mover

mover

lunes, 15 de marzo de 2010

Buen viaje estimado y siempre recordado amigo


Magda Mascioli G. -
A mi muy apreciado amigo "gorilaenelpoder".
Compañero de camino durante mucho tiempo en Noticiero Digital y quien siempre tuvo hacia mí un trato hermoso, siempre una palabra amable, siempre un mensaje que muchas veces, sin siquiera imaginarlo, me ayudó a ver las cosas desde una perspectiva hermosa como siempre acostumbraba ver todo. Llegó la hora, mi muy apreciado amigo Mario, en el que La Virgen del Carmen te esperaba para acogerte en su Seno. Porque ¿adónde podría ir una persona como tú con ese corazón noble, esa alma hermosa y esa pluma que siempre buscaba poner la gota de miel en un lago de hiel? Buen viaje mi estimado amigo. Que tu alma descanse en la Paz de Dios. Recibe un abrazo de quien siempre guardó hacia tí un gran respecto y afecto; y mi agradecimiento a Dios porque al fin te relevó del sufrimiento físico para acogerte en su Paz. Descansa.

¿Solo para Guzmán Blanco?

¡Tienen razón!
¡Se equivocó mi mano,
Cuando guiada por noble patriotismo,
Tu infamia tituló de despotismo,
Verdugo del honor venezolano!
¡Tienen razón!
¡Tú no eres Diocleciano, Ni Sila, ni Nerón, ni Rosas mismo!
¡Tú llevas la vileza al fanatismo!
¡Tú eres muy bajo para ser tirano!
“Defraudar a mi patria”: Esa es tu gloria.
“Ambición y codicia”: Ése es tu lema.
“Vergüenza y deshonor”:
Ésa es tu historia.
Por eso, aún en su infortunio recio,
Ya el pueblo no te lanza su anatema…
Él te escupe a la cara su desprecio!

Juan Antonio Pérez Bonalde
(Caracas, 1846 – La Guaira , 1892).
Contra Guzmán Blanco.

¿Cual es la diferencia entre una solución y una disolución?


Respuesta de un alumno:
Si colocamos a dos de nuestros politicos en un tanque de ácido para que se disuelvan, eso es una disolución. Pero si colocamos a todos, es una solución.

¿A qué grupo pertenece Ud?

Hay hombres que luchan un dia
y son buenos.
Hay otros que luchan un año
y son mejores.
Hay quienes luchan muchos años
y son muy buenos.
Pero hay los que luchan toda la vida:
esos son los imprescindibles.

BRECHT, Bertolt