mover

mover

domingo, 14 de marzo de 2010

Sóflocles

Quien no haya sufrido lo que yo,
que no me de consejos.
SÓFOCLES

Yo, el pueblo


Por: Carlos Blanco G. - www.tiempodepalabra.com - @carlosblancog - "Hugo Chávez fue elegido por el pueblo y luego éste fue secuestrado por él" - Si el pueblo existiera como ente individual estaría en una cama de hospital, más allá que de acá, de tanto que ha sido vapuleado, usado, restregado y nombrado. Hablar en su nombre es hábito extendido; interpretar lo que quiere y lo que no quiere es tarea de cualquiera que le dé por buscar respaldo a su discurso. Es el más democrático de los abusos. Si el pueblo realmente respaldara a todos quienes en su nombre hablan, habría que colocarle camisa de fuerza por ser tan diversas, contradictorias y hasta ininteligibles las posiciones que habría inspirado. Es un tema de filósofos y sabios el determinar qué es el pueblo, cómo se constituye y cómo se expresa. Con ocasión del bochinche bolivariano se le tiene como protagonista. Para los que actúan en la escena política es fuente de respaldo y legitimidad. Como se supone que el pueblo es un gentío y todos discurren en su nombre, cabe sospechar que en Venezuela no hay cama para tanta gente o, tal vez, cierta impostura anime su frenética invocación por gobernantes y víctimas. ÉL ES EL PUEBLO. Chávez fue elegido por el pueblo y luego éste fue secuestrado por aquél. En una democracia el que obtenga los votos que establece la ley es el escogido y pasa a representar la colectividad, pero solo en la medida en la que gobierna para todos. Es un mandato para gobernar en los límites de la Constitución y las leyes, con riguroso respeto a las minorías y a los diferentes. El caso venezolano es demasiado conocido. Chávez ha establecido un control total sobre el Estado y lo pretende hacia la sociedad sobre la base de esa identificación viciosa entre su voluntad personal y una supuesta voluntad popular. En la medida en que se ha destripado toda la institucionalidad estatal y privada lo que ha quedado flotando del naufragio es la voluntad del caudillo, de inexistente legitimidad al violentar normas que hicieron posible su ascenso al poder. Ante esta circunstancia, que lo hace un gobernante de facto, hay un esfuerzo recurrente por construir una legitimidad a partir del "pueblo" que el gobernante ha confiscado retóricamente, hasta un punto que no habla a nombre del pueblo sino que él constituye su voz, él constituye su voluntad: él es el pueblo. Una vez que logra esta transfiguración ya Chávez no es Chávez sino el deseo de la multitud y la demanda colectiva. Él ya no es el representante sino el representado. Es esa brizna de paja que flota en el vendaval revolucionario, vendaval que no es otro que su delirio maníaco. Cuando el caudillo reclama a sus bases ariscas, molestas y fastidiadas, que hay que seguir al líder y obedecerle, es curioso como él considera a ese líder como ajeno, como una tercera persona de la cual es esclavo. Esclavo del pueblo; es decir, de sí mismo. En este contexto el pueblo no es la multitud diversa de una sociedad compleja sino la producción en serie (típico capitalismo de comienzos del XX) de ciudadanos, todos idénticos, obedientes, buenos, sacrificados y pobres. Si usted no comulga con este tambor de hojalata no es pueblo sino enemigo, oligarca, rico o imperialista. NO ES SÓLO CHÁVEZ. Esa fuente de legitimidad retórica permea a la sociedad. Cada sector, cada partido, dirigente o articulista (de lo cual no debe haber estado exento quien esto escribe) es un exégeta de la voluntad popular. "Los venezolanos quieren", "el país demanda", "el pueblo necesita" son frases inevitables y frecuentes. Para los que no son Chávez (y ya se sabe que este regalito del cielo es único), es un recurso permanente para darle apoyo y legitimidad al pensamiento propio: no soy yo solo quien piensa así -se argumenta-, es el país. Dado que basarse en lo que quiere "el pueblo" es muy artificioso, entonces hay que recurrir a otros instrumentos como la opinión pública constituida por los medios y las encuestas. Para chavistas y antichavistas lo que el pueblo es, lo que quiere, lo que piensa, no es otra cosa que lo que dicen las encuestas o el grupo de medios de su preferencia. Las encuestas, como se sabe, son unas muñecas de plástico que tienen una forma específica, pero si alguien se ocupa de estirarlas adoptan cualquier aspecto. La opinión pública, por su parte, es una construcción interactiva entre medios y ambiente social que, en una sociedad polarizada, puede dar pie simultáneamente a sostener una tesis y la contraria. El resultado es que cada quien puede apelar a representar al pueblo con la misma socarronería que Chávez lo hace. LAS CONSECUENCIAS. El drama del asunto es que en una sociedad autoritaria la imagen de lo que es el pueblo, lo que quiere y lo que no quiere es una hechura del déspota. Por lo tanto, quienes desde la oposición se afanan por servirle al pueblo en la impostura que el régimen ha logrado de éste, en realidad lo que hacen es fortalecer imágenes, valores y actitudes forjadas por la dominación chavista. Dos ejemplos: el primero es el de sostener que este gobierno es el primero que se ha ocupado de los pobres; el segundo es pensar que para ser "populares" hay que rendirle culto al fraude de las misiones. Lo más grave, sin embargo, no es lo anotado. La tragedia es que en función de estas percepciones numerosos dirigentes han renunciado a dirigir, a lo más se dedican a auscultar lo que la gente quiere o deja de querer. Si a los venezolanos preocupa, con legítima razón, la mortandad cotidiana a manos del hampa, entonces la oferta es de seguridad; si la inflación le escuece el bolsillo a la sociedad, habrá un desfile de próceres con la promesa de bajar el costo de la vida; si la tragedia es el desempleo, no se vacilará en empeñar la palabra para dar full empleo. Lo que no se ofrece -más que por miedo al régimen por temor a no ser popular- es promover el reemplazo de Chávez en la Presidencia, a pesar de que se sabe que es paso indispensable para afrontar el resto. Al estar cogidos en el lazo de los problemas y las ofertas de solución, en el marco de un régimen en el cual no tienen solución alguna, se refuerza una simulación que, al final, hace de las ofertas parte de un teatro en el cual cada uno cumple un rol subordinado frente al caudillo y a su sistema de dominación. Es el caso patético de ciertos intelectuales chavistas críticos que siempre escriben sobre lo que no debería ocurrir, cuando tienen once años aceptándolo para que les dejen dormir tranquilos en la ratonera desde la cual se quejan. Los dirigentes que le rinden culto a un "pueblo" creado a imagen y semejanza de Chávez, sin quererlo rinden reverencia al régimen actual y fortalecen el dominio cultural del autoritarismo imperante. En el fondo esos dirigentes no responden a las demandas populares sino a la versión creada a través del filtro de odios, resentimientos y quejas del autócrata. Ir contra ese "pueblo" artificial de Chávez es contribuir a la liberación del pueblo real.

La maison-close


Por: Liliana Fasciani M. - Magistrados del TSJ, mercantilistas ante la Ley-Tope - Los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia -con la única excepción de la Dra. Blanca Rosa Mármol- son la mejor muestra de lo peor que puede suceder en un Poder Judicial. Caracterizados por un caradurismo sin precedentes en la historia del más alto Tribunal del país, manifiesto reiteradamente en sentencias cuyos argumentos obedecen a motivos ideológicos y fines políticos, tan diametralmente opuestos a los preceptos constitucionales, a las leyes y al Derecho, reinciden una vez más en sus despropósitos al tenor de una Resolución, dictada y aprobada por ellos mismos, sin el mínimo asomo de vergüenza. Se han hecho un régimen "especial" de jubilación a la medida de su desmedida avaricia.Imbuidos del más puro espíritu mercantilista, ante la inminente sanción de la Ley Orgánica de Emolumentos, Pensiones y Jubilaciones de los Altos Funcionarios y Altas Funcionarias del Poder Público y Control del Gasto Suntuario, aprobada en segunda discusión el pasado 16 de diciembre, los magistrados del TSJ se han adelantado a los efectos de esa suerte de Ley-Tope, sin dejar lugar para las dudas acerca de cuál es su única preocupación: la pérdida de su elevadísimo poder adquisitivo. Basta considerar los siguientes datos relativos a sus ingresos actuales:
- Sueldo básico mensual es de Bs.F.40.000, o sea, Bs.40.000.000 de los de antes;
- Prima de antigüedad y de profesionalización, que puede llegar hasta el 30% de sueldo;
- Caja de Ahorro, el equivalente a 15% del sueldo;
- Bono Vacacional, el equivalente a 3 meses de sueldo;
- Bonificación de Fin de Año, cuyo equivalente puede alcanzar hasta 15 meses de sueldo.
A estos conceptos hay que agregar los servicios de escolta de seguridad, chofer, vehículos oficiales, por mencionar algunos de los muchos privilegios de los cuales disfrutan por virtud del cargo y de los favores concedidos.Esa "isla de la felicidad" en la que viven los magistrados del TSJ -y los demás altos funcionarios del Poder Público- está a punto de hundirse bajo el peso descomunal del artículo 8 de la mencionada Ley, que establece el límite máximo de sus emolumentos mensuales en un monto equivalente a quince (15) salarios mínimos. Es decir que, a partir de la promulgación de la que he denominado Ley-Tope, estos sirvientes del Ejecutivo percibirán Bs.F.14.512, 50 mensuales, lo que representa una diferencia de aproximadamente setenta por ciento (70%) menos. El espanto ante tan sustancial desmejoramiento de su calidad de vida les ha hecho reaccionar de una manera completamente distinta de la que se espera de revolucionarios auténticos, incondicionalmente comprometidos con el socialismo del siglo XXI, irreductibles defensores de la justicia social y la igualdad de todos y entre todos. Así que los magistrados del TSJ se dejaron de utopías estériles y decidieron ponerse creativos. Pero, esta vez, de la invención no surgió una sentencia complaciente que enarbola los soberanos derechos colectivos del colectivo soberano, sino una resolución artera y desesperada con fines eminentemente individualistas y materialistas. Se apresuraron, pues, a asegurar sus intereses económicos a futuro, mediante una argucia pseudojurídica que les permite jubilarse sin desincorporarse de sus cargos. Un acto lo bastante deshonesto que explica por si solo lo inexplicable de la jurisprudencia de la última década. La Dra. Blanca Rosa Mármol votó en contra de la resolución. Al parecer, otro magistrado, para no votar en contra ni a favor, abandonó la Sala antes de la votación.Texto completo de la Resolución Nº2010-00, tal como lo recibí de mi fuente.Caracas, ____ de marzo de 2010199º y 151ºRESOLUCION Nº 2010-00El Tribunal Supremo de Justicia en ejercicio de las atribuciones que le confiere el artículo 267 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en concordancia con las que preceptúan los artículos 1º y 20 in fine de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia de la República Bolivariana de Venezuela,
CONSIDERANDO Que el artículo 89 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece: "El trabajo es un hecho social y gozará de la protección del Estado. La Ley dispondrá lo necesario para mejorar las condiciones materiales, morales e intelectuales de los trabajadores y trabajadoras. ..";
CONSIDERANDO Que el numeral 1 del señalado artículo 89 Constitucional señala: "... ninguna Ley podrá establecer disposiciones que alteren la intangibilidad y progresividad de los derechos y beneficios laborales... ";
CONSIDERANDO Que la Ley de la Corte Suprema de Justicia, la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia y el Reglamento vigente para el régimen de jubilaciones y pensiones del Tribunal Supremo de Justicia, establecen el beneficio de jubilación para los Magistrados y Magistradas;
CONSIDERANDO Que la jubilación es un derecho derivado del hecho social trabajo que es intangible, progresible e irrenunciable;
CONSIDERANDO La conveniencia institucional de otorgar el beneficio de jubilación a aquellos Magistrados y Magistradas que tengan derecho a ello y permitir a su vez, que concluyan el mandato constitucional por el periodo para el cual fueron legalmente designados;
RESUELVE
Artículo 1: Se les otorga el beneficio de jubilación a cada uno o una de los Magistrados o Magistradas del Tribunal Supremo de Justicia que para le fecha de la presente resolución cumplan con todos los requisitos que legal y reglamentariamente se requieran para optar a dicho beneficio.
Artículo 2: Los Magistrados o Magistradas del Tribunal Supremo de Justicia, a los cuales se les haya reconocido el beneficio de jubilación, podrán continuar en el ejercicio de sus cargos, hasta que termine el periodo constitucional para el cual fueron designados o hasta que la Asamblea Nacional efectúe nuevas designaciones.
Artículo 3: La Presidencia del Tribunal Supremo de Justicia, una vez informada de la procedencia del beneficio de jubilación por cumplimiento de los requisitos, queda encargada de la ejecución de la presente resolución.
Artículo 4: Las jubilaciones otorgadas mediante la presente resolución se harán conforme a lo previsto en el Reglamento vigente para el régimen de pensiones y jubilaciones del Tribunal Supremo de Justicia en cuanto se aplique.
Artículo 5: La presente resolución entrará en vigencia a partir de su aprobación.Comuníquese y publíquese.Dada, firmada y sellada en el Salón de Sesiones del Tribunal Supremo de Justicia, en Caracas, a los ________ ( ) días del mes de marzo de dos mil diez. Años: 199º de la Independencia y 151º de la Federación.

Pura basura


Por: Ana Julia Jatar - anajulia@mns.com - Los derechos humanos son eso, derechos que ha conquistado la raza humana contra la opresión de un monarca y la discriminación por raza, etnia, género, religión o ideología, gracias al sacrificio de los héroes que han dado su vida desde tiempos milenarios hasta el presente. Hace unos días, en una cárcel cubana murió otro ser humano libre, a pesar de los barrotes impuestos por el régimen que lo oprimía. Orlando Zapata Tamayo decidió morir en una huelga de hambre y desafiar con este último acto de libertad al gobierno totalitario de Raúl Castro. Por eso, da asco ver al Presidente venezolano relatar con fervorosa emoción como Raúl le puso la mano en el hombro para calmarlo y evitar que su altercado con el presidente Uribe llegara a problemas mayores en la Cumbre en la Riviera Maya. No sorprende entonces que Chávez haya tildado de mafiosa a la CIDH por haber reportado las descaradas violaciones de nuestros derechos por parte de este gobierno. Tampoco debe extrañarnos que el Gobierno insulte al Poder Judicial Español porque el juez Velasco anuncie una averiguación sobre posibles colaboraciones entre el Gobierno y las organizaciones terroristas ETA y FARC. Los derechos humanos, herederos de la noción de derechos naturales como el derecho a la vida y al libre albedrío, son los pilares de las constituciones modernas. Por cierto, muy presentes en la actual venezolana. Pero, como dijo Henri Falcón al salirse del PSUV, esta "revolución" de Chávez viola constantemente la Constitución. En otras palabras, si sigues esa revolución, violas la carta magna. Y es que Chávez ha creado, como todo totalitario, un enemigo interno definido como todo aquel que no lo siga sin pensar. Si tienen alguna duda miren lo que pasó con la finca de los padres de Valentina Quintero. Chávez ha dejado de ser presidente de todos los venezolanos para convertirse en el líder de unos venezolanos contra otros. La discriminació n se prohíbe en la Declaración Internacional de los Derechos Humanos de 1948, como resultado del acto de contrición que hiciera la humanidad luego de verse reflejada en el espejo del genocidio de la II Guerra Mundial. Y es que todo crimen de odio lleva en su gestación algún elemento de discriminación. Toda guerra civil lleva consigo también la creación de un enemigo interno que se deshumaniza, que se convierte en un bicho raro al cual no importa desaparecer del mapa. Cuando se acaba la empatía, se acaba el respeto a la vida del otro. Por eso en Ruanda, en 1994, los hutus convirtieron en cucarachas a los tutsis y eliminaron a 70% de esa etnia en pocos días, los nazis a las ratas judías y el Gobierno cubano a los gusanos contrarrevolucionarios. Por ello, en un esfuerzo de reafirmación de la universalidad de ese intangible llamado dignidad humana, el mundo se puso de acuerdo para condenar la discriminació n sesenta años atrás. Pero qué le importan al gobierno de Chávez la dignidad humana y el respeto. Desde Miami, médicos cubanos que lograron escapar de Venezuela han acusado a nuestro Gobierno de violar sus derechos fundamentales y someterlos a esclavitud moderna, es decir, a obligarlos a trabajar bajo vigilancia con un sueldo miserable para pagar una deuda que tiene el Gobierno venezolano con el cubano. No debe sorprendernos, entonces, que la CIDH haya encontrado en Venezuela violaciones de todo tipo a la dignidad humana y que el juez Velasco nos alerte sobre conexiones de nuestro Gobierno con organizaciones terroristas. Tampoco sorprende que el militar que nos gobierna diga que el informe es pura basura y su secretario, Santiago Cantón, un excremento puro. Sobran las palabras, qué vergüenza.

Negro presente


Por: Ramón Hernández - eltejadoroto@hotmail.com - Tengo once años escuchando esa misma cantaleta, que la generalidad ilustrada denomina "discurso", por cortesía con el idioma y otros miedos. Si en las academias militares se hubiese prestado más atención a la gramática y a la retórica, el país se habría evitado esas millonarias e inútiles compras de obsoletos equipos de guerra a los países que alardearon con orgullo de ser los creadores y fabricantes de las computadoras portátiles más grandes y pesadas del mundo, y no sólo contaríamos con oficiales mejor hablados sino también con un cuerpo de defensa mucho más eficiente en el campo de batalla y en las salas situacionales. El buen funcionamiento del cerebro, y por ende su desarrollo y mejor aprovechamiento, se relaciona más con aprender a construir frases perfectas que con prácticas de tiro al blanco o con los ejercicios para sacar rápido la pistola, actividades que no requieren usar la materia gris. Stalin, que fue diestro asaltando bancos y degollando con navajas pico de loro, escribió un tratado sobre la lengua y firmaba poemas con el seudónimo de Soselo. Al final de su vida fue reconocido como un gran estratega militar y del terror. Después se supo que su secreto era el absoluto desprecio por la vida humana, especialmente si se trataba de la existencia de los otros, fuesen soldados o simple pueblo. Mao, también héroe militar, repetía sin pudor su disposición a sacrificar 300 millones de chinos. Si hubiese tenido maestros que se ocuparan más de las letras y de las cuatro tablas, y menos del oportunismo político, no nos rechinarían en el oído esas conjugaciones y giros que con frecuencia difunde a través del espacio radioeléctrico, y nos evitaríamos esta alocada carrera hacia la miseria y el infortunio. Vacío por fuera y por dentro, sin importar cuán agresivo sea y cuántas referencias haga tanto a la historia real como a la imaginaria, su único poder real es el hipnotizador, de imponer una especie de duermevela generalizada que le garantiza el control del poder. Ningún gobernante en la historia patria tuvo más posibilidades y recursos para resolver los problemas que el Coba criollo, que lleva once años enumerando promesas sin hacerlas buenas. El país le dio toda su confianza y la Providencia altísimos precios petroleros, pero entregará una nación desencuadernada e indigente, aunque ahíta de palabras e insultos. Vendo disco rayado en estuche sin usar y picó de pilas.

Son impotentes


Por: Miguel Sanmartín - msanmartin@eluniversal.com - Invasiones y expropiaciones son acciones vandálicas, electoreras, para arrodillar a un sector. Resulta tan inaudito como deplorable -además inadmisible- el reconocimiento hecho por las ¿autoridades? del estado Vargas, de supuesta incapacidad -se le suma a la ineptitud característica de este régimen- para actuar, en estricto cumplimiento de la Constitución y leyes de la República, en respuesta -legítima y debida- ante la invasión vandálica de la propiedad privada -y productiva- de la familia Quintero en Caruao. Tanto el Gobernador como el Alcalde, la policía regional, la Guardia Nacional, el Procurador y los fiscales del Ministerio Público requeridos por las víctimas obviaron sus atribuciones e incumplieron sus deberes al no restituir, en el acto y en el marco de la ley, los derechos de unos ciudadanos asaltados por una banda de facinerosos que ocupó ilegalmente y destruyó la propiedad de estas personas. La negligencia, en algunos casos, y la arbitrariedad del poder, en otros, pasaron a ser el pan de cada día. Esta anarquía ha hecho de Venezuela una tierra sin ley donde las invasiones sectarias compiten con las expropiaciones irregulares. ¿No pueden hacer nada o tienen miedo de hacer algo? Funcionario que así actúa incurre en omisión y desacato. Lo cual constituye delito y está penado según el ordenamiento legal vigente. Presente hay que tener que muchos de estos delitos no prescriben y algunos -los relacionados con derechos humanos- pueden, incluso, ser juzgados en tribunales internacionales. Quienes ocupan cargos públicos -sean de elección o designación- tienen responsabilidades legales con los ciudadanos. Esas obligaciones están por encima de la sumisión incondicional al Hiperlíder, muy dado a dejar en la estacada a sus más obsecuentes servidores. Recuérdese lo que pasó con el general Baduel: siendo ministro de la Defensa abrió los portones a la ideologizació n comunistoide de la Fuerza Armada, no obstante lo cual terminó preso por confrontar luego, como civil, al caudillo ególatra. Contraria fue la actitud del gobernador de Lara, Henry Falcón, quien abandonó las filas oficialistas en rechazo a la Ley del Consejo Federal de Gobierno que prácticamente liquida el rol de gobernadores y alcaldes. ¿Tras las rejas? También pudiera terminar el mandatario regional. Basta que así lo disponga el mandón. Pero sería otro preso de conciencia por defender el Estado de Derecho, no por violentarlo, como lo hacen recurrentemente otros miembros del Poder Público. Ni las invasiones de estos grupos facinerosos fueron casuales, al azar, ni tampoco las confiscaciones ejecutadas por el régimen son de utilidad, indispensables. En ambos casos son acciones vandálicas, proselitistas, electoreras, contra un sector de la población al que se quiere de rodillas.

Hacia el desierto


Por: Elías Pino Iturrieta - eliaspinoitu@ hotmail.com - Venezuela, opciones geográficas, uno de los aportes que debemos a Pedro Cunill Grau. Hace tiempo escribí aquí sobre la asfixia en el cual se había convertido la geografía para los desdichados que la habitamos. Apenas unas letras sobre el comienzo de un deterioro del ambiente sobre el cual convenía llamar la atención, sin el afán de utilizar el tema como una forma torcida de combatir a la "revolución". Nadie tiene porqué recordar lo escrito entonces, de allí que me atreva a señalar que, sin ningún afán de originalidad, insistía en cómo los especialistas hablaban de nuestros tiempos como los tiempos del hambre y de la sed. Lo que entonces no era sino la aproximación a un problema que apenas se perfilaba entre nosotros, hoy se convierte en una incontrastable evidencia sobre la cual sería irresponsable guardar silencio. No sólo por las carencias que ya sufrimos en todos los rincones, sin la seguridad de contar con la luz que nos ilumine ni con el líquido que mantenga el organismo, sino también por la dolorosa impresión que produce el abandono del paisaje. El abandono del paisaje guarda relación estrecha con las referidas carencias, pues el descuido de los bosques y de las selvas que se ha vuelto, por desdicha, una marcada característica del entorno, conduce a la desaparición de las fuentes acuíferas que se requieren para la conservación de la vida y para la producción de recursos sin los cuales la civilización contemporánea pierde la oportunidad de desarrollarse sin causar el perjuicio de sus criaturas. Un vistazo de la regiones de la Orinoquia y la Amazonía bastan para sustentar la alarma. Regiones sobre las cuales posa la vista el mundo, no en balde son reservorios de fuentes naturales cuya magnitud se revela como alternativa para aliviar los aprietos de otras latitudes, en su parte venezolana son presas de la incuria. Garimperios desenfrenados, mercaderes de drogas y desalmados de toda laya hacen con los recursos lo que se les antoja, ante la ausencia de una autoridad que no los vigila cuando está cerca, o saca provecho de la depredación. Ni siquiera respetan esos insólitos "exploradores" los sitios sagrados de las culturas indígenas, amparadas por el discurso oficial pero en la orfandad cuando se requiere su custodia. Del simple tránsito del viajante queda un inventario escandaloso: la fauna terrestre diezmada por la tala o la quema de espacios antes frondosos e impenetrables, los peces muertos por la destrucción de las fuentes de agua dulce, la erosión enseñoreada en lo que las crónicas de la antigüedad juzgaban como señales del paraíso terrenal. También observa el viajero la falta de población, pues el limbo en el que se han tornado los proyectos de colonización facilita asentamientos nómades integrados en su gran mayoría por nacionales del Brasil a quienes importa poco o nada el destino del suelo que explotan. En los llanos y en los Andes el panorama es semejante, si cambiamos la desolación que causan los garimpeiros por el caballo de Atila de los contingentes de guerrilleros y paramilitares adueñados de entrañables parajes. Las terribles impresiones contrastan con las posibilidades reales del paisaje, si se trabajan en términos serios a mediano plazo. No sólo a través del manejo profesional de las posibilidades hidroeléctricas, sino mediante la promoción de los beneficios aportados por el viento, por el sol, por el carbón y por el impulso de las mareas usualmente desatendidos como herramientas capaces, no sólo de detener una desolación susceptible de evitar los extremos a los cuales puede llegar la subsistencia de la sociedad, sino también de ofrecer alicientes a la vida en un ambiente regenerado y hospitalario. También mediante el establecimiento de poblaciones estables, especialmente en lugares fronterizos que en la actualidad son tierra de nadie. ¿Tarea ciclópea? Un elocuente libro señala lo contrario. El libro no fue escrito por un político de oficio, ni por un opinador irresponsable. Se trata de Venezuela, opciones geográficas, apenas uno de los aportes que debemos a las investigaciones de Pedro Cunill Grau. Tiene otras obras sobre el tema, pero aquí compendia lo fundamental desde una perspectiva estrictamente académica sobre lo que se ha tratado ahora, sin penetrar la parcela de la política ni manipular asuntos alejados de sus propósitos de especialista. Me refiero a su contenido porque abunda con propiedad en diagnóstico sobre los peligros de un entorno en proceso de continuada destrucción, porque sabe como pocos de qué se trata y porque sugiere hartas soluciones en sus páginas. Pero también porque le quita al artículo que ya termina el carácter banderizo que suelen tener los de quien está por terminarlo. Lo que ahora importa es que el país no se nos convierta en un desierto.

Verdades y mitos sobre las computadoras


VERDADES
CUANDO HAY TORMENTA, ES ABSOLUTAMENTE NECESARIO DESENCHUFAR LA COMPUTADORA. VERDAD. Es casi una obligación cuando se trata de una tormenta eléctrica. Una cantidad asombrosa de módems se rompen por descarga de rayos. EL AGUA DERRAMADA SOBRE EL TECLADO PUEDE ARRUINAR SU FUNCIONAMIENTO. VERDAD. Se arruinan las pistas de metal que están debajo de las letras. Hacen cortocircuito y se queman. LUEGO DE APAGAR LA COMPUTADORA ES MEJOR DEJARLA DESCANSAR UNOS SEGUNDOS ANTES DE VOLVER A PRENDERLA. VERDAD. Es recomendable esperar algunos segundos antes de volver a apretar el botón de encendido. Con 10 segundos es suficiente. POR EL BIEN DEL MONITOR, ES CONVENIENTE USAR PROTECTOR DE PANTALLA o APAGARLA CON EL BOTÓN CUANDO NO ESTÁ EN USO. VERDAD. Porque el mecanismo del protector de pantalla hace que el desgaste de los colores de la pantalla sea uniforme. Al estar renovando las imágenes constantemente, no se gasta en un mismo lugar. SI ESTÁ LLENO MÁS DEL 80 % DEL DISCO DURO, SE PONE LENTA LA MÁQUINA.
VERDAD.
Siempre es una cuestión de porcentajes, por más que se tengan 10 GB libres, si eso es menos del 20 % de la capacidad del disco, el funcionamiento de la computadora será lenta. NO SE DEBE SACAR EL PEN DRIVE (PUERTO USB) SIN AVISARLE A LA MÁQUINA. VERDAD. Se debe seleccionar la opción para “retirarlo con seguridad” antes de desenchufarlo. De lo contrario, se corre el riesgo de quemar la memoria del USB. TENER EL ESCRITORIO LLENO DE ÍCONOS HACE LENTO EL FUNCIONAMIENTO DE LA COMPUTADORA. VERDAD. Los que importan son los íconos de programas o archivos, los que son de acceso directo no molestan. Sucede que la tarjeta de video de la computadora renueva constantemente la información que se presenta en la pantalla y cuando hay más íconos, tarda más. Esto se nota más en computadoras más viejas o con tarjetas de sonido no muy grandes. APAGAR LA MÁQUINA DESDE EL BOTÓN, SIN SELECCIONAR PREVIAMENTE LA OPCIÓN DE APAGADO DEL EQUIPO, DAÑA EL DISCO DURO. VERDAD. Si se le quita corriente al disco mientras está leyendo o escribiendo en alguna parte del sistema, se puede quemar. Además, cuando se apaga súbitamente, las placas que cubren al disco (que gira hasta 10 mil revoluciones) aterrizan sobre él y pueden ir picando hasta la posición de descanso, dejándole marcas importantes. Al seleccionar la opción “apagar el equipo”, todo el sistema se apronta para reposar y suspende las actividades. Cada pieza se ubica en su lugar. NO ES CONVENIENTE MIRAR LA LUZ ROJA QUE ESTÁ DEBAJO DEL MOUSE MODERNO. VERDAD. No va a dejar ciego a nadie, pero es una luz fuerte. Mucho más dañino es todavía el mouse con láser debajo, esa luz va directo a la retina del ojo. LA COMPUTADORA NUNCA PUEDE ESTAR AL SOL. VERDAD. Se recalienta más de lo que lo hace con el uso habitual y se acorta la vida útil del equipo.
MITOS
LE HACE MAL A LA COMPUTADORA TENER IMANES PEGADOS A LA TORRE. MITO. A la torre no le hace mal, pero al monitor sí, desgasta sus colores. Para comprobarlo basta acercar frente al monitor un desarmador que tenga imán en la punta y verán como los imanes que posee dentro hacen distorsión en los colores de la pantalla. EMPUJAR EL CD CON EL DEDO PARA INSERTARLO EN LA TORRE ES DAÑINO. MITO. Nada sucede mientras se lo empuje con una fuerza normal. Está hecho para eso. ES NECESARIO QUE HAYA ESPACIO ENTRE EL MONITOR Y LA PARED DETRÁS DE ÉL. MITO. No es necesario. El ambiente en general debe estar ventilado, pero no es indispensable que sea mucha la distancia. Es peor tener otro monitor detrás (como sucede en muchas oficinas) porque se corre el riesgo de tener interferencias entre las computadoras. CUANDO LA COMPUTADORA PASÓ TODA LA NOCHE ENCENDIDA ES MEJOR APAGARLA Y VOLVERLA A PRENDER O REINICIARLA. MITO. Puede seguir funcionando perfectamente. Aunque parezca lo contrario (y den ganas de dejarla un rato apagada para que descanse, siguiendo la lógica humana), el disco duro se conserva más si permanece prendida y no es apagada una y otra vez. Por una cuestión de ahorro no conviene dejarla encendida por varios días, pero esquivando el factor económico podría permanecer en actividad todo el tiempo. Fueron creadas para ello. GASTA MÁS ENERGÍA AL SER ENCENDIDA QUE EN VARIAS HORAS DE USO. MITO. Al encender no consume tanto como para superar las horas de funcionamiento. Si se apaga se ahorra energía y si permanece prendida gasta, como cualquier otro electrodoméstico. LE HACE MAL A LA COMPUTADORA TENER EL CELULAR CERCA. MITO. No le hace daño, sólo puede provocar interferencias. NO SE PUEDE MOVER LA TORRE CUANDO LA COMPUTADORA ESTÁ ENCENDIDA PORQUE PUEDE QUEMARSE EL DISCO DURO. MITO. Es tanta la fuerza centrífuga con la que gira el disco duro que no pasa nada si se mueve la torre. Mucho menos si se trata de una computadora portátil, porque están hechas para eso. Claro que nada de esto vale si se la golpea. EN LAS NOTEBOOK SE DEBE ENCHUFAR PRIMERO EL CABLE DE ELECTRICIDAD A LA MÁQUINA Y LUEGO ESE CABLE A TIERRA. MITO. Puede hacerse indistintamente. Si lo que se quiere evitar es que un cortocircuito afecte la computadora al enchufarla, es bueno saber que las fuentes de las portátiles son multivoltaje, soportan de 90 a 240 voltios, por lo que son sumamente estables. SIEMPRE QUE SE APAGA LA COMPUTADORA CONVIENE APAGAR EL MONITOR. MITO. Al apagar la torre queda en un estado en el que consume muy poca energía y no sufre desgaste. La decisión termina siendo en función del ahorro, aunque lo que consume sea realmente mínimo. NO SE DEBEN PONER CDs, DISQUETES O CUALQUIER OTRO ELEMENTO SOBRE LAS TORRES. MITO. Nada de lo que se coloque sobre ella la afecta, a menos que esté húmedo y el agua pueda llegar al equipo.

Chávez al descubierto


Por: Alexander Cambero - alexandercambero@hotmail.com - @alecambero - El magnate de Miraflores es un ferviente admirador del movimiento amotinador. Esas huestes morbosas que depredan al adversario, con la saña de los verdugos, son la delicia de Hugo Chávez. Cree que sus acciones cargadas de odio son justificadas por la lucha de clases. Dogma que fue vencido por la realidad de sociedades que evolucionaron hacia un verdadero crecimiento económico con libertad e igualdad social. Es por ello, que no debe extrañar sus vinculaciones con ETA. Siempre se ha sabido que en territorio venezolano, operan una serie de movimientos que son aquellos que alimentan el espiral de violencia que caracteriza las múltiples acciones de la revolución podrida. La justificación ideológica con la cual los etarras pulverizan inocentes en las provincias autonómicas españolas. Es la misma que predican sus aliados venezolanos. Ni hablar de los agentes de Irán y de sus hermanos consanguíneos de las FARC. Todos ellos representan el lado oculto del régimen, una cofradía que maneja la trastienda en busca de liquidar opositores y guiar la estrategia a seguir para contaminar la protesta con sus métodos atroces. La revolución bolivariana tiene sus posaderas en las armas del terrorismo. No son los principios democráticos los que auspician sus políticas de gobierno. Esos son esencialmente fachadas, para cautivar mentes embotadas por el revanchismo del sátrapa que roba en Venezuela. Disfrazarse de demócrata le da el resultado en los escenarios internacionales, en donde los burócratas gobernantes creen que Hugo Chávez es un líder legitimado por más de nueve elecciones. Desconociendo, el carácter fraudulento de muchos de esos comicios. No es de extrañar que todos esos maleantes ideológicos, sarnas del estercolero de la historia del infierno, estén medrando en nuestra patria. Para el chavismo son héroes. No importa sin quien empuña el arma acaba con un inocente. Son los principios del terrorismo internacional que hacen venerables en el corazón del socialismo bolivariano, a engendros como: Manuel Marulanda Vélez, Muammar al Gaddafi, Saddam Hussein, Osama Bin Laden, y Ernesto Guevara. Existe una sociedad secreta al lado del proceso. Ella es la encargada de llevar a cabo las acciones que buscan liquidar lo poco que nos queda de democracia. Los órganos del poder son satélites del plan de dominación que se gesta desde Miraflores, y que plantea el sometimiento de todo un hemisferio. Para ellos es muy peligrosa la victoria de Sebastian Piñera en Chile y la gran opción de Juan Manuel Santos en Colombia. Ellos serían un contrapeso demoledor para la agalla expansionista. Para los agentes del PSUV, los bombardeos de Madrid y Londres. El infausto 11 de septiembre son meras invenciones del periodismo del imperio, o tiene la justificación histórica de los textos del marxismo. Mención de honor tiene Fidel Castro en el alma de Hugo Chávez. Es el susurro en la madrugada angustiante. La marioneta barinesa no mueve un dedo sin que el longevo tirano habanero lo indique. Esa relación tan profunda hace que los vuelos La Habana-Caracas sean casi semanales. Las llamadas telefónicas se multiplican para recibir cuentas y órdenes. Es la supresión de la voluntad, subyugada ante los pies carcomidos del vejestorio. Se arrastra ante su piedra filosofal para recibir su dosis de regaños y cariño. Alma sometida al desiderátum de no saber qué hacer cuando Fidel Castro parta hasta la quinta paila del infierno, allá lo espera el chefs Satanás para volverlo salchicha en sangre de murciélago. Chávez domina sus focas. Mientras recibe alimento político desde la mansión de Bajamar en Cuba. Sus acólitos no perciben que su mecenas también es otra foca de mayor categoría, pero foca al fin. Fidel Castro, se relame de gusto con su juguetito millonario. Son once años gozando de los recursos de una nación extraviada, manejada por el totalitarismo de un hombre que se rindió ante el cadáver del comunismo.