadido. De manera que sí se trato de un intento de independencia, pero no para ser autónomos, sino para seguir siendo colonia de España y ni de vaina pasar a mano de los franceses. Mejor malo conocido que bueno por conocer habrán pensando los burgueses caraqueños de la época. Con ese fugaz recuento de la historia, pasemos a lo que nos compete, el bochornoso acto dizque Bicentenario del día de ayer en los Próceres. Invitados en el palco de honor: Evo “el indiecito” Morales, Cristina “botox” de Kirchner, Raúl “genocida” Castro, Rafael “guabinoso” Correa, Daniel “pedófilo” Ortega, Ramiro “asesino” Valdés, entre otras luminarias de la podredumbre latinoamericana.Todos prestos a rendirle una falsa pleitesía a nuestro megalómano dictador, que ayer aparentaba ser el propio Idi Amin o el Mugabe venezolano. Puro buche y pluma: medallas, aviones, tanques, y el pueblo comiéndose un cable. Te veo mal tirano de papel, amor con hambre no dura. Por ningún lado se vio al compadre Lula, como ahora mismo su protegida se encuentra de segundo lugar en la campaña electoral brasilera, no quiere que lo sigan asociando con el loco Chávez. El presidente de México brilló por su ausencia, al igual que el de Panamá, Perú, Paraguay, Uruguay, Chile, y ni hablar de Colombia. Se encontraba Chávez a sus anchas rodeado de puros bates quebrados que no pintan nada en la geopolítica mundial. Una banda de chulos experimentales que están llevando a sus respectivos países a la hambruna miserable del siglo XXI. Así serán de imbéciles e incompetentes estos personajes nefastos que desangran a diario al continente, que el “indiecito” Morales tuvo la cachaza de decir que el primer presidente de Bolivia se llamó José Antonio Sucre, cuando en realidad fue Antonio José de Sucre, el Gran Mariscal de Ayacucho. Al igual que Chávez no conoce ni su historia patria (Strike 1). Por otro lado, la presidentica Argentina que le tocó ser la oradora de orden en la Asamblea Irracional, dijo que se sentía orgullosa de estar celebrando el 19 de abril de 1819. Es decir, era la oradora del día y ni siquiera se sabía la fecha que celebraban, sólo se confundió por 9 años (Strike 2). Todavía más patético fue ver al engendro asesino de Raúl Castro hablando de libertad, democracia e independencia. Sobre todo si tomamos en cuenta que hace 47 años Cuba intentó invadir Venezuela y nuestros valientes soldados de aquella época, los hicieron morder el polvo (Strike 3). Pero la tapa del frasco fue cuando nuestro dictador emocionado y salivando orgásmicamente felicitó a su camarada Raúl por haber ganado las últimas elecciones de Cuba con el 99% de los votos. Son tal para cual, dos engendros sin dignidad ni hombría. ¿Qué tan valientes creen ustedes que serían Chávez y Raúl sin sus guardaespaldas asesinos? ¿Recuerdan el museo militar, o el 11 de abril? Asimismo me causó gracia ver a los militares de Bielorrusia sudando la gota gorda y danzando como muñecos de torta. ¿Qué tendrá que ver Bielorrusia con el Bicentenario de Venezuela? Acertijos que sólo la nomeklatura chavista con la ayuda de Evo y Cristina, seguramente podrán responder. En fin, observamos un ignominioso acto repleto de militarismo, totalitarismo y personalismo enfermizo. No hay gobierno, no hay estado, no hay país. El dictador representa a la nación entera sin contrapesos de ningún tipo con la complicidad grotesca de una Fuerza Armada servil y amoral. Hemos retrocedido siglos y actualmente lo que queda de país es el rancho personal de Chávez y su camarilla. En el momento más oscuro de nuestra historia republicana hago un llamado a la sociedad democrática y libertaria para que se prepare a luchar incansablemente después de las elecciones del 26 de septiembre. La rebelión social debe ser contundente. La peste chavista será barrida y reconquistaremos la patria. Venezuela renacerá de las cenizas y será colocada en el sitial que se merece. ¡No te dejes engañar, dictador sale con candela! ¿Quién cuida tu voto? ¡Patria, Democracia y Libertad!

Preguntas para Ramírez


Por: Horacio Medina - ¿Dónde queda "dónde sea" y a qué precio compran? - Por estos días Rafael Ramírez, quien ocupa los cargos de Ministro de Energía y Presidente de PDVSA, aunque parece no ejercerlos, ha estado muy noticioso, tanto que no hemos podido resistir la tentación de referirlo, para aclarar y precisar algunos puntos. Comenzaremos por las declaraciones relacionadas con el suministro de hidrocarburos a los Estados Unidos, donde Ramírez declara, en tono ceremonial: “Venezuela garantiza vender su producción de petróleo “donde sea” si los Estados Unidos, su principal cliente energético, decidiera dejar de comprarle hidrocarburos”. Estas declaraciones merecen al menos dos comentarios. El primero para acotar que quien ha decidido reducir el envío de crudo y productos a los Estados Unidos, nuestro mercado “Premium”, el mejor valorizado para Venezuela, ha sido precisamente PDVSA, bien por su incapacidad de producir los volúmenes requeridos, bien por no poder cumplir con las restricciones de calidad establecidas en los convenios o por razones de carácter político-ideológicas que en definitiva se han traducido en una pérdida patrimonial importante para nuestro país. El segundo comentario para pedirle al ingeniero Ramírez su ayuda para encontrar ese país denominado por él “donde sea”, además de agradecerle su buena voluntad para precisar a qué precio y en qué términos serán pagados nuestros hidrocarburos. La verdad es que resulta sencillo dar este tipo de declaraciones cuando no existe un ente, organismo o autoridad que sea capaz de interpelar a este funcionario y exigirle cuando menos seriedad y profesionalismo. Responsabilidad y ética, para manejar los activos de todos los venezolanos. Preocupantes y al mismo tiempo lamentable este tipo de declaraciones que luego se traducen en decisiones y acciones que perjudican notablemente al país. ¿Cómo es una manera equilibrada de diversificarse, mermando ganancias? El ingeniero Ramírez nos ofreció como muestra suprema del cinismo, la siguiente declaración: “Hoy en día estamos vendiendo más de 460.000 barriles diarios de petróleo a China y estamos vendiendo petróleo a Europa, a Latinoamérica, al Caribe y tenemos relaciones con países asiáticos como Malasia, India y Japón. Nos hemos diversificado de una manera equilibrada”. Ciertamente que la diversificación como estrategia de negocios y comercial, es perfectamente válida y además necesaria, especialmente en negocios de largo plazo. Sin embargo, el ingeniero Ramírez, jamás nos ha informado cual es el rendimiento y aspectos positivos que nos deja el planteamiento estratégico, sobre todo en base continua y apuntando a dejar el mercado mejor valorado de los Estados Unidos, de menor flete y tiempo de viaje. Nada nos dice el Ministro sobre el crecimiento de las exportaciones a China, que obedecen al envío de crudo para pagar el dinero entregado en operaciones de venta a futuro realizadas hace un par de años y cuyos ingresos fueron dilapidados en el gran desaguadero internacional de cooperaciones, ayudas y comisiones por compras de armas. Nada nos dice el Ministro de los volúmenes entregados en el Caribe y Latinoamérica para compensar los apoyos políticos en los organismos regionales que muchos países brindan al partido del chavismo. Nada nos dice el Ministro de las deudas milmillonarias de estos países con Venezuela, especialmente la de Cuba. No negaremos que, en un momento determinado y puntual, un cargamento cancelado, diferido o excedentario podría valorarse positivamente para ser entregado en India o Malasia, pero de allí a decir que serán negocios en base continua y que obtendremos mejor rendimiento que venderlo en los Estados Unidos, hay una diferencia inexplicable, nada “equilibrada”. ¿Será que no podremos ponerle un “parao” a este tipo de burlas y abusos que envilecen el negocio de los hidrocarburos en Venezuela? ¿Hasta cuándo tanta tolerancia con las declaraciones mentirosas del ingeniero Ramírez, hasta cuándo?
elvenezolanonews.com

Las profesiones del futuro


Recibido por Correo, no indican la fuente.
1. Fabricantes de partes del cuerpo. La medicina regenerativa ya está dando sus primeros pasos. En el futuro necesitará personas que combinen cualificaciones médicas, de robótica y de ingeniería.
2. Nanomédicos. Permitirá una medicina mucho más personalizada, donde los fármacos se administran al lugar dónde se produce la enfermedad. Se necesitarán personas con formación en biomedicina, biotecnología, física o robótica que sean capaces de administrar los tratamientos en el pequeñísimo nivel subatómico de la "nanoescala".
3. Farmagranjeros. Conocimientos farmacéuticos que permitan modificar genéticamente las plantas, de forma que los cultivos puedan producir más cantidad de alimentos con mayores cantidades terapéuticas y proteínas. Las posibilidades del futuro incluyen tomates que sirven como vacunas o leches terapéuticas.
4. Especialistas médicos en la tercera edad. Quienes sepan cómo tratar a la tercera edad y prolongar su vida activa durante más tiempo tienen el futuro asegurado. No sólo en cuestiones médicas, sino también en temas como la salud mental, psicología o ejercicio físico natural.
5. Cirujanos para el aumento de la memoria. Parece ser que en el futuro se podrá implantar un chip que haga las veces de disco duro del ordenador humano y almacenar allí todas las memorias que el ser humano no es capaz de retener. Serán necesarios cirujanos que sepan llevar a cabo la operación.
6. Experto en ética científica. A medida que la tecnología y la ciencia se integran más en el día a día a través de la nanotecnología, la protoneomica (estudio de todas las proteínas del cuerpo humano) o la genómica, muchos más debates sobre el posible uso maléfico de las tecnologías coparán los debates sociales. Serán necesarias personas que conozcan todas las ciencias. El futuro no planteará tanto la cuestión de "¿Se puede hacer?" como la de "¿Está bien que se haga?".
7. Arquitectos, pilotos o guías turísticos... espaciales. Se necesitarán pilotos capaces de dirigir las naves espaciales y diseñadores que permitan ajustar el espacio fuera del planeta Tierra.
8. Granjeros verticales. El futuro de la producción agrícola es vertical. Cada vez se escucha más la idea de una ciudad contenida en un solo edificio, probablemente un rascacielos de pisos ilimitados, donde la comida se cultiva en las distintas plantas de un edificio. Es más económico y más ecológico.
9. Especialista en reversión de cambio climático. Habrá cada vez más demanda de profesionales que sean capaces de revertir los efectos más devastadores del fenómeno: personas con capacidad de aplicar soluciones multidisciplinares, como construir paraguas gigantes para desviar los rayos del sol.
10. Vigilantes de cuarentenas. Las amenazas incumplidas que trajo consigo la gripe porcina dan cuenta de la importancia de tener más profesionales capacitados para luchar contra las epidemias. Si un virus se esparce de forma fulminante habrá pocos países, enfermeras y personas preparadas.
11. Policía del clima. Con cada vez más países tratando de "provocar" ciertos fenómenos meteorológicos, serán necesarias figuras que salvaguarden internacionalmente la cantidad de cohetes con yoduro de plata que se envían a la atmósfera.
12. Abogados y profesores virtuales. Se espera que crezcan los conflictos sobre derechos de propiedad y descargas de internet, y la educación a distancia a través de la red.
13. Ingeniero de vehículos alternativos. Coches eléctricos o de hidrógeno, pero quizá la posibilidad de los coches que vuelan o que van por debajo del agua también requieran de cualidades técnicas y profesionales formados en distintos ámbitos de la ingeniería.
14. Periodistas de audiencias segmentadas. Se acabaron las audiencias globales y los programas dirigidos a millones de personas. El futuro está en la especialización y los periodistas se dirigirán a audiencias pequeñas.
15. Desechador de datos personales. Personas especializadas se dedicarán a destruir los datos e información altamente sensibles que se deben desechar de forma segura para que no sean objeto de ciberataques.
16. Organizadores de vidas electrónicas. La cantidad de información será tan desbordante que serán necesarios especialistas en organizar la vida electrónica: leer y archivar el correo electrónico, asegurar que la maraña ingente de datos estén ordenados de forma coherente, manejar tarjetas de crédito y e identificación electrónica.
17. Inversor/agente de tiempo. El tiempo más que nunca será un valor en alza. Será necesario alguien que sepa administrarlo de forma efectiva y sacarle beneficio. Ya existen bancos de tiempo, de ahí a que existan inversores o brokers que lo comercien, sólo hay un paso.
18. Agentes de redes sociales. Para que nadie se sienta excluido de las redes sociales se formarán personas dentro del ámbito de trabajo social, cuya función será facilitar la integración de los individuos en las redes.
19. Gestores personales de marca. Ya vivimos en una sociedad obsesionada con las marcas. La del futuro enfatiza su necesidad creando una figura que se dedica a gestionarlas. ¿Qué personalidad proyectas en Facebook, Twitter y tu blog? ¿Qué valores personales quieres añadir a tu imagen? ¿Son consistentes con tu verdadero yo?

Los dos grandes fraudes del régimen


Por: Rafael Grooscors Caballero - grooscors@hotmail.com -Los dos grandes fraudes del régimen, la amenaza del tercero y nuestra indolente aceptación. Como, generalmente, la palabra y el concepto, “fraude”, se aplica a los acontecimientos electorales, debemos comenzar por reconocer que, a nuestro juicio, los fraudes que han hecho posible la permanencia del presente “Régimen”, en nuestra realidad política, se deben a dos hechos históricos, suficientemente conocidos (y comprobados, además), los cuales no solo tienen que ver con elecciones. El primero es el del 11 de Abril, ocurrido hace ocho largos, penosos y cruentos años. Una imponente marcha de protesta, la cual cobijó a más de un millón de caraqueños, quienes ocuparon las calles de la ciudad, alegres y dispuestos, hacia el centro de la capital, espontáneamente, sin rectores amaestrados, ganados tan sólo por su voluntad de devolverle a Venezuela, una democracia perdida. Que sepamos, una marcha tan cuantiosa y tan firme, en su expresión colectiva, como nunca antes se había registrado, ni en Venezuela, ni en ninguno otro de los países vecinos. Una marcha “tumba gobierno”. Una marcha constitutiva del único “golpe de estado” que habría dado la colectividad nacional, el pueblo sólo, sin la ayuda, ni participación de militar alguno. Y una marcha, por lo tanto, reprimida por un fraude, a la Constitución y por parte de los tenedores del poder, en cuanto a la violación de los derechos a la libre expresión del pensamiento, a la libertad de reunión, al sano ejercicio representativo de la soberana voluntad del pueblo. Una marcha “acribillada” por un sector delincuente, criminal, asesino, organizado por falaces militantes del “Régimen”, quienes ni siquiera tuvieron el recato de esconder la cara, a la hora de vaciar las cacerinas de sus armas automáticas, hacia la multitud marchante. Una marcha que concluyó con un saldo de veinte muertos y centenares de heridos, mientras el “señor Presidente” hablaba, en cadena nacional y pedía la aplicación del “Plan Ávila”, a fin de que las Fuerzas Armadas Nacionales “frenaran” –como lo hicieron “otros”— la presunta alteración del “orden público”, en delito imputable al millón de caraqueños que marchaban. Un fraude constitucional además, al conferirle una misión ilegítima a una institución, como las FAN, concebida para otros propósitos. Por ello, la reacción, natural y lógica, constitucional, de la cúpula militar, al pedirle la renuncia al Jefe del Estado, condensando el petitorio de los marchistas, renuncia pedida “a la cual aceptó”. Todo lo que ocurrió inmediatamente después, para calificarlo de alguna manera, incidió en la característica tropical de las mentes dirigentes de la colectividad y las instituciones para entonces, en un “bochinche”, como alguna vez calificó el Precursor, Francisco de Miranda, en los días de nuestra independencia, al comportamiento de los ejércitos populares, reclutados para servir a la República: “bochinche, bochinche y más bochinche”. Una inesperada Junta de Gobierno, presidida por un profesional sin cualidad política y unos procedimientos de urgencia, los cuales demostraron, fehacientemente, la ausencia de astucia, de “habilidad social” y de comprensión en el manejo de las turbulencias anecdóticas, por parte de los “jefes” del gobierno provisorio. Cuando, dos días después, es restituido al Poder el Presidente renunciante y solicitado un fallo, sobre todo lo acontecido, al titular del máximo Tribunal de la República, este (Iván Rincón) produjo su famosa sentencia, la cual lo envió a un envidiable “exilio dorado”, sin consecuencias para su responsabilidad histórica. “Un vacío de Poder” lo llamó, en juicio que para el desbordado caudillo que nos gobierna, no podía merecer sino una calificación escatológica, la cual reveló, sin “tapujos”, en la primera cadena comunicacional que celebró, luego de su retorno a Miraflores. El fraude tendría que circunscribirse, según sus palabras, al señalamiento de la responsabilidad delictual, en la “fechoría” cometida por las propias víctimas y sus motivadores, es decir, para el “Régimen” lo fraudulento fue la marcha y el gobierno impuesto por los sucesos, era, consecuencialmente, un “gobierno fraudulento”. El “bochinche”, de toda forma, continuó, de lado y lado. Posteriormente, vino la Plaza Altamira y un “show” descarado, por parte de la oposición, en función legitimadora de un régimen al que supuestamente combatía. Luego, la huelga general, en una fiesta provocada por el “Régimen”, desabasteciendo y privando a la población de la canasta alimentaria y de los servicios indispensables, sin tener un final resuelto, a corto plazo, conducido a desplazar a los gobernantes irresponsables y sustituirlos por gente honesta y capacitada, adecuadamente, para dirigir al País. ¡Que gran final para los ingenuos marchistas del 11 de abril, quienes terminaron pagando las consecuencias de su osadía! El pensamiento y la conducta de los totalitarios, autócratas o déspotas, no perdonan las debilidades de sus oponentes y las cobran, legitimando cada vez, con mayor intensidad jurídica, su presencia histórica. Su aventura. Su “africanización”. Su insólito regreso a un pasado ideológico, el cual nunca, en ninguna parte, produjo beneficios, ni superación, social, económica y cultural, a ningún pueblo. Solo fracasos, como la ruina de Cuba. El fraude es uno o más engaños. Y no salvamos de la responsabilidad de su cometido, a los que aparecen victimizados por el fraude más grande. El 11 de abril y los días sucesivos, los venezolanos fuimos engañados por todos y nuestro silencio, nuestra forzosa aceptación de los hechos y nuestra resignación, terminaron por legitimar el gran fraude del “Régimen”. Por eso pasamos “condicionados” al otro gran fraude que sostiene al despotismo, disfrazado de democracia. El del Referéndum Revocatorio, al cual permitimos darle carácter “ratificatorio”, agotando “todos los extremos de ley”. Chávez fue, constitucionalmente, revocado, el 15 de agosto de 2004. No solo el cinismo de las “firmas planas” --curioso invento de uno de los chavistas mayores, Jorge Rodríguez-- operó para consumar el fraude, en su aspecto electoral, restando más de un millón de votos al total de los venezolanos, quienes manifestamos nuestra voluntad de separar del poder al Presidente electo en el 2000; también por esa interpretación casuística de los “dueños de la verdad oficial”, impuesta por nuestro candoroso Tribunal Supremo de Justicia, al burlarse del legislador y de la propia Constitución, transformando el propósito del castigo revocatorio, en un dulce premio al enjuiciado por el soberano. Chávez fue revocado en el 2004. Se consumó un fraude para ratificarlo. Y lo aceptamos. Como también aceptamos que el mismo “artífice” que hoy funge como Alcalde de lo más auténtico de la ciudad de Caracas, nos engañara –fraude mayor-- con el cambio del sistema de votación, ya automatizado desde 1998, para enredarnos en la adquisición de un “touch-screen” --las máquinas de Smartmatic-- usual en las loterías europeas y que anulan la identidad, auditable, del voto del votante; así como lo propio, en cuanto a las otras máquinas, las “capta huellas”, mediante las cuales el “supremo administrador de las elecciones”, el CNE, controla el proceso, desde su inicio, con información de primera mano, indicativa de cómo va desarrollándose la voluntad del electorado. ¡Maravillas tecnológicas que seguimos aceptando, aún cuando sabemos que mediante ellas, siempre saldremos perdiendo! ¿Y la composición del rectorado comicial? Primero de “cinco tres” y luego de “cinco cuatro”, para emplear términos del average del béisbol, permitiéndole al “Régimen” estar siempre en ventaja sobre sus adversarios. La aceptación “legitima” y “legaliza” el fraude. La aceptación es, en si misma, un fraude menor, pero también un fraude. Somos todos cómplices múltiples de los fraudes que sostienen al “Régimen”. Y a más de todo lo que hemos asentado, hemos ido, una y otra vez, a distintos procesos electorales, con la cabeza abajo, sin sublevaciones, definitivamente domados, aceptando un CNE de composición fraudulenta y un REP (Registro Electoral Permanente) cuya data nos está vedada por la autoridad electoral, aún cuando sabemos --¡sabemos!-- que está adulterada. Que su proporcionalidad, 67% sobre la población total, --más de 18 millones de inscritos, sobre 26 millones y medio de venezolanos-- está groseramente abultada con respecto a la media de todos los demás países democráticos del orbe. Que cubanos y chinos comunistas; guerrilleros colombianos y extraños de cualquier parte, han sido, fraudulentamente, fichados como venezolanos y han pasado a formar parte clandestina de nuestro cuerpo electoral. Todo esto, lo sabemos y, por lo tanto, lo aceptamos. La mayoría de las elecciones las hemos perdido (lógicamente), pero hemos ganado algunas, como limosnas, sobre las cuales, de todas maneras, el CNE no nos ha dado las cifras finales, burlándose, explícitamente, de la soberanía popular. ¿Vamos a una nueva apuesta, a un nuevo proceso para elegir al Poder Legislativo, el poder contralor, por esencia, en una democracia, del Poder Ejecutivo? ¿En las mismas condiciones dentro de las cuales fuimos a los otros procesos, ganados y perdidos? ¿No exigiremos, previamente, una reorganización del CNE, para democratizarlo y componerlo en acuerdo con la Constitución Nacional, de manera que represente, refleje idóneamente, la voluntad de exhibir una conducta nítida, de transparencia, lo cual anima a todos los venezolanos? ¿No exigiremos, igualmente, con toda firmeza, que el CNE nos entregue, por fin, la data completa de los votantes que integran el REP? ¿Qué es esto? ¿Otro fraude “avisado”? Deberíamos ser un poco más serios y no andar como pequeños ignorantes, presenciando espectáculos como los que están dando dos de los “grandes” jefes oposiciónistas del estado Miranda, Borges y Mendoza, “dos borrachos peleando por una botella vacía”. Pensamos que debemos ir a las elecciones de septiembre; escoger a los mejores para que nos representen, en un listado único, con diferentes tarjetas indicativas de los distintos Partidos registrados en el CNE; pero debemos ir como mayoría, como lo que en realidad somos, en cuanto al sentimiento y el propósito vertical del pueblo venezolano. No somos comunistas. No nos pueden ahora “sovietizar” con trampas. No pueden “cubanizarnos”. Somos demócratas; creemos en la libertad y requerimos ser gobernados dentro de un legítimo Estado de Derecho. Debemos alzar la voz. Debemos organizarnos para la rebelión, porque no podemos continuar “aceptando” lo inaceptable. Salvemos, por Dios, la democracia y derrotemos --¿como un varón?-- a quienes han trastocado nuestra historia y pretenden incrustarnos en un pasado, que fue vergonzoso en su presente y que lo es, peor todavía, en nuestra memoria.
Es para TI… PEATÓN SIN BARRERAS… es para TI… VENEZUELA ENTERA... llegó el Grito del Despertar … UNA VENEZUELA GRITANDO ¡YA BASTA CHÁVEZ!

Lo que el corazón quiere, la mente se lo muestra.

Entrevista a Mario A. Puig - Cirujano - Hay que ejercitar y desarrollar la flexibilidad y la tolerancia. Se puede ser muy firme con las conductas y amable con las personas.
Entrenar - Hasta ahora lo decían los iluminados, los meditadores y los sabios; ahora también lo dice la ciencia: son nuestros pensamientos los que en gran medida han creado y crean continuamente nuestro mundo. Hoy sabemos que la confianza en uno mismo, el entusiasmo y la ilusión tienen la capacidad de favorecer las funciones superiores del cerebro. La zona pre frontal del cerebro, el lugar donde tiene lugar el pensamiento más avanzado, donde se inventa nuestro futuro, donde valoramos alternativas y estrategias para solucionar los problemas y tomar decisiones, está tremendamente influida por el sistema límbico, que es nuestro cerebro emocional. Por eso, lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando.
Hay que entrenar esa mente - Más de 25 años ejerciendo de cirujano. ¿Conclusión? - Puedo atestiguar que una persona ilusionada, comprometida y que confía en sí misma puede ir mucho más allá de lo que cabría esperar por su trayectoria.
¿Psiconeuroinmunobiología? - Sí, es la ciencia que estudia la conexión que existe entre el pensamiento, la palabra, la mentalidad y la fisiología del ser humano. Una conexión que desafía el paradigma tradicional. El pensamiento y la palabra son una forma de energía vital que tiene la capacidad (y ha sido demostrado de forma sostenible) de interactuar con el organismo y producir cambios físicos muy profundos.
¿De qué se trata? - Se ha demostrado en diversos estudios que un minuto entreteniendo en un pensamiento negativo deja el sistema inmunitario en una situación delicada durante seis horas. El destres, esa sensación de agobio permanente, produce cambios muy sorprendentes en el funcionamiento del cerebro y en la constelación hormonal.
¿Qué tipo de cambios? - Tiene la capacidad de lesionar neuronas de la memoria y del aprendizaje localizadas en el hipocampo. Y afecta a nuestra capacidad intelectual porque deja sin riego sanguíneo aquellas zonas del cerebro más necesarias para tomar decisiones adecuadas.
¿Tenemos recursos para combatir al enemigo interior, o eso es cosa de sabios? - Un valioso recurso contra la preocupación es llevar la atención a la respiración abdominal, que tiene por sí sola la capacidad de producir cambios en el cerebro. Favorece la secreción de hormonas como la serotonina y la endorfina y mejora la sintonía de ritmos cerebrales entre los dos hemisferios.
¿Cambiar la mente a través del cuerpo? - Sí. Hay que sacar el foco de atención de esos pensamientos que nos están alterando, provocando desánimo, ira o preocupación, y que hacen que nuestras decisiones partan desde un punto de vista inadecuado. Es más inteligente, no más razonable, llevar el foco de atención a la respiración, que tiene la capacidad de serenar nuestro estado mental.
¿Dice que no hay que ser razonable? - Siempre encontraremos razones para justificar nuestro mal humor, estrés o tristeza, y esa es una línea determinada de pensamiento. Pero cuando nos basamos en cómo queremos vivir, por ejemplo sin tristeza, aparece otra línea. Son más importantes el qué y el porqué que el cómo. Lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando.
Exagera - Cuando nuestro cerebro da un significado a algo, nosotros lo vivimos como la absoluta realidad, sin ser conscientes de que sólo es una interpretación de la realidad.
Más recursos - La palabra es una forma de energía vital. Se ha podido fotografiar con tomografía de emisión de positrones cómo las personas que decidieron hablarse a sí mismas de una manera más positiva, específicamente personas con trastornos psiquiátricos, consiguieron remodelar físicamente su estructura cerebral, precisamente los circuitos que les generaban estas enfermedades.
¿Podemos cambiar nuestro cerebro con buenas palabras? - Santiago Ramón y Cajal, premio Nobel de Medicina en 1906, dijo una frase tremendamente potente que en su momento pensamos que era metafórica. Ahora sabemos que es literal: "Todo ser humano, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro".
¿Seguro que no exagera? - No. Según cómo nos hablamos a nosotros mismos moldeamos nuestras emociones, que cambian nuestras percepciones. La transformació n del observador (nosotros) altera el proceso observado. No vemos el mundo que es, vemos el mundo que somos.
¿Hablamos de filosofía o de ciencia? - Las palabras por sí solas activan los núcleos amigdalinos. Pueden activar, por ejemplo, los núcleos del miedo que transforman las hormonas y los procesos mentales. Científicos de Harvard han demostrado que cuando la persona consigue reducir esa cacofonía interior y entrar en el silencio, las migrañas y el dolor coronario pueden reducirse un 80%.
¿Cuál es el efecto de las palabras no dichas? - Solemos confundir nuestros puntos de vista con la verdad, y eso se transmite: la percepción va más allá de la razón. Según estudios de Albert Merhabian, de la Universidad de California (UCLA), el 93% del impacto de una comunicación va por debajo de la conciencia.
¿Por qué nos cuesta tanto cambiar? - El miedo nos impide salir de la zona de confort, tendemos a la seguridad de lo conocido, y esa actitud nos impide realizarnos. Para crecer hay que salir de esa zona.
La mayor parte de los actos de nuestra vida se rigen por el inconsciente - Reaccionamos según unos automatismos que hemos ido incorporando. Pensamos que la espontaneidad es un valor; pero para que haya espontaneidad primero ha de haber preparación, si no sólo hay automatismos. Cada vez estoy más convencido del poder que tiene el entrenamiento de la mente.
Deme alguna pista - Cambie hábitos de pensamiento y entrene su integridad honrando su propia palabra. Cuando decimos "voy a hacer esto" y no lo hacemos alteramos físicamente nuestro cerebro. El mayor potencial es la conciencia.
Ver lo que hay y aceptarlo - Si nos aceptamos por lo que somos y por lo que no somos, podemos cambiar.

Lo que se resiste persiste.
La aceptación es el núcleo de la transformación.
Sin fe en uno mismo hay temor,
el temor produce violencia,
la violencia produce destrucción,
por eso la fé interna supera la destrucción.

Venezuela, UN 19 de Abril inolvidable, un día después


Por: Iván Enrique León Hernández - Un día después, 20 de Abril de 2010, nadie puede escapar de lo agradable ni de lo desagradable del show montado en Los Próceres Circulo Militar. Nadie puede sustraerse a la sensación grata y a la sensación ingrata. Una dimensión estrecha de la mente, condicionada por la reacción a lo grato, crea apego y aferramiento y como reacción a lo ingrato, genera aversión y odio; pero ésa es sólo una pequeña dimensión, mas por fortuna, no toda la mente. El que se balancea entre el gusto y el disgusto, el apego y la aversión, no puede disfrutar del equilibrio. Le resulta imposible, porque su mente está muy condicionada, y su visión se halla siempre perturbada por el aferramiento o el odio. No tiene una visión clara, ni cabal, y tampoco entendimiento correcto o revelador. Si uno no trabaja sobre sí mismo, la mente sólo se desenvuelve en esa dimensión repetitiva y torpe que embota la consciencia y roba frescura y vitalidad a la vida, y que la convierte en algo feo y mezquino. Sin embargo, existe otra dimensión. La del equilibrio, orden, claridad y ecuanimidad. En ella se da el gusto y el disgusto, pero no se produce tanto apego al gusto ni tanto odio al disgusto. Cuando llega el placer, se disfruta, sin aferramiento, porque nada hay que aferrar, pues todo pasa, gira, muda, cuando viene el dolor, se sufre, pero sin frustración, odio, ira o aversión extrema, o de otra forma no se emerge de dolor, sino que se acumula en mayor grado. Si en la mente hay un poco menos de avidez y odio, la visión es más clara y permite una visión más cabal y penetrante, en suma, más liberadora. Saber situarse en el punto de equilibrio entre el placer y el dolor es muy importante para evitar extremarse en el apego o el odio. Cuando se reposa en la mente incondicionada, hay respuestas vivas, pero no reacciones enfermizas; sin embargo, desde la dimensión condicionada de la mente, sólo hay reacciones desmesuradas como este show montado, la auto coronación de un Rey sin Rey.........?. Desde esta dimensión condicionada sólo funciona el ego, y el ego se ve a si mismo, Chávez se ve a si mismo. El que tenga ojo que ve y.........?.
http://www.peatonessinbarreras.tk/
peatones.sin.barreras@gmail.com
arq_ivan_leon@cantv.net

La tragedia del Inca


Por: Roberto Giusti - Esas dos horribles muertes eran evitables y obedecen a una arbitrariedad ya insoportable. Basta sólo con ver los videos de sus peleas para sentir el fiero instinto aniquilador de Edwin Valero, quien dentro del ring se transformaba en una máquina implacable de lanzar golpes. El Inca no descansaba hasta destrozar a sus adversarios y así, en el año 2006, se convirtió en el primero boxeador que dejaba fuera de combate a 18 de sus rivales en el primer round. Cuando eso ocurría y lo alzaban sobre los hombros de sus sparrings, lanzaba feroces gritos de victoria mientras se golpeaba el pecho (marcado por un tatuaje del líder) con sus manos enguantadas. Pero el problema del Inca es que fuera del ring no lo abandonaba el llamado primal de su violenta naturaleza, ni una particular propensión hacia toda clase de lances sangrientos. El Inca no podía pelear en EEUU porque en el 2001, durante un accidente de motocicleta (iba sin casco), sufrió una fractura de cráneo y lo intervinieron para removerle un coágulo en el cerebro. Sometido a resonancia magnética, detectaron anomalías que, según los reglamentos boxísticos norteamericanos, le impedían desarrollar su carrera profesional. La primera alarma salió a relucir en abril del 2009, cuando los medios informaron sobre una presunta agresión en contra de su esposa en El Vigía, por parte de un supuesto motorizado que le disparó causándole una herida en la pierna izquierda con fractura de tobillo y peroné. Lo extraño es que, según el informe del CICPC, también presentaba hematomas en los labios y laceraciones en el tórax. Quien la condujo a la clínica fue el Inca. Luego, en septiembre, la emprendió contra su mamá y su hermana en La Palmita, caserío a la orilla de la vieja carretera Mérida- El Vigía y luego de ser apresado lo pusieron en libertad. Pero el colmo fue la golpiza contra su esposa Jennifer, quien resultó con un pulmón perforado, el pasado mes de marzo y las amenazas contra médicos y enfermeras del hospital Universitario de Mérida. Conducido a tribunales, confesó que era alcohólico, una verdad a medias porque los análisis revelaron trazas de cocaína en la sangre. Condenado a seis meses de reclusión en el Hospital Psiquiátrico de San Juan de Dios, a los dos días lo pusieron en la calle porque la Fundación Pueblo Soberano, con sede en Miraflores, se comprometió a enviarlo a Cuba donde, como Maradona, sería sometido a rehabilitación. La irresponsabilidad, la alcahuetería, la conversión de la justicia en maleable instrumento de los poderosos y su declarada simpatía por el Gobierno y su líder, lo dejaron libre. La horrible muerte de Jennifer, así como su posterior suicidio, (ambos hechos evitables), son las consecuencias del envilecimiento ético y de una arbitrariedad e impunidad criminales que ya se hacen insoportables.

Las cosas están cambiando


Por: Ernesto García Mac Gregor - garciamacgregor@gmail.com - Que degradante espectáculo ese de la juramentación de los 75 niños robots, llamados orgullosamente “guerrilleros comunicacionales”, cuyas órdenes son defender y difundir la política chavista a como dé lugar. Ya la depravación y contradicciones de este fascismo no tienen freno que lo ataje. Por una parte, se prohíben los videojuegos, juguetes bélicos y hasta a los Simpsons, y por la otra, prácticamente se instiga a los niños a delinquir. Y pensar que la única finalidad de usar a estos jóvenes como tontos útiles es atornillarse en el poder. Que invadan terrenos y fincas, que expropien y quiebren las empresas privadas, que roben, que se destruya el país, lo único que importa es no perder las próximas elecciones. No menos ignominioso resultó la juramentación donde “los milicianos” se comprometieron hasta a dar la vida por el fracasado socialismo. Y otra vez se profanó la espada de Bolívar para un acto tan fútil cuya finalidad es eminentemente proselitista. Pero las cosas están cambiando. De la página chavista aporrea.org, entresaco el siguiente comentario de Pedro Silva, quien se refiere a la entrevista del General Alberto Müller, y que dice así: “Müller menciona que Chávez está rodeado de alacranes, y que los anillos de seguridad han impedido que se le informe lo que acontece en nuestras zonas populares. Se va una persona (Müller) que estuvo cerca del Presidente y parece que no fue escuchado. Ahora, ¿qué quedará para el pueblo llano? solo hacer una plegaria a nuestro Señor Jesucristo para que ilumine a nuestro Comandante”. Y hay que recordar los cacerolazos otorgados al innombrable en las barriadas humildes y chavistas del Valle y los Próceres en Caracas. Y ni hablar del susto que pasó en Maracay cuando paseaba con el dictador de Bielorrusia y una turba enardecida rompió los cordones de seguridad para reclamarle su ineficiencia. Que oiga quien tiene oídos…

Banco de Imágenes

Frase del día

Una nación sin elecciones libres
es una nacion sin voz, sin ojos y sin brazos.

PAZ, Octavio