mover

mover

martes, 6 de abril de 2010

El muerto está casi vivo


Por: Enrique Pereira - “El muerto está casi vivo”, afirmó el médico que salió al pasillo a hablar con los familiares. Este muerto, que nos trajeron hace diez años de otra Clínica, que llegó aquí muerto, ahora está casi vivo. En principio debemos entender que no se murió por culpa nuestra y que estamos invirtiendo muchísimo para asegurarnos de que no se siga muriendo. Claro hay que reconocer que ya lo deberíamos haber revivido, pero se nos había olvidado darle suero y antibióticos para curarle la pulmonía que lo mató. Pero a decir verdad –continuó explicando- ya empezamos a entender cómo es que lo vamos a revivir. Hemos hecho grandes avances, le desincrustamos una uña que tenía enterrada en el pie derecho y ahora estamos trabajando muy duro para combatir un ataque de caspa que le sobrevino de estar acostado aquí por los últimos diez años. Unos técnicos rusos están en camino, unos especialistas en muertos casi vivos. Tenemos plena fe de que este muerto no se nos va a morir y confiamos plenamente y les podemos asegurar que estamos más que blindados a la posibilidad de que este muerto se nos convierta en un moribundo. La data que hemos recogido indica que los pulmones se han estado llenando de líquido, pero tenemos plena certeza de que ese liquido, que es que lo mantiene muerto, a pesar de que aumenta todos los días, en algún punto debe retroceder. Si acaso este muerto se nos muere más de lo que ahora está, es porqué unos familiares están velándolo por adelantado para cobrar la herencia, si se muere será culpa de ellos. Ayer me tocó escuchar en un programa de radio a un diputado, miembro de la Comisión Permanente de Energía y Minas, de nombre Juan carlos Dugarte expresarse en unos términos parecidos acerca de nuestro problema eléctrico, afirmaba: el gobierno está haciendo grandes esfuerzos para ahorrar la energía. Claro que la oposición está advirtiendo de una crisis que no existirá, puesto que es verdad que Gurí está llegando a niveles críticos, pero llegarán las lluvias, pues si antes hubo sequía, ahora debería de llover. Eso sí, el Gobierno tendrá listos cuatro mil megavatios para fin de año, para no depender de Gurí”. El nivel de agua de Guri bajó ayer por debajo de 250 metros. Cada día pierde 12 centímetros de altura, en una semana pierde un metro completo. A este ritmo, como muy lejos, nos quedan de ocho a diez semanas de agua en Guri, que ahora le queda 23% de capacidad útil teórica. No pierdan de vista que hace un mes, turbinado más de cinco mil metros cúbicos por segundo, perdíamos 13 centímetros de altura en un día. Ahora perdemos los mismos 13 centímetros para turbinar unos cuatro mil metros cúbicos por segundo. Los niveles de aporte de los ríos a la laguna se mantienen en aproximadamente seiscientos metros chubicos por segundo. Cuando Guri deje de producir, se retiran de la producción unos 5000 megavatios, del total de 15.000 producidos. Funcionarios irresponsables que hablan sin cifras creíbles, pero que tienen mucha fe, nos explicarán entonces alguna otra barrabasada para excusar sus culpas. Lo primero que hay que hacer para revivir un muerto es reconocer que está muerto. Sigan teniendo fe y no le hablen claro al país. Sigan desenterrándole uñas al moribundo.


La Cascada del Vino

Una combinación de hermosa natura, caídas de agua fauna silvestre, es lo que podrá encontrar en este hermoso rincón de Venezuela. La Cascada del Vino, es un concurrido destino turístico de nuestro país, ubicado en el estado Lara, dentro del Parque Nacional Dinira, está ubicado en la Sierra de Barbacoas, en las nacientes del río Tocuyo. Abarca los estados Lara, Portuguesa y Trujillo. Muchos se preguntan a que se debe el nombre de esta cascada, la explicación radica en el color de sus aguas, ya que son color tinto. Este sitio es un espectáculo natural que no puede perderse.

Continua leyendo "Conozca la Cascada del Vino (Estado Lara)"

Delincuente común


EL NACIONAL - Martes 06 de Abril de 2010 - Raúl Castro, presidente de Cuba, ya no encuentra qué hacer para enfrentar la dura resistencia que los disidentes cubanos están presentando en el interior de la isla y en la capital. No puede llevarlos a prisión porque el escándalo mundial aislaría aún más a su gobierno y provocaría un daño que pondría en peligro la estabilidad del régimen. Tampoco puede dejar que sigan con sus huelgas de hambre y sus movilizaciones callejeras, ni permitir que la agitación política por Internet siga creciendo día a día, porque eso significa que los sectores ahora vacilantes se incorporen progresivamente al movimiento de resistencia pasiva. No las tienen todas consigo los hermanos Castro ya que, desde el propio seno del poder y de sus áreas culturales, están surgiendo posiciones críticas. Son opiniones en voz baja, es cierto, aunque las del cantautor Pablo Milanés se han expresado a través de los principales periódicos españoles con una fuerza y una robustez inesperada. No menos sorpresivo ha sido el recule del cantautor Silvio Rodríguez, quien olfateó algo en el ambiente que lo llevó a marcar territorio. Pero hay una tercera opinión que vale la pena conocer y es la del escritor cubano (que vive y trabaja en La Habana) Leonardo Padura Fuentes, ganador de premios internacionales entre ellos el de novela negra, y creador de un personaje estupendo e inesperado en la Cuba de hoy: un detective que desentraña los crímenes que, como en cualquier ciudad capitalista, surgen por la codicia, la corrupción o simplemente el odio y la envidia. De acuerdo con Leonardo Padura (en su columna distribuida por la agencia IPS) las medidas oficiales "apenas tocan las esencias de los problemas cubanos, que siguen siendo más o menos las mismas en las dos últimas décadas: el bajo nivel adquisitivo que garantizan los salarios estatales, lo que obliga a unos ciudadanos a buscar otras alternativas o induce a otros miles a vivir del `invento’, sin vínculos laborales; el desabastecimiento en los mercados agropecuarios y los altos precios de los productos (un kilo de carne de cerdo cuesta el salario de tres días de un trabajador) en virtud de un sistema que hasta ahora ha fracasado en todas las variantes aplicadas". Padura habla también de los problemas de "la vivienda y el hacinamiento, a los que se han sumado las grietas cada vez más alarmantes en los sistemas de salud (cuya expresión más dramática fue la muerte por frío de varias decenas de enfermos en el hospital psiquiátrico de La Habana), en el de educación (...) y hasta en el terreno del deporte. (...) No debe extrañarnos entonces que Raúl Castro, indignado y fuera de sí, haya dicho que "no caerá en el chantaje internacional contra Cuba". Culpar a los otros, a los extraños, es una vieja estrategia de propaganda. Tachar a los huelguistas de hambre como delincuentes comunes sólo nos indica que en Cuba a los delincuentes, si ese fuera el caso, se les amputan hasta sus derechos políticos.

La grandeza

No temáis a la grandeza;
algunos nacen grandes,
algunos logran grandeza,
a algunos la grandeza les es impuesta
y a otros la grandeza les queda grande.

William Shakespeare

Informe Stratfor