mover

mover

domingo, 11 de abril de 2010

¡No lo queremos!


Por: Sammy Landaeta Millán - No es preciso revivir la Historia, repetir sus eventos, ser cronista o Historiador para entender el mandato popular que aspira el Pueblo de Venezuela. En esencia la comunidad demanda seguridad, paz, democracia, LIBERTAD y su actual gobernante, solo aspira el MANDO. Pero en el Pueblo se percibe un grito silente, que dice: ¡NO LO QUEREMOS! El 19 de abril de 2010 se cumplen 200 años de la Declaración de la INDEPENDENCIA de las REPUBLICA DE VENEZUELA, del Imperio Español. La gesta iniciada por la comunidad de Caracas representa la huella indeleble de las LIBERTAD donde el Capitán General Don Vicente Emparan enfrentó la multitud que interrogó desde un balcón con respecto a su MANDATO. Pero a su espalda se colocó el presbítero José Cortés de Madariaga, quien hizo signos a los congregados, para que contestaran que "NO". Eso fue lo que ocurrió y se produjo su DESCONOCIMIENTO, entonces dijo que él tampoco quería el mando, renunció y se fue a España. Dos siglos después, Venezuela vive una época de contrastes que podríamos tratar de entender, sumando progresivamente cinco décadas a partir de 1810. En la primera -de 1910 hasta 1860- destacan tres elementos principales producto de la nueva Historia revolucionaria: El envenenamiento de Simón Bolívar el Libertador, la traición de José Antonio Páez y la asunción al poder de la OLIGARQUIA. De 1860 a 1910 -según el neo Historiador- los ciudadanos en pro de forjar un país agricultor se olvidaron del país PROGRESISTA y el colmo de la fabula socialista, se evidencia desde de 1910 hasta 1960 donde se acusan a sus líderes de convertir la Nación, en un Estado ENTREGUISTA de sus recursos naturales. Sobre la base de la intervención extranjera, entramos en el periodo de 1960 hasta 2010 donde asumen que nos habíamos convertido en una Nación DOMINADA por los Estados Unidos de Norte América, con la excepción que en el año final de la última década de 1900 un Golpista y TRAIDOR, proclamó su nueva INDEPENDENCIA, AUTONOMÍA Y SOBERANIA. Pero lo que no relata en sus anales, es que esos VALORES fueron transferidos de ipso facto, a la DICTADURA de Fidel Castro Rus y su autoridad “plenipotenciaria” permitió la INVASIÓN y ahora dependemos de la CUBA COMUNISTA, por eso: ¡NO LO QUEREMOS! Hoy la IMPOSICIÓN gubernamental en Venezuela se hace sobre la base del predominio de LAS ARMAS como instrumento de DOMINACION ante su “demostrado” respaldo. El equipamiento de unidades de las Fuerza Aérea, de la Armada y del Ejército venezolano potencia unidades de brigadas blindadas e infantería, artillería de campaña o batallones de la Guardia Nacional con dotaciones motorizadas o mecanizadas, a expensas de la DESPEROFESIONALIZACION militar y por eso: ¡NO LO QUEREMOS! Que no es preciso hacer CASAS DE CARTON para “satisfacer” las necesidades del pueblo cuando se construyen unidades unifamiliares y multifamiliares utilizando brigadas o batallones de Ingeniería del Ejercito en LATINOAMÉRICA Y EL CARIBE, pero en Venezuela se abandonan los proyectos o se estimula la INVASION de la viviendas por grupos afectos al bochinche revolucionario, en perjuicio de sus principales adjudicatarios; aunque sean sus propios CAMARADAS y por eso: ¡NO LO QUEREMOS! Que el mandato presidencial se extendió de 5 a 6 años pero llevamos ONCE soportando la política del FRAUDE, la negociación, la compra de conciencias, el amedrentamiento y el Terrorismo de Estado para hacer galas que tiene el PODER por respaldo de la voluntad popular; pero es todo lo contario. De la misma forma se celebran elecciones pero no se DEPURA el PADRON ELECTORAL: Votan los muertos, terroristas de la FARC, ETA y el ELN. Nacionales de otros países. Individuos Penta cedulados o registrados con números menores a cinco dígitos y electores fantasmas sin dirección o residencia conocida. Al final se nos trata de convencer con dos slogans: ¡Somos Mayoría! ¡Somos Rio crecido! Pero en esencia, el rio revolucionario hace tiempo se secó y la auténtica mayoría del desgobierno, está EN LA MAQUINAS DEL CNE y por tramposo y fraudulento: ¡NO LO QUEREMOS! En la Venezuela de hoy no es preciso que un sacerdote, Gobernador, Alcalde o funcionario Público -partidario o no del régimen OPRESOR- tome una iniciativa similar a la del 19 de abril de 1810 para que se produzca la negativa de conservar el MANDO porque quien ostenta el cargo se hace llamar comandante-presidente. También es difícil que aquel ataviado con un autóctono uniforme de comandante en jefe de las FAN produzca una actitud afirmativa de abandonar el PODER. Por el contrario, atropella, amenaza y pretende quedarse a PEPRETUIDAD en la Presidencia de la Republica. Por eso: ¡NO LO QUEREMOS! Los Venezolanos somos amantes de la PAZ, desechamos el conflicto, la Guerra, el enfrentamiento, la retaliación, la ofensa continua, la actitud soez, la prepotencia autocrática y militarista, el armamentismo reinante, la “donación” continua, a dominación Cubana, el robo, el dolo, la matraca, la confiscación y la subyugación de los ciudadanos por IMPOSICIÓN del PODER, el DINERO y las ARMAS. Por eso ¡NO LO QUEREMOS! Que pese a su actitud del MAGNATE y su responsabilidad directa en los sucesos de la MASACRE del 11 de abril del 2002 -que hoy recordamos después de ocho años con luto, amargura, y tristeza bajo el código de honor de PROHIBIDO OLVIDAR- sus adversarios le significamos que NO LE DESEAMOS la muerte, el suicidio, la horca, el asesinato o el magnicidio; sino por el contrario, le auguramos LARGA VIDA, para que tenga tiempo para enfrentar la JUSTICIA por sus crímenes contra la SOCIEDAD y que así pregone, grite, chille o maulle como Gata sobre el tejado o el balcón; diciendo que lo quiere es MANDO. La silente sabiduría del Pueblo, le responde diariamente, desde lo más profundo de su corazón: ¡NO LO QUEREMOS!

Frase del día

Cuando Dios borra,
es que va a escribir algo.

Jacques Benigne Bossuet

La sorprendente metamorfosis de María Corina Machado


Por: Roberto Olivares - En el 2002 María Corina Machado fue cofundadora de SUMATE, organización no gubernamental que se ha caracterizado por denunciar fraudes electorales continuados desde el referéndum revocatorio de Chávez en agosto del 2004. Se le ha conocido por ser defensora a ultranza de los derechos políticos de los venezolanos y crítica acérrima del Consejo Nacional Electoral de Venezuela. En pocas palabras, María Corina ha sido una mujer valiente que ha enfrentado al régimen sin tapujos y ha desenmascarado en múltiples ocasiones las argucias ilegales del CNE. En más de una oportunidad la hemos visto con pruebas en la mano demostrando los fraudes sistemáticos de la dictadura castro-chavista y exhortando a los dirigentes de oposición, a exigir reglas claras como condición “sine qua nom” para participar en las farsas electorales. De hecho, en el año 2004 y después de que el CNE diera los resultados del infame referéndum revocatorio, la señora María Corina dijo lo siguiente: “Se tomaron dos medidas imperfectas que reflejaban la intención del elector y los votos. Estas medidas fueron elnúmero de firmas que avaló la revocatoria presidencial en cada centro de votación y las cifras de los exit polls practicados durante la consulta del 15 de agosto. Evidenciamos que en este caso, se refleja un patrón común, hay una relación sistemática entre estas dos medidas que no se corresponde con el número de votos, lo cual en un 99% avala la tesis de que se ha cometido un fraude” Caramba, afirmar que la posibilidad de un fraude es del 99% no es poca cosa. Como tampoco lo es pasearse por el mundo 7 años consecutivos denunciando el sesgo político del CNE y hasta ser recibida en la casa Blanca por el ex presidente George Bush en el 2005. Lo más interesante del caso es que las pruebas existen, María Corina las ha hecho circular por el mundo y ha recibido el apoyo de varios organismos independientes y personalidades políticas de disímiles tendencias democráticas. Cosa que no ha ocurrido en el país por obra y gracia del espíritu santo. Asimismo, Machado a través de SUMATE ha demostrado como el CNE manipula el REGISTRO ELECTORAL PERMANENTE y entre otras cosas, desplaza electores de manera consistente para favorecer al régimen en ciertas zonas geográficas del país. Igualmente, ha denunciado en infinidad de ocasiones que la oposición no tiene derecho a estar en el área de totalización al final de los eventos electorales y que las cajas que se utilizan para el muestreo final, son escogidas a dedo por el ente comicial contrariando las propias leyes electorales. Hace poco denunció la ilegalidad de la modificación de las circunscripciones electorales, por considerarla anticonstitucional y sesgada a favor de la dictadura. Según dijo, en una contienda limpia y sin la modificación de las circunscripciones, la oposición hubiese ganado sin duda alguna la Asamblea Irracional; cosa que obviamente ya no ocurrirá. Es decir, María Corina no sólo sabe que el CNE hace fraude, sino que además conoce las trampas y las denuncia con anterioridad. ¡Qué maravilla de mujer! Indudablemente una fémina inteligente que conoce a su adversario y que sería incapaz de legitimarlo a través del voto trucado, violentando así de manera morbosa sus principios inquebrantables de democracia y estoicismo. Pues bien, eso pensaba yo hasta hace poco, pero la muchacha nos salió pataruca y ahora resulta que decidió lanzarse como candidata a la Asamblea para las próximas “elecciones”. Sin duda alguna que la metamorfosis radical y el ataque de amnesia intempestivo que sufrió María Corina Machado, es meritorio de un estudio médico multinacional que podría ser supervisado por el CNE, los testigos de mesa de SUMATE, la OEA y hasta la Casa Blanca. Lo que más me indigna y me tiene anonadado, es la pasividad con la que la población aceptó su decisión y hasta va punteando en las encuestas de su circuito electoral, que incluye: Chacao, Baruta y el Hatillo. ¡Digno de Ripley’s y aunque usted no lo crea! Evidentemente estamos ante un nuevo caso que viene a engrosar el amplio repertorio de tarifados, vendidos, traidores y bipolares, de los que abundan en la dirigencia opositora-camaleó nica venezolana. En el caso específico de María Corina Machado, sorprende el descaro y la desvergüenza con la que se lava las manos y echa por tierra todo lo dicho en los últimos años. Su actuación es amoral por decir lo menos y su candidatura es repugnante tomando en cuenta lo que ella implica. Desde el fondo de mi corazón deseo que la señora María Corina no se encuentre en sus cabales, o que sufra de alguna discapacidad mental transitoria. No quisiera suponerme que en su desatinada decisión estuvo metida la mano peluda del castro-chavismo y que se prestó para semejante adefesio electoral que sólo servirá para legitimar al ex militar golpista y a su régimen criminal. Ojalá que recapacite y retire su candidatura, porque de lo contrario, la historia será inclemente con su juicio.

¿Cuál independencia celebraremos los venezolanos?

Por: Diego Arria S. - El 5 de julio de 1811 nuestros próceres, al suscribir el Acta de Independencia, manifestaron: "desde hoy (…) son libres, soberanos e independientes y están absueltos de toda sumisión y dependencia de la Corona de España y de cualquiera otra denominación extranjera". ¿Y por qué este recuento histórico? Porque doscientos años después el señor Hugo Chávez ha abdicado cuasi clandestinamente del propósito central de la independencia: "Ser soberanos (…) de cualquiera otra denominación extranjera". ¿Y en qué consiste semejante abdicación? Durante el proceso independentista las tropas españolas nunca pasaron de los veinte mil soldados. Ni uno solo de ellos se encuentra hoy en nuestra tierra. Nadie hubiera podido imaginar que dos siglos después estaríamos ocupados por el mayor contingente extranjero de nuestra historia. Curiosamente solo un cubano, Blas Roca, secretario general del Partido Comunista de Cuba, en una reunión en 1963 de partidos comunistas en La Habana, fue capaz de anticipar la importancia que tendría Venezuela para el futuro de su revolución: "Cuando los venezolanos se liberen del imperialismo, toda América arderá en llamas, liberada de una vez por todas del yugo del imperialismo. Entonces, y solo entonces, no seremos más una isla solitaria en el Caribe frente a los yanquis, porque tendremos apoyo en el continente". Ni siquiera Fidel Castro en sus sueños más delirantes pudo imaginarse que cincuenta años después de haber sido derrotado por Rómulo Betancourt al intentar invadirnos, un teniente coronel de las mismas Fuerzas Armadas venezolanas que lo enfrentaron, sin disparar un tiro, le pusiera a sus pies nuestro país, nuestro patrimonio y nuestra dignidad. ¿Un país ocupado por voluntad propia? Para nada. Este delito, solo comparable al de traición a la patria, tiene un responsable: el señor Hugo Chávez, quien, de acuerdo con sus propias palabras, ha permitido el despliegue en nuestro territorio de más de cincuenta mil agentes cubanos con formación militar dispuestos a tomar armas al son de "Patria, Socialismo o Muerte", el mismo al que marcha la Fuerza Armada. Un delito que no cometió jefe de Estado alguno en toda nuestra historia. Los agentes cubanos se desempeñan en actividades que van desde la medicina y el deporte hasta las más importantes estratégicamente, como son las de tutelar, cuando no dirigir, los servicios de inteligencia civil y militar, de identificació n, policial, jurídica, informática, propaganda, notarías, procesos educativos y hasta en la toma de decisiones de política nacional e internacional a su más alto nivel. En resumen, Chávez ha rendido nuestra soberanía al régimen de los dictadores Castro. En este contexto de complicidad para delinquir no sería de extrañar que con la anuencia de los jerarcas de los poderes del Estado, y en especial de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, se intente confederar a ambos países, pues Cuba sin el apoyo que le concede el régimen le sería difícil subsistir. Están como siameses: el colapso de uno representaría el colapso del otro. Es por esta consideración que los Castro observando la incompetencia del régimen, han enviado al infame comandante Ramiro Valdés para dirigir acciones más radicales en contra de la disidencia local, que si bien no está en huelga de hambre como los mártires cubanos Zapata y Fariñas, evidencian una implosión acelerada del señor Chávez. ¿Celebraremos el bicentenario de nuestra independencia? La verdad es que a pesar de su trascendencia histórica el 5 de Julio de 1811 está tan distante que empalidece al lado de lo que significa la rendición de nuestra soberanía a la dictadura cubana, nuestra libertad y nuestros derechos a un régimen unipersonal, despótico y militarizado que nos hace recordar por qué los que asumieron la iniciativa de nuestra independencia fueron, con la excepción de Francisco de Miranda, todos civiles y no militares. Debemos activarnos para lograr y celebrar pronto la independencia de Cuba y del señor Hugo Chávez.