mover

mover

martes, 12 de enero de 2010

ATENCIÓN - Cuadro Racionamiento Eléctrico


Curioso


New York City tiene 11 letras.
Afghanistan tiene 11 letras
Ramsin Yuseb (El terrorista que amenazó con destruir las Torres Gemelas en 1993) tiene 11 letras.
George W Bush tiene 11 letras.
New York es el estado numero 11.
El primer avión que se estrelló contra las Torres Gemelas fue el vuelo numero 11.
El vuelo numero 11 llevaba 92 pasajeros. 9 +2 = 11
El vuelo numero 77 también se estrelló contra las T Gemelas, y llevaba 65 pasajeros. 6+5 = 11 5) La tragedia sucedió el 11 de Septiembre, o mejor dicho 11/9. 9+1+1=11
El día es igual al numero de emergencia de la policía en Estados Unidos 911. 9+1+1=11.
El numero total de victimas dentro de todos lo aviones fue de 254. 2+5+4= 11.
El 11 de Septiembre es el día 254 del calendario. Otra vez 2+5+4=11.
Las explosiones de Madrid sucedieron el día 3/11/2004. 3+1+1+2+4= 11.
La tragedia de Madrid sucedió 911 días después del incidente de las Torres Gemelas 9+1+1=11.
Uno de los símbolos mas reconocidos de Estados Unidos,
después de las Estrellas y las Barras, es el Águila.
La siguiente estrofa ha sido sacada del Coran, el libro sagrado Islamita:
'Por que se ha escrito que el hijo de Arabia despertará a una terrible Aguila. La fuerza del Águila se sentirá por todas las tierras de Allah, mientras algunas personas temblarán en desesperación pero en el fondo se alegrarán:
por que la fuerza del Aguila limpiará las tierras de Allah y abrá paz".
Ésa estrofa es la numero 9.11 del Quoran.
¿CUANTAS LETRAS TIENE BARACK OBAMA?

Agatha Christie (Extraordinaria)


Agatha Mary Clarissa Miller Christie Mallowan nació el 15 de septiembre de 1890 en Torquay (Devon, Inglaterra) fruto del matrimonio entre Frederick Alvah Miller, un corredor de bolsa estadounidense, y de Clarissa Margaret Boehmer, hija de un capitán de la Armada británica. Fue la menor de tres hermanos: Margaret Frary Miller (18791950), llamada Madge, once años mayor que ella, y Louis Montant Miller (18801929), llamado Monty, diez años mayor. Su padre falleció cuando ella tenía once años y su madre le dio clases en casa, animándola a escribir desde muy joven. A la edad de 16 años, asistió a la escuela de la señora Dryden, en París, a estudiar canto, danza y piano.[1] Su primer matrimonio, nada feliz, fue en 1914 con el coronel Archibald Christie, aviador del Royal Flying Corps. La pareja tuvo una hija, Rosalind Hicks. Se divorció en 1928. Durante la Primera Guerra Mundial trabajó en un hospital y en el dispensario del mismo, lo que tuvo cierta influencia en su obra: muchos de los asesinatos que relata se llevan a cabo con venenos. El 3 de diciembre de 1926, desapareció durante diez días mientras se encontraba en Sunningdale (Berkshire), causando gran alarma en la prensa. Su coche se halló abandonado en una cantera de Newland's Corner (Surrey). Finalmente se la encontró en un hotel de Harrogate, el Swan Hydro (actualmente Old Swan Hotel), bajo el nombre de la mujer con quien su marido había reconocido recientemente serle infiel. Afirmó haber sufrido amnesia a causa de un ataque de nervios tras la muerte de su madre y la confesión de infidelidad por parte de su marido. Aún se discute si todo es verdad o simplemente un truco publicitario.[cita requerida] Esta aventura fue filmada en 1979 con el título "Agatha y la actuación de Vanessa Redgrave". En 1930 se casó con el arqueólogo Max Mallowan, 14 años más joven que ella. Lo acompañó en sus viajes a Oriente Medio, que sirvió de trasfondo a varias de sus novelas. En 1961 fue nombrada miembro de la Real Sociedad de Literatura y hecha doctora honoris causa en Letras por la Universidad de Exeter. En 1971 se le concedió el título de Dama del Imperio Británico (Dame), un título de nobleza que en aquellos días se concedía con poca frecuencia. Agatha Christie murió de causas naturales el 12 de enero de 1976, a la edad de 85 años, en Winterbrook House, Cholsey, cerca de Wallingford, Oxfordshire. Está enterrada en el cementerio de la iglesia de St. Mary, en Cholsey. Producción literaria - Christie publicó más de ochenta novelas y obras de teatro, principalmente del tipo de la habitación cerrada y de argumentos donde interviene uno de sus personajes principales, Hércules Poirot y Miss Marple. Aunque le gustaba variar la forma establecida del relato de detectives (uno de sus primeros libros, La muerte de Roger Ackroyd, es famoso por su sorprendente desenlace), era escrupulosa en jugar limpio con el lector al asegurarse de dar toda la información para resolver el problema.
La mayoría de sus novelas y relatos se han llevado al cine, algunos en más de una ocasión, como Asesinato en el Orient Express y Muerte en el Nilo. Agatha Christie estuvo escribiendo desde el final de la Primera Guerra Mundial, cuando creó a su personaje Hércules Poirot, el pequeño detective belga con su cabeza con forma de huevo y su pasión por "el orden y método", y desde entonces uno de los detectives más populares desde Sherlock Holmes. Poirot y sus otros detectives, como Miss Marple, han aparecido también en las numerosas películas, programas de radio y representaciones teatrales basados en los libros de Agatha Christie. Varios de sus libros han sido publicados a título póstumo, entre ellos su autobiografía. Además de ser escritora detectivesca, Agatha Christie escribió 6 novelas románticas bajo el pseudónimo Mary Westmacott, algunas obras teatrales y un libro de poemas. Una de las características principales de la prosa detectivesca de Agatha Christie es que se desarrolla en lo que se denomina el whodunit; lo que permite al lector ensayar hipótesis y en suma intentar adivinar la identidad del culpable antes de acabar la lectura del relato.
Obra:
El misterioso caso de Styles - 1920
El misterioso señor Brown - 1922
Asesinato en el campo de golf - 1923
El hombre del traje marrón - 1924
Poirot investiga - 1924
El secreto de Chimneys - 1925
El asesinato de Roger Ackroyd - 1926
Los cuatro grandes - 1927
El misterio del tren azul - 1928
Matrimonio de sabuesos - 1929
El misterio de las siete esferas - 1929
Muerte en la vicaría - 1930
El enigmático señor Quin - 1931
El misterio de Sittaford - 1931
Peligro inminente - 1932
Poirot infringe la ley - 1933
La muerte de Lord Edgware - 1933
Miss Marple y trece problemas - 1933
Asesinato en el Orient Express - 1934
Parker Pyne investiga - 1934
El misterio de Listerdale - 1934
La trayectoria del bumerán - 1934
Tragedia en tres actos - 1935
Muerte en las nubes - 1935
El misterio de la guía de ferrocarriles - 1936
Muerte en Mesopotamia - 1936
Cartas sobre la mesa - 1936
Muerte en el Nilo - 1937
El testigo mudo - 1937
Cita con la muerte - 1938
Diez negritos - 1939
Matar es fácil - 1939
Problema en Pollensa - 1939
Navidades trágicas - 1939
Un triste ciprés - 1940
Maldad bajo el sol - 1941
El misterio de Sans Souci - 1941
La muerte visita al dentista - 1941
Un cadáver en la biblioteca - 1942
Los cinco cerditos - 1942
El caso de los anónimos - 1943
Hacia cero - 1944
Cianuro espumoso - 1945
La venganza de Nofret - 1945
Sangre en la piscina - 1946
Los trabajos de Hércules - 1947
Pleamares de la vida - 1948
Testigo de cargo - 1948
La casa torcida - 1949
Tres ratones ciegos y otras historias - 1950
Se anuncia un asesinato - 1950
Intriga en Bagdad - 1951
Ocho casos de Poirot - 1951
El truco de los espejos - 1952
La señora McGinty ha muerto - 1952
Un puñado de centeno - 1953
Después del funeral - 1953
Asesinato en la calle Hickory - 1955
Destino desconocido - 1955
El templete de Nasse-House - 1956
El tren de las 4:50 - 1957
Culpable de Inocencia - 1957
Un gato en el palomar - 1959
Pudding de Navidad - 1960
El misterio de Pale Horse - 1961
El espejo se rajó de lado a lado - 1962
Los relojes - 1963
Misterio en el Caribe - 1964
En el hotel Bertram - 1965
La tercera muchacha - 1966
Noche eterna - 1967
El cuadro - 1968
Las manzanas - 1969
Pasajero a Frankfurt - 1970
Némesis - 1971
Los elefantes pueden recordar - 1972
La puerta del destino - 1973
Primeros casos de Poirot - 1974
Telón - 1975
Un crimen dormido - 1976
Otras obras
1937 Murder in the Mews (cuatro relatos con Hércules Poirot)
1971 The Golden Ball and Other Stories (quince relatos)
1973 Akhnaton - A play in three acts
1979 Últimos casos de la señorita Marple
1997 While the Light Lasts and Other Stories
Obras en colaboración:
1931 The Floating Admiral escrita con G. K. Chesterton, Dorothy L. Sayers y otros miembros del Detection Club.
Obras de teatro adaptadas en forma de novelas por Charles Osborne:
1998 Black Coffee
2001 Una visita inesperada (The Unexpected Guest)
2003 The Spider's Web
Obras escritas como Mary Westmacott
1930 Giant's Bread
1934 Unfinished Portrait
1944 Absent in the Spring
1948 The Rose and the Yew Tree
1952 A Daughter's a Daughter
1956 The Burden
Obras de teatro
1928 Alibi
1930 Black Coffee
1936 Love from a Stranger
1937 o 1939 A Daughter's a Daughter (nunca representada)
1940 Peril at End House
1943 Ten Little Indians
1945 Appointment With Death
1946 Murder on the Nile/Hiddon Horizon
1949 Murder at the Vicarage
1951 The Hollow
1952 La ratonera (The Mousetrap)
1953 Witness for the Prosecution
1954 The Spider's Web
1956 Hacia cero (Towards Zero)
1958 Verdict
1958 Una visita inesperada (The Unexpected Guest)
1960 Go Back for Murder
1962 Rule of Three
1972 Fiddler's Three (originalmente Fiddler's Five, nunca se publicó; última obra de teatro escrita)
1973 Aknaton (escrita en 1937)
1977 Murder is Announced
1981 Cards on the Table
1993 Murder is Easy
2000? And Then There Were None
Obras para radio
1937 The Yellow Iris
1947 Three Blind Mice
1948 Butter In a Lordly Dish
1960 Personal Call
Obras para televisión
1937 Wasp's Nest

Venezuela:


Donde pisa una mujer:
Hay sentimientos;
Donde pisan dos mujeres:
Hay determinación;
Donde pisan tres mujeres:
Nace una organización;
pero allí
donde más mujeres se junten

y pisen la tierra firme,
germinará la esperanza,
y será posible planear
la cosecha de la zafra de un mundo nuevo.
Anónimo

RE-Cadivi: Mal comienzo de año


El viernes 8 de enero, Hugo Chávez anunció al país, desde el Consejo de Ministros y por el canal del Gobierno, la devaluación del bolívar y la instauración de un cambio diferencial múltiple de la moneda. La medida cambiaria que entró en vigencia este lunes 11 de enero, contempla tres tipos de cambio: el primer nivel, lleva la paridad oficial de Bs.F.2,15:$ a Bs.F.2,60:$, aplicable a los sectores de salud, alimentación, maquinarias y equipos, ciencia y tecnología, libros, remesas familiares y para estudiantes, jubilados y pensionados que se encuentran en el exterior y misiones diplomáticas. El segundo nivel, el llamado el "dólar petrolero", quedó en Bs.F.4,30:$. (Se devalúa en un 50% y se duplica el precio.) Éste aplica a los sectores automotriz, comercio, telecomunicaciones, químico, metalúrgico, informático, entre otros aún por especificar. Y en el tercer nivel, quedaría el tipo de cambio permuta.Aduce el Gobierno que el objetivo de la medida cambiara es la de "frenar la importaciones no necesarias, sustituir las importaciones e impulsar y estimular la producción para la exportación". Sin embargo, la razón dicta que lo resultante será todo lo contrario, pues la reactivación de todo el sector productivo, dedíquese o no a la exportación, pasa no sólo por la competitividad de la moneda en los mercados internacionales, sino también requiere de respeto a los derechos de propiedad, de libertad para emprender e invertir, de seguridad jurídica y de la existencia de un Estado de Derecho. Y como es bien sabido, si de algo carece el Gobierno de Chávez es de estas indispensables cualidades. En circunstancias normales, la devaluación es una respuesta a una crisis de Balanza de Pagos. Pero éste no es el caso de la Venezuela de hoy: el BCV terminó el año con $35.83 millardos de reservas y los precios del petróleo en sus niveles más altos desde hace año y medio. ¡Aquí se ha devaluado por razones fiscales! El deterioro al galope de la capacidad productiva de PDVSA ha hecho imposible que ésta pudiera satisfacer la necesidad de mantener el gasto público en este crucial año de comicios parlamentarios. El punto es que PDVSA ahora recibe el doble por cada dólar de exportación, lo cual, conservadoramente podría representar unos Bs.F.100 millardos, un monto suficiente para aumentar el presupuesto en más de 50%. Claro, la contraparte es que el sector privado y el consumidor de a pie, tendrán que enfrentar precios significativamente mayores que los de hoy.La ironía de esta convulsiva medida, es que aún cuando la devaluación de la moneda es del 50% y desatará una desmedida inflación, la paridad cambiaria fijada está todavía subvaluada. Según los analistas, la paridad competitiva de la moneda está estimada en Bs.F.5,00:$. Si se supone que el 40% de las importaciones es a Bs.F.2,60:$, 40% a Bs.F.4.30:$ y 20% a dólar permuta, el promedio sería de Bs.4,00:$, versus una paridad competida estimada en Bs.F.5,00:$, o más. En el corto plazo, lo peor de las medidas está en su impacto en el sector importador. El que importó - y vendió - en base al cambio Bs.F.2.15:$ sufrirá un terrible golpe, por cuanto ahora sus solicitudes de divisas ante Cadivi serán liquidadas a Bs.F.2.60:$ y Bs.F.4.30:$. Muchos de ellos, ni siquiera podrán cargar la pérdida a sus impuestos de 2009 porque la devaluación ocurre en enero. Suponiendo que el atraso de Cadivi para estos sectores anda por los $10 millardos, se estaría hablando de pérdidas que podrían andar entre los Bs.F.26 millardos y Bs.F.43 millardos.En definitiva, éste es un mal comienzo de año para los venezolanos, pues de nuevo el Gobierno toma una medida económica, que a pesar de ser necesaria, llega tarde (por lo menos con cuatro años de retraso), está mal implementada, además de que es incompleta, confusa y aislada de otras indispensables medidas económicas complementarias. En fin, una medida que se traducirá en una catástrofe para el país: Mayor deterioro del sector productivo y empresarial y mayor pobreza y desempleo para los venezolanos.. Disponible en inglés en: www.veneconomy.com a partir de las 4:00 p.m.

Marco Tulio Cicerón

No hay nada hecho
por la mano del hombre
que tarde o temprano
el tiempo no destruya."
Marco Tulio Cicerón

Mahatma Gandhi

La verdadera educación
consiste en obtener lo mejor de uno mismo.
¿Qué otro libro se puede estudiar mejor
que el de la Humanidad?

Mahatma Gandhi

El bobo feroz

Por: Octavio Montiel
Un tono encolerizado,
fuerte gesticulación
de valiente, guapetón,
sietemachos, arrojado,
son tan sólo el decorado
del más rastrero talante.
¿Acaso habrá quien se espante
de ese verbo capachero
con que cubres, lisonjero,
tu espíritu de adulante?.

Nos parece interesante
la técnica que controlas,
pues con ella jalas bolas,
mientras que lo altisonante
solapa el modo aberrante
de tanta genuflexión
que brota en cada oración
con que sobas al tirano.
Pero se te va la mano
en el ajeno calzón.

Más alto que la función
de tira golpes y macho
grita el pobre carapacho
que tienes por corazón.
Tu fémina sumisión
a un hombre que crees más fuerte,
obliga al país a verte
como la histérica foca
con el labial en la boca:
“socialismo, patria o muerte”.

Así que para creerte
arrecho, como ha de ser,
hay que verte sin poder,
sin amo y con otra suerte.
No creo que podamos verte
en un futuro cercano,
levantando allí la mano
cual peleón y súper hombre.
Y no decimos tu nombre
por el respeto a tu hermano.

Bomba de tiempo


REVISTA SEMANA - ¿Guerra con Venezuela? Hasta hace muy poco esa noción era totalmente absurda para cualquier colombiano. Un conflicto armado con un país hermano con el cual se tiene una dependencia comercial y vínculos históricos que datan desde la independencia, no tiene ni pies ni cabeza. Sin embargo, al comenzar 2010 ese imposible comienza a ser objeto de discusión. Y sin que nadie entienda muy bien por qué, en los últimos días se está hablando más y más de guerra. El tema ha sido tratado por columnistas como Enrique Santos, León Valencia, Alejandro Reyes, Alejandro Gaviria y Saúl Hernández. Y esto para no mencionar que Jaime Bayly en su programa de despedida de fin de año manifestó que no descartaba un episodio bélico entre los dos países este año, pronóstico que había hecho, según Alejandro Gaviria, el prestigioso periodista norteamericano Jon Lee Anderson como conclusión de una extensa charla que sostuvo, hace algún tiempo, con Hugo Chávez. En Colombia hay un desconcierto de cómo se pudo haber llegado a semejante insensatez. Las interpretaciones sobre el tema varían. Algunos creen que Hugo Chávez es un paranoico con delirio de persecución. Otros creen que es un megalómano con delirio de grandeza. Y una tercera interpretació n ha sido que está invocando una retórica anti colombianista como una cortina de humo para distraer a los venezolanos de los enormes problemas que está produciendo la revolución bolivariana.Este último argumento, por más que muchos lo esgriman en Colombia, hay que descartarlo de plano. Lo único que no quieren los venezolanos, ahora que no tienen ni leche, ni huevos, ni luz, ni agua, ni seguridad en las calles es una guerra externa. Así lo registra categóricamente el ex canciller venezolano Simón Alberto Consalvi en una columna publicada en El Espectador el miércoles pasado. Por el contrario, agrega que las continuas amenazas bélicas de Chávez de prender los Sukhoi o cosas de esa naturaleza lo único que hacen es aumentar su desprestigio. Por lo tanto hay que centrar el debate en los otros dos rasgos que se le atribuyen a la personalidad del presidente de Venezuela: su paranoia y su delirio de grandeza. El primer interrogante es si Chávez está loco o no. Según Néstor Marchant, presidente de la Asociación Argentina de Siquiatras, en entrevista con La Noche, el Presidente de Venezuela "no es un alienado mental. Que se hace el loco, sí, se hace el loco, pero no entra en la categoría de alienado mental. Donde sí entra es en la sicopatía de los trastornos suaves o graves de la personalidad" .Uno de estos últimos rasgos sin duda alguna es la paranoia. Esto significa que efectivamente Chávez cree que Estados Unidos piensa atacarlo utilizando como plataforma a Colombia, país que sería cómplice en ese operativo. Este raciocinio evidentemente es absurdo.En Colombia a nadie se le ha pasado por la imaginación atacar a Venezuela ni servir como punto de lanza para que lo haga alguna potencia. Además, como se ha dicho hasta la saciedad, si los Estados Unidos decidieran actuar militarmente contra Venezuela, no necesitarían pasar por Colombia. Tienen la cuarta flota en el Caribe y bases militares más cerca en Curazao y Miami, donde opera el Comando Sur.Por otra parte, la guerra verbal de Chávez contra Estados Unidos tiene más de retórica que de acción. Venezuela no podría sobrevivir económicamente sin venderle su petróleo a ese país pues es petróleo de alta densidad, con azufre, que solamente puede ser refinado en Estados Unidos. Este último, por su parte, necesita el petróleo de Chávez pues representa el ocho por ciento de su consumo, volumen que no es nada despreciable para la mayor potencia económica del planeta. Por lo tanto, a pesar de toda la carreta contra el imperio, la verdad es que Chávez y Obama no se pisan las mangueras, pues cada uno necesita del otro. Otro elemento que va en contra de las teorías paranoicas de Chávez es el reemplazo en Estados Unidos de George W. Bush por Barack Obama. El primero sí encarnaba el imperialismo yanqui capaz de cualquier cosa en una supuesta cruzada contra el terrorismo. Esa política aparentemente fracasó y dejó a Estados Unidos enredado en guerras no ganables y sin salida tanto en Irak como en Afganistán, lo cual equivale a dos Vietnams simultáneos. Y como si fuera poco, como esas invasiones han exacerbado el extremismo islámico, han desembocado en una guerra santa contra occidente cuyo epicentro se ha desplazado a Yemen, país donde ahora le tocará a Washington también intervenir para tratar de neutralizar a Al-Qaeda. Ante esa nueva realidad, que tiene comprometidas todas las energías y recursos de la administració n Obama, lo único que no le interesa a ésta es abrir un cuarto frente en su patio trasero de consecuencias imprevisibles. Además, en el país del Tío Sam, Chávez es considerado más un caudillo de república bananera con una tuerca suelta que un peligro para la seguridad nacional de lo que él llama el 'imperio'. En aras de la verdad, hay que reconocer que si bien una intervención yanqui en la actualidad es muy improbable, en el pasado esto no era así. Estados Unidos una y otra vez había actuado política, económica o militarmente cuando en el continente se presentaban brotes de rebeldía como los de Chávez. Así sucedió con Bahía de Cochinos, con el derrocamiento de Arbenz en Guatemala, con el de Allende en Chile, con la invasión a Granada y con el golpe a Noriega. Sin embargo, esto sucedía cuando Estados Unidos era de verdad un imperio y estaba la amenaza del comunismo como telón de fondo.Hoy el muro de Berlín se cayó, la Guerra Fría se acabó y el comunismo dejó de ser una opción viable. Por lo tanto, así como la guerra contra Al-Qaeda está vigente, la guerra contra el socialismo bolivariano no lo está. Para que se arme un conflicto de verdad entre Estados Unidos y Venezuela se requeriría que a Chávez le diera por desarrollar energía nuclear con la ayuda de Irán. Descartado el ataque de Estados Unidos o Colombia a Venezuela, queda por definirse si es posible que Venezuela ataque a Colombia. Es en este aspecto donde entra en juego la megalomanía y el delirio de grandeza que caracterizan a Hugo Chávez. No hay duda de que su proyecto de revolución bolivariana es expansionista. Con su chequera se ha armado hasta los dientes al invertir más de 5.000 millones de dólares en aviones, submarinos, tanques y cuanto hay, con la teórica disculpa de que son exclusivamente para la defensa de la revolución bolivariana. Sin embargo, la historia ha demostrado que con frecuencia cuando se compra tanto se acaba por usarlo. Y como invasión yanqui no va a haber, el único blanco posible en esa eventualidad sería Colombia, pues ni Brasil ni la Guyana están en la mira. Con esa misma chequera ya colonizó a Bolivia y a Nicaragua y neutralizó a muchos países del continente que si bien no lo siguen abiertamente tampoco están dispuestos a criticarlo. Recientemente perdió la batalla de Honduras y Ecuador pasó de incondicional a simpatizante.Pero estos reveses no significan que el proyecto de imponer el socialismo del siglo XXI en Latinoamérica haya sido archivado. Chávez se considera la reencarnación de Bolívar y su teatro de acción no es un país sino un continente. Como afirma el politólogo Alejandro Reyes "la revolución bolivariana es la guerra personal y unilateral de Hugo Chávez para liberar a América Latina de la tiranía de las oligarquías lacayas de Estados Unidos... Su obsesión es encabezar la segunda independencia de América Latina...". Y el mayor obstáculo que tiene en la actualidad la realización de ese sueño es Colombia. Según Fernando Ochoa Antich, ex ministro de Defensa de Venezuela, controlar a Colombia tendría un "particular significado para la Revolución Bolivariana, ya que le permitiría consolidar un espacio geopolítico en América Latina, de vital importancia para su proyecto ideológico, y fortalecer la capacidad de acción del régimen chavista en el continente y en el mundo". El gobierno de centro-derecha de Álvaro Uribe y su alianza con Estados Unidos constituyen la mayor alternativa al socialismo chavista. Por eso es que lo tiene en la mira. Pero detrás de esta actitud hay otras consideraciones. En Venezuela desde siempre ha existido una gran sensibilidad frente al territorio y las fronteras. Mientras que Colombia no tiene heridas en el alma y existe tal indiferencia e ignorancia que el tema es manejado por especialistas en la cancillería, en Venezuela es objeto de conciencia nacional y todos los libros de historia con que estudian los niños de ese país incluyen el concepto de territorios en disputa.El argumento también ha sido apropiado por varios personajes, como Rafael Caldera, que lo han tomado como caballo de batalla para adelantar su carrera política. A los vecinos les duele profundamente la pérdida del territorio de Guyana Esequiba y aún no se reponen de lo acontecido con el Tratado Pombo- Michelena, firmado en 1833. Este tratado, suscrito después de que se disolvió la Gran Colombia, le otorgaba pedazos de La Guajira, Arauca y Vichada a Venezuela. Pero no fue aceptado por el gobierno de Venezuela, que pretendía aún más, y no tuvo vigencia. Años después, la reina María Cristina de España resolvió la discusión al establecer nuevos límites, más favorables para Colombia. Pero sin duda, es un asunto sensible que se evidencia hasta en la Constitución venezolana donde históricamente se especifica que los límites del país corresponden a los de la Capitanía General de Venezuela de 1811, territorio distinto al que se le reconoce actualmente. Incluso, existe un sentimiento irredentista en materia territorial.Que el gobierno venezolano ha contemplado la posibilidad de un conflicto armado con Colombia, ya sea por razones defensivas o de conquista territorial, no hay la menor duda. El propio Chávez se la pasa arengando a sus generales para tal eventualidad. Y existen entrenamientos militares basados en una posible invasión a Colombia.El Plan Guaicaipuro, que es uno de estos escenarios preparados por el ejército bolivariano, contempla un proyecto conjunto para atacar a Colombia desde tres países simultáneamente: Venezuela, Ecuador y Nicaragua. El primero entraría por La Guajira, Ecuador por el sur y Nicaragua por el Caribe con el objetivo de hacer un cerco sobre Bogotá. Las Farc, por su parte, conformarían un gobierno provisional y se abriría camino a la revolución continental.En la simulación no se le ponen nombres concretos a los países, pero es evidente por los mapas y por la descripción de cuáles se trata. Hasta hace poco, el Plan Guaicaipuro estaba colgado en Internet pero dada la delicadeza del asunto fue retirado hace poco. Además las circunstancias han cambiado, y hoy Ecuador no es considerado un aliado militar automático de Venezuela.En todo caso, aunque todos los países tienen entrenamientos militares con escenarios hipotéticos, este plan es mucho más concreto, agresivo y preocupante que cualquier juego de guerra que haya podido ser elaborado por el gobierno colombiano. Sobre todo si se tiene en cuenta que Hugo Chávez ya en el pasado demostró que es capaz de recurrir a las vías de hecho, como lo hizo al intentar el golpe de Estado contra el gobierno de Carlos Andrés Pérez, que desembocó en 50 muertos y en su carcelazo. Ese antecedente es una clara ilustración de que a Chávez no le tiembla la mano.Por todo lo anterior el gobierno colombiano, que durante algunos años creía que perro que ladra no muerde, comenzó a contemplar la posibilidad de que mordiera. Este nuevo escenario dejaba sólo dos alternativas: o entrar en una carrera armamentista o fortalecer la alianza con los Estados Unidos. Teniendo en cuenta que el gobierno esta librando una guerra interna contra los grupos subversivos, se optó por lo segundo. Ese es el origen de la decisión de tener presencia norteamericana en siete bases militares colombianas.El acuerdo, en el fondo, es simbólico y carece de toda importancia militar. El número total de soldados gringos acordado entre los dos países en el pasado se sigue manteniendo en 800, pero ni siquiera se va a llegar a ese tope. Esta cifra es irrisoria si se piensa que Estados Unidos tiene bases militares en múltiples países como Grecia, Italia y Alemania, donde el número de soldados norteamericanos oscila entre 10.000 y 60.000 en este último. En ninguno de esos países se ha dicho que se ha sacrificado la soberanía nacional ni que se le ha entregado el territorio al imperio.Por mala comunicación de parte del gobierno y por estar el país en época electoral, el debate sobre este tema se ha distorsionado. Esto ha dado pie para que se haya interpretado como una invitación al ejército yanqui lo que no era más que la actualización de un acuerdo militar ya existente. Obviamente, el gobierno de Uribe señala que esa actualización era necesaria para combatir la guerrilla y el narcotráfico. Eso no es mentira, pero la verdad es que sólo es la mitad de la historia. La otra mitad, la que no se reconoce públicamente, es que se trata de un mecanismo de disuasión frente a cualquier locura de Chávez. Eso ya lo sabe éste, y por eso es que está 'cargado de tigre'. Sin embargo, disuasión no es agresión. Y esos soldados no tienen como objetivo ni atacar a Chávez ni servir como punta de lanza para que el imperio lo haga. Su única función es dejar claro que el que bombardee esas bases y mate soldados norteamericanos se está metiendo con el gobierno de Estados Unidos. Aun así, las posibilidades de una guerra entre Colombia y Venezuela son remotas. El 80 por ciento de los venezolanos, según las últimas encuestas, considera esa opción totalmente absurda. Los militares tampoco la quieren; con Chávez están cogobernando y controlan la economía del país. Eso ha disparado la corrupción y para cualquier coronel es mucho mejor enriquecerse que ir a la guerra. Guerra que, entre otras, podría terminar por tumbar a Chávez, como le sucedió a Leopoldo Galtieri en Argentina cuando invadió las Malvinas declarándole la guerra de facto a Inglaterra, o a Saddam Hussein cuando desafió al Tío Sam. Otro problema que tendría Chávez si declara la guerra es que no es muy claro cuál sería su objetivo. Podría invocar una reivindicació n territorial de La Guajira basada en frustraciones históricas, pero muchos países en el mundo albergan sentimientos de esta naturaleza y no se les ocurre arreglar el problema a bala. Los mexicanos perdieron California y Texas con Estados Unidos y aunque no les gusta, ya es una realidad superada. Lo mismo le sucedió a Ecuador con las zonas amazónicas que hoy son de Perú, o a Bolivia cuando perdió su acceso al mar por cuenta de la guerra del Pacífico contra Chile, a Guatemala con Belice, o sin ir más lejos a Colombia con Panamá. En cuestiones fronterizas generalmente se aplica el adagio del mundo de los negocios, que es mejor un mal arreglo que un buen pleito. Como la reivindicació n territorial es poco probable, el único objetivo que podría tener Chávez es pensar que el gobierno colombiano, manejando guerras simultáneas contra las Farc y contra Venezuela, podría caerse y ser reemplazado por un gobierno de Alfonso Cano y el 'Mono Jojoy'. No hay duda de que eso es lo que le gustaría, y su simpatía con las Farc después de la aparición del computador de 'Raúl Reyes', dejó de ser objeto de duda.Sin embargo, un triunfo guerrillero como el de Fidel Castro en Cuba en 1959 sería una fantasía comparable solamente a la película Avatar. Por lo tanto, si no se va a poder quedar con La Guajira y no va a poder llevar a las Farc a la Casa de Nariño, no se entiende muy bien a qué aspira Chávez. No existe ningún argumento racional para declarar una guerra a Colombia. Lo grave es que muchas de las guerras que se han declarado en la historia no han sido racionales. Y eso es lo verdaderamente preocupante.
http://www.semana.com/noticias-nacion/bomba-tiempo/133490.aspx

No lo digo yo


Por: Ernesto García Mac Gregor - garciamacgregor@gmail.com - Me preguntaba un amigo, si los chavistas se disgustaban con el contenido de esta columna. A lo que le contesté que no, porque como el nombre lo indica, se trata, no de insultos u ofensas, sino de verdades dolorosas expresadas por personeros del Gobierno. Por ejemplo, sobre las famosas empresas socialistas, cogestiones y estatizaciones, el directivo del Banco Central, Armando León, afirmó: “no podemos seguir aceptando empresas que, a la vuelta de tres meses, son un desaguadero porque ni siquiera tienen capacidad para pagar sus nóminas”. Para entonces el candidato a la perpetuidad anunció que: "las cooperativas las utilizan como medio para explotar al necesitado y así enriquecerse sólo unos pocos”. También fue él quien denunció a los boliburgueses banqueros, y hace poco expresó que Barrio Adentro no estaba funcionando y que los nuevos médicos revolucionarios no se graduaban. Una de estas casi doctoras, en respuesta a una pregunta del innombrable, le respondió que ella ya ponía ampolletas, tomaba la fiebre y sabía usar el “rollo” (tensiómetro) para prevenir un infarto. Por su parte la Federación Campesina ha declarado que este Gobierno ha triplicado la inversión en el campo y sin embargo, ha habido desaceleración en la producción al tiempo que los saraos, saraítos y fundos zamoranos no han logrado ser productivos. La inseguridad personal, planes para cerrar CVG-Alcasa, fiasco de los centros comerciales, caída de las exportaciones petroleras, ataques a la propiedad privada en todos sus ámbitos, escasez de gasolina, de agua, de electricidad, sólo para mencionar algunos últimos acontecimientos, están a la vista de todos. Para colmo, Heinz Dieterich, el inventor del Socialismo del Siglo XXI, advirtió que "el proceso está como el Titanic y navega aceleradamente hacia el iceberg, con consecuencias impredecibles" No lo digo yo, lo dice el mentor de Chávez. Que oiga quien tiene oídos...