mover

mover

viernes, 12 de marzo de 2010

Enrique Tierno Galván

Todos tenemos nuestra casa,
que es el hogar privado;
y la ciudad,
que es el hogar público.

TIERNO GALVÁN, Enrique

¿Por qué será?

Magda Mascioli G. - ¿Por qué será que esta caricatura de Davis me hizo venir a la memoria la mesa de la unidad en Venezuela? No entiendo porque.


Chávez: casi siete


Por: Enrique Pereira - Cuentero. Improvisado. Mentiroso a sabiendas. Vendedor de esperanzas falsas. Suelo medir a la las personas por el cumplimiento de su palabra. Eso incluye actos de poca monta y eventos de mucha trascendencia. La palabra es la palabra, sin importar el monto empeñado. En los primeros días de enero, nuestro presidente anunció al país un cambio en la paridad cambiaria del bolívar contra la moneda verde que usa el imperio para mover su economía. Por diversas formulas lingüísticas, nos indicó que en realidad, lo que estaba haciendo era una revaluación del bolívar, para disminuir la paridad que sostenía nuestra moneda en el mercado de la permuta, que algunos especuladores habían elevado hasta casi siete bolívares. Afirmó sin dejar lugar a dudas que con las medidas que estaba anunciando, la paridad de permuta regresaría a cuatro treinta, por lo tanto, a pesar de lo que afirmaban los escualidos, en realidad estaba haciendo una revaluación, que favorecería a toda la población, al país y a la reactivación de la economía. Han pasado dos meses y casi siete sigue allí, subiendo de a poquito. La revaluación no llegó nunca. Ahora habla del niño y la electricidad y no tocó más nunca ese tema. Como siempre, no cumplió su palabra. Desde la fecha que anunció esas medidas, han estado sosteniendo un método para vender divisas que sólo ellos entienden. Si la idea es conducir al mercado hacia la baja, por la vía de vender divisas a bajo precio, entonces están poniendo la torta. Si están haciendo eso para favorecer a algunos compradores, van por buen camino. Lo llaman subasta, pero no subastan nada. Es una adjudicación sin reglas previas, que sólo se conocen después que los potenciales compradores colocan sus órdenes de compra. En una adjudicación les entregan a personas jurídicas si colocan órdenes hasta determinado monto y en la siguiente cambian la regla. Para poder ofrecer hay que tener el dinero en bolívares sentado en la cuenta, para el momento en que se ofrece. Al final un grupo de personas y compañías reciben cincuenta millones de dólares, a un precio cercano a cuatro treinta que revenden en el mercado a casi siete o se lleva a una cuenta en el exterior. Qué maravilla. Para incidir en el precio de la divisa, este gobierno necesita generar confianza en los venezolanos, en los industriales, en los comerciantes y en todo ser que tiene unos bolívares en la mano, una tierra, una industria, un comercio o un inmueble y tiene la sensación de que este gobierno le va a jurungar el bolsillo para expropiárselos. Para disminuir el valor de la divisa hay que crear un método transparente y abierto para subastar los dólares que recibe el estado de manera que sean accesibles a quien los requiere. Las cosas que prometen los presidentes, son de mucha trascendencia. Un pueblo allí afuera está midiendo cuánto vale su palabra. No se cambió el nombre por no haber retirado a los niños de la calle.

¡Aquí todo es golpismo electoral!


Por: Agustín Blanco Muñoz - abm333@gmail.com - El régimen insiste en señalar: ‘esta revolución es pacífica pero armada, violenta’. Y de esto nadie puede dudar. Llevamos once años de intimidación, en el ejercicio de un golpismo que todo lo puede. Mientras, hay unas ‘oposiciones democráticas’ que convocan a la paz electoral para salir de un régimen que, a la vez, caracterizan como autoritario, militarista, totalitario y neofascista.Hay todo un aparato político del oficialismo que organiza y mantiene la violencia dispuesta para manipular, controlar y llevar a los actores de esta historia a impresionantes cuadros de angustia, padecimiento y agotamiento. Una lectora tomada por la desesperación nos decía que está dispuesta a votar hasta por el Pato Donalds para presidente y por sus familiares para diputados. Es el proceso de domesticación que busca cambiar la voluntad de lucha y resistencia por la quietud-resignación, que contribuye directamente a consolidar el desmadre del ‘socialismo del siglo XXI’.Un golpismo que utiliza el fusil del aniquilamiento mental, el espíritu de combate y capacidad de decisión del colectivo.Ya el 04F-92 se manifiesta la disposición hacia la amenaza: por ahora estamos derrotados pero tenemos todo un plan que, indefectiblemente, nos dará el triunfo.El golpista actúa sobre la base de apoyos y compromisos. El espaldarazo de Caldera se junta al señalamiento del conspirador de que después de la derrota saborearían la victoria.Las implicaciones del ex-presidente con el 04F-92 quedaron más que evidentes cuando le ofrece la sucesión presidencial al golpista preso en Yare y que éste rechaza para atender más bien los lineamientos que provienen de USA.Son los prolegómenos de la ‘revolución made in USA’ que se extiende hasta el 15Ag.-04 y que dará paso al ‘cambio para siempre’ que coloca a este ex-país bajo la sombra y dominio de la llamada ‘revolución cubana’.Y desde entonces aquí avanza la unión de ‘las dos revoluciones’ en una sola nación: VENECUBA. Se hace ahora más claro y definido el papel de la intimidación con base en la siembra de miedo, odio y desesperación.Un aparato que toma lo electoral como la mejor y más efectiva forma de ejercer el golpismo, de manera suave, supuestamente pacífica y sin dejar huellas de dolor.Con el golpismo electoral se logró el mando-poder que hasta el presente se controla manteniendo también, de manera permanente, el disfraz de la paz. El golpismo hace las veces entonces de acuerdos tarifados, mesas de negociaciones, urnas y votos smarmatic. Es la violencia convertida en sufragios del fraude-trampa y el engaño.Y a la vez, del lado de las oposiciones la gente se apresta a votar, porque la complicidad que ahora adquiere la forma de aliado o de otro golpismo, le hace creer que es la única manera de enfrentar al régimen de la destrucción.Frente al golpismo de la ‘revolución pacífica pero armada’ no se dice, por ejemplo, que aquí la salida es electoral si se garantiza el voto y se respetan sus resultados, porque de lo contrario, nadie sabe a dónde puede ir a parar esta ex-república.Lo de las oposiciones es votar y aceptar el resultado que determine el ‘objetivo y equilibrado’ CNE. De esta manera golpistas y aliados–cómplices, impulsan decididamente la consolidación de la ‘revolución’.Pero frente a la acción está más de un 50% que no avala la posición de las maquinarias del golpismo electoral de los dos polos minoritarios y que, progresivamente, se aleja más de toda conciliación. Porque cada vez hay más conciencia de que votar hoy, por desgracia, es participar en una doble y continuada práctica golpista. ¿Y cómo negar que hoy la mayoría verdaderamente democrática comienza a apuntar hacia un futuro electoral que no esté mediado por ningún tipo de golpismo salvaje y criminal?